Desde Argentina: Urgencias, impericias e improvisación.

argenti

El cristikirchnerismo durante más de 10 años “batió el parche” con el desendeudamiento, la redistribución de la riqueza y las renacionalizaciones, como quien ha encontrado, al fin y como los únicos en 200 años, las fórmulas para liberarse –y liberarnos a los argentinos- de los condicionamientos que nos imponen los capitales foráneos, las finanzas usurarias y en definitiva los explotadores globales. Sin embargo, “la realidad que es la única verdad” nos dice al cabo de éstos 2 años del segundo mandato de Cristina Fernández que: solo hemos cambiado de acreedores (y para mal), la supuesta redistribución nos marca hoy a un 35% de pobres, un 11% de desamparados sociales y un aumento notorio de la desocupación especialmente juvenil. Kicillof realizó negociaciones internacionales infructuosas –Club de París y Fondos Buitres, o Repsol- llegando a aceptar tasas internacionales en dólares o euros del 16% anual.

En medio de un contexto económico difícil, con una crisis cambiaria y una inflación que golpea los bolsillos de los consumidores, la Presidenta Cristina Fernández Volverá a dar un discurso en público, hoy a las 19 en la Casa Rosada, con un discurso que haría alusión al inicio de discusiones paritarias. El último discurso que brindó la mandataria fue hace quince días tras cuarenta y tres sin mencionar palabra alguna. Fue justo un día antes del comienzo de la devaluación que dejó al dólar a $ 8, provocó un salto brusco en los precios y recalentó aún más la negociación salarial. En la Casa Rosada la única y gran expectativa es llegar a un acuerdo en la paritaria nacional docente para marzo y dejarlo como antecedente para el resto de las negociaciones, pero por el momento las expectativas no son auspiciosas. El año pasado esa discusión fue cerrada por decreto con un 18% de aumento y el conflicto en manos de los gobernadores, que luego debieron discutir con sus maestros. Ahora, Cristina estaría dispuesta a darle un cierre, si es necesario, con aumentos escalonados que la ayuden a estirar el tiempo. El 19 de febrero tendrán un gran encuentro en la sede de la CGT de la calle Azopardo donde podrían amenazar con medidas de fuerza. Fiel a su estilo, en el kirchnerismo subestiman a los gremios poderosos y afirman que están dispuestos al conflicto. No es el único problema que avizoran para marzo en el Gobierno: la presidenta ya bajó la orden de profundizar la guerra contra el campo y obligar a la oposición a tomar postura. Desde el gobierno nacional se pretende mostrar unidad con las provincias y es por esto que se ha decidido que era necesario visibilizar la participación de ellos en los actos oficiales y trabajar en conjunto. Es así que, el viernes pasado los ministros de economía y hacienda de diversas provincias se reunieron con Daniel Scioli para delinear las estrategias por las negociaciones salariales (con el visto bueno de Casa Rosada)-ver nota ya publicada-. Este pasado lunes 3, también se hicieron presentes diversos mandatarios provinciales en el acto de ANSES, referido al Plan Procrear.

En un escueto acto en la sede del Banco Hipotecario en Capital Federal, hoy por la mañana el titular de la ANSES, Diego Bossio junto al Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich y el Ministro de Economía anunció novedades con respecto al programa PROCREAR, y siguiendo el estilo kirchnerista, responsabilizó a diversas cadenas por “especulación”. De esta manera, Diego Bossio cargó contra cadenas Easy, Sodimac e Hipertehuelche por haber aumentado precios de materiales de construcción. El funcionario nacional expresó “Hemos advertido en los últimos días especulaciones, abusos y desmesuras que ponen en riesgo el sueño de muchas familias. Hicimos un pequeño relevamiento en corralones y grandes cadenas de comercialización y advertimos mucha dispersión de precios. En ladrillos, arena fina. No tiene ningún tipo de racionalidad ni ningún tipo de argumento”. Al mismo tiempo, dio como ejemplo el caso de Eduardo Costa, diputado nacional (UCR-Santa Cruz) y esposo de la referente de la Coalición Cívica, que denunció en diversas oportunidades a Lázaro Báez, Mariana Zuvic, utilizando un sistema político solamente asentado en “la denuncia” tal el empleado desde hace años –con suerte dispar- por la diputada nacional UNEN, Elisa Carrió, Bossio expresó “Tiene la concentración de los corralones de la zona. Fue el caso más exacerbado”, dijo sobre el dueño de Hipertehuelche. “Entendemos que hay irracionalidad y especulación. Nos preocupa que frustren el sueño de muchas familias. Por eso vamos a firmar un acuerdo de precios de referencia de 16 productos primero y después con 31, que son el universo de productos que van a utilizar las 60 mil familias del plan Procrear para que no haya dispersión de precios”, anunció Bossio.

