Desde Paraguay, con Fernando Lugo en la mirilla

Con la colaboración de

https://i1.wp.com/profile.ak.fbcdn.net/v230/863/94/n1612152399_1791.jpg

Luis Agüero Wagner
http://luisaguerowagner.zoomblog.com/

Fernando Lugo condecora a militares de la Fuerza AéreaFernando Lugo condecora a militares de la Fuerza Aérea

FERNANDO LUGO, NUEVA FICHA DEL PLAN COLOMBIA

Originalmente, el Plan Colombia había sido una propuesta del ex presidente Andrés Pastrana, quien proclamó como sus objetivos revitalizar la economía y la sociedad colombiana, buscar caminos para la paz y el reto del narcotráfico. Poco después, las intenciones se hicieron más evidentes.
El Plan Colombia tardó poco tiempo en convertirse en una estrategia de dominación de Estados Unidos para Sudamérica. Más del 83 por ciento de los fondos entregados por Washington, que sólo en el año 2006 superaron los 1200 millones de dólares contando el dinero de la Iniciativa Andina contra las Drogas, van a las fuerzas militares y policiales colombianas para sus operaciones contra el narcotráfico y las FARC.
El Plan Colombia derivó, durante la administración Bush, en un anexo de la guerra contra el terrorismo que promovía Washington, extendiendo su influencia al terreno de la explotación petrolífera y amenazando con extenderse a toda la región, incluidos los países del cono sur y la región andina de Panamá.
Desde el año 2001, es conocido también el Plan Balboa, un ejercicio militar simulado de las Fuerzas norteamericanas, que pretenden invadir Venezuela con el apoyo de la OTAN, con participación de bases militares estadounidenses de Panamá, Colombia, Puerto Rico y Curazao. El objetivo principal es el estado de Zulia, pero también las zonas fronterizas con Colombia de Táchira y Apure, pera lograr el control sobre el petróleo venezolano.

CAMBIO DE BLOQUE, TENTACIÓN INCONFESABLE

Con la visita del 9 y 10 de marzo próximos que realizará Jaime Bermúdez, canciller de Alvaro Uribe al Paraguay, se estrecharán los vínculos en materia de acuerdos represivos y anti-bolivarianos entre el cura Fernando Lugo y el gobierno de Bogotá.

El canciller paraguayo Héctor Lacognata agradeció ayer la cooperación colombiana por haber facilitado y autorizado la utilización de documentos del relacionamiento entre las FARC y el Partido Patria Libre de Paraguay, un grupo de izquierda marxista que ha denunciado la farsa luguista de usurpar la representación política de izquierdas para llevar adelante un proyecto conservador.

Con estos documentos, el gobierno del cura acata las órdenes de la derecha: lograr extradición de militantes de izquierda refugiados en Brasil. Al mismo tiempo, se consolida el frente conservador y anti-bolivariano entre Lugo y Uribe.

El gobierno del cura Lugo ya ha realizado varias transacciones comerciales en materia de armamentos con Uribe(1), además de recibir asistencia en materia de instrucción de represores por parte de Estados Unidos y Colombia, para llevar adelante una caza de brujas contra la izquierda marxista en Paraguay.

UNA CAPITULACIÓN INCONDICIONAL

El sociólogo alemán Heinz Dieterich afirmaba en un artículo publicado a mediados del año 2008, que el discurso del Presidente Hugo Chávez sobre las FARC era equivalente a la demanda de su capitulación incondicional ante el proyecto continental de Washington.

La rendición se producía, según la lectura de Dietrich, ante el futuro incierto de la revolución cubana y debilitamiento de sus principales aliados como los Kirchner en Argentina, muy ocupados en lidiar con los traficantes de granos y personeros de Monsanto, todo lo cual le llevaría a congelar el antiimperialismo y convertir a su revolución bolivariana en un reformismo al estilo del New Deal –uno más entre tantos en la historia de Latinoamérica-, pactar con Barack Obama, Sarkozy, Merkel, Zapatero, Berlusconi y Browne, sacrificando en esa jugada mundial a las FARC y a Irán.

