Guerra comercial UE-China y sus efectos colaterales

 El vicepresidente Joe Biden se reúne con Wu Bangguo, el Presidente de la Asamblea Popular Nacional, en el Gran Palacio del Pueblo en Beijing, China, 18 de agosto de 2011. (Official White House Foto por David Lienemann)

Germán Gorraiz Lopez

La crisis de deuda en la eurozona y ciertos indicadores macroeconómicos recientes de países como Alemania, China o EEUU han alertado del riesgo de que el escenario recesivo se instale en la economía mundial en el 2.014, tal como ha advertido el FMI. Así, el anuncio velado de que la Fed pueda retirar sus medidas de estímulo a la economía estadounidense a partir del mes de junio ( en la actualidad, destina 85 millones de $ mensuales a la compra de activos) , ha provocado el nerviosismo en Wall Street con tres jornadas consecutivas de caídas.

Además, el dato de actividad manufacturero de China del mes de mayo que según el índice gerente de compras (PMI) del HSBC, demuestra que este sector entró en contracción tras siete meses consecutivos de expansión ( la actividad industrial del mes de mayo sería de 49, 6 puntos, por debajo del nivel de 50 puntos que indica expansión) y por último el FMI ha rebajado sus previsiones de crecimiento para la Eurozona en el 2013, (estimaciones de crecimiento negativo del -2% del PIB), debido a la exultante fortaleza del Euro y su consiguiente efecto constrictor en las exportaciones.

Antecedentes: La obsesión paranoica de las multinacionales apátridas o corporaciones transnacionales por maximizar los beneficios,( debido al apetito insaciable de sus accionistas al exigir incrementos constantes en los dividendos), les llevó a intensificar la política de deslocalización de empresas a países emergentes, en aras de reducir los costes de producción, dado el enorme diferencial en salarios y la ausencia de derechos laborales de los trabajadores, lo que ha provocado un severo impacto en los sectores del calzado y marroquinería, textil, equipamiento deportivo, electrodomésticos de baja y media gama e industria auxiliar del automóvil de los países de la UE, la consiguiente inanición laboral y el retorno a tasas de paro desconocidas desde la II Guerra Mundial (11,7 %).

Por otra parte el brutal incremento del consumo de materias primas y productos elaborados por parte de los países emergentes, (debido a sus espectaculares crecimientos de los PIB anuales en el último decenio), coadyuvado por la intervención de los brockers especulativos, ha conllevado una espiral de aumentos de las commodities imposibles de asumir por las economías de la UE, al no poder revertirlas en el precio final del producto dados sus altos costes de producción, lo que unido a la artificial fortaleza del Euro ha conllevado un sensible estancamiento de sus exportaciones y un drástico aumento de los Déficits por Cuenta Corriente y Deuda Externa de los países de la UE (según el FMI, en el 2014 , los países de la UE tendrán un porcentaje de la deuda pública equivalente al 110% del PIB).

¿Guerra comercial UE-China?: La Comisión Europea ha anunciado que presentará en los próximos días una denuncia contra China ante laOrganización Mundial del Comercio (OMC) por los recargos arancelarios que impone a las importaciones de tubos de acero inoxidable procedentes de Europa, en palabras de Antonio Tajanim ,vicepresidente y responsable de Industria de la CE. El anuncio es el último de una larga serie de trabas arancelarias y reproches entre ambas potencias comerciales, pues desde que China entrase en la OMC, en 2001, se convirtió en un problema para Europa por su política encubierta de dumping y prácticas agresivas para estimular sus exportaciones, lo que amenaza con agravar la guerra comercial entre la UE y China a pesar de que las exportaciones de la UE a China ascendieron a 212.000 millones de dólares el año pasado y las importaciones a 334.000 millones, lo que les convierte en los mayores socios comerciales del mundo.