El Gobierno nacional anuncia un nuevo –y muy posiblemente desacatado e improvisado-acuerdo de precios con corralones zonales para venta de materiales de construcción a beneficiarios de PROCREAR. De esta manera, el acuerdo de precios de materiales de construcción para beneficiarios de PROCREAR incluirá 16 productos en primera etapa, y posteriormente serán 31. Por su parte, nuestro gracioso y enojado Jefe de Gabinete, Jorge Capitanich expresó “El Estado invierte mucho en obra pública y en inversión pública. Pero el Estado tiene poder de intervención para lo que se conoce como insumos de uso difundidos para que las grandes empresas garanticen el suministro de los materiales a un precio razonable”. En un informe presentado por la revista especializada Reporte Inmobiliario, construir una vivienda mínima sobre un lote propio de 51 metros cuadrados aumentó un 25,57%, alcanzando un costo por metro cuadrado de $ 6.200. El cómputo de costos “responde a uno de los esquemas para viviendas publicados por el Banco Hipotecario dentro del plan de los nuevos créditos Pro.cre.ar”, ubicado “en una localización suburbana del GBA, provista de infraestructura de gas natural, agua corriente, cloacas y electricidad”, señaló el documento. El cálculo del informe de “Reporte Inmobiliario” se realiza tomando como base al módulo inicial, que consta de un estar comedor, cocina, baño y dormitorio y la alternativa de una primera ampliación sumando otro dormitorio, un baño adicional y una segunda ampliación en la que se completaría la vivienda consistente en un tercer dormitorio. De esta manera expresa “Los costos de mano de obra de las instalaciones contemplan además del servicio por la realización de los trabajos, las gestiones y firmas habilitadas para la provisión de medidores y aprobación de las instalaciones por los organismos pertinentes”, indica el informe que comprende los precios hasta enero pasado. ¿Esta vez lograrán que se respete y existan los productos acordados?

A este mismo acto fueron convocados gobernadores, intendentes y todos los ministros del Gabinete, por lo que se espera que la mandataria aproveche ese marco para realizar un anuncio. Como es habitual, la convocatoria fue realizada en medio de un fuerte hermetismo para no dejar trascender el tema para que la jefa de Estado pueda explotar el efecto sorpresa de la medida. Los pocos diputados que ayer circulaban por el Congreso reconocieron que el mensaje recibido fue: “¡Vamos a dar batalla!”, según consigna el diario “Ámbito Financiero”. El último acto oficial de la mandataria fue el pasado 22 de enero, cuando presentó el plan Progresar, un beneficio de $600 para los jóvenes “Ni-Ni”, personas de entre 18 y 24 años que no trabajan ni estudian. La de hoy será además su primera actividad desde que el martes pasado se sometió a una serie de estudios en el Hospital Austral, en los que le encontraron una inflamación en la zona de la cadera por la cual deberá realizar trabajos de kinesiología, y asimismo la primera aparición tras la “megadevaluación” de la semana que pasó. La oficina de ceremonial de Presidencia comenzó este lunes a cursar las invitaciones que incluyen además a legisladores, representantes de organizaciones de Derechos Humanos y dirigentes sindicales. El lunes pasado 3 de febrero, Cristina Fernández recibió por la mañana en Olivos al secretario de Seguridad, Sergio Berni, y al de la Presidencia, Oscar Parrilli. Por la tarde, la jefa de Estado se trasladó a Casa de Gobierno donde retomó las reuniones con funcionarios y se retiró del lugar alrededor de las 19,30. “La Presidenta va retomando más ritmo de actividad y eso va a disminuir las peleas”, sintetizó una fuente oficial. “El plan es que se intensifique paulatinamente su nivel de actividad y después del 1° de marzo volverá a estar a pleno con todas las actividades”, explicó un funcionario cercano a la Jefatura de Gabinete. La aspiración es llegar a marzo con un escenario más ordenado en materia financiera, donde el dólar oficial se estabilice en $ 8, se liquiden divisas y se recuperen reservas. “Eso va a contribuir a la actividad plena de Cristina”, indicaron en el equipo presidencial.

