Desde Argentina: La decadencia.

Cemeterio La Recoleta , Buenos Aires, Argentina, foto tomada en Marzo de 2014- Galería; “Where Is Your Toothbrush?”

Habría que escribir más de diez libros para explicar como se desguazó y desnacionalizó lo muy poco que había quedado del aparato productivo luego de los gobiernos neoliberales de Menem y los socialiberales de la Alianza. Aquello que se había salvado, y que nos había salvado en la crisis del 2001, el campo ellos también lo destruyeron. Ahora toca la hora “de la decadencia y la nueva crisis” fabricada con ahínco por este régimen estalinizado y de extrema derecha llevado adelante con un liberal en el BCRA, un marxista en el ministerio de Economía y “nuestra madre” n la Presidencia.

La Presidente de la Nación lleva a cabo el “más brutal ajuste justo cuando la recesión impacta sobre el sector productivo”, cuando la inflación consume el poder de compra del salario y se torna como “el impuestazo” sobre las clases más desposeídas y cuando el consumo comienza a registrar el impacto del cambio de ciclo económico. Por eso el Gobierno no puede negar que se equivocó en el momento y la oportunidad. Esperaron, esperaron y esperaron, ¡hasta que ya no pudieron esperar más! Que Cristina termine resultando la Presidente más conservadora desde lo económico-social desde Carlos Menem a la fecha, ejecutando el ajuste que no pudieron concretar Fernando De la Rúa y Domingo Cavallo, es el castigo que se merecen los kirchneristas por todo el mal provocado durante la “Década Ganada”. Primero, la ridícula la posición frente a Repsol intentada por la seudo oposición.

En todo caso, las acciones y decisiones del Gobierno consolidan su avanzada política y su intento de sobrevivir hasta el 10/12/2015; pero como beneficio adicional, terminan por minar a la oposición, como ocurrió con el tema Repsol cuando pasó por el Senado y, en forma sorpresiva, el oficialismo votó unido y los opositores, en forma incongruente. La Unión Cívica Radical, que quería votar a favor del proyecto de compensación por la confiscación del 51% de las acciones de YPF que tenía Repsol, lo hizo en contra para no aparecer como “cómplice” del Gobierno. Por su parte, insólitamente, el PRO (Gabriela Michetti, Diego Santilli y Alfredo de Angelis) se abstuvo; lo mismo que el peronismo opositor (con Carlos Alberto Reutemann y Adolfo Rodríguez Saá a la cabeza). Jaqueado por la realidad, con poder menguante y la tropa desalentada, la Casa Rosada todavía es más efectiva que toda la oposición a la hora de plantear batallas políticas. La falta de coherencia ideológica y de proyecto de los opositores los hace cometer papelones institucionales notables, creyendo que hacen lo correcto; profundizando sus contradicciones ideológicas o confirmando su vacío de contenido político. Y así comienza el segundo trimestre de 2014. A unos 18 meses de la próxima elección, con una Casa Rosada que deberá hacer frente a más medidas de ajuste, más conflictividad social y más caída en las encuestas, si no hay sorpresas. Sin embargo, como el espejo político aún no muestra una opción alternativa a Cristina Fernández, el Gobierno quizás sortee los nuevos desafíos y, como hizo hasta ahora, “cante victoria”. Explica Claudio Chiaruttini.

Cristina se confesó la madre de 40 millones de argentinos, pero muchas madres terminan perturbando a sus descendientes tanto; que estos necesitan reparación psicológica, y alejarse de la conflictiva donde esta no solo habita sino que pone muchos palos en la rueda para alivianar la pesada carga que representa para sus hijos. Supongamos que una familia se halla tremendamente angustiada por la salud de uno de los integrantes, la cual se presenta muy compleja y el pronóstico de los médicos consultados indica que una solución solo podría caber en manos de un profesional de élite. Con un tremendo esfuerzo monetario los integrantes de ese grupo consiguen los recursos para pagar la consulta, con el único objetivo que este facultativo ponga fuera de peligro a quien lo necesita. Ya en plena entrevista el galeno comienza a hablar ante el enfermo y sus seres queridos de anécdotas y recuerdos. Entre los que menciona: Que su madre tiene dos aires acondicionados, que no se lo regaló él, quien puede porque tiene altos ingresos, ni se lo regaló nadie porque él es famoso. Y continúa diciendo que su mamá lo pudo comprar porque mejoró la jubilación que cobra ella, y la pensión del orden nacional que percibe de su extinto padre. De ese tema salta a otro, donde indica: Que los inventores mundiales del alfajor triple, le trajeron uno pero de tamaño mini, porque el dueño de la fábrica no lo quiere ver gordo. Y, más tarde, el galeno relata que en un viaje a Roma sufrió un esguince de tobillo y que cuando fue a hacerse atender en un hospital de la capital de Italia, hacía más calor adentro, donde le tomaron la resonancia magnética, que en los pasillos, que eran muy anchos. Cuando salió, agrega, a los pasillos del hospital, se tuvo que poner su abrigo porque se moría de frío y que tenía más calor adentro, con la resonancia magnética, que en el pasillo. Para finalizar diciendo, que el uso racional de la energía también debe importar.

