Sobre la “catolicofobia” costaricense

 La entonces Presidenta entrante de Costa Rica Laura Chinchilla Miranda junto a su esposo y su Hijo (D). Chinchilla Miranda (San José, 28 de marzo de 1959) fue elegida el 7 de febrero de 2010 como Presidenta de la República de Costa Rica para un período de cuatro años que inició el 8 de mayo de 2010. Había sido postulada por el Partido Liberación Nacional. Foto tomada en San José, Costarrica, el 08/05/10durante la ceremonia del traspaso de poderes ,  por Wladimir Jàtiva (Presidencia del Ecuador)

La entonces Presidenta entrante de Costa Rica Laura Chinchilla Miranda junto a su esposo y su Hijo (D). Laura Chinchilla Miranda (San José, 28 de marzo de 1959). Fue elegida el 7 de febrero de 2010 como Presidenta de la República de Costa Rica para un período de cuatro años que inició el 8 de mayo de 2010. Fue postulada por el Partido Liberación Nacional. Foto tomada en San José, el 08/05/10, durante la ceremonia del traspaso de poderes, por Wladimir Jàtiva (Presidencia del Ecuador)

El odio a lo «católico»
Por el Prof. Oscar Lobo Oconitrillo
oscargdo10@gmail.com

La historia de Costa Rica desde unos treinta años viene viviendo una acción de repudio a todo lo “religioso”, en concreto a todo lo católico.

Primero fue la avalancha de sectas pentecostales durante la mitad de la década de los 70 y toda la de los 80. Eran grupos financiados por instituciones del sur de los Estados Unidos que llevaron a toda Centro America de “Cristo”. Se tenía un dicho “América Latina, no se puede conquistar por ser –católica–“. Estos pentecostales tenían la tarea de “conquistar” políticos, sobre todo en Centroamérica, impusieron gobiernos, financiaron a los Contra, crearon escuelas y colegios y espacios en radio y televisión “telepredicadores” o la así llamada “Iglesia Electrónica”.

Por la misma época, otra parte algunos sectores de izquierda iniciaron un proceso de represión a todo lo “católico”, sus instituciones, obispos, sacerdotes y religiosos, desde Nicaragua expulsaron sacerdotes.

Recuerdo la Carta Pastoral sobre la situación de Limón en Navidad de 1989 de Mons. Alfonso Coto Monge, Vicario Apostólico. Algunos sectores se volvieron contra la Iglesia Católica, logrando crear ambientes de confusión. Mons. Coto fue un hombre valiente, hijo espiritual de Mons. Víctor Sanabria Martínez. Lograron dividir la opinión pública hacia los Obispos de Costa Rica.

En Costa Rica quedó claro que algún sector de la dirigencia política, empresarial (UCAEP) e intelectuales de la UNA y UCR se fueron con “los tacos por delante”, incluso se escribió desde el “magisterio paralelo de La Nación”. Una expresión de Oscar Arias: “se pueden cambiar los 10 mandamientos pero nada del TLC”. La tolerancia hacia el sentido religioso había desaparecido.

Todo esto fue atizando en el tiempo en un fogón de odio, viendo solo los tizones erróneos de personas eclesiásticas (obispos, sacerdotes y religiosos), nunca pudieron distinguir entre lo bueno y lo malo. Algunos medios de comunicación se dieron a la tarea de sacar “trapos sucios” de la Iglesia Católica, alimentando el “repudio”. De esto existen muchas informaciones publicadas.

Llegó el momento después en que los grupos de presión fueron tomando el poder, logrando mayor presencia en los partidos políticos, instituciones gubernamentales y centros de estudios superior. La influencia de muchas de estas personas con “estudios” de inclusión fue haciendo pensar que todo lo religioso está contra la libertad del hombre, por eso debe excluirse.

Llegamos al Gobierno de Doña Laura, que tomó los votos de los así “llamados cristianos” en la Asamblea Legislativa a legitimar su pobre gobierno.

Con la llegada de Don Luis Guillermo Solís que inicia su Gobierno con una “huelga magisterial”, una Asamblea Legislativa que es lo “mismo” de siempre y la obsesión del así –Estado Laico–, que todavía no se sabe cómo se “come”, pero en el fondo se nota el gran odio a todo lo “católico”. Hasta se volaron la “oración de gracias” en el inició de mandato del pasado 8 de mayo… ¡qué pena!

Luis Guillermo Solís Rivera (San José, Costa Rica, 25 de abril de 1958) es un politólogo, historiador y académico costarricense, desde el 8 de mayo de 2014 es el Presidente de Costa Rica. El 6 de abril de 2014 fue escogido como Presidente electo1 representando al Partido Acción Ciudadana para un período de cuatro años.

Cuando los grupos de presión terminen con el “status” católico tomaran otra bandera, todo lo religioso, y los grupos pentecostalistas ya no tendrán partidos políticos, ni “transferencias” ni espacios de expresión. Lo demás es pura imaginación, desde Zapote reinará una “mitra”. Al final “Dios” ha muerto, viva la “libertad”.

/ La Prensa Libre digital – 05/06/2014

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s