“Con Cristina… no se jode.”

Buenos Aires, amaneció empapelada con afiches donde se nos indica a los argentinos que “Con Cristina no se jode”, como si alguien pretendiera joderla o atentare contra ella –ni aquí ni en ningún otro lugar-. Es la Presidente la que junto a su gabinete de inútiles viene jodiendo a la totalidad del pueblo argentino. El jefe para América Latina y el Caribe del BM consideró que la Argentina “a lo mejor tiene espacio” para una nueva devaluación en la medida que su resultado no sea un salto en los precios. Aseguró que “todo sería más fácil” si el país pudiera acceder a financiamiento. El Fondo Monetario Internacional, a su vez, revisó a la baja sus proyecciones económicas para el país tanto para este año como para el que viene. Apuntó a un “contexto de crecientes desequilibrios macroeconómicos” como la alta inflación y la brecha cambiaria. Y el lento desarrollo del shale gas. El ex director y Gerente General del Banco Central Argentino, Carlos Pérez, aseguró, además, que “el modelo de crecimiento que impulsaron los Kirchner está agotado”.

El organismo multilateral revisó a la baja sus proyecciones sobre el desempeño económico del país para el próximo año.

Si hubiera una conspiración contra la Argentina K, el Fondo Monetario Internacional (cuyo accionista principal es EE UU, y Alemania es otro de los patrocinadores vía la Unión Europea) no hubiera preparado y difundido un documento que intenta contemplar algunos de los argumentos argentinos contra los llamados “fondos buitres”. Mucho menos el FMI pediría el debate al respecto para alcanzar conclusiones. La conspiración del mundo contra la Argentina K es una mentira de Cristina. Aquí el documento mencionado, difundido a través del comunicado de prensa N°14/459, titulado “El Directorio Ejecutivo del FMI debate el fortalecimiento del marco contractual para la reestructuración de la deuda soberana”. Una de cal y una de arena por parte del FMI respecto a la Argentina. El FMI difundió un documento que intenta contemplar algunos de los argumentos argentinos contra los llamados “fondos buitres”. Pero, en contrapartida, el organismo multilateral revisó a la baja sus proyecciones sobre el desempeño económico del país para el próximo año. En lo que se refiere a la Argentina, el FMI estimó una “profundización de los desequilibrios macroeconómicos y de la política económica” del país que se manifiestan en la “inflación elevada” y el aumento de la brecha “el tipo de cambio paralelo y el oficial en Argentina”. La expectativa publicada en el reporte “Perspectivas de la economía mundial”, difundido este martes, es que la Argentina “siga en recesión” este año y el que viene. Las previsiones indican una caída del PBI del 1,7% para 2014 y del 1,5% en 2015. Según el reporte el retroceso de dará “en un contexto de crecientes desequilibrios macroeconómicos e incertidumbres relacionadas con el prolongado enfrentamiento con los acreedores disidentes”. Esto último se refiere al pleito que el país mantiene con los holdouts.

“La inflación permanece elevada, y la brecha entre el tipo de cambio oficial y el informal ha seguido aumentando en los últimos meses”, señala el documento. En un apartado del Cuadro 2.4. PIB real, precios al consumidor, saldo en cuenta corriente y desempleo en algunas economías de América, el Fondo vuelve a poner en un apartado lo siguiente: “Las cifras de Argentina son los datos oficiales declarados, revisados en mayo de 2014. El 01/02 de 2013, el FMI emitió una declaración de censura, y en diciembre de 2013 instó a Argentina a adoptar medidas especificadas para mejorar la calidad de los datos oficiales del PBI dentro de un calendario especificado”. Y agrega: “El Directorio Ejecutivo volverá a examinar esta cuestión según el calendario especificado en diciembre de 2013 y conforme a los procedimientos establecidos en el marco jurídico del FMI”. Christine Lagarde, directora ejecutiva del FMI dijo: “Los directores respaldaron el uso generalizado de ese tipo de cláusulas pari passu modificadas en las nuevas emisiones internacionales de bonos soberanos a fin de reforzar la seguridad jurídica y la coherencia entre las distintas jurisdicciones.” El 1 de octubre de 2014 el Directorio Ejecutivo del Fondo Monetario Internacional (FMI) analizó el documento del personal técnico sobre el fortalecimiento del marco contractual para abordar problemas de acción colectiva en la reestructuración de la deuda soberana (“Strengthening the Contractual Framework to Address Collective Action Problems in Sovereign Debt Restructuring”.) Dicho documento da seguimiento a la orientación impartida por el Directorio Ejecutivo al personal técnico del FMI en mayo de 2013, basada en un documento anterior sobre los acontecimientos recientes en materia de reestructuración de la deuda soberana y sus implicaciones para el marco jurídico y de políticas del FMI (“Sovereign Debt Restructurings–Recent Developments and Implications for the Fund’s Legal and Policy Framework”).

