Desde Argentina: Lo perverso del juego siniestro

Durante la cumbre de la CELAC en La Habana, Cristina Fernández aprovecha la oportunidad para visitar a Fidel Castro y este firma fotos suyas para los amigos de ella. Imagen publicada en la cuenta de twitter de la presidenta argentina,

 

 

 

La enorme perversidad que se esconde tras la totalidad de las medidas anunciadas y desmentidas, día tras día, logran que el ciudadano sienta alivio cuando encuentra algún resquicio, hueco o rendija en las normativas del juego siniestro, macabro y totalmente perverso que nos obliga a jugar este gobierno turbulento e incapaz. Desde hace ya 25 meses el pueblo no puede hacer con su vida todo aquello que la Constitución Nacional le otorga como derecho, es más se le ha impuesto una serie de reglas de corte antidemocrático, estalinista y fascistoide que nos impide movernos dentro de los cánones del capitalismo que aquella norma superior adopta como forma económica.

 

Hemos llegado a la anomia de aceptar como válido que un gobierno desorientado, infantil e incapaz nos dicte medidas que afectan nuestra condición de ciudadanos libres. Hemos llegado a aceptar como válido que se nos impida jugar el libre juego de la oferta y la demanda en nuestras relaciones económicas entre ciudadanos y entre éstos y el propio Estado, porque el Gobierno Fernández de Kirchner impone reglas, normas y hasta leyes que contradicen abiertamente el espíritu de libertad, y del ejercicio del comercio que consagra los Artículos 14 y 14bis de la Suprema Ley de la Nación. La textura doctrinaria de la Suprema tenía desde 1853/60 un techo ideológico múltiple, con claros ingredientes “liberal-individualistas”, cristianos tradicionales que luego de la derogación de la Constitución de 1949 en 1957 mantiene (o incorpora) datos propios del “estado social de derecho” (Sagües Néstor P. “Elementos de derecho constitucional). Asimismo la reforma de 1994 ha adicionado derechos de “tercera generación” (posteriores al constitucionalismo liberal, y al social, como los referentes a la ecología y a los usuarios), y acentuó el tramo social de la misma. Como indicadores de este rumbo pueden mencionarse la inserción justicialista expresa del principio de “justicia social” –arts.75, inc. 19-, la repetida alusión a la tesis de igualdad real de oportunidades –arts. 37 y 75, incs. 19 y 23, que importan un tema muy preciado para el “estado social de derecho”, frente a la anterior postura liberal de “igualdad formal”“ante la ley”, sentada en el art. 16-.

Aquella “textura doctrinaria” amplia ciertas políticas evidentemente sociales y hoy no tenidas en cuenta o “mal tenidas en cuenta” por este régimen, como la promoción de empleos y formación de trabajadores –art. 75, inc. 19-, y otras que insinúan un protagonismo estatal en el control de monopolios “naturales y legales”, o de cuidar la no distorsión de los mercados –art. 42-;  de allí las cláusulas que en éste velan por los consumidores muestran, correlativamente, una actuación oficial, por lo demás legítima, que interviene y regula el comportamiento de la mencionada “oferta y demanda”. Idénticamente puede inferirse de las normas que fomentan la“productividad de la economía nacional” y el “desarrollo humano” –arts. 75, inc. 19 y 41-. Otra de las notas incumplidas, sino arrasadas por la administración cristinista de “democracia social”, son las formas de democracia semidirectas de actuación popular, a través de referendos o consultas -que advierten los arts. 39 y 40-. Ante las posiciones neoliberales y socialiberales impuestas y adoptadas alegremente en las dos últimas décadas que reclaman “el desmantelamiento del estado social” (“Del Estado de bienestar al Estado de malestar”, García Cotarelo, Ramón), nuestros constituyentes tomaron, al menos según la redacción de lo aprobado, una decisión opuesta: a saber “la de sostener, bien que adoptando previsiones –hoy totalmente contradichas por el disloque reinante- como la de defender el valor de la moneda”art. 75, inc. 19- y “encuadrar el presupuesto general de cálculos y recursos conforme al “programa general de Gobierno y al plan de inversiones públicas”” –art. 75, inc.8-. Toda la actuación del segundo mandato de Cristina Fernández contradice muy específicamente todos y cada uno de estos mandatos, si bien esto viene sucediendo ininterrumpidamente desde la misma “privatización de las empresas de servicios públicos de propiedad del Estado” –o sea de los ciudadanos y no del Gobierno de turno, como pretende realizarse tanto en el gobierno neoliberal de los 90 (del que la pareja Kirchner fueron principalísimos actores), como desde las administraciones socialiberales de la Alianza radical-frepasista, como del gobierno seudo progre de Néstor antes y de Cristina más tarde-; se termina por harto poner muy de manifiesto, e irreversiblemente en diciembre 2013 donde los autoacuartelamientos policiales, y su secuela de robos, saqueos y muerte, fue seguida de apagones y gigantescos y sostenidos cortes de energía eléctrica aún perdurantes en este enero de 2014.