En Balcarce 50 remarcan que la mandataria está “muy bien de salud”, pero que “por prescripción médica” (?) no se expuso públicamente de manera reiterada. “Eso también permitió que no se desgaste en un escenario de coyuntura compleja, que no es de crisis –¿me gustaría me expliquen y le expliquen al pueblo que es si no es una crisis, lo que estamos pasando?-, sino de tensión cambiaria. Pero todas las decisiones pasan por ella”, indicó un integrante del gabinete. Al escenario financiero, que el equipo económico espera contener con acuerdos de precios –algo totalmente comprobado que es imposible de realizar- para que la inflación no se dispare más de lo que ya se viene disparando con un enero de un 4,8% o 6 % según la consultora, lo atraviesa la “realidad política del Gobierno”. Capitanich volvió a cobrar protagonismo y eso trajo alivio a varios funcionarios. En los pasillos de la Casa de Gobierno admiten el poco diálogo que el ministro coordinador mantiene con Carlos Zannini -secretario Legal y Técnico- y hombre de plena confianza de la Presidenta. Kicillof, que creció en su rol, divide opiniones en el Gabinete. “Capitanich tiene que seguir a la cabeza, tiene mejor llegada que Axel (Kicillof) con gobernadores y con la gente”, evaluó un alto funcionario. Las aspiraciones presidenciales suman para que crezcan las internas. Florencio Randazzo, ministro de Transporte, reiteró que si logra sacar adelante el sistema ferroviario, puede candidatearse “a lo que sea” –si oyó bien, no a algo en particular, sino “a lo que sea”, increíble ¿no?-. En su viaje a Cuba, Cristina Fernández llevó a Sergio Uribarri, gobernador entrerriano, otro aspirante al 2015, y en las fotos de la gira, sumó a Julián Domínguez -presidente de la Cámara de Diputados-, anotado también en la lista mayor. “Es muy pronto para hablar de candidatos, pero no van a dejarle tan sencillo el camino a (Daniel) Scioli y comenzaron a abrir el juego, cuanto más opciones, mejor”, indicó según el diario “Clarín” un kirchnerista muy cercano a la Presidente.

El periodista de LT 8 de Santa Fe, Raúl “Bigote” Acosta, entrevistó al economista Luciano Laspina y al titular de Poliarquía, Eduardo Fidanza. Sobre el primero (Licenciado en Economía de la Universidad Nacional de Rosario y Master en Economía de la Universidad del CEMA, ortodoxa si lo hay) se refirió a la política económica y la devaluación. En lo saliente, propuso que “lo primero que necesitas para bajar la inflación es que haya un compromiso con bajar la inflación desde la cúspide máxima del poder político. Y eso hoy, aparentemente, no está”. Consideró que las primeras medidas de Axel Kicillof han sido insuficientes y que “vamos a tener por delante algunos sacudones más”. Y hacia adelante, estimó: “va a tener que buscar otro equilibrio, quizás con tasas de interés más altas, y un dólar un poco más alto, y eso, como vos sabés, implica un poquito más de inflación y un poco menos de actividad partiendo de niveles ya pobres, en materia de actividad la economía está estancada y la inflación está muy alta”. En tanto, Fidanza pidió a “alguien de prestigio” que conduzca la economía y brinde la confianza que los nuevos funcionarios elegidos por Cristina no están transmitiendo.

