Argentina: Este Gobierno “banaliza” todos los temas

25 de junio de 2009, Cierre de Campaña en el Mercado Central de Buenos Aires – La Matanza


Desde que Néstor se subiere al tema de “los derechos humanos” como un vehículo para presentarse como “progre y nac&pop”, allá por el 2004, el cristikirchnerismo, o para ser más certeros el kirchnercristinismo, ha venido banalizando y cooptando, billetera mediante a las Madres de Hebe y las Abuelas de Estela. Cuando nunca les preocupó el tema, como tampoco nunca se opusieron o criticaron hasta después de la crisis de 2001 “las privatizaciones del menemato”, del que fueron artífices y parte sumamente importante durante la década de 1991 al 2001 inclusive, ya que en marzo de 2002 Néstor como Gobernador no quiso “arriesgar el pescuezo” asumiendo la Jefatura de Gabinete de Ministros que en medio del caos le pedía ayuda Eduardo Duhalde.
El kirchnerismo primero, y como única opción para consolidarse políticamente, pues no debemos olvidar que llegaron a la Presidencia por dos únicos motivos: primero y principal porque el ex Presidente Duhalde los eligió “por descarte” (Reutemann se negó y De la Sota no “despegaba”) y segundo porque con el 15% aportado por el peronismo bonaerense (duhaldista por entonces) obtuvo el segundo (2º) lugar en las elecciones de 2003 con un escaso y pálido 22%, y que no hubo segunda vuelta con Menem (25%) porque éste se negó a competir; se abrazó a la “cuestión de los derechos humanos y el impulso a los juicios a los militares” que impulsaban con más odio que deseo de justicia Madres, Abuelas e H.I.J.O.S.
En esta construcción de poder, Néstor olvidó y ocultó los estrechos lazos que lo unían al accionar de las fuerzas militares en su Santa Cruz natal, de la que existen comprometedoras fotografías e informes de inteligencia de la época. Siendo aquella época justamente la que le permitió engrosar cuantiosamente su patrimonio personal, obtenido de rematarles las casas y departamentos a los deudores de la Circular 1050 de la dictadura de Alfredo Martínez de Hoz, y que contaba con la colaboración de Domingo Felipe Cavallo, que fuera el triste ministro de Menem, De la Rúa y muy especial “asesor económico” del matrimonio Kirchner, hasta bien entrado el período presidencial de Néstor. Si se quiere es ésta “la primer “banalización” del régimen kirchnerista”.
La banalización del tema de los DD HH y la pantomima de “obligar a un Jefe de Estado Mayor General del Ejercito” (Bendini) a “descolgar el cuadro del ex Director del Colegio Militar de la Nación” (Jorge R. Videla) fue junto a las “expropiaciones de hecho” –y no de derecho- del predio de la ESMA, del asiento del 2º Cuerpo de Ejército en Rosario, del galpón policial de Automotores Orletti y tantas otras “tan vergonzantes como infantiles” actos llevados a cabo para congraciarse con l sector más duro de las Madres de Plaza de Mayo, esas mismas autoras de delitos de desfalco, robo de caudales públicos, malversación de fondos destinados a casas para los sectores más desprotegidos en que incurriera la Fundación Sueños Compartidos, cuya presidente era Hebe de Bonaffini, que además de ocultar éstos y tantos otros delitos como la misma quiebra fraudulenta de la Fundación Madres de Plaza de Mayo y su Universidad, cuyas deudas deberemos afrontar todos y cada uno de los habitantes de este nuestro país porque así lo dispuso Cristina Fernández como “pago y retribución” a los aprietes a la Corte Suprema y el continuo aplauso a “la Reina” en todos los actos públicos a los que rigurosamente aquella asiste.
