¿Festejos bélicos en aniversarios norcoreanos?


Por Isaac Bigio

El jueves 11 de abril se cumple el primer aniversario desde que Kim Jong-un fue posesionado como el Primer Secretario del Partido del Trabajo, el cual monopoliza al Estado. Los cargos de Presidente y de Secretario General de éste son ejercidos de manera vitalicia por su abuelo Kim Il-sung y su padre Kim Jong-Il, los únicos dos mandatarios que ha tenido Corea del Norte antes que él.
Las estatuas y retratos de ambos autócratas están en todas partes y ante ellos hay que inclinarse en una boda o dar gracias a cada rato por sus alimentos. La ideología que lleva su nombre ha reemplazado al ‘marxismo-leninismo’ al que consideran obsoleto.
El lunes este país celebra el año uno del siglo uno de su calendario oficial, el cual no se rige según el nacimiento de Cristo, sino del de su “inmortal líder” Kim Il-Sung acontecido el 15 de abril de 1912.
Para conmemorar esos acontecimientos Corea del Norte amenaza con lanzar fuegos espaciales reales y con una potencia mayor que la de todos los pirotécnicos juntos con los que se festeja el año nuevo occidental.
Dos meses antes de estas fechas Pyongyang detonó su tercera prueba nuclear subterránea (las anteriores fueron en el 2006 y 2009) y dos meses antes aún colocó a su primer satélite espacial con un cohete que ha demostrado que dicho país podría impactar en cualquier parte de Corea del Sur, Japón o Alaska.


Kim Jong-un, quien antes de tener 30 años de edad se convirtió en el mariscal y jefe de Estado más joven del globo, busca mostrar su autoridad ante su propio Estado y ejército (quienes viene de operar grandes purgas) y galvanizar a su nación tras él.
Su retórica belicista, en el fondo, busca un acuerdo con EE.UU. y retomar las relaciones que Clinton tuvo con ellos, según las cuales se les abrió puertas para inversiones a cambiar de congelar su programa nuclear.
Las constantes sanciones impuestas a partir de Bush animaron su carrera armamentista nuclear con la cual querían evitar ser bombardeados como Yugoslavia, Irak, Libia o Siria.
Los EE.UU. vienen realizando maniobras militares cerca de la frontera norcoreana empleando supersónicos y portaviones con capacidad para cientos de armas nucleares y movilizando a parte de sus 80,000 soldados estacionados en Corea o Japón.
Estas acciones incentivan la espiral, provocan a los norcoreanos, dan pie a que Tokio se vaya queriendo rearmar y que EE.UU. aumente en su presencia en la región amenazando a China quien le está disputando el puesto de la mayor economía planetaria.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s