¿La llevará puesto el tren de la historia?

Cristina Fernández, no sólo es la Presidente más korrupta e intolerante de la historia nacional, sino que además es una soberbia incorregible, echo que se suma a su incontinencia verbal lo que la lleva a recitar y decir brutalidades o a tergiversas –por bruta e inculta- la historia nacional; o a insultar la memoria de los muertos por su desgobierno. No existe la falta de ideas, lo que si existe es la maldad contenida en su proceder, en su accionar y en su dialéctica. ¡La historia será su juez implacable!

Dice sabiamente mi amigo Rubén Darío Peretti: “Tiene razón la Sra. Presidenta cuando dice que somos “pagadores seriales”. Pero además somos “deudores recalcitrantes” y “conformistas encantados”. Somos “pagadores seriales” desde 1824, pues antes de recibir el primer empréstito ya habíamos pagado la primera cuota y la comisión. Y luego se siguió pagando hasta que entramos en default, pero al salir, se persistió en el pago. Además somos “deudores recalcitrantes” también desde 1824, salvo los años 1952 – 54 que no se tuvo deuda. Luego se comenzó a deber y hoy también se debe mucho, aunque no se sepa cuanto. Y somos “conformistas encantados”, porque estamos muy conformes de pagar y seguir debiendo sin buscar el porque. Teniendo la suerte de que no nos damos cuenta que poco a poco vamos perdiendo el mejor vivir que el llamado progresismo nos va dando por un tiempo. Alguien dijo “este país vive pagando y va a morir debiendo mucho más”. Pero si bien esto es absolutamente cierto el régimen cristikirchnerista posee además otras “virtudes” que lo asemejan al “Cambalache” de nuestro poeta peronista. Y ellas son: “soberbia, zoncera, brutalidad e incultura, desconocimiento básico de nuestra historia nacional, incapacidad manifiesta, agresividad permanente, descontrol personal, incapacidad para dialogar, nefasta costumbre de imponer sus ideas o pensamientos sin aceptar críticas y/o correcciones bienintencionadas, etc., …etc.”
Las declaraciones de Cristina Fernández de Kirchner durante el lanzamiento de las nuevas formaciones del Ferrocarril Sarmiento (aquel que termina en Once y que protagonizó una tragedia con 62 muertos) generaron reacciones de rechazo que se hicieron sentir. Obviamente, que la presidente dijera que había que apurar el acto porque una formación podía llevarse por delante a todos justamente en ese ferrocarril, fue percibido por más de uno –en general por casi la totalidad de la población- como un fallido de esos groseros que ha sabido mostrar la mandataria en sus siete años como presidente. Para recordar algunas memorias sobre los fallidos circulan en diferentes ámbitos y se recopilan a continuación a través de una carta de lector que prefirió mantener el anonimato –quizás por su función en el Ejecutivo- que dice: “Sin lugar a duda alguna, nuestra actual primera mandataría, ha marcado su ya casi finiquitada gestión con una impronta personal que tiene algunos ribetes nunca antes vistos en sus antecesores. Desde bailar durante el desarrollo de un acto; aunque la música que suene sea nada más ni nada menos que la de nuestro Himno Nacional; pasar del llanto desconsolado a la risa más estridente en cuestión de segundos; ser en todos los casos “referente personal” de cualquier situación sobre la que este disertando; hasta su innegable capacidad oratoria; la que la lleva a poder hablar y hablar sin parar –incontinencia verbal y soberbia descontrolada- sobre casi cualquier cosa sin tener un papel en la mano. Lamentablemente este último aspecto del estilo Presidencial popularmente referenciado por el inefable “a todos y a todas”, encierra severos problemas. Mi actividad profesional me ha llevado en varias oportunidades a ser coorganizador, relator o simplemente espectador en actos encabezados por la Presidente (recuerdo a todos y a todas que la palabra refiere a “presidir el ente” por lo que es imposible darle el touch femenino que la Sra. reclama). Invariablemente cada intervención oral de la Jefe de estado tiene siempre una perlita que denota que el hablar sin papeles suele ser más complicado de lo que puede parecer.”

