Argentina: Otro procesamiento ¿y van? Urgente el nieto 115.

 

Cristina y Obama. Foto: whitehouse.gov

 

Cristina Fernández primero denunció a Obama y después le pidió que la ayude a frenar Griesa. Por la mañana ordenó demandar a Estados Unidos ante La Haya y por la noche le pidió que utilice su poder presidencial para frenar a Griesa. Otro relato que se cae: El gobierno de Obama impuso al Bank of America una multa de u$s 17 mil millones. Lejos de la supuesta “alianza” que denuncia el kirchnerismo, Washington está en guerra con los bancos. Las multimillonarias multas. El gobierno presentó una denuncia a EEUU en La Haya por el conflicto con los buitres. Acusó a la potencia de violar la soberanía argentina por medio de su poder Judicial y le pidió que acepte la jurisdicción de ese tribunal. Las repercusiones por el nuevo procesamiento de Amado Boudou no se hicieron esperar, y este viernes 8 el vicepresidente es Trending Topic (tendencia del día) en Twitter. Muchos especulan con que la conferencia de prensa del nieto de Estela de Carlotto fue funcional a la intención del Gobierno de tapar la noticia judicial (así como también el kirchnerismo habrían utlizado la “recuperación” para desviar la atención del default). Piden que renuncie o tome licencia.

 

Amado Boudou recibió una mala noticia este viernes (08 de agosto), mientras se encuentra en Colombia: el juez Claudio Bonadio lo procesó por el delito de falsificación de documento público, en el marco de una causa en donde se investiga al vicepresidente por haber transferido irregularmente un automóvil a su nombre mediante documentación falsa. De este modo, Boudou suma su segundo procesamiento. Y podría haber un tercero, si la Justicia decide procesarlo en la causa por enriquecimiento ilícito. La noticia, que se dio a conocer casi en simultáneo con la conferencia de prensa de Ignacio Hurban, el nieto recuperado de Estela de Carlotto, hizo estallar las redes sociales. Y esta tarde, Boudou es Trending Topic (Tendencia del día) en Twitter. Por supuesto, la mayoría de los comentarios son críticas hacia el vicepresidente. Y muchos especularon con que la conferencia del nieto recuperado fue realizada para tapar esta noticia judicial. En rigor, la conferencia había sido anunciada desde más temprano (aunque no hay que descartar que desde el Gobierno supieran que iba a salir el procesamiento, y por eso se planificó así). Veamos los comentarios más ingeniosos y representativos del sentir popular en Twitter: [View the story “Boudou, el doble procesado” on Storify].

La Argentina realizó hoy una presentación ante la Corte Internacional de Justicia de La Haya en torno a la reestructuración de su deuda, en la que denunció que los Estados Unidos han cometido“violaciones” de su soberanía, a partir de decisiones del Poder Judicial y pidió a Washington que “acepte” la jurisdicción del tribunal. Así, lo informó esta tarde el organismo con sede en los Países Bajos, a través de un comunicado en el que indicó que “la Argentina busca instaurar un proceso contra los Estados Unidos y requiere que (ese país) acepte la jurisdicción de la Corte”. El tribunal indicó que “la Argentina sostiene que los Estados Unidos han cometido violaciones de la soberanía argentina e inmunidades como consecuencia de decisiones judiciales de tribunales estadounidenses, en torno a la reestructuración de su deuda pública”. La presentación argentina contra los Estados Unidos fue realizada un día después de que el ministro de Economía, Axel Kicillof, reclamara al gobierno de Barack Obama que intervenga y le ponga “límites” al juez Thomas Griesa ¿Somos o nos hacemos?. “Estados Unidos puede hacerse el distraído, puede hacerse el tonto, pero hay un juez de ese país que está tratando de embargar algo que ni siquiera es nuestro, es de los bonistas”, dijo ayer el funcionario en declaraciones radiales.