A renglón seguido y sin prestarle atención a ninguno de los graves problemas por los que iba a ser consultado, se despide del enfermo y de sus familiares. Imagine qué pueden llegar a pensar, sentir y decir las indignadas y desesperanzadas personas que pretendían una solución, se fueron sin nada y por demás atribulados por el desconcertante personaje que terminó no poniendo remedio alguno a sus padeceres sino aumentándolos. Esto que suena a disparate imaginativo, es lo que sucedió y sucede con la extraña presidente de los argentinos, quien en la última cadena nacional, la sexta de 2014, llegó a señalar: “Me siento la madre del país y de los 40 millones de argentinos”. Un país sumergido en la más extraña y cruel mentira, donde después de largos años de ingresos extraordinarios, se encuentra con una maraña de problemas, entre los que se incluyen: Una disparatada inflación. Una creciente contracción económica. Una incipiente, pero constante, pérdida de fuentes de trabajo. Falta total de inversiones locales y extranjeras. Un ajuste feroz en medio de una pérdida del poder adquisitivo de la población. Una inseguridad que alarma y cobra cantidad que crece de muertes mensuales. Una escalada del narcotráfico que llegó para quedarse. Una corrupción desenfrenada. Un aniquilamiento de la Constitución Nacional y de la Justicia. Un Congreso que opera como un apéndice del Ejecutivo. Una feroz impunidad y un descarado manejo de jueces por parte del gobierno central. Enorme cantidad de pobres e indigentes. Enorme cantidad de inmigrantes ilegales que terminaron teniendo documentos nacionales para poder votar al gobierno que pretendió perpetuarse en el poder. Un quiebre social altamente preocupante, de larga y difícil solución. Y tantos etcéteras como la memoria alcance. Que la Presidente de la Nación utilice la cadena nacional para obviar cualquiera de todos temas y se dedique a hablar de temas de incumbencia de la “doña Rosa” del fallecido Bernardo Neustadt, no es para tomárselo en broma.

Finaliza un durísimo trimestre para el Gobierno de Cristina Fernández, en pocas horas más comienza otro que puede tener tantos o más desafíos para una administración que ya no puede evitar los efectos de 11 años de distorsiones y “patear la pelota hacia adelante”; que debe aplicar el ajuste más ortodoxo desde el Gobierno de Fernando de la Rúa. Hay 2 formas de ver el recorte de subsidios del 20% al 80% para los servicios de agua y gas anunciado, casi con tono triunfalista, por la Casa Rosada. Por un lado, que el Estado esperar ahorrar hasta $15.000 millones (12% del total de la masa de subsidios pagados en 2013), lo que representa menos de 2% del Gasto Público aprobado para 2014, es decir, una verdadera aspirina para el gigantesco problema fiscal que tiene el Poder Ejecutivo. Por el otro, se puede argumentar, y con mucha razón, que unas 2 millones de familias verán caer su poder de compra por $15 mil millones. En el fondo, la quita de subsidios, para los bolsillos de la gente, opera como si aumentaran los impuestos, les arrebata libertad de gasto, ahorro o inversión y revierte la redistribución de los ingresos lograda. Nadie puede decir que la medida era inesperada. Desde hace años se reclama aplicar esta política de ajuste del Gasto Fiscal. Néstor Kirchner y Cristina Fernández se negaron a hacerlo cuando la Argentina crecía a “tasas chinas”, según nos decían; cuando el salario ganaba poder de compra y el consumo motorizaba el crecimiento.

Ahora, la Presidente de la Nación lleva a cabo el ajuste justo cuando la recesión impacta sobre el sector productivo, cuando la inflación consume el poder de compra del salario y cuando el consumo comienza a registrar el impacto del cambio de ciclo económico. Por eso el Gobierno no puede negar que se equivocó del momento y la oportunidad. Esperaron, esperaron y esperaron, hasta que ya no pudieron esperar más. La realidad se impuso al “relato”. El ajuste, que hace unos años era imprescindible y necesario para prevenir una crisis, ahora se realiza para no profundizar la crisis ya existente. El ajuste, que se podría haber hecho cuando no impactaba en la inflación, hoy se convierte en un elemento más que impulsará las subas de precios. Como no es año electoral, la Casa Rosada cree que se puede dar todas las malas noticias juntas ahora, lo mismo hizo en 2008 cuando, entre otras medidas, lanzó la Resolución 125; dado que cree que en el año y medio que falta para las próximas elecciones podrán recuperar el electorado que hoy se les escapa entre los dedos. Puede ser un error, dado que después del ajuste mal hecho del 2008 vino la derrota electoral del 2009. La decisión de no pagar el cupón PBI tampoco es una sorpresa. Otra vez se impuso la necesidad. Proteger reservas es más importante que satisfacer a los inversores. Igual, todos los que debían ser “recompensados” con los intereses recibieron su dinero cuando se armó la “timba” alrededor de los cupones. Como se dice en la City, fue un “empome” histórico.

