El INDI que soñaron Oscar Ayala y Aldo Zucolillo

Desfasados sobrevivientes de otras épocas del periodismo, intentan hacer pasar gato por liebre en plena época del periodismo digital en tiempo real

Luis Agüero Wagner

www.diariosigloxxi.com/firmas/luisaguerowagner

El francés Chamfort definió alguna vez a la opinión pública como la peor de todas las opiniones, y si quienes la construyen son los medios hegemónicos en Paraguay, no cabe duda de su acierto. Dicen los enterados que por opinión pública se entiende la valoración realizada o expresada –un pronunciamiento sobre un posicionamiento- por determinada comunidad social, acerca de un evento, oportunidad, problema, reto o expectativa que llega a su conocimiento.  Si el concepto de comunidad social está claro, es evidente que hay pequeños grupos que no pueden arrogarse el cartel.

Se trata del escuálido despojo del conglomerado de ONG que en el año 2008 se articuló con la prensa hegemónica paraguaya, sobre todo el diario ABC color, para llevar a la presidencia al malogrado cura presidente Fernando Lugo.  Para estos inefables oportunistas,

concepto de “opinión pública” es algo parecido a la “sociedad civil” de la que hablan siempre para englobar a las ONG que captan fondos presentando un cuadro catastrófico de la realidad paraguaya, es decir, una entelequia.

Hoy esta caterva se encuentra otra vez de amores con  el diario ABC color, que utiliza sus sofismas para incidir en las elecciones del abril próximo y atacar al actual partido de gobierno, contra el cual Lugo y sus secuaces siguen descargando todo su encono en tanto no terminan de sangrar por la herida.

En ese contexto,  este conocido medio de prensa escrita del Paraguay se encuentra abocado a “demostrar” que el presidente del INDI (Instituto Paraguayo del Indígena) realizó un negociado al deshacerse de unas tierras tan conflictivas que al menos cinco propietarios la reclamaban.   Y al mismo tiempo omitir que el denunciante de la actual administración que encabeza Rubén Darío Quesnel, fue nada más y nada menos que el director del INDI durante el gobierno del cura Fernando Lugo, Oscar Ayala, receptor de fondos desde Noruega, Dinamarca, Alemania, Holanda y cuanto país rico exista en el hemisferio sur con la fantochada de su ONG “Tierra Viva”.

Si esta noticia hubiera sido titulada “El ex director del INDI en la Era de Fernando Lugo denuncia a su sucesor” lo más probable es que sus lectores hubieran entrado en un tranvía holgadamente.

A propósito de estas  “primicias” de ABC color..La organización SURVIVAL señala que ya en agosto del año pasado el gobierno (del presidente Federico Franco) actuó contra estos delincuentes ecológicos, casualmente pertenecientes a empresas que ABC defendió siempre. (http://www.survivalinternational.org/news/8575)

Entre varias empresas que con frenesí defendió este diario en su momento se encuentran Carlos Casado y el Grupo San José,  señaladas por SURVIVAL como responsables de escandalosos  delitos ecológicos y de etnocidio.

(http://www.survivalinternational.org/news/9035)
Survival incluso publica una foto satelitel mostrando cómo la oligarquía ganadera (de la que también ABC color ejerce eternamente de abogado) junto con estas poderosas transnacionales son las que han innovado cercando el territorio de ayoreos que todavía no han tenido contacto con los blancos. (http://www.survivalinternational.org/news/8541).

Y aunque esta información la tengan organizaciones serias a decenas de miiles de kilómetros del Paraguay, sigue siendo vedada para la ciudadanía de su propio país.
Escribió el estadounidense Julian Green que desde siempre, la opinión pública es la opinión de los idiotas y aunque no comparto los extremismos, me inclino a darle la razón cuando pienso en los “formadores de opinión “ que el Paraguay sufre, y en todo el daño que le causan a su joven sistema democrático,  En su tesis sobre los medios titulada “Guardianes de la Libertad”, Noam Chomsky escribió que la importancia de la prensa en los procesos políticos radica en que toda la información que permite a los ciudadanos tomar decisiones políticas, precisamente la reciben de la prensa.

Pero no hay que ser un catedrático del Instituto de Tecnología de Massachusetts para entender que lo esencial de la democracia depende  de que la ciudadanía tenga derecho a conocer el trasfondo de las campañas mediáticas por instalar un tema determinado, en este caso el supuesto “negociado” con las tierras de indígenas del Chaco Paraguayo.

Tal vez desde que un diario que defendía a Videla, Pinochet y Stroessner en los años del Plan Cóndor, y que encubrió siempre a los asesinos de Orlando Letelier, logró convertirse a pesar de todo en árbitro y patrocinador de la izquierda paraguaya, se considera  iluminado para marcar la agenda política y mediática del Paraguay. Y no sólo eso, sino que también con derecho a omitir información vital al exponer estos temas.

E incluso  a montar  un “antiguo asentamiento” indígena por apenas unos minutos, para una fotografía de diario impreso, que ya no existía una hora después cuando autoridades del INDI concurrieron a verificarlo

Ya decía Voltaire que la idiotez es una enfermedad extraordinaria, dado que no es el enfermo el que sufre por ella, sino los demás, y es el caso de los indígenas paraguayos condenados a un infortunio perpetuo por los personeros de las ONG y sus tutores los “formadores de opinión”.

En el Paraguay del INDI que soñaron Oscar Ayala y Aldo Zucolillo, la realidad de los hechos parece mas que nunca darle la razón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s