Argentina: Inversiones chinas o ¿invasión británica siglo XXI?

 

 

 

 

José Arturo Quarracino, publica el pasado 20 de julio un artículo esclarecedor sobre las inversiones chinas en Argentina, donde se desmitifican las supuestas transformaciones de nuestra “nueva política internacional”, ya denunciadas por éste columnista en la nota “Putín, Xi Jimping adulan a CFK por el shale gas”. Esta nueva supuesta alineación y apertura hacia nuevos centros internacionales de posibles inversores deja al descubierto que el cristikirchnerismo “nac&pop”, sigue siendo un “agente del sistema imperial de dominación financiera y económica”. La supuesta financiación china viene de la mano de la asociación estratégica de los chinos con las finanzas de la City londinense. La “avanzada China” es en realidad un nuevo avance del imperialismo británico que tanto defenestra Cristina Fernández.

 

El pensador nacional José A. Quarracino desenmascara un nuevo capítulo de la “entrega más abyecta al imperialismo británico” llevada a cabo por la administración “progresista” del régimen cristikirchnerista en pleno siglo XXI, y contradiciendo el “relato epopéyico” de la supuesta “liberación nacional” llevada a cabo por Néstor y por Cristina Fernández desde la “refundación de la Argentina”, iniciada en mayo de 2003. Su esclarecedor artículo del pasado 20 de julio “Inversiones Chinas en Argentina:¿las Invasiones Inglesas del Siglo XXI?”  nos demuestra con claridad en sus tres puntos, este nuevo proceso de desinversión industrial argentina, su extranjerización y su concentración económica; factores que implican la consolidación del proceso iniciado por el Dr. Alfredo Martínez de Hoz el 24 de marzo de 1976, de entrega y dominación económico financiera al patrón internacional don David Rockefeller.

Doce años en la vida de un país no son muchos, aunque depende de lo acontecido en el transcurso de los mismos. Doce años en la vida de una persona no son pocos, si se analiza si estos fueron aprovechados o desaprovechados para posicionarse de manera correcta en la ruta de su existencia. Doce años se cumplirán cuando Néstor antes y Cristina Kirchner, dos veces después, abandone el poder. Esos doce años analizados sin fanatismo, propio de las mentes capturadas por el accionar  demagógico de los gobiernos populistas berretizados, o populistas clientelares –como el encarnado por el  matrimonio K- terminan siendo un atropello a la dignidad, al ejercicio democrático, a la prosperidad; en síntesis, al respeto de la vida de quienes han gobernado. Los años más prósperos en ingresos de la historia de la nación –sólo el agro aportó US$ 76 mil millones- han sido perdidos. El balance no solo no da negativo analizando la diferencia entre activos y pasivos. El drama mayúsculo es que “no hay activos; solo pasivos y el patrimonio neto es altamente negativo”. No es no querer, es no poder encontrar méritos en la gestión de una pareja que ha disfrutado del poder en beneficio de un relato, en detrimento de la verdad y se ha enriquecido enorme e impunemente en forma personal; como a un séquito muy escaso de argentinos muy próximos a ellos.

 

 

Las “actividades” más desarroladas y  humillantemenete prósperas son el juego (no hay lugar, por menos importante que este sea, que no tenga al menos un casino); el narcotráfico, la korrupción, la trata de personas, la prostitución y la delincuencia violenta. Se ha multiplicado el empleo público y el empleo negro, para esconder la desocupación y el hambre. No quedan obras de infraestructura destacables. Se perdió el autoabastecimiento energético. La pobreza abarca al menos al 30% de la población, y la indigencia a casi el 11%. Se incrementó la vagancia subsidiada, la maternidad juvenil para generar ingresos familiares, se precarizó de tal forma la educación que se ha llegado a prohibir subterráneamente que los docentes puedan hacer que sus alumnos repitan un año; por menos conocimientos que hayan acumulado. Entrar en otros detalles conocidos, padecidos y a sufrir -por largos años- sería ahondar en una herida abierta que tiene la mayoría de los argentinos que ven cómo se los ha engañado, cómo se los ha estafado, cómo se les ha robado el presente y el futuro a ellos y a sus hijos. La división social, la fragmentación de clases y la violencia encerrada en ella ha sido una tarea premeditada y perversa hecha por quienes han conducido el país desde el poder central. El servilismo, la adulación, la obediencia debida; mayoritariamente ganada por medio de ingresos espurios de quienes –no en escasa cantidad- se han prestado a estas prácticas, ha resultado otro de los resultados nefastos para una sociedad quebrantada en sus bases morales y éticas.