El apoyo cerrado de empresarios y economistas ortodoxos a los dos anuncios es una enorme derrota del “relato” que ha sostenido el Gobierno por una década. Los funcionarios encargados de anunciar el ajuste se han llenado la boca de eufemismos para evitar llamar cada medida con su correspondiente concepto, pero eso no minimiza el daño que produce en las filas internas kirchneristas, justo cuando Cristina Fernández ordenó reestructurar y relanzar Unidos y Organizados. Además, para entender lo endeble del contenido de esas fotos que saca Presidencia de la Nación con Cristina Fernández y empresarios, es bueno recordar que muchos presentan planes de inversión que son financiados con utilidades que no pudieron ser giradas a las casas matrices, es decir, no es plata “nueva”, sino usar la que se encuentra “atrapada” por uno de los tantos cepos que estableció en su segundo mandato Cristina Fernández, con el asesoramiento de Guillermo Moreno. Es interesante, pero entre los empresarios que aplauden a la Presidente de la Nación y buscan favores del Estado, se encuentran aquellas que facturan más de $ 183 millones anuales (si son productoras) y $ 250 millones anuales (si son comercializadora de bienes o insumos finales), que desde el viernes 28 de marzo, deben informar a la Secretaría de Comercio Interior sus costos y precios y sus políticas de comercialización y ventas, aplicando un control como nunca se vio en la historia Argentina. Un “Gran Hermano” aplicado a vigilar los negocios privados. Conclusión: “empresarios verdaderamente masoquistas”.

“¿Qué le pasa a Cristina Fernández, viuda de Kirchner?” Si usted no se lo pregunta porque no le preocupa, o porque cree que siempre ella fue y es así, no por eso deja de resultar altamente alarmante, y no sólo porque es la jefa de Estado, sino porque los problemas que no se reconocen, no se solucionan y se agravan. Usted, a quien ya no le asombra nada de lo que sucede en el país; no puede ni debe dejar de pasar por alto esta situación porque el futuro más allá de Cristina Fernández se verá con una problemática de una dimensión desconocida y muy engorrosa salida. Que Usted no tome conciencia del mañana cercano –o el de sus hijos y nietos- o no quiera preocuparse aún más que lo que ya está, no implica que ya muchos padres se sinceren pensando y expresando que no verán una Argentina diferente en lo que les resta de vida y que sus hijos y nietos, tampoco. No son pocos los jóvenes que piensan emigrar aunque el mundo este complejo a nivel global; “el laberinto nacional supera largamente el contexto global”. Cristina se confesó la madre de 40 millones de argentinos, pero muchas madres terminan perturbando a sus descendientes tanto; que estos necesitan reparación psicológica, y alejarse de la conflictiva mujer donde ésta no solo habita sino que pone muchos palos en la rueda para alivianar la pesada carga que representa para sus hijos. Nos dice Jorge H. Santos.

¡Cristina Fernández es Menem, elevado a la enésima potencia! Pese a este intervencionismo potenciado –estalinismo fascistoide-, es notable el silencio a los anuncios económicos por parte de los “thinks tanks kirchneristas” que han pululado como hongos en los últimos años. No logran entender que en 3 meses, Cristina Fernández devaluó, cuando dijo que no iba a devaluar; aplicó monetarismo al más puro estilo “Escuela de Chicago”, cuando siempre repudiaron ver las finanzas desde esa óptica; ofreció un acuerdo a Repsol, cuando prometieron que nunca se les pagaría a los españoles por la confiscación; iniciaron negociaciones con el Club de París y los holdout, dos de los máximos “enemigos públicos” del ideario oficialista; han tratado, por todos los medios posibles, de acotar los aumentos que discuten en paritarias y reconocer la inflación, previo saneamiento del Indec. Tal como lo demuestra la extensa historia argentina de negociación y renegociación de acuerdos con organismos multilaterales de crédito, la agenda que aplicaron Cristina Fernández y Axel Kicillof prolijamente durante el 1er. trimestre está compuesta por la lista de reclamos que el Fondo Monetario Internacional, los bancos de inversión o el Club de París pueden solicitarle a un país para prestarle fondos de emergencia. Ideológicamente hablando, el Gobierno ha tomado aceite de ricino, y nos lo hacen tomar a nosotros, argumentando que es un whisky añejado 15 años. El neoperonismo cristikirchnerizado se ha caracterizado, históricamente hablando, “por ser pragmático”. Por eso se dice que no es una ideología y mucho menos una ideología con Doctrina, sino una “praxis de ejercicio del poder”. La realidad impone las medidas a tomar, el discurso dota de mística y argumenta el fundamento ideológico. Del “Braden o Perón” a un acuerdo con Chevron, de “Liberación o Dependencia” al menemismo o al cristikirchnerismo, de “La vida por Perón” a “Nestornauta”. Así, Cristina Fernández pasó de ser un joven militante de Montoneros (¿?) a la Presidente de la Nación más ortodoxa, económicamente hablando, desde Carlos Saúl Menem.

