¿QUO VADIS, MERCOSUR?

Don Rafael Orlando Marcano Abreu.

Don Rafael Orlando Marcano Abreu.

Querida Ofelia:

Te envío este interesante análisis que escribió nuestro querido amigo Rafael O. Marcano y que me hizo llegar desde Caracas. Espero que lo hagas circular entre los amigos allá en nuestra San Cristóbal de La Habana, como sueles hacerlo.

“Caracas, Venezuela, 21 de julio de 2013.

Según Adam Smith (1723-1790), un país que comercia a escala internacional debe especializarse en producir los bienes en los que tiene ventaja absoluta, es decir, los que produce con menores costos. EI país exportaría parte de estos bienes para financiar las importaciones de otros bienes que los demás países producen con menores costos. Este aserto representa el punto de partida de la Escuela Clásica del pensamiento económico en materia de comercio internacional.

Luego, David Ricardo (1772-1823) aporta su teoría de las ventajas comparativas basada en la especialización internacional en función del menor costo de oportunidad, que en esencia, es una precisión de la idea de Adam Smith. En el siglo XX surgieron otros aportes tales como los de Hecksher, Ohlin y Samuelson (sólo para nombrar los más conocidos) que, partiendo de estas propuestas fundamentales, demostraron que la especialización internacional favorece a las sociedades de los países involucrados en el intercambio comercial.

Para aprovecharse de tales ventajas se idearon cinco esquemas de integración desde el más simple (Tratado de libre Comercio) hasta el más acabado (Unión Monetaria; ejemplo: Zona €), pasando por la Unión Aduanera, el Mercado Común y la Unión Económica. MERCOSUR es un ambicioso esquema de integración económica conformado por Argentina, Brasil, Uruguay y Venezuela como miembros de “Pleno Derecho”. Paraguay (país fundador) fue excluido en 2012 de manera ética y jurídicamente cuestionables en nuestra opinión.

El objetivo de MERCOSUR, como su nombre lo indica, es arribar a tercer nivel de integración (Mercado Común) que implica la Eliminación de aranceles entre miembros, la Adopción de una política comercial externa común, la negociación unitaria de acuerdos con terceros países o grupos y la eliminación de barreras al movimiento de factores de producción entre los miembros. Empero, la organización de marras está atascada desde hace tiempo en el escalón previo (Unión Aduanera). Acaba de producirse la “Cumbre” para que Venezuela asumiera la Presidencia Pro Tempore; hubo abundancia de discursos tercermundistas que culminaron con un acuerdo para aplicar retorsiones diplomáticas a los países europeos que prohibieron el vuelo del avión de Evo Morales por sus espacios aéreos.

Dato curioso es que en la comitiva venezolana estuvieron el Gobernador de Aragua, Tareck El Aissami y la Ministra de Defensa “Almiranta en Jefa” Carmen Meléndez, funcionarios que no tienen relación alguna (en el “deber ser”) en la formulación de políticas macroeconómicas de éste ni de ningún país. Sin embargo, debemos estar pendientes de la creación de las, ya anunciadas por el Sr. Maduro, “Zonas Económicas Militares” que nos hacen evocar las ineficientes empresas monopólicas soviéticas manejadas por militares y sus réplicas cubanas que no ameritan comentarios.

Así las cosas, ¿a dónde vas, MERCOSUR? Pues a ninguna parte, los gobiernos populistas de los países que lo forman no entienden (o no quieren entender) la ciencia económica; a sus dirigentes les es más fácil y conveniente refugiarse en sus dogmas marxistas, por lo que la asociación está destinada a seguir siendo solamente un instrumento del ejercicio de poder político sin relación alguna con la satisfacción de las necesidades de sus pueblos.

Esto parece coincidir con lo dicho por el laureado Economista peruano Hernando De Soto quien opina que en Latinoamérica hay un “neo mercantilismo” como consecuencia del intervencionismo excesivo de los gobiernos en la economía, del otorgamiento de privilegios (en lugar de derechos de propiedad claros) y del establecimiento de monopolios estatales, en lugar de favorecer la libre iniciativa; lo que hoy por hoy, en Venezuela parece apuntar a favor de la FANB. “¿Quo Vadis, Domine?” dijo el Apóstol Pedro a Jesús, quien le respondió: “Voy a ser crucificado en Roma por segunda vez porque mis propios discípulos me abandonan”. ¡Qué Dios nos ampare, Amén!” Rafael Orlando Marcano Abreu

Rafael Orlando Marcano Abreu. Nació en Caracas en 1944, hijo del Ingeniero Civil Pedro Marcano Aldrey y de Ofelia Abreu Pulido, maestra de escuela primaria, ambos venezolanos. Se graduó de Economista en la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas) en 1968 y de Abogado en 2001 en la misma universidad. Posgraduado en Administración de Empresas de la Universidad Central de Venezuela (1971) y en Comercio Marítimo Internacional, Mención Derecho, en la Universidad Marítima del Caribe (2007). En 2009 el “Ilustre Colegio de Abogados de Caracas” le otorgó una condecoración “En reconocimiento de las calificaciones personales y esfuerzos para contribuir al mejoramiento de las Instituciones Legales”. Actualmente es profesor de Macroeconomía y Teorías del Comercio Internacional a nivel de pregrado, en el Instituto Universitario de Nuevas Profesiones; y es Tutor y Asesor Metodológico de alumnos de posgrado, para la elaboración de Tesis de Grado, en la Universidad Marítima del Caribe.

Un gran abrazo desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s