Primero, trascribo por ser de interés la entrevista de “Bigote” Acosta con Laspina, un economista con el que se puede disentir, como es mi caso en muchas de sus consideraciones a futuro, pero que tiene hoy una muy clara visión de lo que está sucediendo con nuestra economía: “Una sola pregunta, ¿es mentira o es verdad la inflación? ¿Cómo podemos salir? ¿Qué podemos hacer? La inflación está hoy a una velocidad no menor al 30% y en ascenso. ¿30% anual? Sí, 30% interanual, es lo que da enero. No hay modo de vivir con una inflación así. Me corrijo, modo hay, pero no es el mejor. La mala noticia es que, en los últimos meses, si anualizás la inflación que tuviste en noviembre, diciembre y enero está más cerca del 40 o 50% anualizado. Lo cual no quiere decir que todo el año se repitan estos índices descomunales de inflación que hemos tenido en diciembre y que se esperan para enero y febrero. Pensá que para enero ya se está hablando de una inflación cercana al 5% y febrero se estima alrededor del 3 o 4%, lo cual te da para el primer trimestre del año una inflación que no va a estar por debajo del 10% o más; anualizado es arriba del 40. Esto es un poco la velocidad crucero que ha tenido la inflación en los últimos meses, en particular a partir de la devaluación brusca que ha tenido el peso durante enero. En este marco, parar la inflación requiere un esfuerzo muy grande. Un plan, como se dice siempre. Un plan integral está de moda decir. ¿Qué significa esto? Ordenar las cuentas fiscales, dejar de emitir moneda…Eso que estás planteando, que sería la sobriedad, el racionalismo, los pies en la tierra, ¿es posible? Yo creo que lo primero que necesitas para bajar la inflación es que haya un compromiso con bajar la inflación desde la cúspide máxima del poder político. Y eso hoy, aparentemente, no está. O sea, hay cuenta negación del problema. Ya creo que ni siquiera es negación, ya creo que es un desgobierno respecto a lo que está pasando con la situación económica, con el gobierno corriendo a los problemas desde atrás, con medidas poco estudiadas. Ayer lo decía Roy Cortina, hace un par de años lo decía Hermes Binner, la semana pasada lo decía Mario Negri, si hablas con gente de Massa dicen algo parecido. ¿Qué es lo que dicen? Sentarse a una mesa donde estén todos, consejo económico y social, o acuerdo social. ¿Es posible algo de eso? Yo creo que sí. Si hay voluntad política el resto de los actores se van a alinear.”

“El sindicalismo ha sido bastante complaciente en los últimos años respecto a muchas medidas que ha tomado el gobierno. Yo creo que hay ánimo de discutir, pero me parece que el gobierno tiene que integrarse y ser un poquito más humilde y sentar a todos los actores en la mesa. Y hacer su parte, poner su parte, porque es fácil pedir a los sindicalistas que el pedido del aumento salarial no supere el 25% pero el gobierno tiene que hacer lo suyo en materia de ordenar los gastos fiscales y dejar de emitir moneda a lo pavo. ¿Por qué en el fondo qué es lo que está pasando? El gobierno tiene un gran déficit fiscal, que supera largamente los cien mil millones de pesos, y que eso se lo financia básicamente emitiendo moneda; y en ese descontrol de emisión de moneda se escapa el dólar y la inflación tiende a acelerarse. ¿Sos optimista en cuanto a los dos años que quedan hasta diciembre del 2015? Yo creo que hay que ser muy prudente, no alentar expectativas descabelladas ni de pánico en la población. Me parece que el gobierno está corriendo atrás de los acontecimientos y eso garantiza que va a haber un par de ramos más por delante en materia de sacudones, por decirlo de una manera. Pero que eso no va a ser nada desestabilizador, por lo menos desde el punto de vista crítico, me parece a mí. Yo creo que vamos a tener por delante algunos sacudones más, en la medida en que el gobierno pueda estabilizar un poco la situación. Hoy está intentando con este plan de poner el dólar a 8 y la tasa de interés al 25% y hasta el momento viene perdiendo reservas; lo cual quizás anticipa que va a tener que buscar otro equilibrio, quizás con tasas de interés más altas, y un dólar un poco más alto, y eso, como vos sabés, implica un poquito más de inflación y un poco menos de actividad partiendo de niveles ya pobres, en materia de actividad la economía está estancada y la inflación está muy alta.”