La coyuntura era leída hace año y medio por Chávez, como un triunfo de la ofensiva de dominación continental de Washington, catalizado por la ceguera estratégica de los gobiernos latinoamericanos y del carácter cortesano de su intelectualidad, esto último algo grotescamente notorio en Paraguay.

Aboga a favor del análisis de Dietrich la forma en que fue saludada la victoria del cura Fernando Lugo, presentado por el aparato propagandístico de la prensa adicta al imperio como “un nuevo triunfo de la izquierda”, aunque en realidad constituya una nueva victoria de los planes continentales de Washington, que ha logrado domesticar a la izquierda con donaciones de USAID, NED y hoy propicia castrarla de su antiimperialismo para llevarla al extremo vegetariano e inocuo del espectro político, como ya lo hizo con éxito en los casos de Chile y Uruguay, en el primero de los cuales acaba de producirse el triunfal regreso de la derecha. Si anteriormente el imperio aplicaba el fascismo preventivo convocando a los generales para controlar la desestabilización creada por las tensiones sociales, hoy aplica una socialdemocracia preventiva totalmente inofensiva que ha logrado convertir en satélite de Washington.

Eso mientras se espera el retorno de los conservadores en Brasil, país que como decía Kissinger, arrastra con su inclinación a toda Latinoámérica.

LA FICHA QUE HIZO TUMBAR EL TABLERO

Fernando Lugo, siempre en la tierra de nadie, pudo pasar de un bloque internacional a otro en cuestión de minutos, y de hecho lo hizo. Sin mayores escrúpulos arrojó a los leones a sus antiguos aliados políticos del Partido Patria Libre, la Organización Campesina del Norte y el Ejército Popular paraguayo, y se subió al carro de los vencedores, conducido por Alvaro Uribe.

Pero Lugo no fue una ficha cualquiera. Fue la que con su peso hizo caer a las del propio bloque que apostó todo por él.

A la vista de las evidencias de la realidad, hoy más que nunca queda en claro que el cura Fernando Lugo, como lo dijimos muchas veces, fue apenas una ficha más al servicio de Washington, proveniente de una idílica burguesa república prolífica en fantoches a troche y moche, donde más que en ninguna parte la bandera que flamea en la embajada norteamericana debería ser como alguna vez la describiera Mark Twain: con las rayas blancas pintadas de negro y las estrellas sustituidas por un cráneo y dos huesos cruzados.

Está más que claro que en América Latina la literatura anti-imperialista que fundaran John Hobson y Lenin, a principios del siglo XX,ha quedado reducida a pura antigualla.LAW

NOTAS

(1) El Gobierno de Fernando Lugo anunció recientemente la compra urgente a una empresa estatal manejada por el gobierno de Alvaro Uribe, de 450 fusiles de tecnología israelí y 233.000 cartuchos de munición por 2.600 millones de guaraníes (unos 384.170 euros) para luchar contra la guerrilla del Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP) que se mantiene operativa en el norte del país. Los fusiles son fabricados por la pública INDUMIL bajo licencia.
El ministro del Interior, Rafael Filizzola, resaltó que la adquisición de los fusiles de asalto de 5,56 mm Galil se realizó con “carácter de urgencia” evitando una licitación pública internacional que implica un proceso que podría extenderse varios meses.
La misma “urgencia” ya se ha atribuido a Filizzola cuando se trata de hacer negocios con su ministerio, entre otros en los casos de equipos para escuchas telefónicas desautorizadas y helicópteros inutilizables por la fuerza policial paraguaya.

