Desde Argentina: Este es un gobierno antiperonista y “gorila”

El Psicodrama CFK. Foto: Monica Argentina/ The Economist

Nunca un Gobierno que pretende decirse peronista, y por lo tanto “seriamente progresista”, a descalificado o intentado presionar al empresariado para contraponerse a una medida de fuerza –paro- llevada adelante por los sectores asalariados, y mucho menos si ese reclamo (paro) está justificado por contener “reclamos salariales, de condiciones de trabajo digno y seguro, por la devolución de los montos retenidos indebidamente a las Obras Sociales Sindicales, por un impuesto confiscatorio aplicado a los salarios –impuesto inconstitucional por donde se lo mire- o porque el atraso salarial incide en el consumo interno y por consecuencia en la estabilidad laboral de cientos y miles de obrero, trabajadores y empleados”, entre otros reclamos tanto o más justos, como el 82% móvil al sector pasivo nacional hoy condenados al hambre y la indigencia.

Definitivamente se terminaron de sacar la careta, abandonando en los hechos el “relato-discurso seudo progre y nac & pop”, ya que entre la devaluación monstruosa llevada a cabo durante 2013 y enero 2014, el “tarifazo” escandaloso que pretendió esconder las verdaderas cifras del ajuste en gas, agua y muy próximamente la electricidad que vinieron a sumarse al impresionante aumento del transporte colectivo del área metropolitana impulsando desde ya una inflación totalmente espiralizada (ya supera en el primer trimestre el 15%, lo que conlleva a pensar en una inflación cercana al 40% anual para 2014), que fue previsiblemente provocada por la ¿desatención o complicidad gubernamental? Al anunciar a mediados de diciembre 2013 que a partir del 2 de Enero de 2014 iba a aplicarse un semi congelamiento de 170 productos denominado “canasta de precios cuidados”, donde nadie nunca supo explicar con claridad como y quienes eran los que iban a “cuidar” aquellos, pues al comprobarse que dicha “canasta” era burdamente burlada por mayoristas y supermercadistas, “La Reina” en una de las ahora escasas cadenas nacionales -¿habrá notado que cansaban al pueblo?-, nos involucró a todos los ciudadanos imponiéndonos la tarea de “fiscalización y control de precios” que en verdad le correspondía al Gobierno. El “gigantesco colchón” que superó con creces una “remarcación” de cerca del 25% en los productos alimenticios frescos y envasados, bebidas alcohólicas y no alcohólicas, de higiene y tocador y en definitiva de todos aquellos que componen la “canasta básica” del pueblo, sumó presión al proceso inflacionario y desacomodó hasta a la devaluación “correctiva” de enero pasado.
No debemos olvidar que el pasado año 2013 tuvo una inflación real –no la del INDEC que tuvo que ser corregida por imposición del FMI y del BM a partir de Enero 2014- superior al 26,9% y una devaluación en “Minicuotas” impuesta por la ex Presidente del BCRA Mercedes Marcó del Pont que rondó un 40% anual, todo lo cual horadó los salarios y las jubilaciones y pensiones que se habían pactado en las paritarias de 2013, donde primó el primer “techo gubernamental” aunque luego superado por la casi totalidad de los gremios, y que rondó un 25 al 28% en dos y tres tramos –una “picardía empresaria y gubernamental”- que hizo que la inflación y la devaluación fuera comiéndose dichos aumentos o “recomposiciones salariales”, y en muchísima mayor proporción el poder adquisitivo de las, de por sí, muy magras jubilaciones y pensiones argentinas. El sistema perverso del aumento salarial en “cuotas” aplicado durante 2013 y nuevamente impuesto en el presente año, conlleva a que aquella “corrección del poder adquisitivo y alimentario” de los salarios siempre corra de atrás tanto a la inflación como a la devaluación monetaria, lo que conlleva una “reducción de la influencia del salario obrero” en los costos de producción –Mano de Obra- y un aumento “semi real o ficticio” de la productividad obrera. En pocas y simples palabras, aquello de lo que se vanagloriaba Cristina Fernández, de que Argentina tenía los mayores salarios sudamericanos medidos en dólares, no solo dejó de ser cierto sino que los retrotrajo a los peores períodos preperonistas de nuestra historia nacional.