La entrevista de “Bigote” Acosta con Eduardo Fidanza, con quien tengo varias disidencias y pensamientos hasta opuestos, la transcribo porque creo que también es de importancia en medio de esta crisis autogenerada por el cristinismo: “Soy lector de notas suyas en La Nación. Una de las cosas que usted dice es que el sector progresista está en el 80% de la población, si esto fuese así sería fácil solucionar el tema; y otra es la del Estado de Bienestar y nuestro yerros cíclicos. Es verdad, yo he enfocado esto en las distintas notas de las últimas columnas. Yo lo que quiero decir, en primer lugar, es que efectivamente me parece –y esto está sacado de datos electorales y encuestas- que si vemos los programas de los principales partidos políticos, a los cuales adhiere efectivamente el 80% de la población, vamos a encontrar una cantidad de cuestiones básicas pero que hay un acuerdo sobre el papel del Estado en la economía, una acuerdo sobre la ampliación del derecho, hay un acuerdo sobre respeto a la democracia, hay otras cuestiones que yo digo ‘instrumentales’, que aunque sean importantes no son básicas; y que a mí me parece entonces que hay una paradoja en la discusión política argentina que a veces toma la forma de una guerra, cuando uno se pregunta si hubiera razones de fondo entonces se justificarían, me parece que no las hay y que es un modo de la cultura política argentina de enfrentamiento. Que por cierto yo creo que este gobierno lo ha alentado. Cuando uno ve algunos de los debates más fuertes y los exponentes más cerrados de este debate lo que encuentra del lado del gobierno es una conspiración que estamos sufriendo, todo es atribuible a eso; por otro lado uno lee también muchas opiniones donde no se admite nada del gobierno en estos años, donde todo los problemas que tenemos se deberían al gobierno. Ahí está el título de su última nota: El debate político entre la conspiración y el apocalipsis. Fíjese usted que si uno además de grandes números ve las historias personales, trayectorias, hay que decir una cosa que es verdad.”

“Bajo este gobierno, después de una crisis profunda, se recuperaron millones de puestos de trabajo. Cada puesto de trabajo recuperado es una historia de vida que observar. Por cierto, ahora se van a perder muchas de las cosas que se lograron, pero no se puede atribuir solamente al gobierno todo los defectos. Porque todos los defectos argentinos son una acumulación y cristalización de tendencias históricas. Por cierto el gobierno tiene mucha responsabilidad porque es el que tendría que encargarse de coordinar las expectativas y de coordinar los distintos intereses, y yo creo que en eso el gobierno está fracasando pero tampoco alcanza para que se le pongan todos los adjetivos negativos. Y otra reflexión es que, como estamos atravesando momentos difíciles, sin renunciar a que cada uno sostenga su posición y haya un debate, también hay que pensar con responsabilidad los problemas de ingobernabilidad que ha tenido La Argentina. De modo que no hay que precipitar los acontecimientos, porque a veces los deseos se convierten en profecías y son deseos de desorganización, de una finalización abrupta de procesos políticos. La verdad que creo que es indeseable. Hay una especie de entendimiento social, desde el 43-45,45-46, y la aceptación del voto por parte de Perón. Pero hay una matriz piramidal, un líder y una matriz piramidal para la República Argentina, pero esa matriz piramidal no sé si conspira definitivamente contra un debate, un consenso. ¿En esa matriz piramidal no será que está exacerbada la señora Cristina y no hay salida desde allí? Yo una vez escribí que hay sistema considerados hiperpresidencialistas, como el argentino. Acá me parece que además del hiperpresidencialismo estamos en lo que yo llamé hipersubjetivismo. La señora de Kirchner, con todo respeto, pareciera hacer pasar la realidad argentina por sus impresiones, por sus sentimientos, por su visión, y me parece que está en un círculo extremadamente estrecho. Yo sé que los gobiernos, sobre todo en dificultades, los presidentes se recuestan en los más íntimos. Pero me parece que en este caso es excesivo. Y lo segundo que marcaría, me parece también importante, lo gobiernos tienen que tener en cuenta, además de sus ideales, de sus propuestas y programas, los contextos. Argentina está dentro de una región y dentro de un sistema que es lo que llamaríamos la democracia en el sistema político, el capitalismo en el sistema económico.”