El Tribunal de La Haya recordó que el Reglamento de la Corte prevé que cuando un “demandante”, como es el caso de la Argentina, “pretenda fundar la competencia de la Corte en un consentimiento todavía no dado o manifestado por el Estado contra el que se formuló la solicitud, ésta será transmitida a ese Estado”. Y añadió que “ninguna acción se adoptará hasta que los Estados Unidos consientan la jurisdicción” de La Haya. En declaraciones a radio Vorterix, así como ya había publicado con anterioridad a esta estupidez argentina, el ex fiscal de la Corte Penal Internacional, Luis Moreno Ocampo había opinado el pasado lunes que no existe “ninguna chance” de que la Corte Internacional de Justicia de La Haya tome el caso. “Para que la Argentina pueda avanzar, los Estados Unidos deberían aceptar la jurisdicción y no creo que eso vaya a ocurrir”, opinó. Pero para amplificar la idiotez de Cristina Fernándes, ésta ofreció en su cadena nacional de ayer noche un acabado ejemplo del proceso de toma de decisiones de la Casa Rosada. Luego de explicar porqué había ordenado que su Gobierno demandara a la administración de Barack Obama ante el tribunal internacional de La Haya porque “sirve para que los países cuando tenemos diferencias, no nos agarremos a los bombazos o misilazos”, comentó que se había enterado por una columna del diario británico “The Guardian que el presidente de Estados Unidos tiene la prerrogativa de ordenar a un juez que deje sin efecto su fallo cuando afecta la política de relaciones exteriores. “Yo no sabía esto”, repitió dos veces lo más campante la Presidente Cristina Fernández y anunció entusiasmada que iba a colgar en todas sus “website” y Twitter la nota del prestigioso diario británico, como efectivamente hizo.

La Presidente CFK recordó que esa prerrogativa presidencial fue usaba por el ex presidente George Bush “que era republicano”, aclaró, cuando bloqueó el embargo de bienes de Congo-Brazzaville en los Estados Unidos por parte del mismo Paul Singer que hoy acorrala a la Argentina, a pesar de que el jefe de este hedge fund” es uno de los más importantes y más influyentes contribuyentes a los candidatos republicanos. Cristina Fernández explicó que según la columna de Greg Palast, se trata del principio conocido como “comity”, según el cual Barack Obama “sólo necesita informar al juez federal de Estados Unidos Thomas Griesa que la demanda de Singer interfiere con la autoridad presidencial de manejar la política exterior”. “Es interesante que lo lean, porque cuenta cosas que uno cuando habla de fondos buitres, no alcanza a comprender”, recomendó. A la Presidente Fernández no le pareció que este pedido a la buena voluntad de Obama planteaba contradicción alguna con la denuncia que ella misma ordenó por la mañana motorizar ante La Haya e incluso explicó que así lo había hecho porque “poderes dependientes de ese país han actuado no conforme a derecho”, sumándose así a las críticas a la justicia y el gobierno norteamericano que lanzó antesdeayer su ministro de Economía, Axel Kicillof, con un profundo desconocimiento de las reglas básicas del sistema republicano y la independencia del poder judicial. El “nene mimado” de Cristina Fernández adolece de un muy grave desconocimiento de Kicillof del sistema republicano “¿Por qué el gobierno norteamericano no interviene y le pone límites a este juez?”, se quejó el ministro apuntando al juez Griesa. Desde distintos sectores criticaron su visión contraria a la división de poderes.

