La tercera guerra mundial ya está en marcha

Knot Violence: Escultura por el desarme, en la sede de la ONU, NY. Foto: Fernando Tatagiba

 

 

 

(Hay que insistir…)

Mario Héctor Rivera Ortiz

México DF, 20 de diciembre de 2013

Esta vez, los Estados agresores unificados bajo la bandera de la ONU: EEUU, Inglaterra, Francia, Alemania, Japón, Israel, Italia, España y los gobiernos que se alinean con ellos, han encendido unilateralmente, diversos focos de guerra en el mundo y se disponen a abrir otros nuevos en la República Democrática Popular de Corea del Norte, Ucrania e Irán, con vistas a lanzarse luego contra China, Cuba, Vietnam y Rusia.

Es decir, un juego de guerra similar al que iniciaron los imperialistas japoneses fascistizados en 1932, cuando sin declaración de guerra alguna se apoderaron de Manchuria y otras regiones de China, e Italia fascista hizo lo mismo con Abisinia en 1935 y a continuación Alemania con Austria y Checoslovaquia, etc.

No es pues, una exageración afirmar ahora que la nueva guerra mundial ya ha comenzado en Afganistán, Irak, Libia, Siria, Malí, República Centro Africana, Sudan, etc., Sólo falta una chispa para que los imperialistas ahogados por su crisis económico-social crónica e insoluble, lancen la primera piedra contra las víctimas en turno y entonces sí señores y señoras, sería insensato luchar por la paz. Los pueblos y los gobiernos agredidos, directa o indirectamente, sólo tendrían dos alternativas: o desaparecer o acaban definitivamente con el capitalismo, fuente de todas las desgracias actuales de la humanidad.

Lamentablemente, ahora tampoco existe ningún instrumento internacional que defienda la paz mundial y frene el apetito territorial y mercantil de las potencias agresoras. La ONU, como la Sociedad de Naciones de los años treinta, sólo ha sido y es, paño de lágrimas de las víctimas e instrumento efectivo de los agresores, pese a que la guerra ya involucra a millones de hombres, mujeres y niños de las regiones señaladas.

Los pueblos y gobiernos todavía no afectados por este conflicto deben estar alerta permanente frente a la amenaza imperialista y si es necesario enfrentarlos y destruirlos. No deben confiar en ninguna promesa ni apretón de manos que venga de ellos, pues valen lo que el beso de Judas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s