La verdad escondida (para no pocos) debajo de la inmensa alfombra está apareciendo irremediablemente, matando descarnadamente a la falacia contada en innumerables medios mantenidos con dineros estatales y en extensas cadenas nacionales. Si algo cierra un ciclo como la frutilla de un postre que nadie quiere comer, es el “default” que está al caer. Una cesación de pagos, que más allá de sus consecuencias, anuda una inmensa bolsa de decepciones y retrotrae la memoria a una crisis –la de 2002- de la que se debió haber salido para nunca más volver; si quienes  administraron el poder, dado por el voto mayoriario de la ciudadanía, hubiesen sido al menos algo probos y mucho más “prudentes” en el manejo de los recursos de todos. El desánimo y el enojo en los rostros de los argentinos, no es producto de una etapa circunstancial de problemas financieros; reflejan una angustia muy superior que quizás se canalice en un cambio en el resultado de las elecciones de 2015, si es que esta comunidad quiere darle un vuelco real a sus remanidas y buscadas desdichas. Los pueblos que desconocen su historia están condenados a repetirla. Al final de 2015 se sabrá si algo de esta negra historia ha sido aprendida… falta poco para ello; aunque el tránsito sea por demás costoso.

“1.Mucho se ha escrito y comentado durante estos días sobre la avalancha de las inversiones chinas en nuestro país y sobre los fondos swap puestos en garantía en el BCRA. Pero de lo que no se dice nada, al menos en los grandes medios de comunicación, como tampoco en el mundo político, es que “esta avanzada de la República popular China en nuestro país”, en rubros tan sensibles como la energía eléctrica y en el plano financiero, viene de la mano de la asociación estratégica que han realizado las autoridades políticas del país asiático “con las finanzas inglesas”, a través de la City bancaria londinense, desde octubre del año ppdo., perfeccionada a lo largo de los últimos meses. Es decir, esta avanzada “china” en nuestro país es en realidad un “nuevo avance del imperio británico en nuestra economía”, disimulada con rostro asiático. En un corto artículo publicado en el diario –de la Corpo- Clarín, el 27 de octubre del 2013 (en http://www.clarin.com/opinion/Londres-eje-mundial-finanzas-chinas_0_1918698212.html), el analista político Jorge Castro informaba sobre esta asociación estratégica chino-británica, dando a conocer en forma muy precisa que “es evidente que el gobierno de David Cameron ha tomado la decisión estratégica fundamental sobre la inserción internacional de Gran Bretaña enel siglo XXI y optó por China, a través de la conversión de Londres en el  entro mundial de la internacionalización del renmimbi (RMR) y en el eje de la inversión directa de la República Popular en el exterior”.”