Luego y ya en el período cristikirchnerista, y con Néstor vivo pero como Primer Hombre (consorte) de ella, vino la banalización de la cuestión del “desendeudamiento y rompimiento con el FMI” una verdadera burrada que hoy le cuestan ingentes esfuerzos a Cristina Fernández y a Kicillof, pasando a pagar de contado una deuda de US$ 10 mil millones a tasa preferencial del 4% anual mediante un “préstamo del Banco Central” al Tesoro con un interés del 9% anual. ¡Lo que se dice una gigantesca “burrada” económico financiera! Que como siempre pagaremos todos los ciudadanos argentinos y extranjeros que trabajan en este nuestro país, mediante los impuestos cuya carga es la mayor de la historia nacional y una de las mayores del mundo capitalista. También por esta época, vivimos la “renacionalización de las AFJP” –un verdadero sistema de depredación de los aportes jubilatorios por parte de las Administradoras de dichos fondos-, pero que se usaron para cualquier cosa menos para pagarles las deudas y las jubilaciones dignas del 82% móvil a los abuelos y jubilados de nuestra sociedad. “¡Esta fue otra verdadera banalización de la esperanza de un pueblo!”
Esta “banalización de los derechos de nuestros ancianos”, se llevó a cabo con la complicidad –por omisión y por dictar fallos unipersonales contra el ANSeS (cuando debió hacerse extensivos a todos los que se encuadrasen en ese fallo)- de los Jueces de la Corte Suprema de la Nación, la misma que permitió la “banalización del Consejo de la Magistratura” con la reforma de CFK que achicaba aquella de 21 miembros a 13, lo que le dejaba una amplia mayoría al cristikirchnerismo. Como vemos, es costumbre del kirchnerismo y del cristinismo subsumir toda organización, organismo e incluso “fallos judiciales adversos” a su real arbitrio, aunque éste sea conculcar los derechos y garantías de los ciudadanos, su igualdad ante la ley, la división de poderes que contempla como elemento fundamental la Constitución Nacional, como también lo es el “sentido destituyente del cristikirchnerismo de cualquier poder del Estado que se le oponga”. Llámense fiscales, jueces, auditores, procuradores o cualquier otro que no se doblegue a sus exigencias. “¡Estas han sido cabales expresiones de banalización de la Justicia y del ANSeS!”
Siguió a esta etapa, la de la descapitalización total de la YPF en manos de los españoles de Repsol, al permitir distribuir el 120% de los beneficios anuales empresarios entre los accionistas, llevada a cabo con la “expresa y total connivencia” de Repsol por la parte empresaria y por Néstor y Cristina por la parte del Gobierno nacional, junto a Julio De Vido y Cámeron, con la mentira escondida tras el “relato epopéyico” de la “argentinización” del 25% del paquete de YPF en manos de los –socios, amigos, testaferros- empresarios dueños del Banco de Santa Cruz, hablamos de la Familia Ezkenazi, la misma que argentinizó YPF pagándola con los “dividendos que aportaba un reparto de beneficios”• que fueron el mayor de los causantes de la descapitalización de nuestra ex orgullosa petrolera estatal. Cuando la crisis energética terminó de hacer eclosión Cristina y Kicillof “banalizaron la expropiación del 51% de las acciones de YPF en manos de Repsol”. Y ¿porqué digo que fue una verdadera banalización?, porque la descapitalización, así como la merma de reservas gasíferas y petroleras y su explotación en franco retroceso, que exigieron la importación cada vez mayor de combustibles –gas, petróleo, naftas y diésel- generando un impresionante déficit económico que comenzó a atacar las reservas monetarias del BCRA allá por el 2010, que a su vez constituyó la necesidad del “cepo cambiario” y el “korralito a las importaciones” hasta de elementos básicos como material médico y partes imprescindibles para la producción industrial del país, en noviembre de 2011.
