Argentina: El Gobierno no va a ninguna meta entendible

er

Con autoridades y funcionarios incapaces e inoperantes, que no pueden explicar dónde quieren llegar, en medio o casi superando las dos terceras partes del “duelo de liderazgo” de la Presidente; los argentinos nos encaminamos a un fin de ciclo traumático y desesperanzador. Mientras Cristina Fernández sigue atosigando la cadena nacional diariamente para intentar convencernos de que todo “está de maravillas” en cristinolandia, mostrándonos sus delirios de arquitecta egipcia, cuando no sus recomendaciones de que consumamos en lugar de ahorrar “en dólares y euros que se deprecian internacionalmente”. ¿Cree que somos bol….?

Sindicalismo revuelto por la pérdida de la capacidad adquisitiva producto de la inflación y del impuesto al trabajo (mal denominado “a las ganancias”), empresarios embroncados y sin futuro frente al intento de intromisión estatal mediante la Ley de Abastecimiento, oposición desmembrada y con “caciquejos” festejando seudo victorias logradas en alianzas localistas como si fueran signos de voluntad colectiva y nacional. Si te oponés al Gobierno “sos funcional a Griesa o a los fondos buitres”, como no les alcanza con la ahistórica batalla epopéyica de “patria o buitres”, ahora Cristina nos martiriza día a día con la cadena nacional que dejó de ser la de “la alegría” para convertirse en la de “cristinolandia”, donde todo es alegría y festejos, cuando no anuncios delirantes o sino, y para que todos aprendamos, ella nos enseña que “no ahorremos en dólares o euros, porque estos se deprecian a nivel internacional” –yendo contra todas las noticias económicas internacionales que marcan todo lo contrario, y muestran como las economías mundiales deprecian sus monedas para competir respecto de aquellas dos-, y que por el contrario “consumamos con el Plan 12 cuotas sin interés” que les impuso a los plásticos y por consiguiente a los bancos, luego de que no lograra convencer a las automotrices a que mantengan el Pro,Cre.Auto sin aumentos en sus precios.

De acuerdo a Jorge Asís Digital, Cristina Fernández de Kirchner traicionará a su tribuna. Habrá fusilamiento por la espalda de todos esos que gritan “Buitres o Patria” y “Buitres o Muerte”. ¡Ganarán los buitres!, obvio. Y por decisión de Cristina. Hasta puso una fecha propicia: primer trimestre de 2015. Lo que no incluyó Asís en su análisis es un poco de Agustín Monteverde y Luis Barrionuevo: “¿Cómo se llega al primer trimestre de 2015 con estas cuentas públicas?” Asís no considera las consecuencias de la aceleración inflacionaria y la desfondada caja del Banco Central. Además, “el dinero de los chinos no sirve más que para comprarles a los chinos…” Pero es cierto que nadie encontró la piedra filosofal, y no es competencia de Asís analizar todo eso. Él se limita a la información cruda, fascinante y completa de la trastienda (no la de Jorge Telerman sino la de Daniel Pollack): contar qué ocurre dentro de la Quinta de Olivos, con una Cristina que declama contra los acreedores pero les paga más de lo que ellos piden, y si no acordó hasta ahora con los holdouts es más por impericia que por falta de deseo. Por eso el patriarca de Villa Domínico lo tituló “El antimperialismo bipolar”.

Ya todos saben que se viene la declaración de “desacato” para el Estado argentino apenas se publique en el Boletín Oficial el invento legislativo sobre cambio de domicilio de pago de la deuda pública. La gran duda es cómo se aplica el “desacato” a un Estado ya que no hay antecedentes al respecto, consulta que, inevitablemente, el juez Thomas Griesa, hará al Departamento de Estado de su país. Prevalece la idea de aplicar el “desacato” a aquellas personas que representan a ese Estado. Una idea, por ejemplo, “es quitarle la visa para viajar a USA a diferentes funcionarios importantes de la Administración Cristina”. Mientras eso ocurre en NYC, en la Argentina la crisis avanza sobre todas las variables de la economía. El impacto social, y por eso electoral, fue el tema que abordan los políticos justicialistas en sus reuniones en las que se habla de una Cristina Fernández de Kirchner “desbordada” y que “pone en riesgo al peronismo 2015”. La famosa Liga de los Gobernadores, que ella siempre logró evitar, ya está funcionando, y hoy día el objetivo es lograr la salida de Axel Kicillof del Ministerio de Economía. De Kicillof específicamente hablaron los gobernadores y “operadores” peronistas que se reunieron días atrás. Y los economistas también hablan de Kicillof y también del presidente del Banco Central, Juan Carlos Fábrega, “dos enfoques totalmente diferentes sobre qué hacer, que conviven en la Administración Cristina Fernández”. La situación no permite imaginar una convivencia por mucho tiempo más porque la propia crisis condiciona todo. ¡Y la crisis ya es muy seria!