El gigantesco apuro oficialista por “cerrar las paritarias obreras” antes del día de mañana, 10 de abril, fecha en que está convocado con casi 30 días de anticipación, el “paro general de 24 horas” acordado entre la CGT Azopardo, la CGT Azul y Blanca, la CTA legal (no debemos olvidar que la CTA de Yasky perdió las elecciones y con la complicidad del Ministerio de Trabajo sigue ocupando la sede y una “seudo representación obrera”), y diversas organizaciones “basistas” de obreros, y estudiantiles y partidos políticos de la Izquierda nacional, que además éstas últimas prometen “cortes y piquetes” para terminar de asegurar el acatamiento a la “jornada de protesta sin movilización” de las centrales obreras. ¡Y aquí la cabal muestra del antiperonismo y “gorilismo” del Gobierno Cristina Fernández! Jorge Capitanich, verdadero “vocero presidencial” expuso el discurso gubernamental: “es un paro de transporte antes que una huelga general y de alcance nacional”. Capitanich lo fundamentó en que el paro de ómnibus y trenes, olvidó citar a los subterráneos de Buenos Aires, impide medir el verdadero impacto de la medida de fuerza nacional convocada por las centrales sindicales: la de Hugo Moyano, la de Luis Barrionuevo y la de Pablo Micheli. Esta falacia discursiva de quien hasta hace pocos años atrás –una década para ser exacto- solía defender esta metodología y además jamás se le escuchó decir que porque paraba el transporte “no se podía medir o mensurar el acatamiento popular al paro”.
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, afirmó que el paro de los gremios del transporte impide determinar el verdadero impacto que tendrá la medida de fuerza nacional convocada parra este jueves y afirmó que el Estado garantiza “el legítimo derecho de huelga”. “Lo que hacemos desde el Estado es garantizar el legítimo derecho de huelga, pero el paro del transporte obstaculiza el verdadero derecho de huelga”, manifestó Capitanich en conferencia de prensa, como si estuviere realizando algún tipo de concesión o regalo, y no cumplir con la Constitución Nacional que ampara y protege el derecho popular a realizar medidas de fuerza pacíficas, como el paro. “Es imposible medir el apoyo de un paro si el resto de los trabajadores no pueden trasladarse a sus lugares de trabajo”, expresaba con un discurso muy similar al del gorilaje antiperonista de épocas pasadas, recientes algunas y otras un poco más viejas; “es imposible medir el apoyo de un paro si el resto de los trabajadores no pueden trasladarse a sus lugares de trabajo, porque no tienen trenes, subtes, colectivos”, añadió. En este acto del ejercicio de la genuflexión extrema ante Cristina, Jorge Capitanich termina de sepultar su ambición presidencial 2015. Los “militontos” , por lo general muchachos camporistas muy bien remunerados (algunos me consta personalmente cobran entre $ 50 y $ 80 mil mensuales, por “defender a CFK y el régimen cristikirchnerista”, intentando una desacreditación de la huelga general promovida por varias organizaciones sindicales. En el hashtag #quierosaberdelparo es posible encontrar diversas elucubraciones del mundo K y sus consignas contra el paro. Por dar un ejemplo: Ideas para el transporte en el día del paro. @dzapatillas: #quierosaberdelparo ¿Si nos organizamos, viajamos todos? Anamaria Rodmen ‏@AnamariaRodmen. #quierosaberdelparo porque quiero trabajar. No me adhiero y quiero tener garantías para hacerlo. #UnaChiKaConK ‏@RakLilyMartinez . #quierosaberdelparo HASTA CUANDO QUIEREN QUE TODOS SEAMOS (AL IGUAL QUE USTEDES) #SIERVOS DE CLARIN Y POR ENDE DE MAGNETTO?
