Desde Argentina: Cuando la economía no camina, el pueblo exige respuestas y muestra su cansancio

Espectáculo argentino. Foto. Klaus Balzano

Espectáculo argentino. Foto. Klaus Balzano

Cansados de los ajustes, las devaluaciones, la inflación con recesión y los importantes despidos, y mientras sufren por jubilaciones indignas e impuestos astronómicos, las clases medias, las bajas y hasta los pobres e indigentes comienzan a mostrar signos evidentes de que “¡No se la bancan más a Cristina!”. Ella autista y soberbia sigue discurseando sin hacerle caso a Francisco que le pidió al señor (y a ella) “la intercesión de María Santísima de Luján que encuentren caminos de convivencia pacífica, de diálogo constructivo y mutua colaboración”. Hoy no fue el mejor día de Cristina Fernández con un blue a casi $ 12,70 y al SMATA reclamándole por los despidos obreros y la política económica en su propia cara.
“Cuando la economía está bien, el humor social es bueno aunque haya funcionarios acusados. Pero cuando la gente no puede consumir y no tiene plata en el bolsillo, les apunta a los funcionarios”, dijo un ministro del Poder Ejecutivo. ¿Cuál es la solución K a este dilema? Ciertamente, no lo es ni componer la economía ni una gestión transparente. El problema es que el gobierno Cristina Fernández no tiene respuestas por ahora para frenar el avance de las causas judiciales que comprometen a sus funcionarios. La preocupación oficial aumentó en las últimas horas porque las investigaciones de corrupción están causando un impacto más negativo en el humor social y en las encuestas de imagen, debido a que la economía entró en recesión en los últimos dos trimestres, con caída del consumo, suspensiones y despidos en algunos sectores. Según dijo otro alto funcionario al diario “La Nación”, “se vienen despidos en varios sectores. El Gobierno intentará poner plata para subsidiar los sueldos y disuadir a las empresas. Pero no se sabe si será suficiente”, y en ese contexto social, presumen, los escándalos judiciales hacen más daño a Balcarce 50. Las causas que más preocupan en la Casa Rosada son las que involucran a la Presidente por el acuerdo con Chevron; al vicepresidente Amado Boudou por el caso Ciccone; al subsecretario técnico Carlos Liuzzi por frenar un allanamiento judicial; al ex secretario de Comercio Guillermo Moreno por abuso de autoridad, y al ex secretario de Transportes Ricardo Jaime por enriquecimiento ilícito y la tragedia de Once. También se sigue de cerca la de lavado de dinero que roza al empresario Lázaro Báez, aunque en ella no está imputado formalmente ningún funcionario kirchnerista. La Casa Rosada presiente que habrá más activismo judicial a medida que pasen las semanas y se acerque el final del mandato de Cristina. El secretario legal y técnico, Carlos Zannini, intentó interceder ante algunos jueces, pero los influenciables cada vez son menos. Esa preocupación extrema llevó a la Presidente a decir anteayer, con gesto adusto, que durante la época de las privatizaciones de los años 90 “ojalá hubiéramos tenido jueces y fiscales como los que tenemos ahora, que siempre están atentos para hacer las denuncias”. Olvidó que el kirchnerismo en esa época apoyó al gobierno de Carlos Menem y votó en el Congreso privatizaciones como las de YPF y la de las jubilaciones, etc.
A su lado se lamentan. “Cuando un gobierno se termina, los jueces empiezan a pensar más en los (candidatos) que vienen y a quedar bien con ellos que en los que se van. Les pasó a Alfonsín, a Menem y a De la Rúa”, reflexionó un ministro. De ahí que el Gobierno sólo opera para colocar a sus amigos en varios espacios del Poder Judicial. El oficialismo en el Senado aprobó ayer en forma absolutamente ilegal y anticonsttitucional una lista de 10 conjueces para la Corte Suprema, que actuarán en caso de vacante o de excusación de alguno de los ministros actuales. La sesión fue presidida por Boudou en su condición de vicepresidente. La Cámara alta también avanzará en la designación de una nómina de 360 conjueces para vacantes en varios juzgados de primera instancia y 32 cámaras de apelaciones, ¿dudoso el apuro repentiono, no?. La oposición rechazó los nombramientos de los 10 conjueces para el máximo Tribunal y denunció que se convalidaron por mayoría simple, sin los dos tercios que exige la Constitución para los ministros del máximo tribunal. El oficialismo consiguió 39 votos, a partir de la ayuda de sus aliados y de los neuquinos Guillermo Pereyra de la CGT de Hugo Moyano y secretario general de Petroleros de Chubut, Neuquén y Santa Cruz y Lucila Crexell, del MPN. En tanto, la UCR, FAP-UNEN, el PJ Federal y PRO se pronunciaron en contra. Como hubo varios ausentes, fueron apenas 21 votos negativos. Finalmente los K estuvieron a tres votos de alcanzar los 42 para lograr los dos tercios. Según el matutino de la “Corpo” o sea “Clarín” , el bloque kirchnerista lamentó las ausencias del misionero Salvador Cabral y de dos aliados, el ex presidente Carlos Menem y la correntina liberal Josefina Meabe. En la polémica nómina para eventuales reemplazos en el máximo tribunal figuran varios ex funcionarios de Gobierno, asesores K, abogados allegados a La Cámpora y referentes del universo kirchnerista. El único candidato que contó con amplio apoyo desde que fue postulado es León Arslanián, camarista en el juicio a las Juntas Militares y ex ministro de Carlos Menem. Recientemente integró la comisión Zaffaroni que redactó el polémico anteproyecto de reforma del Código Penal.