En ese documento se examinó la reciente aplicación de las políticas y prácticas del FMI sobre reestructuración de la deuda soberana y se identificaron una serie de temas para un estudio más exhaustivo. En mayo de 2013 el Directorio Ejecutivo convino en que esos temas requerían una labor de seguimiento y solicitó al personal técnico que presentara opciones para reformar el marco de políticas del FMI en cada uno de los siguientes aspectos: 1) la relación entre el marco de concesión de préstamos del FMI y las vulnerabilidades de la deuda soberana; 2) la eficacia del enfoque contractual basado en el mercado para la reestructuración de la deuda en la resolución de los problemas de acción colectiva; 3) el marco para la participación del sector oficial, 4) la política de concesión de préstamos a países con atrasos en sus pagos. El documento más reciente del personal técnico se centra en reformas contractuales orientadas a abordar los problemas de acción colectiva con el objeto de lograr una reestructuración ordenada de la deuda soberana, especialmente en vista de los acontecimientos recientes. Las reformas propuestas reflejan un amplio proceso de consultas realizadas durante un período de 18 meses con emisores y participantes del mercado, incluida la Asociación Internacional de Mercados de Capitales (ICMA, por sus siglas en inglés). Primero, en el documento se propone modificar la cláusula pari passu en los bonos soberanos internacionales para dejar en claro que la misma no exige que el emisor pague a los acreedores en forma equivalente o proporcional. Segundo, en el documento se analiza la inclusión de una cláusula de acción colectiva reforzada que incluya un elemento más sólido de “agregación” para resolver con mayor eficacia los problemas de acción colectiva. Tercero, en el documento se considera de qué manera el FMI puede promover el uso de estas cláusulas modificadas en las futuras emisiones de bonos soberanos internacionales, y se señalan al mismo tiempo los riesgos que se plantean durante el período de transición debido al stock de bonos en circulación que no contienen tales modificaciones.

La evaluación del Directorio Ejecutivo: Los directores ejecutivos celebraron la oportunidad de analizar las propuestas para reformar el marco contractual de los bonos soberanos internacionales, tema que constituye una de las líneas de trabajo en el ámbito de la reestructuración de la deuda soberana que el Directorio Ejecutivo había respaldado en ocasiones anteriores. Los directores señalaron que esas líneas de trabajo —que incluyen la labor en curso sobre reformas del marco crediticio del FMI en el contexto de las vulnerabilidades de la deuda soberana, el marco para la participación del sector oficial y la política del FMI para la concesión de préstamos a países con atrasos en los pagos— tienen por objeto “contribuir a los objetivos generales de facilitar la reestructuración oportuna y ordenada de la deuda soberana, cuando dicha reestructuración se considere necesaria, y reducir los costos globales para el sistema. Los directores expresaron su interés en seguir avanzando en el debate de estos temas.” Los directores reconocieron que los acontecimientos recientes, incluido el litigio de Argentina ante los tribunales de Estados Unidos, “subrayan la importancia de reforzar aún más el marco contractual vigente”. Valoraron los esfuerzos del personal técnico en la realización de estrechas consultas con una amplia gama de interlocutores, incluida la Asociación Internacional de Mercados de Capitales, que recientemente ha publicado un modelo de cláusulas contractuales (Cláusulas ICMA), en las que se toman en cuenta las conclusiones de dichas consultas. Los directores coincidieron en que, dado que cualquier decisión relativa al diseño y uso de disposiciones contractuales deberá ser adoptada por el emisor soberano y sus acreedores, el papel principal del FMI será el de facilitar acuerdos sobre el diseño de dichas disposiciones y promover su uso a título consultivo.