Desde el Gobierno nacional se hicieron los últimos esfuerzos por desmovilizar la medida de fuerza. El martes (8 de abril), el Jefe de Gabinete tal cual lo expresamos más arriba, Jorge Capitanich, advirtió que si el jueves (10) “hay paro” de transporte, se descontará el subsidio a las empresas, como si dependiera de las empresas que los choferes paren o no, y si tuvieran personal jerárquico suficiente como para reemplazarlos. Esta curiosa extorsión de Capitanich, que sólo demuestra preocupación, estuvo acompañada ayer de una revelación de Cristina a los sindicatos de Comercio y a La Bancaria, sobre que tendría en estudio una modificación en el impuesto a las ganancias, uno de los reclamos que motorizan el paro y que llevó al Congreso, Sergio Massa. Tras la cadena nacional desde Tecnópolis, la Presidente Cristina Fernández se dirigió a la Quinta de Olivos para suscribir las paritarias que lograron cerrar -por encima de las pretensiones del Ejecutivo de un 25%- los bancarios y los mercantiles. Allí, la primera mandataria prometió que se actualizará el piso salarial a partir del cual los trabajadores tributan Ganancias, según dijeron dirigentes gremiales y empresarios que participaron del encuentro al diario El Cronista. Una vez que se cierren los acuerdos salariales, se espera que se haga el anuncio oficial de los cambios en Ganancias. Paralelamente, esta mañana apareció una solicitada firmada por el Ministerio de Trabajo en contra del paro de mañana. Bajo el título “Mañana la mayoría de los argentinos quiere trabajar”, el Gobierno nacional intenta demostrar que hay una mayoría de gremios que no acompaña la medida de fuerza: “Frente al paro anunciado por un conjunto de gremios se informa que las actividades industrial, comercial, bancaria, docente y de servicios públicos (con excepción del transporte) no adhieren a esta medida de fuerza por lo que la actividad debe ser normal”. La cartera conducida por Carlos Tomada en una inédita medida de un Ministro que dice ser peronista, indicó además que se le informó a siete sindicatos “que debían garantizar las guardias mínimas acordadas en los respectivos convenios colectivos de trabajo”. Ellos son la Asociación de Señaleros Ferroviarios (ASFA), los maquinistas de La Fraternidad, los Trabajadores de la Industria del Gas de la Capital Federal y Gran Buenos Aires, la Federación de trabajadores del Gas de la República Argentina, la Asociación del Personal Jerárquico del Gas, el Sindicato de Petróleo y Gas de Neuquén y los empleados de tráfico aéreo de la ANAC.
Como no podía ser de otra manera, la titular de la Asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, salió a cambiar el motivo del paro nacional que para este jueves 10 convocaron el líder de la CGT no oficialista, Hugo Moyano, la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo, y partidos de izquierda entre otros. En declaraciones al programa oficialista “Nacional Rock”, aseguró sin siquiera sonrojarse que la huelga es en contra de la Presidenta de la Nación: “El paro es contra Cristina”, dijo Bonafini. Y justamente ella absolutamente involucrada en el desfalco y el robo de los dineros públicos –más de $ 1,2 mil millones o sea US$ 256 millones- a través de la “Fundación Madres de Plaza de Mayo y el Programa Sueños Compartidos”, atacó a Hugo Moyano, ex aliado del Gobierno con Néstor Kirchner y luego con Cristina: “No pueden decir que hacen el paro para los trabajadores. ¿De dónde sacó la plata Moyano para poner cifras millonarias en