Medio Oriente es una prioridad para el papa Francisco. Hoy día también lo es para Barack Obama. El miércoles 24, EE UU, que estará terminando su mes de presidencia del Consejo de Seguridad de la ONU, quiere plantear “una alianza global para regresar a Irak contra el Estado Islámico y restablecer el equilibrio regional instalado luego de la Primera Guerra Mundial para asegurar a Occidente la provisión de petróleo”. No será fácil la tarea porque Rusia y China aún dudan acerca de su conveniencia. En medio de todo eso, Cristina Fernández de Kirchner quiere ir ese día al Consejo de Seguridad “a hablar de fondos “buitres” y toda su agenda que no le importa a los otros integrantes del Consejo de Seguridad”. Por suerte, ella antes pasará por el Vaticano, donde Francisco le “explicará algunas cuestiones” que le importan al pacto entre el Estado católico y Washington DC. Horas decisivas se viven en las grandes capitales: ¿se permitirá el avance del Estado Islámico, la organización terrorista sunita que no sólo se propone avanzar sobre Irak y Siria sino destruir los lugares sagrados del Islam chií y luego ir por la conquista de Medina y La Meca, capitales del Islam suní, lo que provocaría una enorme desestabilización en una región clave para la provisión de petróleo en el mundo? Es más: la economía global no toleraría un brutal incremento otra vez del precio del crudo. La economía global aún lame sus heridas abiertas en 2008… Barack Obama comprende el desafío, inclusive para el Partido Demócrata, que afrontará elecciones en USA de renovación legislativa, y por eso pidió presidir personalmente la sesión del Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas convocada para el miércoles 24 de setiembre. Sin embargo, Cristina Fernández de Kirchner quiere estar en la reunión del Consejo de Seguridad del 24 para hablar de la situación financiera argentina y su disputa con los llamados “fondos buitres”, utilizando como texto básico “la carta del premio Nobel de Economía, Joseph Stiglitz al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, y al presidente de la Asamblea General, John W. Ashe”, texto origen de la resolución favorable que acaba de conseguir la Argentina en la Asamblea General gracias al apoyo del Grupo de los 77 + China.

Además, la posición de la Argentina acerca de los acontecimientos en Oriente Medio no es coincidente, al menos por ahora, con el reclamo de USA, Reino Unido y Francia. Por el contrario, hoy día la Argentina parece más cercana en su enfoque a Rusia y China. “En Naciones Unidas lo que importa es qué ocurre en el Consejo de Seguridad entre los 5 miembros permanentes o sea los que tienen derecho a veto: USA, Rusia, China, Reino Unido y Francia”. Pero los otros 10 países miembros de la ONU, invitados en forma rotativa y periódica, sin derecho a veto, sin embargo son esenciales para crear opinión pública global y para intentar alcanzar la unanimidad, una categoría formidable en las votaciones. La reunión del Consejo de Seguridad interesa al Papa argentino que dirige la Iglesia Católica Apostólica Romana. Con él almorzará Cristina Fernández de Kirchner en Santa Elena, Roma, el sábado 20, a las 13:00 (hora de Roma), antes que la Presidenta participe de la apertura de la 69na. Asamblea General de las Naciones Unidas, en Nueva York, y de la reunión en el Consejo de Seguridad. “¿Qué hará la Argentina? Para un Papa argentino que acaba de regresar de Medio Oriente, el tema parece fundamental.” Barack Obama está dispuesto a actuar contra el Estado Islámico (EI) aún sin el apoyo del Congreso estadounidense. Él ya comunicó a los líderes de la Cámara de Representantes y el Senado que su plan de acción contra el grupo yihadista no requiere de aprobación parlamentaria. “El Presidente les dijo a los líderes que tiene la autorización que necesita para tomar acción contra el EI”, informó la Casa Blanca. La nueva estrategia pasa por intensificar la operación militar en Irak para pasar a la ofensiva contra los yihadistas en el norte y oeste del país, pero también podría alcanzar suelo sirio.