Quarracino nos sigue desasnando a través de su análisis y las notas tanto de Castro como de “lainformacion.com” del 16 de Octubre de 2013 y otras, explicándonos: “Lo que en realidad afirma y confirma el articulista es que Gran Bretaña ha tomado la iniciativa de adoptar un nuevo liderazgo en el mundo político internacional y que utiliza para ello los cuantiosos fondos que las autoridades comunistas chinas destinan a inversión directa externa –IDE-, dando forma concreta a una nueva expresión de la alianza entre los verdaderos dueños del capitalismo a nivel global con la ideología “comunista”. Esta noticia confirmaba lo anunciado el 15 de octubre de 2013 por el ministro de Finanzas británico, George Osborne, en una visita oficial a China, en el sentido que la ambición británica es “garantizar que Londres sea el centro para las negocios en yuanes en occidente” (http://noticias.lainformacion.com/economia-negocios-y-finanzas/bancos-centrales/china-autoriza-a-londres-a-invertir-em-yuanes-en-las-bolsas-chinas_vc871Lxrs5WrOKips52Msm4/ ) . En otras palabras: ”avance imperialista británico, con dinero y rostro chinos, para imponer la moneda asiática como moneda de intercambio internacional, en lugar del dólar”. Un paso importante se dio en ese sentido días pasados, al institucionalizarse el intercambio directo entre el yuan (en realidad, el enmimbi, nombre oficial de la divisa china) y la libra esterlina, obviando al dólar: “el yuan chino y la libra británica se podrán cambiar directamente a partir de este jueves (19/06/2014), según la plataforma de cambios de divisas del país, en un nuevo paso hacia la internacionalización de la moneda china” (“China inicia la converesión directa entre el yuan y la libra británica”, en http://origin.swissinfo.ch/spa/china-inicia-la-conversi%c3b3n-directa-entre-el-yuan-y-la-libra-brit%c3%a1nica/38818030) .

Hay una porción de la noticia que es verdadera: La Argentina ha firmado varios acuerdos con China que le permitirán financiar obras de infraestructura y compras de bienes al país asiático, dando una bocanada de oxígeno a un país sin acceso al crédito externo y al borde del cese de pagos. Los convenios refrendados por los presidentes Cristina Fernández y Xi Jinping, incluyen el desembolso de préstamos por US$ 7.500 millones para la construcción por empresas chinas de 2 represas hidroeléctricas y la renovación de una línea ferroviaria clave para el transporte de granos. “La firma de esta asociación integral pasa a conformar la relación entre China y Argentina en una verdadera política de Estado”, afirmó la Presidenta de la Nación. Pero hay otra porción de la noticia que es o dudosa o truculenta, y no es cierta: el blindaje del BCRA con un aporte de moneda china por un equivalente a US$11.000 millones que le permitirá “fortalecer el nivel de reservas de la República Argentina y facilitar la inversión en moneda local y promover el intercambio comercial bilateral”, se ha detallado durante la firma del convenio.

“A diferencia del acuerdo anterior, suscrito entre ambos bancos centrales en 2009, en este acuerdo se han mejorado significativamente las condiciones de uso, flexibilizando plazos, reduciendo costos y autorizando usos adicionales a los que previamente habían sido acordados”, informó el Banco Central de la República Argentina. ¿Qué quiere decir este tema? Mariano Spezzapria en “El Día“ de La Plata, explica: “(…) un “swap” con su par chino por unos 11.000 millones de dólares -en realidad, el equivalente en yuanes- que le servirán al país para no perder dólares a la hora de concretar las importaciones de China y de paso fortalecer las reservas del BCRA. Pero Beijing no brindó un respaldo orgánico a la Argentina ante el litigio con los “fondos buitre”. Tampoco lo hicieron de forma explícita los países nucleados en los BRICS, a cuyo foro fue a disertar Cristina Kirchner en la ciudad brasileña de Fortaleza. Sin embargo, la diplomacia argentina logró una cosecha de respaldos internacionales como para afrontar con algo más de optimismo la audiencia del próximo martes en Nueva York, donde el juez Thomas Griesa debe decidir si repone la medida cautelar para que el Estado nacional pueda negociar sin caer en default de toda la deuda. (…)”. ¿Fortalecer las reservas del BCRA? Mmmmmm, no será cerrar el círculo de la entrega al imperialismo británico tan defenestrado “de la boca para afuera” pòr la Presidente Cristina Fernández. No hay consenso al respecto:

Las definiciones de Luis Secco e Ismael Bermúdez, en el diario “Los Andes” de Mendoza: “Aliviar la escasez de dólares, a través del endeudamiento externo, como la colocación de deuda del Tesoro, o préstamos de bancos centrales al Banco Central, como el swap chino, no resuelve la razón principal de por qué los dólares lucen escasos: la abundancia de pesos. Las necesidades de financiamiento del fisco en lo que va del año se triplicaron las del año pasado. De continuar la tendencia creciente del gasto y del déficit fiscal, la necesidad de emitir pesos para financiar al fisco superará, tal como sucedió en junio, las posibilidades del BCRA de mantener bajo control la oferta monetaria. Y los excedentes de pesos seguirán produciendo inflación e incertidumbre cambiaria. No hay política cambiaria, ni política monetaria, ni endeudamiento externo, ni ningún atajo que pueda soportar el ritmo de descalabro fiscal de los últimos meses”. Sin embargo, hay opiniones bien diferentes al respecto. “Yo dividiría esto entre comercio, infraestructura y acuerdos financieros. El acuerdo financiero es una absoluta fantasía, como la que firmó (Martín) Redrado en 2010, donde se supone que hay un aporte de yuanes para fortificar las reservas del Banco Central que están en cero. Ahí lo único importante son los dólares”, afirmó Carlos Melconian, economista muy cercano a Mauricio Macri. Melconian le restó además pesó a las inversiones anunciadas. “Si las licitaciones de las represas han sido como corresponde, los chinos lo que tienen que aportar, más que generosidad, son máquinas, y vendernos”. En principio, la moneda china no puede integrar las reservas argentinas porque el yuan no es una moneda convertible, solo lo es con la libra esterlina británica. Sólo si un banco internacional estuviese interesado, se podrían cambiar esos yuanes por dólares que sí integrarían las reservas. Pero en ese caso, Argentina pasaría a tener una deuda equivalente a los yuanes convertidos. 

Martín Redrado, ex titular del BCRA del cristikirchnerismo, quien inició el acuerdo swap con China en 2009 explicó, sin contarnos la dependencia respecto de la City londinense: “Para que una operación de este tipo permita incrementar el stock de reservas y tenga un impacto concreto en las arcas del BCRA, debería realizarse una operación financiera para hacerlos convertibles. Es decir, que permita transformar yuanes por moneda de reserva en el mercado internacional, dado que el yuan es una moneda inconvertible a nivel global y, por lo tanto, no puede ser contabilizada como reserva. Dada la coyuntura en la que está la Argentina en su conflicto con los fondos buitre, deberían tomarse los máximos recaudos legales si la plaza elegida fuera la de Nueva York. No será sencillo conseguir divisas a cambio de yuanes. Llegado el caso, probablemente sean operaciones que puedan realizarse de a pequeñas cantidades”. A su vez, desde el Frente Renovador, el ex presidente del Banco Central, Aldo Pignanelli, también le restó importancia a la moneda china: “El yuan es una moneda que no tiene inserción internacional. Ni siquiera se puede contabilizar como reserva. No es que van a ingresar dólares a la Argentina, sino productos que vamos a tener que pagar”. Pignanelli reconoció la operación sólo podría servir para “importar más cosas desde China, nada más”. Y él agregó: “No es que van a ingresar dólares a la Argentina: nos dan un crédito para importar máquinas y equipos chinos”. En la otra vereda se paró el director ejecutivo de la Asociación de Supermercados Chinos, Miguel Ángel Calvete, al advertir que América Latina es atractiva para China porque es “el principal comprador mundial” de materia primas.“China hoy es el socio más importante N°2 tanto de la Argentina como de todos los países de Latinoamérica. No nos olvidemos que el 60% de las exportaciones de la República Argentina tienen como destino China, en el caso de Brasil el 62%, y lo mismo ocurre con otros países de Latinoamérica”, evaluó.