Independiente? De los trabajadores. Los que viven de los trabajadores no pueden decir que hacen paros para los trabajadores”. Olvidándose de dónde ella, su hija y los hermanos Schoklender obtuvieron los cuantiosos dineros mal habidos, que terminaron dejándole al pueblo argentino la quiebra de la Universidad de las Madres y varios otros emprendimientos igualmente fracasados. El año pasado, tras la movilización de Camioneros contra el Gobierno, la titular de Madres de Plaza de Mayo había dicho que “Moyano es un ingrato y un fracasado”. Los tuiteros K que salieron a criticar a Hugo Moyano por la red social Twitter, contaron con el apoyo de los periodistas –algunos reconocidos- que cuestionaron un pedido del líder de la CGT no oficialista que les pidió a los trabajadores de prensa: “Ustedes no pueden faltar al laburo”. Con todo, el camionero que ahora aspira a ser salvador del club Independiente, pero que a su vez fuera el titular del MTA claro opositor durante el menemismo –a diferencia de la casi totalidad de los actuales funcionarios incluida la Presidente y su extinto marido- se convirtió en uno de los personajes más mencionados hoy miércoles por el paro que protagonizará el jueves. Una muestra pequeña de lo que ocurre en la web, ampliamente difundida por los medios –no de la Corpo- netamente oficialistas: @villaquema Buzzi de la rural moyano de camioneros barrionuevo gastronomico 3 gremios de los + beneficiados del modelo de los últimos 10 años jajajajj; @crist310 Moyano y Barrionuevos dicen que AUTORIZAN a periodistas a trabajar? apa ahora los periodistas tienen que pedirle permiso a ellos? juaaaaaa; @qiandro Una vergüenza el paro de Moyano-Barrionuevo. A preparar la cacerola. @gualugui es cierto lo q dice Lejtman, Buzzi fue patoteado por Moyano en la rebelión del campo…y ahora juntos #SalvameJebús.
¡Como les duele el paro general de mañana! La acumulación de fracasos y la pérdida absoluta del “relato-discurso epopéyico” los está volviendo “literalmente locos”, y absolutamente sacados como estan al ver la estrepitosa caída de la imagen gubernamental y de la propia Presidente (que apenas ronda el 12% de imagen positiva y en franca declinación), reflotan la “guerra a los medios y a todos los dirigentes que consideran opositores”. El pasado domingo el diablo era Daniel Scioli y sus medidas contra el delito y el narcotráfico, ahora lo son Moyano, Barrionuevo y Micheli, como apenas ayer lo era Massa, pues no logran imponer un candidato opositor “a medida” como lo consideran a Mauricio Macri. Pero es imprescindible hacer notar las palabras que rebozan racionalidad y piden cordura y “no prenderse de las chicanas y las operaciones armadas por el oficialismo”, que pueden intentar generar caos y violencia para oscurecer la jornada nacional de paro por las reivindicaciones totalmente legítimas. A tan solo horas de que se lleve adelante el paro general este jueves 10/04, el líder de la CGT Azopardo, Hugo Moyano, responsabilizó al kirchnerismo sobre eventuales incidentes que se puedan producir y argumentó que la administración central “está tratando de desvirtuar la jornada de protesta por todos los medios”. Moyano además confirmó que, de acuerdo a los éxitos que pueda tener la protesta, evaluarán la posibilidad de seguir con “los reclamos” con un nuevo “plan” de lucha, “más aún con un respaldo” al paro estimado en “un 80 ó 90 por ciento” de acatamiento y, para argumentar el modo pacífico de sus protestas, añadió: “¿Qué otra cosa vamos a hacer? ¿La Guerra Civil?”.