Mientras todo esto sucede en el mundo, aquí la realidad de crisis provoca que la pelea Axel Kicillof vs. Juan Carlos Fábrega, determine que “si fuese por los gobernadores, Fábrega ya estaría al frente de la política económica para una transición ordenada”. La tasa de interés está en el centro de la discusión económica desde el comienzo de 2014. El BCRA subió las tasas nominales a principios de año para controlar la crisis. Del otro lado, el Ministerio de Economía las quiere bajar. Parecía que el BCRA estaba perdiendo la pulseada frente al MECON. De hecho, luego de haber subido la tasa de 17,8% (diciembre 2013) a 30,4% (febrero 2014). Sin embargo, hace 10 días cambió el rumbo y el BCRA subió nuevamente la tasa de 27.5% a 28.5% anual; es decir 1 p.p. (punto porcentual). Existiría una puja entre el Ministerio de Economía y el BCRA en materia de tasa de interés. El primero quiere bajar las tasas lo máximo posible para incentivar el consumo, la demanda agregada y el nivel de actividad. Del otro lado, la autoridad monetaria se resiste a seguir bajando la tasa, porque vislumbra que una reducción mayor atenta contra la estabilidad cambiaria/financiera y alimenta al dólar blue, incrementando las expectativas de inflación/devaluación. En un contexto en el cual el BCRA se ve obligado a emitir cada vez más pesos para financiar al Tesoro pero la demanda de crédito y de dinero (-13% en el primer semestre) caen, la baja de tasas impacta negativamente en la BADLAR (que cae más que las LEBACs), incrementando fuertemente el dólar blue. El BCRA asocia este círculo vicioso entre baja nominal de tasa de interés y recalentamiento del dólar paralelo y da marcha a atrás para intentar contener el incremento de la brecha y todo su derrame negativo hacia el resto de la macroeconomía, subiendo la tasa 1 p.p. de 27.5% a 28.5%.

La política de tasas propiciada por el MECON empeora la economía. No obstante, hay dos aspectos monetarios fundamentales a remarcar. Primero, con los actuales niveles de emisión (en 22 días de agosto la base monetaria creció $25.000 millones; es decir 6.2%) y la actual caída de la demanda de dinero, la suba de 1 punto porcentual (de 27.5% a 28.5%) de la tasa de interés no alcanzaría para contener al dólar blue, ni a las expectativas negativas. Para lograr la calma financiera se necesitaría una suba de la tasa de interés en pesos mayor a las expectativas de devaluación (medidas por BLUE) y de inflación. En este sentido, “con un nivel de tasa superior a las expectativas de devaluación y de inflación se revertiría la caída de la demanda de dinero y consecuentemente se revertirían las presiones sobre las reservas y el tipo de cambio”. Sin embargo, es muy probable que el Ministerio de Economía presione para acotar la suba de tasa de interés. En consecuencia, “sin suba de tasas los actuales desequilibrios macro se profundizarían y se perderían cada vez más reservas, el dólar aumentaría sostenidamente, la demanda de dinero se reduciría aún más y consecuentemente la inflación se aceleraría.” Hasta ahora el segundo mandato de CFK, entre otras cosas, se caracterizó por aplicar una férrea y agresiva política de tasas de interés negativas para estimular la demanda agregada y el nivel de actividad. Puntualmente, existe la creencia que las tasas negativas estimulan el consumo, la demanda agregada y el nivel de actividad. “A mayor actividad y más ingreso, mayor consumo y más ingreso aún, lo cual acelera la inversión y crea un círculo virtuoso de crecimiento.” Veamos por el contrario los números de las tasas. De la mano de la aceleración de la inflación, que pasó de 26% a 40%, la paulatina reducción de la tasa de interés de las colocaciones del Central se tradujo en un desplome de la tasa de interés real durante los últimos meses, que cayó sucesivamente hasta un -9.2% en términos reales.