Ante el continuo y perverso avasallamiento de los derechos constitucionales por parte de un gobierno que tiende permanentemente a seguir las “reglas de un juego perverso” y antidemocrático interesa apuntar que el Perfíl político de la Constitución reformada del 94 subraya específicamente su “naturaleza democrática”; en el texto liberal de 1853/60 no se incluía categóricamente el concepto de “democracia”, que luego de las reformas de 1957 y 1994 aparece muy expreso en los arts. 36 –donde se condenan los golpes de Estado, el enriquecimiento ilícito a costa del fisco, se anuncia la subsistencia de la vigencia de la Constitución pese a un eventual régimen de facto y se postula una ley de “Ética pública”-; el 38 –relativo a los partidos políticos-; el 75, incs. 19 –educación según valores democráticos- y 24 –sobre tratados internacionales que respetan el orden democrático-. Todo lo antedicho es sacrílegamente desoído por el actual gobierno pues incumple lo normado respecto del enriquecimiento a costa del fisco; no atiende el postulado de una Ley de ética pública, no cumple con el inciso 19 al no haber avanzado luego de 10 años de gobierno kirchnerista en igualar educativamente a las diferentes capas y estratos sociales, aunque haya incrementado exponencialmente el dinero  al servicio de la educación (“!gasto improductivo”, o “mal gasto de los dineros del Estado”), asimismo la totalitaria práctica de incluir conceptos partidarios en la educación –La Cámpora realizando proselitismo en escuelas primarias y secundarias- atentan específicamente con lo normado en el art. 75, inc. 19. Pareciere que el régimen estalinizado que conduce la Presidente Fernández de Kirchner tal como lo realiza la Constitución reformada, mantiene elementos “bastardos y ahistóricos” tales como“el requisito de poseer 2 mil pesos fuertes de renta para ser senador, presidente o juez de la Corte Suprema –arts. 55, 89 y 111-“, que pueden llegar a servirle a ella y a alguno de sus legisladores como escusa para ver incrementarse sus patrimonios en forma desorbitantes y semi delictual.

Es muy notorio como nuestros constituyentes –Cristina y Néstor lo fueron y ella tuvo actuaciones muy intensas-, pasaron por alto el derogar arbitrariedades y desconsideraciones populares tales como el indicar que el Gobierno federal“promueve la inmigración europea –art. 25-“; como tampoco es coherente que se“aliente” las manifestaciones de democracia “participativa” (iniciativa y sanción popular de normas, consultas –según los arts. 39 y 40-)y se siga diciendo que “el pueblo no delibera ni gobierna” sino por medio de sus “representantes –art. 22-“.Está totalmente de acuerdo con éstos incordios el hecho de que el pueblo haya terminado por descubrir en estos últimos días de la semana pasada, que “los hombres y mujeres sabios” del Gobierno Fernández de Kirchner, tomaron las decisiones para “felicidad del pueblo en su conjunto”, y sobre todo y de manera muy particular “para beneficio de los que menos tienen”. La gigantesca devaluación provocada exclusivamente –y contradiciendo muy particularmente a CFK, Axel Kicillof, Jorge M. Capitanich y Juan C. Fábrega cuando perversa y malintencionadamente pretendieron culpar a cualquiera (los Bancos, los especuladores exportadores e importadores o el pueblo en general que se lanzaba atropelladamente sobre los dólares blue), menos a quienes eran los únicos y verdaderos responsables: “el Gobierno Cristina Fernández y sus irresponsables e incapaces funcionarios”. En medio de una inflación que de la pasada “estanflación”de noviembre y diciembre pasó a convertirse a partir de enero 2014 en un proceso inflacionario espiralizado con una recesión económica producto de la “falta de confianza del pueblo” en las medidas adoptadas por el gobierno, achicando notoriamente el consumo interno, el staff gubernamental cristinista generó una“brutal devaluación de nuestro peso” –tanto que terminó por colarse en las agendas de líderes europeos y analistas económico financieros de todo el mundo por“generar preocupación”  por la “crisis financiera argentina” la que acompañada de movimientos devaluatorios de monedas tales como la turca, la sudafricana y la contracción de la producción en China.

