Lugo divide y favorece a Horacio Cartes

Fernando Lugo.

Por Luis Agüero Wagner

http://www.diariosigloxxi.com/firmas/luisaguerowagner

La división creada por el destituido cura despierta sospechas de un pacto con Horacio Cartes

Dijo un ideólogo que la división del trabajo consiste en que algunos se encargan de ganar y otros de perder, y es evidente que algo de ello hoy sucede con las candidaturas a la presidencia del Paraguay.

Toda la opinión pública paraguaya sabe que aquellos que deseen evitar el triunfo del favorito, Horacio Cartes, por cuestiones de escrúpulos y principios, deben depositar su voto a favor de su más fuerte y sólido adversario, Efraín Alegre. Sin embargo, los seguidores de los atomizados grupúsculos que otrora se abroquelaban detrás de la triste figura del destituido cura Fernando Lugo, se empeñan en dividir las fuerzas capaces de enfrentar al poderoso Partido Colorado, del cual Cartes es candidato.

Todo el mundo saben que tanto el Frente Guasu, que candidata al médico pediatra Aníbal Carrillo, como Avanza País, liderado por el comunicador Mario Ferreiro, son grupos de escaso caudal electoral que carecen de capacidad tan siquiera para fiscalizar todos los locales de votación en el interior del país. Cuando Lugo triunfó en el 2008, tal control estuvo en manos del Partido Liberal, histórica y tradicional agrupación que hoy respalda la candidatura de Alegre.

La misma campaña contra el gobierno de Federico Franco, basada en los acuerdos con la empresa Rio Tinto Alcan, encuentra aliados a Horacio Cartes, Fernando Lugo y Aldo Zucolillo, quien ofrece amplios espacios al tema, nostálgico de las épocas en que sus críticas al Tratado de Itaipú hizo aumentar varias veces el tiraje de ABC color.

Curiosamente, el principal “teórico” de la campaña es Ricardo Canese, quien se desempeñó bajo las órdenes de Andrés Rodríguez como vice-ministro de Minas y Energías, posición desde la cual firmó en 1991 un acuerdo que entregaba la energía de Yacyretá por más de 50 años a su contraparte argentina. Rodríguez es recordado como el narco que se blanqueó derrocando a Stroessner, con la venia de la embajada norteamericana.

Viejo amigo y aliado de Aldo Zucolillo, y especulando con la flaca memoria de un pueblo que considera cretino, Ricardo Canese hoy se llena la boca hablando de narcos y entreguismo, buscando sorprender a los incautos y ganar votos para su hija, Mercedes Canese.

Fernando Lugo, por su parte, comprobó la realidad de su “popularidad” en estos días cuando visitó el populoso Mercado 4 de la capital paraguaya. Como lo hizo en vísperas de la festividad de los Reyes Magos, muchos vendedores callejeros le ofrecieron a gritos juguetes para sus hijos, entre burlas e insultos.

La izquierda regional simula ignorar, porque le resulta fácil, que el último esfuerzo de Lugo por conservar el cargo lo llevó a solicitar clemencia en la misma embajada norteamericana y en la vecina nunciatura apostólica, desoyendo a Nicolás Maduro que le sugería atrincherarse en el Palacio de Gobierno e ignorar al Congreso. De esta manera traicionó una vez más a sus supuestos “aliados” boliviarianos.

Durante su gobierno no había hecho patente, la verdad sea dicha, dicha alianza. Se había rodeado de conspicuos referentes de la derecha, tanto liberal como colorada, y había contado entre los principales funcionarios de su gobierno a conocidos personeros de la embajada norteamericana de Asunción, quienes persiguieron a organizaciones campesinas a sangre y fuego. Fueron ejecutados sin piedad varios miembros del EPP, una organización político militar campesina que reivindicaba las banderas marxistas leninistas, y en más de una ocasión fue declarado estado de sitio.

Mientras ello sucedía, Lugo no movía un dedo por el ingreso de Venezuela al Mercosur, a pesar de todo el respaldo que le prodigaba el chavismo, que sigue en cierta manera hasta el día de hoy. En más de una oportunidad Lugo demostró estar más interesado en lograr el respaldo de los medios ultraderechistas que en la supuesta integración mercosuriana, como cuando buscando el favor del monopolio periodístico de la derecha argentina, reprendió a la presidenta argentina Cristina Fernández por una supuesta llegada tardía a una cumbre del bloque regional.

Hoy busca reflotar con los mismos aliados de siempre: Sectores de la prensa vinculada al National Endowment for Democracy (Ñanduti) y la prensa de la SIP (ABC color), que le dan gran espacios a la campaña que, aliado con Horacio Cartes, realiza contra su antiguo aliado Federico Franco. Eso mientras los dos grupos que se rotulan de izquierda se acusan de actos de corrupción durante su reciente e irrepetible paso por el poder.

Con mucha razón dijo alguna vez el periodista y político francés Emile Girardin, que de todos los presagios siniestros, el más grave, el más infalible, es el optimismo. El discurso y acción de los atomizados seguidores del cura Fernando Lugo lo demuestra, perjudicando a Efraín Alegre y favoreciendo las cada vez más sólidas chances del favorito Horacio Cartes. LAW

Anuncios

Un pensamiento en “Lugo divide y favorece a Horacio Cartes

  1. Disculpenme y q me dicen de la visita de Alegre a partes en su domicilio?cada día se enrarece más el ambiente político y confunde más al electorado,llamese independiente,aunque estoy afiliado a un partido,a estas alturas diría lastimosamente. Estamos observando sus movimientos,q no piensen q somos simples objetos q en cada elección nos vamos a depositar nuestros votos por el color o la cara linda del candidato.

    depositar nuestros
    votos a ciegas por

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s