Como bien acota en una presentación desde el palacio de Hacienda, flanqueado por Julio De Vido y Carlos Zannini, y luego de que la petrolera oficializara que aceptó la oferta argentina, Kicillof dijo que el pago a la petrolera, que se realizará a través de bonos soberanos, está sujeto a la aprobación por parte del Congreso. “Repsol acepta por todo concepto el pago de US$5.000 millones pagaderos en títulos soberanos como compensación por la expropiación”, dijo el ministro. Más tardé aclaró: “Se descartan los pagos en efectivo”. Kicillof explicó que para la cancelación del compromiso se utilizarán bonos ya existentes y se creará uno especial para este fin con vencimiento en 2024 y por un valor de US$ 3.250 millones. El titulo de mayor plazo vence en 2033 por US$ 500 millones. Kicillof dijo que el Parlamento también deberá aprobar la emisión de los títulos ya que el país “para honrar su compromiso lo que hace es emitir deuda soberana”. El ministro anticipó que el acuerdo final “se va a firmar en la Argentina” el 27 de febrero. Por parte del Gobierno firmará el ministerio de Economía, mientras que por Repsol dijo que lo hará quien determine la compañía. Economía informó través de un comunicado publicado por la agencia Télam que solicitará también “autorización de una posible emisión complementaria en caso de que la cartera no complete durante los 90 días previos en promedio un valor de mercado de 4.670 millones de dólares, sin superar el tope de 6.000 millones en total para valor nominal emitido”. El ministerio precisó que la deuda que emitirá la República para el pago por la expropiación estará compuesta por 3.250 millones en un nuevo bono denominado BONAR 24 con vencimiento a 10 años y una tasa de interés de 8,75%; 500 millones de Bonar X con vencimiento en 2017 y tasa del 7% y 1.250 del título Discount 33, con vencimiento en 2033 e intereses del 8,28%. La eventual emisión de bonos complementarios con un tope de 1.000 millones en valor nominal estará compuesta por hasta 400 millones de Boden 2015 con un interés del 7% y vencimiento en 2015; hasta 300 millones de Bonar X y hasta 300 millones de nuevo título Boden 2024.
El acuerdo comprende las garantías para su pago efectivo e implicará el desistimiento recíproco de las acciones judiciales y arbitrales dispuestas y la renuncia a nuevas reclamaciones. “La deuda se considerará saldada a medida que se vaya produciendo su cobro regular a su respectivo vencimiento o por la enajenación de los bonos, es decir, bajo la modalidad jurídica `pro solvendo`. Repsol devolverá a la República Argentina cualquier importe obtenido por la enajenación de los títulos públicos o su cobro regular que supere los 5.000 millones de dólares, deducidos gastos e intereses”, explicó el comunicado. En caso de diferendos se acordó que las partes se someterán a Reglamento de Arbitraje de la Comisión de Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (UNCITRAL) ya que el acuerdo se encuadrará en el Tratado Bilateral de Promoción y Protección de inversiones entre España y Argentina. La propuesta argentina a Repsol se basó en la “Ley Nº 26.741 de Soberanía Hidrocarburífera” que en sus artículos 7, 11 y 12 estableció la expropiación del 51% del patrimonio de YPF perteneciente a Repsol YPF SA, siguiendo los procedimientos que marca la Ley Nº 21.499 de Expropiaciones. Esta última norma prevé que en su artículo 12 establece que “la indemnización se pagará en dinero en efectivo, salvo conformidad del expropiado para que dicho pago se efectúe en otra especie de valor”. Como comprendemos además de incumplir con aquella famosa frase de Kicillof y repetida por la Presidente de que “no les vamos a pagar ni un peso… es más Repsol tendrá que indemnizarnos por los daños ecológicos y la desinversión”, en la más burda de las “banalizaciones” les vamos a pagar más de US$ 5 mil millones “garantizados”.
¡Es muy po0bre la interpretación de Alcira Argumedo de que “Parrilli busca banalizar la memoria”! ¡Es el Gobierno Kirchner –Néstor y Cristina- quienes banalizaron todo aquello que tocaron!

Buenos Aires, 24 de febrero de 2014.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –
____________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s