Tras el tremendo “ajustazo” de Cristina, Axel y Juan Carlos, estos “sabios hombres y mujeres” anunciaron a los cuatro vientos y como si fuera la gran panacea universal que “se abría el cepo a la compra de divisas para atesoramiento” –léxico sumamente florido para encubrir lo que realmente era, que “se atenuaba el cepo”impuesto por Moreno y Cristina en noviembre de 2011 para la compra de dólares, que de eso en realidad se trataba-. Pero aquella pequeña rendija abierta por estos“sabios de la economía y las finanzas”, comenzó a sufrir idas y vueltas, confirmaciones y reconfirmaciones, dichos y contradichos todo en apenas cortísimas y extenuantes (por lo contradictorio y, finalmente, falaces noticias) en apenas 84 horas. El tiempo que transcurrió entre el anuncio del pasado viernes 24 realizado por Capitanich y Kicillof, y las confirmaciones del lunes 27 llevadas a cabo por Capitanich y Echegaray, terminaron por “minar absolutamente el regocijo” de una inmensidad de connacionales que creyeron encontrar en aquellos pomposos anuncios la puerta para “comprar los dólares (atesorar le dicen los funcionarios cristinistas) que les permitiera salvaguardar una parte siquiera de sus mínimos ahorros personales”. No sólo atentaron contra el artículo 14 y 14 bis de la Suprema, sino que además incumplieron con el 75 inc. 19 y el inc. 8, al volver a impedir que sean los integrantes del pueblo los que decidan en que moneda piensan “atesorar sus ahorros” para librarse en parte –una muy pequeña parte- de la brutal devaluación que viene llevándose a cabo desde el inicio mismo de 2013, donde la devaluación del peso superó constantemente el espiralizado proceso inflacionario argentino.  Al principio nos habíamos aliviado un poco y durante un pequeño rato porque pasamos de haber reducido el “recargo”-denominado “anticipo a las ganancias”– del 35% a aquel ya viejo 20%… ¡Fue un “rato apenas” la dicha, porque Kicillof se autodesmintió y también lo desmintió Echegaray!

¡Ahora sabemos que no será así, el recargo sigue siendo del 35% para las compras de turismo o de bienes a través de internet y con tarjeta de crédito! ¡Y sólo del 20% si es para “atesoramiento”! Aunque existe una buena nueva: “si usted es confiado por naturaleza, y si además lo es con los dichos de los funcionarios cristinistas” –allá usted y su infantil confianza y deja esos dólares -conseguidos con sudor, sangre y un tremendo esfuerzo, que es muy tremendo el lograr que la AFIP y su bendita página le otorguen la posibilidad de hacerse con algunos muy pocos billetes verdes-  en los bancos durante 365 larguísimos días, entonces y solo entonces usted se librará de pagar el recargo urdido por Cristina, Capitanich, Kicillof y Echegaray (con la complicidad de Fábregas, no nos olvidemos de él) de aquel 20% “a cuenta de ganancias”, aunque usted no lo tribute. El pueblo entero se pasó horas tratando de descifrar –“descular” en la jerga de la calle- cuantos eran los dólares que iban a poder comprar, o tanto o más importante ¿a cuánto lo iban a pagar? Para saltar de la alegría a la más rotunda y profunda frustración, porque como sabemos y bien nos han señalado Kicillof y Cristina “es un problema cultural, el que tiene el pueblo con el billete verde”, y de ese problema ellos cuales excelentes psiquiatras nos van a tratar; es verdaderamente perverso porque sentimos alivio cuando encontramos un hueco, un resquicio, una rendija en las reglas del juego siniestro que estos indeseables nos obligan a jugar desde hace exactamente una década y nueve meses con ¿20 días? Ir a comprar mucho de los productos producidos (no los ensamblados) en Argentina es como “viajar a la Rumania de los 80” del siglo XX.