Tal como era de esperarse, el desplome de la tasa de interés real del BCRA “arrastró” a toda la estructura de tasas de la economía. De hecho, en el gráfico adjunto se observa que en la actualidad la tasa BADLAR (-13.8%); la de plazo fijo a 30 días (-14.9%); la call (-15.6%) y la de adelantos en cuenta corriente (-6.9%) se encuentran muy por debajo del 0% anual. El sesgo “pro consumo de la política de tasas negativas queda en evidencia cuando se aprecia que todas las tasas activas ligadas al consumo se encuentran más bajas y “baratas” que hace un año”. En este sentido, la tasa de adelantos en cuenta corriente se abarató 7 p.p.; la de los créditos personales más de 12 p.p.; la de documentos a sola firma 7p.p. y la de tarjetas de crédito casi 9 p.p. Los números de la realidad muestran que el paradigma oficial no se cumple en el contexto actual de la economía argentina y que el descenso de la tasa no sirve para estimular el crecimiento. La visión oficial no se cumple ni siquiera en el primer eslabón de la cadena. Se baja la tasa ligada al consumo, pero el consumo se resiente cada vez más y el nivel de actividad económica se contrae cada vez. Según CAME, las ventas minoristas caen cada vez más a pesar que las tasas de interés de los adelantos de cuenta corriente, de los créditos personales y de las tarjetas de créditos bajan más en términos reales. Las tasas de los créditos prendarios se reducen, pero las ventas y los patentamientos de autos se desploman. Tampoco se observa un aumento de la inversión. Es decir, hay tasas bajas pero el consumo, la inversión, la demanda agregada y por ende el nivel de actividad se reduce. O sea, no se logra el efecto buscado.

El Gobierno Cristina Fernández hace acordar a aquel viejo y trillado chiste “del automovilista borracho que entra de contramano por Corrientes y empieza a gritarles por la ventanilla a los conductores sorprendidos que lo ven venir “¡Animal, mirá por donde vas!”, claro que el Gobierno, a diferencia del borracho, puede decir que no está solo, que unos cuantos lo siguen en su camino, por lo que todavía sería un juego abierto la definición de cuál es la dirección correcta del tránsito. ¡Está convencido además, y no sólo por terquedad o ideología, que mientras pueda evitar un “choque” y convencer a una porción significativa de la sociedad y las dirigencias de que cambiar el rumbo sería, en principio al menos, más costoso que seguir adelante! “No importa, en suma, que ellos crean que es la dirección correcta: le alcanzará para evitar que se forme una mayoría en contra”. Lo que realmente busca para conservar el rumbo –aunque sea equivocado- “ya es desalentar el deseo de cambio”, y complicar la viabilidad de hacerlo. De allí, el carácter solo en apariencia “rebelde e innovador” y en esencia total y verdaderamente “defensivo y conservador”. La actual similitud con el ocaso final de la convertibilidad, perceptible en el clima popular de “temor al futuro”, y que Cristina Fernández pretende torcer con “delirantes planteos de consumismo berretizado para intentar implantar cristinolandia”, termina consolidando el desánimo y la desorientación política. La absoluta disonancia con el cuadro de opinión en que se basó el cristikirchnerismo en sus épocas de gloria es notable. Hasta el 2008, al menos, y nuevamente en 2011, supo encarnar el “optimismo colectivo”, mediante un espejismo de “ficticia opulencia” especialmente en 2011, generando la expectativa de que el país progresaba y a todos podía tocarnos una cuota del beneficio; en cambio ahora –y más allá del Plan 12 cuotas sin interés de ayer- representa en el mejor de los casos, para una porción cada vez menor y casi minúscula (15%) “el temor a perder lo que se tiene”, ante la percepción, que se va volviendo más y más firme para todos, de que “un período de pérdidas generalizado se ha iniciado definitivamente”.