“Hace unos años, se reinauguraba un edificio de la Armada Argentina que alberga a la Escuela Nacional de Náutica. La misma había sido mudada desde allí hacia la ex ESMA por Carlos Menem y luego de varios años de limbo edilicio, finalmente volvió a su anterior locación. El Director del Instituto naval en sus palabras aludió a los origines de esa escuela que había fundado nada más ni nada menos que “Manuel Belgrano en 1799”. Rápida de oído, a su turno la Presidenta tocó una pared y expresó que en esa pared construida por don Manuel, estaba impregnado el espíritu del prócer. Demás está decir que la pared en cuestión data de 1950, y que la licencia poética de su predecesor en el uso de la palabra fue tomada literalmente por la Jefa de Estado -¿será por su desconocimiento absoluto de nuestra historia nacional?-. Demás está decir también que ninguno de los presentes, se animó a efectuar aclaración alguna. Mucho más cerca en el tiempo, nuestra Presidente participó en el “bautismo” del buque “Francisco P” –de la empresa Buquebus-. En el acto la mandataría se deshizo en elogios sobre la calidad de la industria naval argentina y agradeció al propietario de la nave por la generación de puestos de empleo legítimos. De haber tenido un discurso preparado de antemano, tal vez alguien se hubiera percatado que el buque fue íntegramente construido en la isla de Tasmania y que al tener la nave pabellón uruguayo desde su capitán hasta el último camarero son de esa nacionalidad. Bueno es recordar también que hace unas semanas atrás en un acto realizado en el principal taller naval del país (Tandanor) Cristina ilustró al alto mando naval presente, explicando que antiguamente los barcos se reparaban con buzos (?) … la férrea disciplina castrense hizo que no –se notaran en verdad- hubiera caras de asombro, de burla o de espanto. “Al comandante en jefe no se lo critica, dijo uno de los presentes”, no sabemos si en serio o en burla, pues el dicho popular dice: “el que sabe trabaja y el que no es jefe”.
“Podríamos seguir repasando otras glorias de la oratoria presidencial; el reto al “cheto” Boudou por vivir en Puerto Madero (cuando aún no estaba procesado); la poco diplomática ninguneada a la selección nacional al expresar que “no vio ningún partido”; la ya famosa frase “¡baja la cámara cheee!” y miles de perlas negras más. Pero hoy…. “La líder de la Nación”; la máxima “empleada pública nacional”; la mujer tal vez más amada y –con seguridad meridiana- odiada del país, la referente indiscutida de 40 millones de “argentinos y argentinas”, sea para seguirla a pie juntillas o para marcar la referencia necesaria sobre lo que no se quiere para el futuro, dijo lo que nadie quería, pensaba o imaginaba que pudiera decir una persona racional en la ocasión de presentar una nueva formación ferroviaria. “apurémonos que nos llevan puestos”, será un furcio o es que la traicionó el subconciente y se refirió a lo que muchos ya descontamos, que no es otra cosa que “se la llevará “puesta” la historia”. “Tal vez un profesional experto en las profundas cuestiones de la mente humana, podría descifrar si esta lamentable expresión es fruto del temor que tendría la Sra. Presidenta por hacer lo que hacen a diario millones de compatriotas (subirse a un tren del Sarmiento); si tal vez tiene un humor muy particular, o si simplemente el poder le hizo perder definitivamente los frenos inhibitorios y todo le da lo mismo. Si Ud. –amigo lector- piensa que solo fue un acto fallido, permítame decirle que hay fallidos que llevan a muchos profesionales a – como mínimo- perder su puesto. Un enfermero no puede aplicar mal una inyección; un gasista no puede fallar en una conexión domiciliaria, y un presidente no puede decir cualquier cosa que le venga primero a la mente. Los dos primeros o van presos o como dije pierden el trabajo; el tercero (o la tercera) parece ser inmune, a todo tipo de barbaridades de forma o de fondo. Es pensando en esta broma pesada que hoy pareció jugarnos nuestra Comandante en Jefe, Presidente, líder, ídola o como queramos llamarla; asestando con sus palabras un duro golpe a cientos de ciudadanos con sus familias destruidas porque casualmente “se llevaron puestos” a uno o varios miembros de las mismas, es que voy a hacer desde este humilde lugar un muy sencillo pedido”, al que yo y muchos otros argentinos de bien adherimos.
“Por favor señora Presidente lo antes posible: ponga en marcha los aceitados mecanismos de comunicación con los que Ud. cuenta. Pida la cadena nacional; llame a su excelente locutora presidencial; convoque la traductora para personas con discapacidad auditiva. Reúna en uno de los salones tan coquetos que su espíritu de “arquitecta egipcia” han hecho proliferar en un edificio histórico como lo es la Casa Rosada; llame a la Cámpora , la Solano Lima, la Juan Domingo y a todas las organizaciones militantes que tanto la admiran. Cuando todo esté listo salga al aire; mírenos a los ojos a todos y a todas ; mire de una forma especial a los familiares de los muertos en esos rieles que Ud. hoy volvió a hacer estremecer y diga por una vez en su vida , la única palabra que creo que nunca dijo. “¡Perdón!” A partir de ese momento las emisoras participantes podrán continuar con la difusión de sus respectivos programas. Y tal vez esa gente le quede agradecida por demostrar un poco de respeto hacía su desgracia.”

