VENEZUELA: CITGO Y NUESTRA KAKISTOCRACIA

Citgo en Boston. Foto:  Bgrimmni

Citgo en Boston. Foto: Bgrimmni

París, 12 de septiembre de 2014.

Querida Ofelia:

Te mando este interesante artículo que escribió nuestro gran amigo, el economista y abogado venezolano Rafael Orlando Marcano; me lo envió desde Caracas. Espero que lo hagas conocer entre los amigos allá en San Cristóbal de La Habana, como de costumbre.

“Caracas, 11 de septiembre de 2014.

Desde el “reventón” del pozo “Zumaque 1” acaecido el 31 de Julio de 1914 ¡hace justamente un siglo! hasta 1976, año de la nacionalización de la industria petrolera en Venezuela, las empresas de entonces, filiales de las grandes transnacionales, tales como Shell, Exxon (Creole), Móbil, Gulf, etc., una vez extraído el crudo, el gran excedente exportable era enviado a las refinerías de cada una de ellas en el resto del mundo, principalmente a Norteamérica por ser éste el mercado más atractivo en razón de ser el más rentable y cercano, tal como lo sigue siendo y lo será por mucho tiempo.

Una vez nacionalizada la industria como una decisión consensuada por casi todos los sectores sustantivos del país, durante el primer gobierno del señor Carlos Andrés Pérez en 1976, la nueva casa matriz (PDVSA) y sus filiales Maravén (ex Shell), Lagovén (ex Creole-Exxon), Llanovén (ex Móbil), etc., se vieron desprovistas de redes de distribución internacionales a las cuales acceder con la misma facilidad y eficiencia como sucedía con sus respectivas predecesoras. A ello se agregaba el hecho de que por su alto contenido de azufre y metales, había problemas de competitividad vis-a-vis los crudos provenientes de otras regiones tales como África y el Levante.

Para subsanar esa debilidad y mejorar, en consecuencia, nuestra competitividad, se decidió adquirir una serie de refinerías que nos permitiera garantizar downstream (lo más cerca posible del consumidor final), la colocación de nuestro hoy por hoy casi único renglón exportable en forma de productos refinados de alto valor agregado en unas 6.000 modernas estaciones de servicio

Actualmente los venezolanos, a través de CITGO, contamos con tres refinerías de conversión profunda y tecnologías state-of-the-art capaces de extraer la última gota de productos limpios del crudo más pesado venezolano sin impacto ambiental alguno.

Esas refinerías son las siguientes:

1. La mayor de ellas es el complejo manufacturero de Lake Charles, Luisiana, uno de los más importantes en USA, con capacidad para procesar 425.000 barriles diarios de crudos pesado y de alto contenido de azufre y convertirlos en similar volumen de gasolina sin plomo de alto octanaje, combustibles para aviones jet, diésel de “ultra bajo” contenido de azufre y una amplia gama de productos petroquímicos que son vendidos al sector industrial a precios muy remunerativos; todo dentro de las muy severas especificaciones técnicas exigidas por las autoridades.

2. La segunda, en orden a su tamaño, es la de Lemont, Illinois de 167.000 barriles diarios (cerca de esa gran metrópoli que es Chicago). Además de producir toda la gama de derivados standard de uso final, también se generan diluentes da calidad premium que van a la industria como materia prima para la producción de pinturas, adhesivos y revestimientos.

3. La tercera es la de Corpus Christy, Texas con una capacidad de refinación de crudo de alrededor de 165.000 barriles por día con un output de una gama de productos que va desde la gasolina automotriz de alto octanaje hasta los muy específicos insumos para la fabricación de una gran variedad de productos, desde aeronaves hasta CDs y ¡panties! a partir crudos pesados agrios (de alto tenor de azufre) venezolanos suministrados por PDVSA, por lo que esta refinería se posiciona como un fuerte competidor en el mercado global.

Por lo dicho ut supra, resulta evidente que la venta de CITGO casi segura venta del “sistema CITGO” es otro despropósito de nuestra kakistocracia (gobierno de los peores), que debe ser evitado a toda costa. De lo contrario, perderemos una gran “tajada” de nuestra participación en el mercado más rentable del mundo para pasar a depender de China, Cuba, Alba, Petrocaribe, del inútil Mercosur y, quizás, de algunas otras regiones subdesarrolladas. En caso contrario la pérdida para varias generaciones de venezolanos será irreparable y e invalorable. ¡Evitémosla!”

Con gran cariño desde La Ciudad Luz,

Félix José Hernández.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s