FERNANDO LUGO Y LOS ALIADOS MARXISTO-GUERRILLEROS DE ALVARO URIBE

Dicen que la ideología es un instrumento para calmar la conciencia de un incompetente, explicándole que se jodió la vida por culpa de otros, y mostrándole quiénes son, con lo cual se consigue desviar su atención de los verdaderos responsables.
El caso del Partido Comunista Paraguayo, hoy integrando un gobierno que se encuentra bajo la tutela del colombiano Alvaro Uribe, es una buena muestra al respecto. Ya en 1940 este peculiar partido marxista mostró su vertiente pragmática reeditando el pacto Molotov Ribbentrop de un año antes y acordando con un dictador nazi-fascista, el general Estigarribia, y sentando las bases para una dictadura militar de medio siglo, que acabó devorando a lo mejor de sus cuadros y su dirigencia.
Para muchas personas resultaba incomprensible el pacto Nazi-comunista del 23 de agosto de 1939, en el que dos potencias tan enfrentadas pudieran ponerse de acuerdo en un pacto de no agresión amistoso en tan poco tiempo. Especial fue el caso de los fascistas en toda Europa que rechazaron semejante acuerdo con un Estado considerado “enemigo” por su ideología comunista, así como de numerosos simpatizantes comunistas que se desencantaron de la Unión Soviética por haber ésta suscrito un “pacto de no agresión” con el régimen nazi que siempre había sido considerado el enemigo a batir.
La justificación del pacto, naturalmente, era fácil encontrarla preguntando cuál era el botín a distribuir.
Poco después del protocolo, sobrevino la invasión conjunta de Polonia por Alemania y la URSS en septiembre de 1939. El ataque a Finlandia por parte de la URSS se dio poco después, así como la anexión soviética de Estonia, Lituania, Letonia, y territorios de Rumania.
En el caso del gobierno del cura Fernando Lugo, las migajas del zoquete lo explican todo, inclusive compartir el poder entre víctimas y victimarios.

Desde la derecha, los aliados del cura Fernando Lugo en la prensa y las instituciones estatales acusan a varios de sus compañeros dentro del gobierno de encontrarse vinculados a las FARC, en tanto desde la izquierda, se acusa a la derecha luguista de iniciar desde el ministerio del interior, la fiscalía y la policía, un caza de brujas contra la izquierda.

Lo curioso del caso es que nadie abandona su puesto ni su zoquete.

Desde la izquierda, se afirma que “Lugo, que se revelo como un farsante completo y un miserable moral, que incumplió hasta lo más básico de sus promesas electorales de cambios en la justicia y reformas sociales para los pobres, ahora quita sus verdaderas garras de macartysta renovando políticas represivas típicas de la dictadura fascista de Stroessner”. Desde la derecha, se pide a gritos la extradición de dos militantes de izquierda refugiados en Brasil acusándolos de guerrilleros encubiertos, y las cabezas de varios líderes de partidos y organizaciones de izquierda.