Poco, muy poco para agregar a lo ya escrito, solo nos resta mostrarle al pueblo, ese al que ella clientelarmente cree tener sumido, otra de las facetas de Cristina Fernández viuda de Néstor Kirchner, hoy ante la premura para no caer en default y para seguir atacando al juez neoyorkino Thomas Griesa –el mismo que tiene en sus manos nuestros destinos- y frente al “ataque de los fondos buitres”, y la no realización de la reunión mediadora citada por aquel juez, Cristina Fernández rechazó que el país vaya a entrar en default por que “les pagó” a sus acreedores. “Quiero decirles a todos que la Argentina no va a entrar en default, por una razón esencial, porque en default entran los países que no pagan, y la Argentina pagó”, enfatizó la mandataria durante un acto en la planta de Yamaha en General Rodríguez. “Así que van a tener que inventar un nombre nuevo. No sé cuál, porque las calificadoras, los bancos de inversión, los gurús siempre encuentran un término para disfrazar lo que pasa”, aseguró. “Van a tener que reflejar que un deudor pagó, y que alguien bloqueó y no deja llegar el dinero a terceros, que son los tenedores del canje”, ¿aclaró? “Esta Presidente no va a firmar nada que comprometa el futuro de la Argentina”, sentenció y aseguró que no llegará a ningún acuerdo bajo “amenazas”. La Presidente hizo alusión a la claúsula RUFO del contrato con los bonistas y explicó que “si uno viola esa cláusula, se cae todo lo acordado; se caen las quitas que consiguió Néstor (Kirchner) –olvidándose de quer no fueron tales las quitas y que además y primordialmente lo hizo junto a Roberto Lavagna- , los plazos y te exigen todo junto”, omitiendo explicar que de suceder un nuevo default o aplicándose la cláusula Rufo ella y sus más cercanos colaboradores: Zaninni, Capitanich, Timerman y Kicillof –como mínimo- serán pasibles de juicios penales agravados por “graves daños a la Nación por el mal accionar como funcionarios del Estado”, con penas que rondan desde los 8 a los 25 años de prisión efectiva.
La reunión prevista para hoy miércoles entre los representantes de la Argentina, de los fondos buitres y el “mediador” Daniel Pollack por orden del juez Thomas Griesa fue postergada para este jueves, porque la delegación de funcionarios nacionales convocada no arribaría en tiempo. Según informaron desde su oficina, el Special Master designado por el juez Thomas Griesa para que ejecute su sentencia, fue avisado el martes por la tarde de que la delegación argentina de funcionarios no podría llegar a Nueva York este miércoles para concurrir a la reunión. El encuentro fue reprogramado para este jueves a las 12:00 (las 13:00 de Buenos Aires). De esa forma, la Argentina pierde otro día de los pocos que queda antes de que entre en default, el próximo 30 de julio, cuando vence el período de gracia para pagarles los US$ 500 millones a los bonistas de la deuda reestructurada. El juez Griesa impide que esos acreedores accedan al pago ya depositado por la Argentina en el BoNY si ésta no le paga al mismo tiempo a los holdouts. El juez rechazó el martes el pedido de la defensa argentina para reponer una medida cautelar “stay” que permitiera negociar con los buitres –holdouts- sin perjudicar al resto de los bonistas bajo ley de Nueva York. “Hablaré con ambas partes sobre esto hoy”, dijo Pollack quien busca cumplir con la decisión del juez Griesa, que ayer emplazó a la Argentina y a los holdouts a negociar “de modo continuo y hasta que haya un acuerdo” en torno al reclamo de los fondos de cobertura por unos US$1.330 millones iniciales y que hoy ya suman US$ 1.600 millones por títulos en default.
¿Fue buscada esta postergación? Según informa,”iProfesional.com”, la presidente Cristina Fernández convocó el martes (22 de julio) de urgencia al equipo económico en la Casa Rosada, para evaluar las consecuencias de la decisión del juez de Nueva York de negarse a concederle a la Argentina el “stay” que permitiría dejar en suspenso la sentencia. En la reunión, indica el portal, la Presidenta y los funcionarios analizaron la conveniencia de enviar una comitiva técnica y legal para participar de la audiencia convocada por el mediador Pollack, para intentar establecer un diálogo con los fondos especulativos que litigaron por sus bonos en default. Una de las posibilidades que se barajaron el martes era que la Casa Rosada pida “una prorroga” de la audiencia hasta el jueves, debido a que el último vuelo desde el aeropuerto de Ezeiza a Nueva York partía a las 23:00, con lo cual se acotaban los tiempos para trazar una estrategia para este encuentro, a tan sólo una semana de entrar en default. ¿Seguimos tirando de la cuerda? ¿Mantenemos estúpidamente el doble discurso de fuerza soberana interna, mientras negociamos en las sombras y a través de bancos estadounidenses? ¿Cuánto terminaremos pagando por esta idiotez supina de Cristina Fernández? ¿Otra vez igual que con Repsol, el Club de París y los juicios del CIADI, cifras mucho más amplias de lo necesario?
¡La historia te terminará juzgando burra!

Buenos Aires, 23 de julio de 2014.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s