Primeros escarceos proteccionistas: Bruselas impuso recargos arancelarios a las importaciones de paneles solares procedentes del país asiático alegando que se venden en Europa por debajo del precio de coste (práctica conocida como ‘dumping’ ), pues la Comisión Europea asegura “que con esos previstos aranceles (que han rebajado del 47% al 11,8%) , se pretende salvar unos 25.000 puestos de trabajo en Europa en el sector de la energía solar”. Sin embargo, Alemania se opone a la imposición de este arancel, pues según el presidente de la BDI, Ulrich Grillo, en declaraciones al semanario “Focus”, “una guerra comercial entre la Unión Europea y China, derivada de la imposición de aranceles a los paneles solares chinos, amenaza un millón de puestos de trabajo en Alemania “.

El vino y el aceite como víctimas colaterales: Pekín ha criticado estas medidas y ha amenazado con sanciones comerciales al vino procedente de la UE, que afectarían especialmente a Francia, España e Italia, lo que en la práctica podría suponer la imposición de un recargo al vino europeo de hasta el 50% y restricciones a la venta de aceite de oliva. Así, según arndigital.com, el 70% de las importaciones chinas de vino proceden de la UE yy de acuerdo con los últimos datos del Observatorio Español del Mercado del Vino (OEMV), España sería el tercer proveedor mundial del vino envasado que llega a China, con un volumen de 8 millones de litros, lo que supone un aumento del 49,6% en comparación con el trimestre anterior.

Respecto a la Denominación Rioja, según José Luis Benítez, director general de Grupo Rioja, las ventas del 2012 ascendieron casi 2,5 millones de litros de vino a China creciendo a ritmo de dobles dígitos en los últimos años, por lo que a su juicio “ un impuesto o arancel que encarezca nuestro producto sería algo muy perjudicial, ya que perderíamos competitividad respecto a países como Chile o Argentina” y en relación con los vinos de Denominación Navarra, según navarrawine.com, las exportaciones habrían experimentado un aumento del 34 % en el primer trimestre del 2013, (destacando el mercado chino con un aumento del 284% que eleva a Navarra hasta el puesto 10º en el ranking de exportadores españoles de vinos), por lo que el impacto de las medidas chinas anti-dumping contra el vino europeo tendrían su correlación en Navarra en la pérdida de 2, 8 millones de Euros.

Finalmente, según el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) , España acapara el 59,9% de las ventas de aceite de oliva en el mercado chino y en el primer trimestre de 2013 las exportaciones de aceite español crecieron el 80% en tasa interanual, hasta los 35 millones de euros,( muy por encima de las ventas de Italia (8,2 millones de euros), que tiene una cuota de mercado inferior al 14 %). Caso de no llegarse a un acuerdo ante la OMC entre las dos parte, asistiríamos a una virulenta campaña contra los productos chinos en la “mass media” de los medios occidentales como justificación previa para la posterior Implementación por la UE de medidas proteccionistas (Fomento del Consumo de Productos nacionales). en forma de ayudas para evitar la deslocalización de empresas y subvenciones a la industria agro-alimentaria para la Instauración de la etiqueta BIO a todos sus productos manufacturados.

Además, la imposición por la UE de medidas fitosanitarias adicionales a los productos de países extranjeros, obligaría China a costosísimas inversiones para reducir sus niveles de contaminación y mejorar los parámetros de calidad, dibujándose un escenario mediato en el que se pasaría de los escarceos comerciales al proteccionismo económico, con la subsiguiente contracción del comercio mundial , posterior finiquito a la globalización económica e instauración de la Doctrina geopolítica del G-2, cuya autoría cabe atribuir a Henry Kissinger.

Así, en un artículo publicado por el New Tork Times, “ La ocasión para un nuevo orden mundial”, Kissinger considera ya a China una gran potencia (felow superpower), desaconseja el proteccionismo o tratar a China como enemigo (lo que llegaría a convertirla en verdadero enemigo) y pide que se eleven a un nuevo nivel las relaciones entre Estados Unidos y China, sobre la base del concepto de destino común y siguiendo el modelo de la relación trasatlántica tras la segunda guerra mundial, con lo que asistiríamos a la entronización de la Ruta Pacífica (América-Asia) como primer eje comercial mundial en detrimento de la Ruta atlántica (América- Europa).

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s