En el inicio del debate, como miembro informante del radicalismo, Ernesto Sanz advirtió que el proceso de designación de los conjueces debía ser similar al de los ministros de la Corte, tal como lo establece “el artículo 99 inciso 4 de la Constitución Nacional” y en sintonía con la opinión de varios constitucionalistas. El presidente de la UCR, a su vez, dejó entrever que su partido podría continuar su reclamo en el ámbito judicial. De hecho, en la Corte había preocupación por la forma en que se votaría la lista. Desde el oficialismo, Marcelo Guinle reafirmó la intención de votar con mayoría simple los pliegos y, entre sus argumentos, afirmó que “los requisitos que impone la Constitución, sólo son necesarios para el juez definitivo” (?), en referencia a que los conjueces intervienen esporádicamente, en casos de recusación, vacancia y excusación. Para legitimar este proceso de designación, los K también recordaron que la anterior lista de conjueces para la Corte había sido aprobada en 2002 sin el requisito de los dos tercios que reclamaba la oposición. Aunque aquellos nombramientos, realizados durante la presidencia de Eduardo Duhalde, obtuvieron amplio consenso, algo que no ocurrió en esta ocasión. No obstante, el santafesino Rubén Giustiniani (FAP-UNEN) terminó de desarticular ese argumento al recordar que en el decreto que oficializó aquellos nombramientos, Duhalde apuntó que se hizo “en función del artículo 99, inciso 4, de la Constitución”, es decir, con los dos tercios. Sanz admitió que el caso amerita “una ley que exprese claramente qué mayoría” se necesita. Y exigió, para acercar posiciones, una lista de consenso. El resto de la oposición se sumó al pedido. “No vamos a convalidar ninguna maniobra que le quite representatividad y legitimidad a un proceso de designación”, insistió Magdalena Odarda (Coalición Cívica). Pero los K impusieron igual sus nombres, aunque el grado de inconstitucvionalidad terminará “judicializando el caso de los conjueces de la CSJN”.
Boudou, es un caso testigo, de la preocupación del cristikirchnerismo y de la propia Presidente, que puede a llegar a verse “rozada” o directamente involucrada . El caso del vicepresidente Amado Boudou presenta demasiadas novedades en los últimos días. La última que se conoció fue la orden de que el testigo del caso la ex-Ciccone sea incluido al sistema de protección judicial. Así lo dispuso el juez Sebastián Casanello tras la denuncia de José Guillermo Capdevilla, que aseguró que se fue del país tras recibir amenazas. Fuentes judiciales informaron a la agencia “DyN” que el magistrado dispuso que, si Capdevila vuelve al país, la Dirección Nacional de Migraciones le informe al Ministerio de Justicia para que lo incluya en ese programa. En tanto, Casanello resolvió llevar adelante medidas de prueba para intentar dar con los dos hombres que Capdevila denunció que lo amenazaron el 30 de abril en cercanías al Rosedal, en el barrio de Palermo, en horas de la noche. El magistrado le pidió a la Policía Metropolitana las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona y citó a declarar como testigo para el viernes al escribano que rubricó el acta en la que Capdevila relató las amenazas y que fue presentada el martes en el juzgado. El testigo no se presentó en los tribunales a denunciar las amenazas o pedir protección y recién lo hizo el martes para informarle a la Justicia que se iba del país porque temía por su vida tras recibir las intimidaciones. El juez Casanello también le solicitó al Ministerio de Economía que le remita el legajo laboral de Capdevila. El exfuncionario vivía en la ciudad bonaerense de Campana, y el juez le pidió a la comisaria de la zona que informe si tienen denuncias por amenazas. Capdevila nunca se presentó en la justicia, ni denunció las amenazas, ni pidió protección, por lo que recién ahora ordenan que ingrese al programa.