 

 

Pero habrá que convenir que Calvete no aportó nada nuevo acerca del tema de fondo, que es que pretende China de estos acuerdos, que además deben ser dirimidos por la Justicia londinense. En cambio, el periodista Néstor Scibona fue muy preciso en una sucesión de definiciones tipo Twitter que publicó en el diario La Nación, que ayuda a poner en contexto la grandilocuencia K: “(…) El apoyo de los BRICS es más simbólico que efectivo. Como ocurrió con la OEA, no implica el ingreso inmediato de dólares “frescos”. La renovación del swap de 2009 del Banco de China, en yuanes contra pesos, tampoco impacta directamente en el stock de reservas del BCRA, y en base a lo explicado por Quarracino, es volver a la dependencia británica en cuanto a lo financiero. Según la consultora Analytica, “es como un anticipo de proveedores en yuanes” para facilitar el intercambio bilateral sin uso de dólares. Por caso, aliviaría al BCRA el giro de divisas para pagar contra entrega los nuevos trenes chinos para las líneas Sarmiento, Mitre y Roca. Este reequipamiento ferroviario, contratado por necesidad y urgencia, no estaba incluido en los acuerdos de créditos chinos a largo plazo. En cambio, la financiación de las represas sobre el río Santa Cruz y la reactivación del Belgrano Cargas implica formalizar acuerdos previos. No es desinteresado el apoyo de China y Rusia: apunta a financiar ventas de sus empresas y privilegia más el comercio que las inversiones. Tampoco se diferencian de la operatoria del Club de París, sólo que en otra área de influencia y con costos menos transparentes. El Nuevo Banco de Desarrollo de los BRICS puede ayudar a la Argentina, pero estará en marcha en 2016. Es un dato para el futuro gobierno. (…)”.

Perom en “2. En realidad –nos explica Quarracino-; el poder financiero internacional occidental (básicamente angloamericano) ya está presente en las finanzas chinas, ya que sus bancos más importantes tienen entre sus accionistas a bancos como Goldman Sachs, American Express, Royal Bank of Scotland, Unión de Bancos Suizos, Citigroup, etc. Los bancos chinos que financiarán la construcción de dos represas hidroeléctricas en Santa Cruz cuentan con la presencia accionaria de las entidades mencionadas: Banco de China Ltd., Banco Comercial e Industrial de China y el Banco Chino para el desarrollo Corp. Es decir, los bancos chinos que se expanden por el mundo, en especial en los países del Tercer Mundo –ahora llamados en vías de desarrollo-, en realidad son dispositivos financieros controlados y orientados por el poder financiero angloamericano. A) El Banco de China Ltd. Es uno de los cuatro bancos comerciales que tiene como propietario al Gobierno de la República Popular de China. Opera en 27 países a lo largo del mundo. Desde 2004 al 2009 tuvo como uno de sus principales accionistas al “Royal Bank of Scotland”, vinculado a casas reales europeas, especialmente la Casa de Hannover. Su principal accionista es la estatal “Central Huijin Investment Ltd.”, subsidiaria de “China Investment Corporation”, creada en el año 2007 como fondo de riqueza soberana, responsable de la administración parcial de las reservas internacionales de la RPCH. Si bien el administrador general de esta Corporación está en manos de funcionarios chinos, la misma cuenta con un “Consejo Asesor Internacional”, que cuenta entre sus miembros, desde el año 2009, a los estadounidenses “Merit E. Janow (del Council on Foreign Relations), John J. Mack (Morgan Stanley), John Lawson Thorton (Goldmans Sachs) y James E. Wolfenshon (Council on Foreign Relations, Bilderberg Groupe, Citigroup, Foundation Rockefeller, ex presidente del BM). Es decir, el Banco de China –que administra las inversiones chinas en el extranjero- es “asesorado y aconsejado” por representantes de la oligarquía financiera estadounidense, dueña de la economía estadounidense y de la economía mundial.”

