¿Tendremos que llegar a decir: “¡volvé Carlos te perdonamos!”?

Se ha llegado a un grado de descomposición moral y ética tan desvergonzada, que lo que hasta hace apenas unos pocos años era impensable hoy es norma; el “roban pero hacen”, dejó lugar al “¿roban poco o mucho?”. Es inconcebible que se halla llegado a este extremo, lo inaudito es que aún haya parte del pueblo que siga expresando que el robar es parte de la realidad nacional y no que es un delito de índole social imperdonable, y que se debe pagar indefectiblemente con la cárcel.

Nunca hasta el pasado domingo se conocía con tanto detalle el modus operandi y la magnitud de la fortuna en danza robada al pueblo argentino, cuando hace 9 años Elisa Carrió denunciara a la pareja presidencial por los cohechos y las coimas, así como por el enriquecimiento ilícito, nunca se tuvo tantos datos y tan certeros como los que se expusieron el pasado domingo con tanta “brutalidad” y en forma tan descarada y desfachatada. No sólo es el modo de Lázaro Baéz, o el de Cristóbal López, o el de Julio de Vido, o el de Ricardo Jaime, Ricardo Echegaray, o el del más oscuro Rudy Ulloa y el de Ferreira de Electroingeniería, o el de Spolsky o el de Vertbinsky, o el de la dupla Vila y Manzano, o el de los gobernadores Gioja, Capitanich, Alperovich –por nombrar a los más públicos y notorios-, sino que todos y cada uno de ellos son parte esencial de la trama de corrupción y delito organizado desde el poder cristikirchnerista desde el pasado 25 de Mayo de 2003.

La “Rosadita” como desde hace ya casi 6 años se conoce al edificio donde ahora tienen propiedades Boudou y CFK y las oficinas de Néstor, antes, en Puerto Madero fueron la sede de la financiera SGI desde donde se operaban las transacciones como “escala técnica” de la plata sucia que venía del sur: pues desde allí se despachaba a Suiza y otros paraísos fiscales vía Montevideo dividido en cuentas de US$ 1,5 millones para evitar los controles de la Unión de Investigación Financiera internacional y que opera globalmente para detectar y descubrir la plata mal habida o proveniente de ilícitos y del narcotráfico o narcoterrorismo, y con la pantalla de empresas fantasmas constituidas en “paraísos fiscales”, en eso, sólo en eso tenían que ser “más prolijos que aquí”, dónde la impunidad impuesta desde el poder central hacía verdaderamente casi imposible detectar los movimientos de dinero en efectivo, que por cifras verdaderamente escandalosas ellos movían desprolijamente y a la vista de los organismos que debieran haber actuado en salvaguarda de los intereses genuinos del pueblo y de la Nación.

Como en un film de la mafia que bien podría titularse “Robo para la Corona, Parte IIª”, existen pases de facturas, crímenes, traiciones, mejicaneadas, delaciones, aprietes, intimidaciones, amenazas de muerte para con los actores y hasta para con sus familiares; todo tapado por un inmenso aparato propagandístico del Gobierno K que ayer nomás “enmudeció de golpe”, los diarios, revistas, canales de televisión abierta y digital no se animaron ni a publicar ni una sola línea, ni siquiera para defenderse o para atacar las denuncias del escándalo, en solitario apenas Agustín Rossi y Carlos Kunkel se animaron a muy escuetas respuestas: “no puedo opinar porque no vi. el programa” decía uno, mientras el otro explicaba “no es un tema político para que yo lo trate con seriedad” (?) que es para esta banda mafiosa algo “político y serio”, el Gobierno K ancló su “discurso-relato” de sí mismo, en la denuncia de la corrupción innegable de los 90, a la que podríamos agregar la de los 80, o las de la Alianza, o las del gobierno de la dictadura militar.

Esta nueva corrupción “empequeñece a todas y cada una de aquellas” y es más las supera con tantas creces que causan pánico, y encima ahora está maquillada con seudo consignas “revolucionarias y un progresismo berretizado” que solo aparecen como “telón de fondo” encubridor del fondo de la verdadera cuestión, que no es otra cosa que el “robo descarado de fondos que debieron aplicarse a paliar las tragedias sucedidas durante estos 10 años de gestión K”. Esto es un robo y una traición al pueblo argentino, y como tal debe ser entendido, no es un simple acto de corrupción de un funcionario o un empresario y un funcionario, es un “sistema de robo amplificado y generalizado como política de Estado” , esa política de Estado que estuvo ausente para paliar cada una de las crisis existentes en el país durante estos últimos 10 años de gestión K, la de la inflación, la de la subvaluación de nuestra moneda, la de la crisis energética, la de la pérdida del autoabastecimiento, de la impolítica del transporte –aéreo, terrestre (automotriz y ferroviario) y marítimo-, la del robo de los dineros de nuestros ancianos, la del robo del futuro de nuestros nuños y las próximas generaciones por venir. “¡De esto, y no de otra cosa trata la confirmación de la más brutal corrupción de la que la Patria tenga memoria, puesta al descubierto el pasado domingo 14 de Abril!”

Ha sido el domingo 14 de abril, el domingo más trágico y fatal del que se tenga memoria en la era cristikirchnerista, con dos ingredientes que estallaron como “novedades” de repente: la denuncia y las pruebas del blanqueo del robo de este perverso sistema de gobierno que impuso el régimen K, y que solo de un empresario-testaferro en apenas un año o menos fugaron del país entre 55 y 70 millones de euros hacia cuentas suizas y de otros paraísos fiscales, y la segunda fue la “pírrica victoria (?) del socio y amigo Maduro en Venezuela”, una victoria no reconocida ni por la OEA, ni por muchas naciones del mundo en base a las denuncias de desprolijidades e irregularidades cometidas durante el acto eleccionario denunciadas por Henrique Capriles. Perdieron la confianza interna y hasta a ciertos sectores aliados, desgajamiento de los bloques propios, y la confianza externa, hasta de su vecino más serio, Brasil, atravesada en su propio desarrollo por enormes conos de sombra y un crecimiento que no logra despegar para arrastrar como pensara “ella” para salvarse del infierno, un infierno que no se esperaba fuera tan crudo y crítico como se presenta desde hace ya un año y medio, pero agigantado desde hace casi un mes y medio, y particularmente desde las inundaciones y el primer aniversario de la tragedia ferroviaria de Once.

Buenos Aires, 16 de Abril de 2013.

Arq. José M. García Rozado

MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

__________________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s