Es en este contexto donde se entiende con claridad, salvo para el Gobierno Cristina Fernández, que la protesta social crezca, que la retracción del consumo llegue a límites increíbles de restarse comida y elementos básicos, que la sensación popular es de desánimo cuando no de “violencia incontenida”, y donde hasta la inseguridad dejó de ser la preocupación central en un país absolutamente inseguro y donde la violencia ha llegado a límites insoportables. Así, se entiende que hasta la “coalición oficialista se achique”, aunque no en la medida en que esperaban los vencedores del 2013: “ellas no desencadenaron ni una fuga en masa, ni una abrupta caída de la popularidad presidencial”, que aunque muy tibiamente repuntó por su pelea con los fondos buitres. ¿Increíble, no? Lo que sucede es que en la oposición “sigue sin aparecer una oferta de alternativa que entusiasme”, porque los que dicen encarnar aquella oposición creen ilusoriamente que porque se “amontonaron para ganar” en una localidad de apenas 22 mil votantes, “ya pueden tocar el cielo con las manos”, y esto muestra que las peleas internas en los espacios seudo opositores “prevalecen sobre las aspiraciones de unidades electoralistas”, por sobre las construcciones asentadas en bases ideológicas afines o por lo menos “no antagónicas”, como sucediera en Córdoba, donde ya existen peleas y aún no lograron ni siquiera asumir la intendencia. Macri y Carrió, pretenden construir una alternativa haciendo eje en el “antiperonismo furioso y descalificador” y olvidando que existe una muy importante franja del pueblo que siente al peronismo –no al menemato de los 90 o al kirchnerato presente- como una parte sustancial de su sentimiento político e ideológico. ¡De allí sus errores de construcción!

El período de “duelo del liderazgo” cristinista está abierto, será largo aún –restan 15 largos y complicados meses- y en el mientras tanto se consolida “la negación del Gobierno, y la depresión del pueblo”. El Gobierno se muestra como un barco averiado y escorado, aunque aún a flote, aunque se acerca al momento crítico. Su capitán y la tripulación se desesperan por “tapar agujeros”, pero con ello solo demoran lo irreversible, no detienen el proceso y el reloj les indica “que no les va a alcanzar para llegar a puerto”, ¡así que tienen que hacer algo más! La oportunidad se presenta cuando enfrentan a porciones de la propia tripulación y, asimismo, el pasaje que les reclama los cambios de estrategia y compensaciones; pero saben que si los atienden tendrán menos recursos para tapar agujeros –ya ni se preocupan por seguir robando- y puede que igual esos sectores sigan insatisfechos, y es entonces cuando “optan por endurecerse y tirarlos por la borda, creyendo idiotamente “que con ello sueltan lastre”, y lo único que hacen es desentenderse de sus graves problemas” y entonces opta por liberar recursos para atender a los grupos que aún le son fieles, porque además son pocos. Es en este marco en que la carrera contra el tiempo y la realidad en el que el Gobierno Cristina Fernández está embarcado ya no tiene descanso, ni reglas ni garantía de salida. ¿Llegará a puerto aunque semihundido y escorado? ¡Imposible saberlo! Y lo mismo pasa con todo el resto de los gravísimos problemas a enfrentar: la inflación, la inseguridad, la violencia, el narcotráfico, la recesión, la pérdida de puestos laborales, la decadencia educativa y de la salud pública. Ahora además enfrenta a gobernadores, empresarios, industriales, al agro y a los países a los que les impide comerciar. El fondo del problema no es tanto que el barco hace agua como que no lleva ningún derrotero que lo conduzca a puerto discernible. “Es que el Capitán –la Presidente- es incapaz de explicar dónde quiere llegar y crece, entonces, la sensación amarga de que da vueltas en círculos, como el perro que se muerde la cola, y va a dejar el barco no sólo averiado y escorado sino a la deriva”.
buitr

Buenos Aires, 12 de setiembre de 2014.

Arq. José M. García Rozado

MPJIRucci – LIGA FEDERAL

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s