“Por supuesto que el capitalismo puede merecer muchas críticas y al democracia también, y están sujetos a formas. Ahora, el punto es que hay que actuar dentro del tablero y el juego en que uno está. Entonces yo debo considerarlo. Yo cuando escucho al Ministro Kicillof creo que él cree, y a lo mejor lo cree de una manera sincera, que la solución de los problemas argentinos pasa por convertir a Argentina en un socialismo de Estado, bajo el supuesto de que todo lo que estaticemos funcionará mejor porque lo que está privatizado sirve a intereses particulares. Es una idea para debatir. Ahora, es muy difícil convertir a un país de las características de Argentina en un socialismo de Estado. Yo creo que lo indicado es el camino de la reforma, porque los grandes partidos populares tienen la mejora de las grandes mayorías, que son sus votantes, aspiran a la redistribución del ingreso; estamos todos de acuerdo, el problema es cómo se hace y cuáles son los límites. Porque además del sistema existe una estructura de poder que hay que tomarla en cuenta, que se puede modificar, que yo creo que son modificaciones que ocurren en el tiempo con la acumulación de políticas, con las famosas llamadas políticas de Estado, y con una actitud de responsabilidad, de estudio, de profundización, no por fracciones. En el término de un mes el Ministro Kicillof ha ido a negociar con el Club de París con resultados relativamente negativos. Ahora se está hablando de la posibilidad de estatizar el comercio de granos. Alguna de las dos ideas no es correcta. En el 50 el gobierno tenía un manejo del grano, la exportación de granos, que es un poco lo que está pidiendo Kicillof. 60 años después, no es lo mismo ya. Pero este es el punto. El punto es si uno vive en el presente o vive en el pasado. Hay determinados símbolos del pasado que pueden ser inspiradores, pero para que uno actualice el presente.”

“Es toda una discusión que está pendiente. Creo que el kirchnerismo y el kicillismo están muy aferrados a símbolos, y lo que está pasando es que están teniendo una actualización a la realidad, un descubrimiento a la realidad, desordenado. Yo le acepto a usted. Pero no podemos plantear crudamente que el gobierno está encontrando, chocándose la realidad. Socorro. Una cosa más le agrego. Después de la crisis del 2001, 2002, y con el advenimiento de la soja y el cambio del papel de países como Argentina en el comercio internacional, yo creo que el kirchnerismo la verdad que doblegó muchas ideas de la ortodoxia económica. Eso es cierto. Ahora, todo tiene un límite, porque no es que la ortodoxia económica equivalga al neoliberalismo, hay muchas cuestiones que son técnicas, que dependen de consensos que ya están asumidos internacionalmente. Entonces, si usted considera que mantener baja la inflación es una idea del neoliberalismo, usted debería preguntarse si de los 195 países que están registrados en las Naciones Unidas 190 son neoliberales. Yo hablo con usted y con gente como usted, que trata de racionalizar las pifias, acomodar la realidad para que el mañana sea un poquito mejor, y lo que extraigo es una desesperanza, porque lo que usted dice es tan fácil de entender. Los que conducen esto tendrían que tenerlo tomado ya a esto. La pregunta también es cuántas crisis tendrá que atravesar La Argentina… Yo igual le voy a dejar un mensaje. Yo veo que hay dos cosas que el gobierno todavía tiene alcance para hacer: tiene que superar una crisis muy importante de desconfianza que se ha generado, y yo creo sinceramente que por más esfuerzos que algunos ministros estén haciendo no son personas que, en ausencia además de un protagonismo presidencial, estén en condiciones de sacar esto adelante. Entonces yo creo que el gobierno también tiene que pensar, si puede, en un programa económico, en alguien de prestigio que pueda encabezarlo, y abrir un poco la perspectiva y eventualmente convocar a las fuerzas políticas para ver si Argentina puede salir de estas dificultades, que son complejas, de una manera menos virulenta de lo que algunos pronostican. No les neguemos a los gobiernos un poco de lucidez en un momento así. Si no ocurre vamos a volver a repetir cuestiones…”