ALIADOS DE LAS FARC Y DE URIBE

Los principales nexos de las FARC en Paraguay fueron mucho tiempo dos militantes del Partido Patria Libre, Juan Arrom y Anuncio Martí, hoy amparados por el Brasil con el status de refugiados.
En su libro Callejones del Terror, el refugiado-prófugo Juan Arrom revela que el hoy canciller del gobierno del cura Lugo colaboró en la obtención de su refugio en Brasil.
Lacognata por su parte reconoció que Arrom estuvo casado con la hermana de su esposa. Es decir, eran en algún momento concuñados. Confesó además que realizó el diagnóstico a Arrom y Martí por los golpes recibidos de efectivos policiales que le secuestraron.
Vínculos aparte, Lacognata hoy intenta presentarse como exponente del “pensamiento políticamente correcto” y no cesa de halagar y tomar partido por el presidente colombiano Alvaro Uribe en todas sus intervenciones públicas, en una prueba más de la doblez e incoherencia inherente al luguismo.
El mismo obispo Fernando Lugo es considerado un viejo conocido de los principales dirigentes del Ejército Popular Paraguayo, una guerrilla considerada subsidiaria de las FARC. Manuel Cristaldo Mieres, Alcides Oviedo y Gilberto Setrini son ex seminaristas formados por el mismo cura-presidente Lugo, quien fue su maestro.
Otro ministro de Lugo, Camilo Soares, incluso acompañó a los prófugos en la sesión de Diputados en la que se intentó llevar a juicio político al ex fiscal general Oscar Latorre por el “secuestro” de los presuntos secuestradores de la señora Edith Debernardi, los mismos Arrom y Martí.
Hoy el gobierno del cura considera a los principales dirigentes del Partido Patria Libre como peligrosos criminales, pero no fue siempre ésa su opinión.
Héctor Lacognata, hoy Canciller de Lugo, había pedido a principios del año 2002, al entonces ministro de Justicia y Trabajo, Silvio Ferreira, que Arrom y Martí fueran liberados del cautiverio ilegal y recibió en respuesta el reconocimiento de que los detenidos estaban en poder de la Policía, pero que serían liberados cuando se encuentren “presentables”.
En 2002, el actual ministro del interior del cura, Rafael Filizzola, era el fiscal acusador en el juicio político al ex fiscal Latorre, por la “desaparición” de los dirigentes de Patria Libre.
El 17 de marzo del 2002, el entonces diputado Rafael Filizzola llegaba hasta Kororô’i, San Pedro y se reunía con Lucio Silva y Gustavo Lezcano, dos ex convictos por el frustrado asalto a la sucursal del BNF, de Choré, señalado hoy como el primer golpe intentado por el EPP.
El actual ministro del Interior dijo que había ido al lugar por pedido del abogado del movimiento Patria Libre, Óscar Ayala, en ayuda de sus dos correligionarios que ya habían cumplido condena de 3 años y 3 meses por su participación en el malogrado atraco, y tenían en contra órdenes de captura por el secuestro de María Edith de Debernardi. En ambos casos negaban responsabilidad.
En una foto publicada por Ultima Hora el 31 de enero del 2002, se observa también al obispo Fernando Lugo visitando a Arrom y Martí en el sanatorio Migone, y en la crónica se lee que “exige la aclaración” del secuestro de sus amigos, por cuya cabeza hoy a puesto precio, dándoles un valor de 500 millones de guaraníes.
También existen documentos que prueban su visita a Carmen Villalba –otra integrante del EPP, considera hoy una peligrosa criminal por el gobierno arzobispal- en la cárcel del Buen Pastor, hecho que nunca tuvo el coraje de aclarar ante la prensa, llegando a agredir a un periodista que inquirió al respecto.

AGENTES DEL IMPERIO Y NEGOCIOS CON URIBE

Al mismo tiempo, la mayoría de estos personajes se encuentran revueltos en el gobierno del cura Lugo con conocidos organismos de penetración imperialista, como NED y USAID. Es más, algunos como Camilo Soares, inclusive han recibido dinero por partida doble: de la Venezuela bolivariana y de la embajada norteamericana.
Las ideologías son una cuestión de fe, pero los negocios son los negocios.
Paralelamente, el Gobierno de Fernando Lugo anunció la compra urgente a una empresa estatal manejada por el gobierno de Alvaro Uribe, de 450 fusiles de tecnología israelí y 233.000 cartuchos de munición por 2.600 millones de guaraníes para luchar contra los marxistas, es decir, para combatirse a sí mismo.
El gobierno “bolivariano” del cura también ha cerrado tratos con el imperio para proveerse de unos 130 fusiles estadounidenses que podrían llegar a mediados de febrero, los cuales serán utilizados para “fortalecer el equipamiento de los 400 agentes que tuvieron un entrenamiento especial”. El “entrenamiento especial” se refiere a la formación recibida por la policía paraguaya en academias norteamericanas y colombianas, a donde fueron enviados a instruirse a instancias del gobierno luguista.
Todo esto sucede en las narices de los miembros del Partido Comunista Paraguayo, quienes a pesar de todo, siguen defendiendo con lealtad canina a su líder, el cura con hijos.
Considerando lo expuesto, sólo podemos agregar cuánta razón tenía quien afirmaba que entre la derecha y la izquierda, lo único que existe es una comedia.