 

 

El ministro de Economía, Axel Kicillof, dejó en evidencia hoy con una candidez o idiotez conmovedora su visión totalitaria sobre lo que debería ser el funcionamiento de un buen Gobierno, se quejó el protegido de Cristina Kirchner en referencia al juez neoyorkino Thomas Griesa por la no intervención del Presidente Obama. En un diálogo en el que intentó mostrar un vocabulario “popular”, el funcionario más poderoso del Gobierno dejó en evidencia su escaso apego a los principios más elementales de un gobierno republicano, al menos de Montesquieu para aquí, y pidió abiertamente que el presidente Barack Obama presione a un miembro del Poder Judicial. Acaso lo más grave, y que se lo hicieron saber en las redes sociales, no es sólo que desconoció las normas centrales de nuestra Constitución que hicieron de la independencia del Poder Judicial un freno a la tiranía; sino  que dejó en evidencia lo que debe ser un denominador común del pensamiento que impera en el gobierno de Cristina Kirchner. Esto es, presionar a los jueces cuando se comportan de manera distinta a los deseos del Poder Ejecutivo, entendido así casi como las prerrogativas de la realeza. La gravedad de sus declaraciones acaso hayan pasado desapercibida para el ministro, pero no así para algunos miembros de la oposición y destacados periodistas, como el diputado macrista Julián Obiglio y la corresponsal en Washington de La Nación, Silvia Pisani.

El presidente de la Corte Suprema cruzó al gobierno al recordar que “uno se somete por un acuerdo de jurisdicción”. Y le informó asimismo que esta jurisdicción la eligió el kirchnerismo en 2005 y 2010. El presidente de la Corte Suprema de Justicia, Ricardo Lorenzetti, criticó hoy la decisión del gobierno de incumplir el fallo del juez Thomas Griesa que obliga a pagarle U$S 1.300 millones a los fondos buitre.“Las sentencias se tienen que cumplir, la Corte lo ha dicho en reiteradas oportunidades y nosotros como jueces no podemos decir otra cosa que la sentencia de un juez, al cual uno se somete por un acuerdo de jurisdicción, tiene que cumplirse“, explicó.  Sin embargo, Lorenzetti recordó que, en la sentencia sobre el caso “Galli”, la Corte Suprema argentina “ha dado una opinión sobre la deuda externa que es muy diferente a la que dio el juez Griesa”. “En ese fallo lo que decimos es que la deuda externa debe ser pagada pero no a costa del sacrificio del pueblo”, recordó. “Más allá de las cuestiones financieras hay un pueblo que sufre las consecuencias de las ejecuciones, de las crisis. La deuda debe ser pagada pero con el límite de los derechos humanos”, afirmó en declaraciones a Cadena 3. Hoy acaba de finalizar en Nueva York una nueva audiencia convocada por el juez Thomas Griesa en el marco del litigio que vincula a la Argentina con los holdouts. En el inicio de la reunión, el magistrado instó nuevamente al país a llegar a un acuerdo con los bonistas que no ingresaron a los canjes de deuda y a los que les debe US$1.330 millones, según una sentencia.  El juez  reiteró su orden de que las partes sigan negociando con la ayuda del mediador Daniel Pollack, a quien la Argentina solicitó apartar del caso. Según los primeros trascendidos, Griesa calificó como “falso y engañoso” el contenido de un aviso legal que el gobierno argentino publicó el jueves en distintos diarios de Nueva York y amenazó con una orden de “desacato” en caso de que no cesen las declaraciones en ese sentido.

En dicha publicación, la Casa Rosada dijo que el juez no tenía jurisdicción sobre los bonos reestructurados en 2005 y 2010.  Sobre la insistencia de la Argentina sobre que ya ha realizado el pago a los bonistas de la deuda reestructurada, Griesa aseguró que “no ha habido pago” y que el depósito que se ha hecho en la cuenta del Bank of New York Mellon (BoNY) no constituye una cancelación de la deuda. El texto recuerda que pueden “remover al Agente Fiduciario en cualquier momento” o apelar la retención de fondos. Con una solicitada de dos páginas en los diarios, el Gobierno nacional salió a alentar a los bonistas reestructurados para que presionen al Bank of New York Mellon (BoNY), la entidad que mantiene congelados los fondos argentinos por orden del juez Thomas Griesa. En la nota, el Ministerio de Economía insistió en que “la República Argentina ha realizado en tiempo y forma el pago” del último vencimiento de los bonos reestructurados, por lo que “no ha habido un Evento de Incumplimiento”. “La República Argentina y ciertos Bonistas destinatarios del pago han protestado vigorosamente contra esta demora en el proceso de cobro, aunque, al momento de la presente comunicación, el cobro permanece bloqueado en la cuenta del Agente Fiduciario en la República Argentina”, recuerda la nota. Más adelante, el Gobierno Cristina Fernández vuelve a criticar a Griesa y al mediador Pollack. “(Sus afirmaciones) en relación a una situación de incumplimiento son incorrectas e inapropiadas por la falsedad de las mismas,y exceden sus respectivas competencias”, sostiene. “La Corte de Distrito Sur de Nueva York no tiene jurisdicción sobre los Bonos Reestructurados en 2005 y 2010, y los Bonistas Reestructurados y el BNY Mellon no son parte en el litigio”, agrega.

