Maduro: “Ni sabe, ni puede ni tiene facultades ni valores para ser Jefe de Estado”

Carta pública de Gustavo Coronel a Maduro: Un patán no debe ser presidente

Carta pública de Gustavo Coronel / 11 mar 2014.- En declaraciones recientes, usted ha dicho lo siguiente, refiriéndose a los estudiantes de todas las clases sociales quienes han insurgido civicamente contra su régimen castrado:

opinan los foristas

“ND / 10 mar 2014.- Detrás de los jóvenes manifestantes “violentos” están una madre y un padre que les han metido el odio en el alma”.

Y agregó usted después: “Es una tragedia tener grupos de chuckys fascistas en Venezuela, ¿verdad? . el odio que les han metido en el alma, es un odio enloquecedor, ni un siquiatra como Jorge Rodríguez. pudieran (sic) descifrar tanto odio, tanta violencia. Es un componente de miedo. les han metido que nosotros somos los castro-comunistas, que nosotros le vamos a quitar todo, que nosotros los queremos matar. Detrás de cada Chucky hay una Chuckulina, detrás, que le metió miedo”.

Mire Maduro: aunque sea difícil mantener la ecuanimidad frente a estas inmundas declaraciones suyas, trataré de hacerlo.

En primer lugar, no solo está usted matando, hiriendo, golpeando salvajemente, torturando y aprisionando a jovenes venezolanos de todas las clases sociales, quienes han insurgido de manera gallarda contra su régimen ilegítimo en atención a lo dispuesto en nuestra constitución, sino que, ahora, también se permite insultar a sus padres, llamándolos fascistas e instigadores de odio. Al insultarlos usted miente con total descaro. Por supuesto que ustedes están matando estudiantes. Por supuesto que ustedes tienen años tratando de convertirnos en una sucursal de Cuba. Ustedes son criminales cínicos, la peor combinación, pués niegan crímenes cometidos ante el mundo.

Me permito recordarle que, afortunadamente estos jóvenes están estudiando con el pleno apoyo de sus padres, apoyo que frecuentemente llega al sacrificio financiero, a fin de permitirle a sus hijos una buena educación. Estos padres prefieren planteles privados no sujetos a la adoctrinación de un ministerio de educación en manos de un homínido (pregunte que significa esto) quien dice que no sacarán a los pobres de la pobreza para que no se conviertan en opositores!

Estos padres saben que la alternativa a no estudiar es pasar por la vida como analfabetas funcionales, sin saber de aritmética o de geografía, confundiendo el estetoscopio con el telescopio. Saben que un joven sin educación solo puede aspirar a manejar un autobús o servir de mensajero a un militar torvo y ambicioso. Mientras miles de jovenes que han estudiado pueden contruírse una vida digna y ser miembros de una sociedad civilizada, analfabetas sin educación como usted solo pueden aspirar a un golpe de suerte, a sacarse un premio en la lotería.

Lamentablemente, llegar a tener una posición de alto nivel, como la que usted ha logrado por la vía del atajo, se torna en maldición cuando no se está preparado para ejercerla. Sus padres no se tomaron la molestia de enseñarle ni geografía ni aritmética ni dignidad. Y ahora todos estamos pagando ese pecado de mala paternidad.

En segundo lugar, lleva usted a cabo una curiosa pirueta psicológica cuando critica a padres que se han preocupado por la educación de sus hijos y les atribuye todos los errores que sus propios padres cometieron. Ni siquiera le informaron a usted donde nació. Ni le dieron una educación. El odio que usted ve en los padres de los estudiantes debe ser el reflejo en el espejo de su propio odio, el cual está ampliamente documentado en los textos de sus declaraciones y de sus discursos, patéticos ejemplos de acomplejamientos y de dependencia patológica en Cuba. Si hasta habla usted como Cubano cuando trata de discursear!

En tercer lugar, esos padres que usted insulta hoy han formado familias. Sabe usted el significado de esa palabra? Sabemos que tiene usted un hijo crecido, a quien usted ha dado un “cambur” (empleo para hacer dinero, no para trabajar) en actividades que no conoce. Pero familia tradicional no tiene. Sabemos que se casó tardiamente con alguien a quien usted denomina como “la primera combatiente”, su pareja de baile mientras los estudiantes mueren en las calles a manos de sus esbirros. Pero nadie lo ve a usted como un jefe de familia, ese núcleo social que permite estabilidad a las sociedades. Ello es típico de los sátrapas. No la tuvo Fidel Castro, no la tiene Daniel Ortega, violador de su hijastra, no la tiene Evo Morales, quien se jacta de tener hijos regados por allí, no la tiene el Obispo gozón del Paraguay, Fernando Lugo. La tuvo el difunto, solo para prostituírla y convertir a un antiguo maestro copeyano en un pequeño virrey, a una otrora sencilla ama de casa en una joyería ambulante y a los hermanos en cazadores de dinero mal habido. Las hijas del difunto han sentado cátedra de patanería, abusando del erario público y permaneciendo en sitios propiedad de la nación sin tener derecho a ello.

Mire Maduro, cuando se tiene un techo de vidrio como el suyo, en materia de familia, de parentesco y hasta de origen, es arriesgado salir a insultar a quienes respaldan la digna actitud rebelde sus hijos. La evidencia de salvajismo de parte de sus huestes militares y de sus terroristas urbanos es incontrovertible y ya es del conocimiento del mundo entero. Insultar a los padres que mantienen en alto la dignidad del pueblo venezolano solo sirve para hundirlo a usted más todavía en las profundidades del gran pantanal.

No te calles, chico. Cada vez que hablas nos convencemos más que un patán no debe ser presidente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s