“B) “Banco de desarrollo de China” (China Development Bank). Banco propiedad del estado, financia las obras de desarrollo nacional de China y los proyectos a gran escala de obras de infraestructura, desarrollo social y cooperación internacional. Sus principales dueñoa accionarios son el Ministerio de Finanzas de China (51,18%) y la recién mencionada “Central Huijin Investment Ltd.” (47,63%), subsidiaria de “China Investment Corporation”. C) “Banco Industrial y Comercial de China” (en inglés: Industrial and Commercial Bank of China Ltd., ICBC). Es el banco más grande del mundo –y ya radicado en Argentina tras la compra del Banco of Boston- en términos de valor de mercado, el banco más grande del mundo por depósitos y el banco más rentable del mundo. Entre sus accionistas están la banca Goldman Sachs y American Express”. En la sabia y  concienzuda explicación e investigación de José A. Quarracino, estas inversiones llegadas a la Argentina y tan aplaudidas como publicitadas por el Gobierno Cristina Fernández, no son otra cosa que el cambio de color o maquillaje, de los anteriores créditos e “inversiones para el Desarrollo” del Banco Mundial y del Fondo Monetario Internacional, solo que ahora tras la careta del “nuevo Asia” y el ingreso de los BRICS en nuestra ayuda y apoyo ante los fondos “buitres” o holdouts, una mentira tan tremebunda como hacer creer que un elefante puede pasar por el ojo de una aguja, como nos enseñaran las Sagradas Escrituras.

 

 

Pero continúa Quarracino “3. La presencia de la banca Goldman Sachs en la trama bancaria-financiera de la RPCh muestra con toda claridad el vínculo profundo que existe entre el crecimiento económico “chino-comunista con el capitalismo financiero internacional”. La banca Goldaman Sachs es una de las instituciones más antíguas de EE UU, una de las dueñas originarias del Sistema de la reserva federal y, entre otras empresas, de British Petroleum –hasta hace apenas unos meses socia de Pan Américan Energy, o sea los hermanos Bulgheroni, y comprada por la petrolera estatal china-. De su seno surgieron figuras como Henry Paulson (Secretario del Tesoro estadounidense en los Gobiernos de Clinton y Bush), Robert Ziellick (presidente del Banco Mundial), Romano Prodi (primer ministro de Italia pre crisis europea), Mario Draghi (presidente del Banco Central Europeo), Mario Monti (primer ministro de Italia post crisis y sucesor de Berlusconi), Peter Shuterland (Procurador General de Irlanda, presidente de British Petroleum, director no ejecutivo del grupo Banco Real de Escocia, miembro del Grupo Bilderberg, y de la Comision trilateral), etc. También ha sido la banca responsable de la crisis financiera europea de los últimos años. Es uno de los miembros del “Consejo de las Américas”, inicialmente un nucleamiento de empresas multinacionales estadounidenses, fundado en 1965 por David Rockefeller. Entre sus dueños accionarios se encuentra el Citigroup, Vanguard Group y fondos de inversión (BlackRock Institucional Trust Company, Capital Research Global Investors), cuya propiedad le pertenece al Banco Barclays, de Inglaterra.” –el mismo que intervino en el mega canje argentino-.  

De todo lo expuesto queda perfectamente reafirmado aquello que explicaramos en el artículo “Putín, Xi Jimping seducen a CFK por el shale gas” y Quarracino lo termina de graficar con absoluta claridad: Estos datos permiten tener un panorama o una perspectiva más clara de “lo que significa la mayor presencia china en nuestra vida económica”: el refuerzo de la “presencia británica en nuestra Patria” –y gracias a Néstor, Cristina Fernández, Kicillof y De Vido, justo enfrente del enclave colonial de la Gran Bretaña en nuestras Islas Malvinas con las represas Condor Clif y La Barrosa (me niego a denominarlas como quieren los cristikirchneristas)-, asociada estratégicamente a la expansión comercial, industrial y financiera de China con el apoyo de la plutocracia estadounidense, hermana y socia de las finanzas británicas”. ¡¿Tan cipayos y antinacionales son?!

 

Buenos Aires, 29 de julio de 2014.

Arq. José M. García Rozado

MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

____________________________________

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s