ENFERMÓ DE PODER

Elba Esther Gordillo. Foto: Galería de Sketch or Die

Por Renato Consuegra (*)

México, D. F., a 1 de marzo de 2013

El pecado de Elba Esther Gordillo no fue querer convertirse en un obstáculo para la reforma educativa porque, lo que menos interesa a los políticos es un pueblo educado y verdaderamente informado. Su pecado fue haberse enfermado y esa enfermedad la llevó al lugar donde está hoy. Se enfermó de poder, de creer que lo podía casi todo y desconoció su papel como alfil en el ajedrez del sistema político mexicano, donde ella quería ser reina.

En el México post-revolucionario los líderes sindicales han sido sólo alfiles. No les ha dado para más ni el sistema les permite más. Por lo menos, hasta ahora en México las condiciones para que llegue al poder un trabajador o líder sindical no está previsto; no hay lugar para los Lech Walesa o Lula mexicanos. Mucho menos para que un sindicalista controle el poder.

El movimiento obrero mexicano surgió en 1912 como una idea de los anarcosindicalistas españoles Juan Francisco Moncaleano y Eloy Armenta, pero pronto el espíritu inicial se quebró cuando Luis Napoleón Morones comenzó a realizar alianzas políticas. El sindicalismo perdió su carácter social y de beneficio gremial al ser utilizado desde la Confederación Regional Obrera Mexicana (CROM) como mediador, es decir, controlador de la clase trabajadora, a cambio de apoyo y beneficios particulares para sus dirigentes y círculo cercano, como fueron puestos gubernamentales y, posteriormente, al crearse el sistema de partidos, candidaturas a puestos legislativos.

El propio Morones probó la miel de los beneficios y la picota. Creó el Partido Laborista Mexicano en 1922 y con el poder acumulado logró ser secretario de Industria, Comercio y Trabajo en el gobierno de Plutarco Elías Calles. Más adelante regresó a dirigir la CROM e hizo equipo con el llamado Jefe Máximo durante el Maximato, hasta que Lázaro Cárdenas los mandó al exilio; el primero de ellos fue Morones.

Líderes sindicales ha habido muchos en nuestros país: desde Fidel Velázquez pasando por Leonardo Rodríguez Alcaine, Bas Chumacero, Rafael Camacho Guzmán, José I. Aguilar Irungaray, Netzahualcóyotl de la Vega, Joaquín Gamboa Pascoe, Emilio M. González, Juan José Osorio Palacios, Adrián Pedrozo Castillo, Jesús Ramírez Stabros, Jesús Yurén Aguilar y otros. La mayoría de ellos supieron cuál era su papel y lo jugaron.

El ejemplo más fehaciente de la sumisión sindicalista a los grupos de poder político y económico fue Fidel Velázquez Sánchez, líder de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) por más de 50 años y a quien se le llegó a considerar como el gran elector, ya que los presidentes de la República le conferían el “gran honor” de “destapar” al “tapado”.

Carlos Salinas de Gortari habla sobre él en su libro México: Un paso difícil a la modernidad, donde afirma que la mañana del 29 de marzo de 1994, frente al dilema de nombrar al candidato sustituto de Luis Donaldo Colosio, Fidel Velázquez se pronunció por Pedro Aspe, pero luego de expresarle puntos de vista y reconsiderarlo, le dio el apoyo para Ernesto Zedillo.

De Fidel Velázquez escribió Miguel Ángel Granados Chapa en el libro ‘El Siglo de Fidel Velázquez’: “Su acción estaba orientada por la lógica del poder institucional. Eso significaba, entre otras cosas, mostrarse como dúctil instrumento de la política presidencial, ser sensible a sus orientaciones, percibir órdenes que no se expresan. Y adular, adular, adular… El halago rompió sus propias cotas y llegó al servilismo en octubre de 1951, cuando se exploraba la posibilidad de la reelección presidencial (de Miguel Alemán). El comité nacional de la CTM, encabezado por Fidel Velázquez, otorgó al presidente un título que, no obstante la diferencia jerárquica, era sustancialmente igual que el de ‘Alteza Serenísima’ conferido a Santa Anna un siglo atrás: se lo declaró “Obrero de la Patria”, se lo nombró secretario general honorario de la CTM y se anunció un Homenaje Nacional (así, con mayúsculas) que se realizaría el 7 de diciembre siguiente”.