Descargar el archivo adjunto original

LOS SECUESTRADORES DE FERNANDO LUGO

Luís Agüero Wagner
http://luisaguerowagner.zoomblog.com/

Tal vez intentando promocionar su desconocida faceta de abogado, y ocultar la escandalosa inoperancia de un gobienro que en la misma semana dejó sin agua ni luz a la población, Marcos Fariña, volvió a aparecer en la prensa intentando amedrentar a la opinión pública amenazando con querellas a quienes involucren con secuestros a su jefe.
Hay que decir que hasta ahora no tuvo mucho éxito en la que entabló a Luis Aníbal Schupp, quien logró gran destaque mediático y siguió ridiculizando a sus adversarios sin mayores inhibiciones.
“Fernando Lugo es un mborevi, mentiroso, mintió toda la vida y debe venir a dar cuentas de su vinculación con secuestradores” respondió por su parte Schupp.
La vinculación del cura Fernando Lugo en episodios de secuestro es de vieja data, y se remonta a los años en que dirigió un seminario en San Pedro, donde se formaron varios de los grupos violentistas que hoy mantienen en vilo a la población de Paraguay con secuestros, asesinatos, atentados y amenazas de bomba.

LUGO Y EL EPP

La última sacudida al gobierno de la Alianza Patriótica para el Cambio -liderada por Lugo- fue el secuestro del ganadero paraguayo Fidel Zavala, quien fue liberado tras permanecer 94 días esposado a un árbol, según testimonió. Los autores de este delito dicen formar parte de un grupo paramilitar denominado Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP).
El EPP tiene en su haber 4 secuestros extorsivos (Edith Debernardi, Cecilia Cubas –hija del ex presidente de la república Raúl Cubas-, Luis Lindstron y ahora Fidel Zavala Serrati); 3 asesinatos comprobados (Cecilia Cubas y los policías Andrés Brítez y Óscar Noceda); más de 6 casos de asaltos y quemas de comisarías, destacamentos y estancias y hasta la colocación de una bomba en el baño del Palacio de Justicia.
Pero lo que realmente agrava la situación es la conocida vinculación que se plantea entre Fernando Lugo y los principales cabecillas del EPP.
Al menos tres de ellos, Manuel Cristaldo Mieres, Alcides Oviedo y Gilberto Setrini son ex seminaristas que comulgan con las ideas marxistas de la teología de la liberación, que según su propaganda proselitista, era profesada por el mismo Fernando Lugo. Lugo fue incluso maestro de ellos tres.
En repetidas ocasiones quienes hoy son miembros del EPP participaron de eventos tanto eclesiales como sociales junto al entonces obispo del departamento de San Pedro, y actual presidente de la república, existiendo una profusa documentación fotográfica y testimonial al respecto.
Mieres fue acusado por la Fiscalía y condenado por tener participación directa en el secuestro y asesinato de Cecilia Cubas. Alcides Oviedo habría sido el “comandante en jefe del grupo”.
Cuando un periodista pidió a Lugo su opinión respecto al secuestro de Cubas en tiempos en que ella todavía estaba con vida, el cura-presidente respondió: “No sé, hay cosas más importantes de las que me tengo que ocupar”, intentando minimizar el hecho criminal.

ALIADOS POLÍTICOS

Los integrantes del EPP, y de una organización campesina considerada como su soporte, la Organización Campesina del Norte, también son conocidos como adeptos a Fernando Lugo, y durante la campaña proselitista se constituyeron en claves aliados políticos del cura, tanto en el plano local como en el internacional.
Los principales impulsores de la candidatura de Lugo en el exterior fueron exponentes del Partido Patria Libre residentes en Venezuela, entre ellos el recientemente fallecido Joel Cazal.
Es más, recientemente José Villalba, hermano de Carmen Villalba (quien cumple una condena de 18 años acusada de haber formado parte del secuestro de Edith Debernardi) y Osvaldo Villalba (líder del EPP, prófugo desde el 2001) declaró a un medio de prensa local que “todos hemos trabajado por la campaña electoral de Lugo, pero nos sentimos defraudados por la falta de cambios, por el pacto con sectores conservadores”.