El caso del número 2 del “chino” Zannini, es otra perlita que involucra a lo más alto del Poder Ejecutivo. El juez federal Luis Rodríguez dispuso que las compañías telefónicas le informen las llamadas entrantes y salientes de doce líneas pertenecientes al subsecretario de Legal y Técnica, Carlos Liuzzi, número dos de Carlos Zannini , y a Carlos Leiva, secretario del juez federal Norberto Oyarbide. Según confirmaron fuentes judiciales al diario “La Nación”, las empresas deberán detallar al magistrado los llamados realizados y recibidos por esos teléfonos el 19 de diciembre pasado, cuando Oyarbide frenó el allanamiento a la financiera Propyme, luego de que recibiera un llamado de Liuzzi. Cuatro de esas líneas están a nombre de Leiva y las restantes, de Liuzzi, según informaron las empresas del sector. También se pretende acceder a los mensajes de texto. La misma medida se tomó con los teléfonos del dueño de Propyme, Alejandro Greppi. Según los informes recibidos por Rodríguez, Oyarbide no tiene teléfonos celulares a su nombre, pero como cuenta con custodios de Gendarmería, se pedirá a esa fuerza que detalle los móviles con que cuentan esos efectivos. ¡Ya son muchos los argentinos que piden funcionarios y hasta Presidentes presos, porque se han cansado de la korrupción y la impunidad reinantes!
Axel Kicillof acusa a Juan Carlos Fábrega de no medir las consecuencias: “Desde enero, el BCRA aspiró más pesos que los que emitió: $ 55 mil millones contra $ 45 mil millones. Incluso, contando desde diciembre de 2013, el BCRA absorbió el 75% de lo emitido. La “sequía” se nota en la calle y repercute en el crédito: hace 2 meses que está completamente paralizado. Si el BCRA mantiene por unos meses más esta política, generará una implosión crediticia: la parálisis se transformaría directamente en una debacle, peor que la registrada en la crisis de 2009.” Juan Carlos Fábrega acusa a Axel Kicillof: “A mi me han pedido que cuide las reservas del Banco Central, cueste lo que cueste. Incluso si hay que sacrificar el nivel de actividad y el empleo. La tarea del BCRA podría aliviarse si el Tesoro Nacional reduciera su demanda de pesos bajando el gasto. Pero al faltar a su deber, deposita toda la tensión sobre la aspiradora del BCRA. Entre enero y abril la exportación también cayó porque la cosecha de cereales es mala y la inversión está parada. Sólo el gasto público sigue creciendo como si nada hubiera pasado”. En este contexto, es harto interesante un fragmento de la larga exposición de los economistas Juan Carlos Melconián y Rodolfo Santángelo: “(…) Está llegando el momento en que el gobierno tendrá que optar entre convalidar una recesión dura y prolongada para anestesiar la economía en pos de “proteger” las reservas. O bien, reabrir el grifo monetario y el crédito para no “matar” el consumo a riesgo de renovar las turbulencias cambiarias y el drenaje de reservas. El gran dilema es que, como no hay corrección fiscal, en el segundo. semestre del año el BCRA tendrá que emitir $ 100 mil millones para financiar las necesidades del Tesoro. No hay aspiradora de pesos capaz de absorber semejante catarata de pesos sin que repercuta negativamente en el sistema bancario y sin generar un brutal “crowding – out” crediticio del sector privado. Sin programa fiscal, los $ 100 mil millones de emisión son inexorables. Aun cuando la suba del gasto público se desacelere del 42% anual actual a, por ejemplo, un 35% y la recaudación aguante al 35% anual que registró en el 1er. cuatrimestre enero – abril, el Tesoro igual necesitará $ 100 mil millones de “maquinita”. El paliativo de subir la tasa de interés y absorber pesos para dejar de perder reservas chocará contra el problema de fondo de la economía: el déficit fiscal primario creciente financiado casi exclusivamente emitiendo moneda. “
“Secar el mercado de pesos no es inocuo para el BCRA, no le sale gratis. Absorber pesos en forma masiva pagando tasas de interés elevadas, genera un endeudamiento creciente. El BCRA dejó de perder reservas pero podría endeudarse este año por alrededor de $ 130 mil millones y llegar a un stock de deuda de $ 200 mil millones / $ 220 mil millones. Perder reservas luce más traumático que “llenar de letras” el pasivo del BCRA. Pero en esencia es lo mismo. Sólo cambió dónde repercute el problema: de bajar el activo del BCRA a subir su pasivo. El nivel de actividad pasa a ser una variable política y económica crucial. La contracción económica de 2009 fue profunda pero corta, originada en la crisis mundial y la sequía en el campo. A fines de ese mismo año, la actividad ya se estaba recuperando y 2010–2011 fueron años de espectacular reactivación. El estancamiento iniciado a fin de 2011 fue largo, se prolongó durante siete trimestres pero fue suave. En 2014 la economía vuelve a contraerse. ¿Será una contracción profunda como la de 2009 o suave como la de 2011-2012? ¿Será corta o larga? La peor combinación, profunda como 2009 y larga como 2011–2012, es uno de los escenarios posibles. (…) ¿Tocará fondo la actividad en el segundo. trimestre o seguirá cayendo? Aun si tocara fondo, implicaría variaciones negativas interanuales hasta fin de año y una contracción del PBI de más de 2% en todo el año. Si la economía no tocara fondo, la contracción sería más fuerte. (…) Un factor que influirá en si la actividad toca o no fondo en el segundo. trimestre es el empuje que pueda darle el sector agrícola de la mano de la muy buena cosecha de soja. Sin embargo, es una condición necesaria pero no suficiente. Dependerá de cómo esté el resto de los sectores. (…)”. El mercado conoce la situación. Se ha sentado a esperar que llegue el momento en que la Administración Cristina anuncie su decisión definitiva. Son situaciones difíciles que no podrá evitar ni la reiterada mediación voluntarista del papa Francisco para que ella cumpla lo que falta de su mandato en paz.