Su talento organizador le permitió acrecentar las bases de la CTM; inteligente, se acomodó a todas las modas del México que encumbró al PRI y fue ayudado desde el poder político a deshacerse, políticamente, de quienes pudieran disputarle el poder absoluto de la central obrera.

Fue dos veces senador. Nada más. No sucumbió a las mieles del poder. A él se atribuye la famosa frase disuasoria para quienes tienen intenciones políticas de que “quien se mueve no sale en la foto” y él fue el primero en practicarla.

En la anterior A vuelapluma describimos cómo, desde una óptica distinta, “La Maestra” pretendió controlar la sucesión presidencial, primero con la serie de alianzas entre el PAN y el PRD, como ocurrió en Oaxaca, Guerrero, Sinaloa y Puebla, y el grado de poder que pudo llegar a tener de concretarse la del Estado de México, pues le seguiría la del Distrito Federal.

Pero Fernando Gómez Mont paró las alianzas desde la Secretaría de Gobernación y ya no pudo impulsar a Marcelo Ebrard, quien decidió dejar el camino libre a Andrés Manuel López Obrador y esperar a 2018. Y si Gordillo pretendió controlar a quien sería el nuevo presidente de México a través de Humberto Moreira, uno de sus más aventajados alumnos cuando lograron la presidencia del PRI, el tiro les salió por la culata.

GOLPE POLÍTICO A LA HOFFA MEXICANA

México, D. F., a 27 de febrero de 2013

La detención de Elba Esther Gordillo se inscribe dentro de la lucha de los grupos de poder que, una vez lograda la Presidencia de México, se combaten para supervivir o sobrevivir. “La Maestra”, “La Hoffa mexicana”, como la bautizó la experta del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales (CSIS) en Washington, Delal Baer, se convirtió en una bisagra de la política mexicana en la última década y su figura se volvió peligrosa para ciertos grupos cuando su ambición pasó de ser sólo un alfil a querer controlar los hilos del poder.

Alineada con el grupo que tenía el control de la transición pactada, tuvo sus mejores años en el sexenio de Vicente Fox. Entonces dio un duro golpe al priismo duro, con su campaña contra el candidato de su partido: “¿Tú le crees a Madrazo?”. Para esos años ya había iniciado la construcción de Nueva Alianza que compitió en 2006.

Jimmy Hoffa, con quien la comparó Baer, fue un poderoso dirigente del sindicato del transporte en Estados Unidos, ligado a la mafia; tenía enorme poder dentro de los círculos del Congreso y Asamblea de Representantes para que llevaran adelante sus encargos, pues financiaba las campañas políticas de congresistas y senadores. Desde allí presionaba a los presidentes de su país.

El propio Madrazo afirma que “La Maestra” se sumó a las filas de Felipe Calderón, quien como Vicente Fox, le dio prácticamente lo que quiso, incluso una subsecretaría en Educación Pública, además del ISSSTE y la Lotería Nacional que ya controlaba desde el sexenio anterior. A diferencia de Fox, con quien había un acuerdo político, con Calderón fue un acuerdo de intereses mutuos y posteriormente lo presionó.

Pero su principal afrenta al priismo tradicional fue cuando quiso convertirse en factor de poder e impulsó las alianzas electorales en diferentes estados. Fue clave su participación en los triunfos aliancistas en Oaxaca, Sinaloa, Guerrero y Puebla. Su apuesta fue conseguir la coalición en el Estado de México, que Fernando Gómez Mont paró desde la Secretaría de Gobernación, porque de haberla logrado, el candidato en contra de Enrique Peña Nieto hubiera sido Marcelo Ebrard Casaubón —ahijado político de su padrino político Manuel Camacho Solís— y no Andrés Manuel López Obrador ni Josefina Vázquez Mota.