Moyano fue claro y preciso y dijo “Nosotros no vamos a producir ningún incidente, lo que sí tenemos que estar es precavidos porque nunca falta un buey corneta, como se dice comúnmente. El Gobierno, por todos los medios, no solamente está tratando de debilitar el paro sino de desvirtuar la jornada de protesta y esto es lo que tenemos que tener cuidado. Yo le desconfío más al Gobierno que a cualquier otro sector de la sociedad”, dijo Moyano a radio América. Si bien el paro fue convocado sin movilización, agrupaciones de izquierda anticiparon que concretarán piquetes el jueves en apoyo a la huelga. Frente a la consulta de que si tuvo contacto con algún miembro del gobierno nacional con respecto a la medida de fuerza, Moyano dijo “¿Quién va a hablar? Desde que nosotros adoptamos una posición, el Gobierno nos tomó como enemigos letales”. El paro también cuenta con la adhesión de la Central de Trabajadores Argentinos que dirige Pablo Micheli y a medida afectará el transporte público de pasajeros debido a que, entre otros, se sumarán el sindicato de maquinistas La Fraternidad y la Unión Tranviarios Automotor (UTA), ambos agrupados en lo formal en la CGT afín al Gobierno (ver noticia relacionada). Según está previsto, la huelga afectará también a los cajeros automáticos, al abastecimiento de combustibles y a la recolección de residuos, entre otros servicios.
También expresó el Secretario General de la CGT opositora, el camionero Hugo Moyano, quien aseguró hoy miércoles que “andan diciendo que van a romper taxis” durante el paro nacional convocado para mañana, con el supuesto objetivo de responsabilizarlos de eventuales hechos de violencia durante la medida de fuerza. “Andan diciendo que van a romper taxis para echarnos la culpa a nosotros”, reveló Moyano en la conferencia de prensa que dio este mediodía junto al gastronómico Luis Barrionuevo y el titular de la CTA opositora, Pablo MIcheli. “Hacemos responsable al gobierno nacional por cualquier incidente que ocurra, por eso hemos decidido un paro sin movilización”, advirtió. Por otra parte, aseguró que el paro general de mañana tendrá “una adhesión importantísima, a pesar de los esfuerzos denodados del Gobierno” por evitarlo. El jefe de la CGT opositora se quejó de las críticas gubernamentales al paro y por la solicitada publicada hoy por el Ministerio de Trabajo donde sostiene que “mañana, la mayoría de los argentinos quiere trabajar”. “Como consecuencia de eso habrá mucha más adhesión”, aseveró. “Lo de mañana no es un paro de transporte, pero nos acompañan los compañeros aeronáuticos, los de ferrocarriles, los del puerto, los señaleros, los taxistas, los remiseros… están todos los sectores. Y esto significa que el paro va a tener una adhesión importantísima a pesar de los esfuerzos denodados y las solicitadas carísimas del Gobierno”, indicó Moyano.
En tanto, el secretario general de la CGT Azul y Blanca aseguró que el paro convocado para mañana “no es para desestabilizar a nadie”, sino que es una medida para “reclamar y atender las exigencias de los trabajadores”. Tras pronosticar que la huelga tendrá una adhesión del “casi 100 por ciento de la población”, Barrionuevo también advirtió que tiene “información” respecto a que mañana podrían registrarse incidentes en algunos bares y confiterías “para culpar a los gastronómicos” y responsabilizó de esos eventuales hechos al Gobierno. Por su parte, el jefe de la CTA opositora afirmó que mañana “se va a notar en la calle el silencio de la soledad”, al vaticinar una alta adhesión al paro general, al tiempo que agregó que “ante la situación crítica que se vive en el país, no dudamos un segundo en dejar de lado cualquier diferencia” entre las dos CGT y la CTA, “en pos de la justicia social”. “Mañana se va a notar en la calle el silencio de la soledad, una demostración de que no estamos de acuerdo con este modelo económico que lleva adelante el Gobierno”, planteó Micheli, que además acusó a la presidenta Cristina Fernández de haberse “convertido en vocera de los grupos económicos y los empresarios”.
A lo que nosotros podemos agregarle, que Cristina Fernández es junto a su equipo económico, en el mejor ejemplo de capitalismo neoliberal, desde la óptica del socialiberalismo de fin de siglo XX y principios del XXI, totalmente opuestos a los dictados del Dogma y la Doctrina Justicialista!

Buenos Aires, 9 de Abril de 2014.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –
____________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s