Al final, el Ministerio de Economía recomienda presionar al BoNY. “Argentina continuará intimando al Agente Fiduciario para que cumpla las obligaciones a su cargo e instando a la Justicia de los Estados Unidos de América a que remueva los impedimentos que actualmente interfieren con la correcta distribución de los pagos”, indica la solicitada. “Le recordamos a los Bonistas, que existen varios derechos –y sus consecuentes remedios judiciales–a su disposición para el caso que el Agente Fiduciario incumpla con sus obligaciones, en particular la de transferir los importes por los pagos que la República Argentina ha realizado a su favor”, continúa. “A título meramente ejemplificativo, cabe señalar que el Artículo 5.9.c del Trust Indenture dispone que los tenedores de una mayoría de capital acumulado de los títulos de deuda en circulación, de cualquier serie, podrán remover al Agente Fiduciario del cargo en cualquier momento y designar a un sucesor”, señala Economía. Por último, indica que “todo ello, sin perjuicio de la posibilidad de promover activamente las otras acciones que resulten pertinentes para hacer valer sus derechos–toda vez que se le están reteniendo indebidamente fondos que son de su exclusiva propiedad–, entre ellas la de apelar las órdenes judiciales de la Corte de Distrito Sur de Nueva York que consideren contrarias a sus intereses, o de iniciar las nuevas acciones judiciales que estimen corresponder”.

 

Es tan estúpido e incapaz el Gobierno Cristina Fernández que justo cuando el cristikirchnerismo se envalentona con su “discurso antiimperialista y denuncia al Gobierno de los Estados Unidos como un cómplice del sistema financiero que pone en aprietos a la Argentina, Washington demostró ayer que lejos está de una alianza con Wall Street y le aplicó una fenomenal multa al Bank of America, el segundo banco más grande de ese país. Según informa The Wall Street Journal, la entidad está cerca de un acuerdo con el Departamento de Justicia para cerrar una disputa judicial por su papel durante la crisis de 2008. El Gobierno de Barack Obama acusa al banco de haber engañado a los inversores con venta hipotecas basuras y habría aceptado cerrar el litigio a cambio de una multa de entre US$ 16 y 17 mil millones. De ese total, US$ 9 mil millones serían pagados en efectivo a las autoridades estadounidenses y el resto sería destinado a indemnizar a los inversores. De confirmarse, se trataría de la multa más importante jamás impuesta a una entidad financiera en Estados Unidos. Meses atrás, el JP Morgan (uno de los bancos que estaría dispuesto a comprarle a los fondos buitre la deuda argentina) logró el récord con un pago de US$ 13 mil millones, por una causa similar a la del Bank of America. Es que más allá del mo, lo cierto es que el Gobierno de Obama está en una guerra con Wall Street y los bancos por el derrumbe económico de 2008.