Ahí comenzó su declive. El equipo cercano a Peña Nieto primero la atrajo con un planteamiento de ajedrecista, al entregar la presidencia del PRI nacional a uno de sus aliados, Humberto Moreira, a quien posteriormente lanzaron andanadas mediáticas para acusarlo de dejar al estado de Coahuila en la bancarrota y, así, obligarlo a renunciar en diciembre de 2011. Gordillo y Moreira algún día pensaron que tenían en sus manos las claves de la elección de 2012.

Antes del moreirazo, el 17 de noviembre de 2011 Gordillo fue atraída para evitar que ahora con su partido se aliara nuevamente con el PAN, pero apenas pasado el plazo fatal para el registro de las coaliciones, el 20 de enero el PRI la echó de su seno y le quitó también las 24 diputaciones federales y cuatro senadurías, entre las que estaban consideradas la de Mónica Arriola, hija de la maestra, su yerno Fernando González Sánchez, por Sinaloa, y Jorge Kahwagi, por Nayarit. Estas posiciones las había firmado Humberto Moreira.

Apenas iniciada la administración de Enrique Peña Nieto los mensajes de lo que sobrevendría no se hicieron esperar. Le quitaron la concesión del ISSSTE y la Lotería Nacional, a la vez que su partido no fue tomado en cuenta para el Pacto por México, como tampoco ella fue invitada a la presentación de la Reforma Educativa promulgada este lunes.

Se dice que a cambio de no resistirse a la Reforma Educativa pactó con Peña Nieto mantenerse al frente del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) y no ser investigada por las más de 70 propiedades que posee, como tampoco las más de 90 cuentas bancarias desde donde maneja los recursos económicos del gremio magisterial. Pero nuevamente le falló.

Quizá al presentir o tal vez saber lo que vendría en adelante, a principios de este febrero dictó su epitafio: “Aquí yace una guerrera y como guerrera murió”, aunque a decir verdad, políticamente durante los últimos meses se le vio tan dócil que muchos creyeron que se había fraguado un teatro, primero para impulsar la candidatura de Peña Nieto al romper la alianza con el PANAL y, recientemente, con la propuesta de reforma educativa de la que, prácticamente no dijo ni pio.

Jimmy Hoffa cayó en desgracia y desapareció sin dejar rastro al encontrar un fuerte obstáculo en otro grupo en el poder relacionado con la mafia estadounidense, los Kennedy.

El movimiento de este martes 26 es similar a los realizados por Carlos Salinas de Gortari en los albores de su gobierno contra los dirigentes sindicales Joaquín Hernández Galicia “La Quina”, de los petroleros y Carlos Jonguitud Barrios de los maestros, a quien Gordillo Morales sustituyó por consejo de Manuel Camacho Solís.

Por lo pronto, los suspiros porque haya “justicia” parecen hacerse realidad. Hasta el momento nada han podido realizar los maestros disidentes para demostrar la autoría intelectual de Gordillo en los crímenes de por lo menos 156 maestros a partir de los ochenta, entre ellos el de Misael Núñez Acosta, ocurrido en 1981. Tampoco nada se había podido establecer en su contra por el uso indiscriminado y patrimonial de los recursos de los maestros.

Si es responsable, primero se le deberá investigar y hasta no encontrarla culpable se le deberá enjuiciar mediáticamente, como debe serlo jurídicamente. Pero es una lástima que la justicia se utilice para hacerle justicia a los grupos de poder político y económico; es decir, para quitarse enemigos del frente, porque los maestros y sus cuotas, ya veremos, continuarán siendo manejados por otro personaje igual o peor que Elba Esther Gordillo.
-o0o-
E-mail: renatoconsuegra@yahoo.com.mx
Twitter: @renatoconsuegra
Facebook: renatoconsuegra

(*) Renato Consuegra es periodista, Premio Latinoamericano de Periodismo José Martí y director de Difunet y Campus México. Esta columna es publicada en el sitio http://www.ricardoaleman.com.mx/index.php/plumas-invitadas/renato-consuegra

CONTACTO: Difunet (difunet@gmail.com)
04455-3578-0345;
Oficina: 5521-4229
Nextel: 1043-4492
ID: 72*14*5774

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s