¡Pero a no quejarse porque si lo hacemos, fomentamos el desempleo, somos antiargentinos y estamos al servicio de las corpo y de los intereses extranjeros e imperialistas! Es “perverso y siniestro” el juego que nos exige que juguemos el cristinismo porque ellos primer nos retan o nos prohíben algo y luego nos regalan una “supuesta caricia”, que por lo general es una mano de lija y gruesa. Pasamos de la “buena nueva” de un subsidio de $ 13 mil millones anuales para “sostener vagos”que no quieren estudiar (aceptando que conseguir un trabajo hoy, es más difícil que ganarse el grande de navidad), a seguir penando al tener que “continuar caminando” para encontrar precios más baratos y además nos retan si no escrachamos a los comerciantes (no los amigos como Alfredo Coto, por ejemplo).Además, si te quejas de la inflación te dicen que estas loco, porque ella no existe, o en realidad es apenas una “sensación del reacomodamiento de precios o de una tensión del movimiento de algunos” de esos precios. ¡Bueno, bah, o algo así de inentendible! ¿Usted lo entendió? Además, la Presidente te reta, y nos reta si queremos comprar dólares, diciendo que existen aquellos y que nunca hubo ni hay ahora restricciones o el llamado “cepo” a esas compras, o que tenés y tenemos “el cerebro lavado por los arietes de la especulación y de los poderes concentrados”.Pero te lo dice, ahora ya no por suerte por cadena nacional, sino por los más modestos tuiters que ella sabe disparar con certera puntería. Pero antes, o después, o a los pocos días y luego de desayunarte con una gigantesca y brutal devaluación avalada, generada y creada ex profeso por el Gobierno Cristina Fernández de Kirchner, “pero que nunca estuvo en los planes oficiales”, su vocero o un funcionario nos explica que “por órdenes precisas de la señora Presidente de la Nación…”, lo más conveniente es que todos, usted y yo, su madre, su hijo/a y su hermana/o, “sobre todo los que menos tienen” (y que ganan en blanco y de sueldo de bolsillo –luego de los descuentos de ANSeS, gremiales, obra social y“ganancias”– no menos de $ 7.200, podrán comprar siempre que la AFIP y Echegaray te lo permitan, unos muy pocos dólares.

En definitiva, amigo: te cuentan que no hay cepo, pero existe y es muy notorio el cepo a las divisas, y como según ellos no lo hay, no necesitan abrirlo; te dicen que estamos disfrutando de la “década ganada” y que no nos damos cuenta de ello por culpa de los periodistas, los analistas y las corpo mediática. Nos cuentan que no existe la devaluación de la moneda pero el dólar oficial –ese que nunca logras conseguir, salvo en las pizarras-, pasó de $ 4,95 a $ 8,01 en escasos 13 meses, nos cuentan que esa devaluación es la que quieren y pretenden los ricos y los enemigos del país, pero en apenas 60 días ellos la devaluaron un 33%, verdaderamente para beneficiar a los más pobres” Son esos mismos pobres que en 90 días perdieron como mínimo el 20% de su poder adquisitivo, ya muy escaso. Imaginamos ahora, luego de tantas buenas noticias que el Gobierno se siente cómodo con este juego del gato y el ratón, donde ellos siempre son el gato y nosotros solamente y siempre “el ratón”. Y que el lema de Cristina y sus muchachos es: “¡Persevera, jodé al pueblo y triunfarás!”

 

Buenos Aires, 28 de Enero de 2014.

Arq. José M. García Rozado

MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s