MAS SECUESTRADORES AMIGOS

El 6 de enero del año 2009 el diario ABC color había publicado una nota donde el entonces vice-ministro Humberto Blasco afirmaba que no se beneficiarían del indulto del cura con hijos Fernando Lugo “los acusados de secuestro y violadores, además de delincuentes y criminales reincidentes”. Verificar:

http://archivo.abc.com.py/2009-01-06/articulos/484769/lugo-indulta-a-31-presos

Se informaba que de los 83 candidatos a ser beneficiados por la medida, finalmente unos 31 presos fueron indultados por el cura Lugo. Humberto Blasco hoy es ministro de Justicia.
A pesar lo afirmado por estas autoridades, entre los indultados por el cura Lugo en aquella oportunidad se encontraba un secuestrador y asesino confeso. Según informaba Ultima Hora, el mismo día (6 de enero de 2009) en que Blasco afirmaba en ABC color que no se indultaría a secuestradores, de la Granja Itá Porá salía en libertad el recluso Ricardo Chaparro, secuestrador y asesino del doctor Wenceslao Meza.

http://www.ultimahora.com/notas/185463-Cuatro-mujeres-fueron-beneficiadas-con-el-indulto-

La excepción con Chaparro se explicaba debido a que en otros tiempos se desempeñó como secretario del hoy ministro de Obras Públicas y violador del Tratado de Yacyretá Efraín Alegre, cuando éste presidía la juventud liberal de Lambaré.

UN GOBIERNO DE TERRORISTAS

Refuerzan las sospechas contra Lugo el hecho fácilmente comprobable de que muchos de los nombres más destacados en la actual administración de su gobierno son recordados por su asociación criminal en una banda delictiva -la OPM- que se pretendía revolucionaria, la misma acusación que hoy realizan a sus ex cofrades del EPP.
Según la ficha policial del influyente funcionario del Ministerio de Hacienda del cura Lugo, Raúl Monte Domecq Serratti, éste facilitó su vehículo para ser transportado el mimeógrafo robado del colegio Cristo Rey, además de efectuar relevamientos en zonas barriales para perpetrar robos y asaltos con los cuales munir de fondos a su organización criminal.
Antecedentes de la misma índole tienen otros de los funcionarios ubicados en puestos de responsabilidad por el cura con hijos, como Guillermo Brañas, Diego Abente Brun, Gustavo Codas, López Perito o Dionisio Borda, todos ellos relacionados con hechos de asaltos, secuestros y atentados contra las autoridades.

BAJUNERÍA Y TRAICIÓN

Considerando todo lo expuesto, sería difícil comprender la actitud del cura Fernando Lugo hacia un viejo amigo de infancia, compañero de lucha y aliado político para ganar las elecciones de abril del 2008, el hoy querellado Luis Aníbal Schupp.
Ello para quien no tiene en cuenta que la bajunería y la traición hacia sus seguidores ha sido una constante en la trayectoria política del cura . A sus compañeros de ruta, Lugo no duda un instante en dar un trato indigno y humillante, y la costumbre de destituir a sus ministros y altos funcionarios a través de mensajes de texto vía celular lo demuestra. El vilipendio, la puñalada por la espalda, el arrojar la piedra y esconder la mano han demostrado ser sus principales armas en este año y medio de gobierno, signado por la corrupción y los escándalos.
Para hacerlo, suelen alegarse motivos de necesidad, palabra que como decía De Geibel, es una palabra cómoda con que el culpable se quita de encima la culpa, para arrojar en el vacío toda soberbia y traición.
LAW

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s