El baño de realismo económico es acompañado por otro baño: el de realismo político. No es casual que el paro docente en la Provincia de Buenos Aires se levantara 24 horas después que Cristina Fernández se sentara junto a Daniel Scioli para publicitar los alfajores Fantoche en un acto que fue transmitido por cadena nacional y aparecieran en todos los medios fotos de la Presidente de la Nación cuchicheando al oído del Gobernador bonaerense. Las encuestas obligaron a la Casa Rosada a suspender la Operación Desgaste que había lanzado, una vez más, contra el gobernador de Buenos Aires extendiendo el paro docente 17 días. No sólo la opinión pública culpó al Ejecutivo Nacional, o sea a Cristina Fernández y a los maestros de la medida de fuerza, dejando casi incólume a Daniel Scioli, sino que el propio paro se les había ido de las manos y algunos sindicalistas –Baradell a la cabeza- no querían obedecer a los operadores kirchneristas. La derrota para la Casa Rosada y para Daniel Scioli es enorme en otras dimensiones. No sólo se tuvo que sacar de la agenda de la paritaria nacional y provincial el tratamiento del tema “presentismo”, que se impulsaba tanto desde Balcarce 50 como desde La Plata; sino también, que se abonarán los días de paro y si deben recuperar los días perdidos, deberán ser pagados aparte. Toda ganancia para los docentes, ni un solo logro por parte de la Nación o la provincia. Además de la derrota que muestra la paritaria docente, las negociaciones que se desarrollan en las provincias con empleados públicos nunca cierran por debajo del 30% y los pocos gremios amigos de la Casa Rosada que han firmado las suyas están alrededor de esos valores. Así, el plan de contener los aumentos de sueldo ha fracasa en forma notable, sin duda, una “cuenta” que deberá pagar Carlos Tomada en algún momento. Pero hay que reconocer que en medio del ajuste, justo cuando el “relato” se derrumba y las encuestas muestran que la imagen negativa de Cristina Fernández y los principales funcionarios cae a pique mes tras mes, la Casa Rosada avanzar en su cerco sobre el Partido Justicialista y se encamina a controlar un tímido intento de varios Gobernadores, con Daniel Scioli a la cabeza, por recuperar la independencia del Frente para la Victoria (una aspiración que, hoy, parece lejana).

Desde que Amado Boudou le propusiera a Néstor Kirchner estatizar los ahorros que administraban las AFJP para quedarse con la caja que administraban las empresas de jubilación privada, el Gobierno ha diseñado gran parte de su agenda económica buscando recursos que le permitieran financiar el populismo que les provee los votos. A eso le han llamado política económica o bien “el modelo”. Un mecanismo perverso, sin duda, dado que, a la larga, son las clases más bajas las más afectadas por el ajuste que se debe hacer para poder pagar las cuentas abiertas por el ideario populista. Se puede argumentar que el anuncio de retiro de subsidios y el no pago de cupón PBI se hizo para tapar el avance de las investigaciones judiciales sobre funcionarios claves para el kirchnerismo. Sin duda, no le viene mal al Gobierno que se hable de tarifas o mercados en vez del juicio por la Catástrofe de Once, la imputación que le hiciera un fiscal al Jefe Norberto Oyarbide y el Nº2 de Carlos Zannini o las revelaciones del increíble escándalo Ciccone. Pero para la opinión pública, nuevos hecho de corrupción sólo confirman lo que ya saben o creen saber. Hoy, en todo caso, la Presidente de la Nación debe tratar de que la Justicia no avance más dentro de la Casa Rosada y no afecte las pocas “espadas” que le quedan para enfrentar los próximos 2 años en el poder. ¡Y menos que rocen su persona! El marketing político es importante, pero despejar la maraña judicial permitirá a Cristina Fernández no “vivir dentro de los Tribunales”, tal como le prometieron en su momento a Domingo Felipe Cavallo. El final de éste régimen luego de una docena de años pasa indefectiblemente por Marcos Paz, luego de un penoso tránsito por Comodoro Py.

Buenos Aires, 31 de Marzo de 2014.

Arq. José M. García Rozado

MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s