En julio, la Casa Blanca impuso un castigo de US$ 7 mil millones al Citigroup también por las hipotecas basura. En el caso del Bank of America ya ha desembolsado unos US$ 60 mil millones por cerrar los pleitos judiciales derivados de la crisis de 2008. El principal acuerdo fue cerrado el año pasado, cuando el BofA pagó US$ 11.600 millones a la organización de refinanciación de préstamos hipotecarios Fannie Mae, a la que revendió créditos inmobiliarios tóxicos, recordó AFP. En marzo, pagó US$ 9.500 millones para evitar un juicio de la Agencia Federal de Financiación de la Vivienda (FHFA). En 2011, indemnizó a grupos de inversores afectados por unos US$ 8.500 millones. La embestida tiene más antecedentes. El mayor antecedente de este tipo se dio en 2012, cuando el Gobierno de Obama forzó a los bancos Wells Fargo, JP Morgan, Citigroup, Bank of America y Ally Financial pagaron US$ 25 mil millones para evitar juicios por embargos hipotecarios. En todos los casos (también hubo acuerdos extrajudiciales por otros temas como violación de embargos, lavado de dinero o falta de controles), los bancos negocian con el Estado ante la amenaza de una demanda judicial. Los jueces como Thomas Griesa son peores que un acuerdo millonario, entienden los lobos de Wall Street.

De hecho, el acuerdo cerrado ayer por el BofA y el Departamento de Justicia se dio luego de que la entidad forzó un caso hasta la instancia judicial y el magistrado Jed Rakoff lo condenó a pagar US$ 1.270 millones (el banco se negaba a pagar US$ 1.000 millones en un trato extrajudicial). Según The Wall Street Journal, después de ese fallo, el titular del BofA, Brian Moynihan, llamó al secretario de Justicia, Eric Holder, y aceptó pagar los US$ 17 mil millones que pedía la Casa Blanca por el otro litigio. La comparación con el caso de Argentina es letal y revela el profundo desconocimiento de los funcionarios argentinos sobre cómo funciona el sistema estadounidense. Deja expuesto al ridículo también lo insólito del discurso esgrimido por Cristina Kirchner y Axel Kicillof de una supuesta conspiración de ese país contra Argentina “porque volvimos a ser un país viable”.(?) “¿Por qué el gobierno norteamericano no interviene y le pone límites a este juez?”, se quejó ayer Kicillof, demostrando un absoluto desapego por los lineamientos básicos de un sistema republicano. La realidad es que sí interviene y los bancos estadounidenses puedan dar cuenta de eso, ya que la Casa Blanca los presiona no sólo a través del Departamento de Justicia sino también de las agencias federales, principalmente de la SEC (la Comisión de Valores). Cuando eso no tiene efecto, avanza con las demandas judiciales y ahí aparecen los Griesa o los Rakoff y son muchísimo más implacables. Es por eso que una entidad superpoderosa como el Bank of America acepta, sin patalear, desembolsar 17 mil millones de dólares, más de la mitad de las reservas del Banco Central argentino.

Finalmente, estos casos denotan también otro punto flojo del relato critikirchnerista contra los bancos. Por caso, las multas que aplica la Unidad de Información Financiera a los bancos por no reportar las sospechas de lavado de dinero son irrisorias en comparación. El HSBC fue sancionado en Washington por US$ 1.900 millones , mientras que aquí ha recibido castigos por unos $ 100 millones. ¿Es clara la comparación? De que nos quieren hablar tanto Cristina Fernández, como Axel Kicillof y Jorge Capitanich. Aquí reina la korrupción más generalizada –Báez, Boudou, Granero, Grondonoa y la AFA, De Vido, Jaime, Schiavi (y la lista podría ser interminable) hasta llegar a las más altas esferas del poder K-, mientras que con sus enormes y gigantescos desatinos, errores e imposiociones imperialistas allá reina la justicia, el órden y la división de poderes, esoi que aquí desconoce el cristinismo más rabioso. ¡Es urgente encontrar al nieto 115, para tapar los desagüisados de éste régimen estalinizadop y fascistoide!

 

Buenos Aires, 8 de Agosto de 2014.

Arq. José M. García Rozado

MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

___________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s