“Yo el otro día decía una metáfora que hoy un bisabuelo de 90 años puede hablar con su nieto de 8 de la inflación y se van a entender perfectamente. Esa memoria inflacionaria también nos está matando. Exacto. Yo creo que muchos también podríamos hablar de crisis que ya pasamos, y que no deseamos que vuelvan a ocurrir. ¿Poliarquía tiene algún esquema, algún número que indique quién, más allá de la señora Cristina, ocupa el centro de la escena? El esquema es así: Cristina tiene todavía tiene un bagaje de imagen que uno puede considerar razonable para los años que lleva gobernando. Ahora, dentro de lo que podríamos llamar el peronismo, aún dividido, están Scioli y Massa como figuras que se están rescatando; y después, por fuera de eso, tanto Binner como Macri, y siempre hay gente del radicalismo, como Sanz y Cobos. Forman parte de un lote de políticos que tienen aptitud para disputar la presidencia del 2015. Podemos imaginar un encuentro o un intento de un diálogo político. Habrá que ver. Es cierto que hay una crisis de liderazgo en la oposición y que esto ha favorecido el dominio político del kirchnerismo. Pero de cualquier manera hay una certidumbre administrativa, que es que en 2015 Cristina termina su período. Y ahí se tiene que abrir y Argentina tiene que encontrar un nuevo presidente o presidenta. Este es el punto en que estamos, estamos en una transición política que si ocurre con un nivel de conflictividad muy alto va a complicar las cosas, y si se logra que ese nivel de conflictividad, que hoy está motorizado por la economía, sea menor las cosas van a andar mejor. Es un poco de sentido común lo que digo, pero no me parece que sea el momento de agravar con palabras la situación que ya es suficientemente difícil. Yo creo que todavía cabe la posibilidad de llamar al gobierno a que tenga una actitud más abierta, tanto en lo político como en lo económico.”

Como corolario a todo lo aquí expresado por estos dos economistas nacionales, cuyas formaciones son casi opuestas, podemos tener –y las tenemos- serias y profundas disidencias, pero lo que tenemos en común es que vislumbramos todos un mismo “final de ciclo”, sumamente traumático y con muchísimas chances de terminar en un nunca deseado “estallido social de consecuencias impredecibles”. A la soberbia, se le suman las urgencias económico financieras y una impericia e improvisación sumamente notoria y muy peligrosa. El jefe de Gabinete, Jorge Milton Capitanich, aseguró este martes (04/02) que el Gobierno comenzó “un proceso de investigación muy exhaustivo” sobre empresas mineras, cerealeras, petroleras y alimenticias que no acreditaron el ingreso de divisas por exportaciones, por casi US$7 mil millones. Según el funcionario, el Banco Central determinó que hay US$ 6.824 millones no acreditados por parte de empresas vinculadas al comercio exterior. “Se trata de compañías mineras, cerealeras, alimenticias, automotrices y petroleras, que según los registros del Banco Central exportaron y no acreditan el ingreso de divisas correspondiente”, puntualizó Capitanich, quien también aclaró que “hay importadores que transfirieron dólares al exterior y no registran el ingreso de bienes”. En conferencia de prensa, el jefe de Gabinete admitió que el monto involucrado “no es menor” y “preocupa” al Gobierno. Claramente esta investigación está relacionada con la desesperada búsqueda de dólares por parte de la Casa Rosada, cuando las reservas del Banco Central se acercan al nivel de las de 2001. Recordemos que las reservas del BCRA ya están apenas 22% por arriba de las de 2001, según advierte el Instituto para el Desarrollo Económico y Social. Y Massot & Monteverde ya advirtió que no habrá recuperación de reservas en marzo/abril. Por otra parte, Capitanich culpó hoy a “comerciantes e industriales inescrupulosos” por “remarcar precios sin sentido”. “Necesitamos combatir la especulación de aquellos industriales, proveedores y comerciantes que se abusan de la gente. Y le pedimos a la gente que nos acompañe en la dura tarea de evitar el abuso”, enfatizó el funcionario. En conferencia de prensa, el muy mal comunicador gubernamental Jorge Capitanich sostuvo que “es bueno que los argentinos sepan la verdad” sobre la formación de precios.

¿Creerá el compañero Capitanich, o la señora Fernández de Kirchner, o Kicillof que los argentinos no conocemos “quienes son los verdaderos formadores de precios”, además del Gobierno cristinista y sus funcionarios?

Buenos Aires, 04 de Febrero de 2014.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s