La presidente Cristina Fernández defendió este jueves la política de subsidios a las tarifas del transporte luego de recorrer los nuevos trenes de la línea Sarmiento. Frente a un micrófono montado dentro de una de las formaciones, y acompañada del ministro del área, Florencio Randazzo, y del titular de la Unión Ferroviaria, Sergio Sassia, la mandataria apuntó “a los empresarios que reclaman una reducción del gasto público sin específicar qué gasto público”. “Si no mantuvieramos los subsidios los empresarios tendrían que subir los salarios, porque lo que estamos subsidiando es el transporte de la fuerza laboral”, manifestó la Presidente durante el acto realizado en el Puerto de Buenos Aires. La mandataria dijo que si no se subsidiaria “el verdadero valor del boleto seguramente ese trabajador o ese sindicato le pediría más aumento de salario porque sería mucho más alto el costo de transportarse de ese trabajador”. Y aseguró que el subsidio “es parte del salario indirecto que le evita al empresario pagar más salario y que no se le reduzca la rentabilidad”. “Acá está lo que hemos prometido: los nuevos ferrocarriles para todos los argentinos”, dijo la Presidente al presentar las 72 nuevas formaciones para la línea trístemente célebre por la tragedia de Once. Cristina resaltó que “se trata de una inversión millonaria en dólares que va a permitir que millones de argentinos viajen en mejores condiciones”. Por otro lado, a las 17:00, la mandataria encabezó la inauguración oficial del Centro de diagnóstico de alta complejidad “José Rodríguez” del Sindicato de Mecánicos y Afines del Transporte Automotor de la República Argentina (Smata), justo cuando las automotrices suspenden personal por la caída de la actividad en el sector.
Visiblemente afectado por la situación de los trabajadores de su gremio y con lágrimas en los ojos se lo vio este jueves al titular de SMATA, Ricardo Pignanelli, mientras pronunciaba un fuerte discurso que tuvo como transfondo la suspensión de miles de operarios en distintas automotrices a lo largo y a lo ancho del país. Atentamente lo escuchaba Cristina Fernández, quien estaba sentada a su lado. El acto se desarrollaba en la localidad de Don Torcuato, en la inauguración de Centro de Diagnóstico de Alta Complejidad “José Rodríguez” de SMATA. Después de que la Presidente, como es usual, mantuviera comunicaciones vía videoconferencia con otras inauguraciones, le tocó a Pignanelli tomar la palabra. Fue un momento de incomodidad, tanto para la Presidente como para otros funcionarios presentes en el acto, entre ellos, el secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli. El dirigente de SMATA se adueñó del acto. Ante los cánticos de los afiliados, Pignanelli se conmovió y abrió su discurso agradeciendo a “los compañeros y compañeras que nos ayudan a salir adelante”. Es que son cerca de 15.000 los operarios afectados por la crisis del sector debido a la caída de las ventas de autos. El dirigente de la CGT Balcarce dijo que “no se podía empezar a hablar sin hacer memoria”. Y probablemente fue un lapsus cuando dijo que todos los logros del gremios se pudieron realizar “porque había laburo”. Pignanelli hizo un fuerte llamado a los trabajadores de SMATA anticipando los tiempos que se vienen. Al destacar la figura de Néstor Kirchner en la recuperación del sector, instó a “valorarlo, porque en los tiempos que vienen vamos a tener que luchar mucho”. Pero aclaró que “lo tenemos que hacer dentro del marco de país civilizado”. “Tenemos que cuidar el trabajo hoy más que nunca”, dijo el sindicalista y en ese sentido, reiteró: “Es básico defender los puestos de trabajo, con uñasy dientes”.

Buenos Aires, 22 de Mayo de 2014.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –
____________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s