La cláusula pari passu: Los directores reconocieron que las recientes decisiones de los tribunales de Nueva York con respecto a Argentina pueden exacerbar los problemas de acción colectiva, si bien la mayor parte de los directores opinaron que no se conoce aún con claridad cuál será su impacto en el proceso de reestructuración. Los directores expresaron su satisfacción ante la reciente modificación de las cláusulas pari passu en determinadas emisiones de bonos soberanos para excluir explícitamente la obligación de efectuar pagos a prorrata. Por consiguiente, respaldaron el uso generalizado de ese tipo de cláusulas pari passu modificadas en las nuevas emisiones internacionales de bonos soberanos a fin de reforzar la seguridad jurídica y la coherencia entre las distintas jurisdicciones. Asimismo, sobre la cláusula de acción colectiva, explicitaron: “Los directores tomaron nota del amplio apoyo de las partes interesadas a la incorporación de cláusulas de acción colectiva con sólidos elementos de agregación. Específicamente, consideraron que un procedimiento de votación “unificada” que permita que los bonos se reestructuren sobre la base de una única votación para todos los instrumentos afectados es una herramienta eficaz para limitar la posibilidad de que los acreedores disidentes socaven el proceso de reestructuración”. Los directores coincidieron en que, como salvaguardia para proteger los intereses de los acreedores cuando se aplique tal procedimiento, la cláusula de acción colectiva debería exigir que a todos los bonistas afectados se les ofrezca el mismo instrumento o un menú idéntico de instrumentos, e incluir un número mínimo de votos que representen 75% del monto agregado de principal pendiente de pago de todas las series afectadas. Los directores hicieron hincapié en que la cláusula de acción colectiva debería ser suficientemente flexible como para permitir la diferenciación entre acreedores, cuando así corresponda. Por esa razón, apoyaron la inclusión en los nuevos bonos soberanos internacionales de una única cláusula de acción colectiva con un menú de procedimientos de votación, incluidos los siguientes: a) un procedimiento de votación unificada con la posibilidad de “sub-agregación” (es decir, la posibilidad de realizar votaciones separadas para diferentes grupos de emisiones de bonos); b) un procedimiento de votación agregada por doble mayoría, y c) un procedimiento de votación serie por serie. Los directores concordaron en que la cláusula de acción colectiva debería abarcar una amplia gama de instrumentos de deuda, incluidos los bonos denominados en diferentes monedas y regidos por diferentes leyes extranjeras.

Si bien reconocieron que podría ser conveniente incluir una cláusula de acción colectiva que disponga el procedimiento de votación agregada en los bonos regidos por legislación nacional, los directores en general destacaron que la prioridad para el FMI debe ser promover la inclusión de la cláusula en los bonos regidos por legislación extranjera, dado que estos bonos otorgan a los potenciales acreedores disidentes la mayor ventaja jurídica. Los directores señalaron que para la emisión de bonos soberanos en la zona del euro se exige incluir “una cláusula de acción colectiva que prevea ya sea un procedimiento de votación serie por serie o un procedimiento de votación por doble mayoría”. Teniendo en cuenta que las emisiones de bonos soberanos de la zona del euro se rigen, en la mayoría de los casos, por la legislación nacional, y que en los últimos años este tipo de cláusula de acción colectiva ha tenido una recepción positiva entre los participantes del mercado, los directores consideraron que este enfoque es apropiado para dichos bonos. Con respecto a otras características fundamentales de diseño, los directores en general coincidieron en que, como medio para abordar las inquietudes en torno a una potencial manipulación del proceso de votación, la cláusula de acción colectiva debería incluir disposiciones sólidas de privación del derecho de voto congruentes con las que generalmente se incluyen en los bonos soberanos internacionales. Los directores asimismo se manifestaron a favor de un enfoque en el cual la documentación pertinente sea transparente tanto en lo que concierne al diseño de la cláusula de acción colectiva como al alcance de la deuda sujeta a la misma. Por último, “si así lo solicitaran los acreedores, la cláusula de acción colectiva debería incluir compromisos de suministro de información congruentes con las políticas del FMI.”

Finalmente propone promover la reforma contractual y atravesar con éxito el proceso de la transición Los directores respaldaron la noción de que el FMI promueva activamente la inclusión de disposiciones contractuales reforzadas en las nuevas emisiones internacionales de bonos soberanos, y avalaron el enfoque de tres vertientes descrito en el documento del personal técnico. “Sin embargo, destacaron que el tiempo que aún resta para que venza el considerable volumen de bonos soberanos internacionales en circulación representa un riesgo para la reestructuración ordenada de la deuda, aunque la magnitud de dicho riesgo no puede preverse con certeza. Los directores instaron al personal técnico a seguir manteniendo consultas con las partes interesadas para analizar la forma de reducir al mínimo dicho riesgo”. Termina el documento explicando que los directores esperan con ”interés la presentación periódica de informes de avance sobre la inclusión de las disposiciones”. Pero a la vez el organismo expresa sobre Vaca Muerta: en una de las notas al pie del informe, el FMI hace mención al desarrollo del gas no convencional, que en la Argentina se ha vuelto motivo de interés por el potencial del yacimiento Vaca Muerta, en Neuquén. El documento afirma que el “desarrollo del gas de esquisto (shale gas) tiene un potencial importante en muchas partes del mundo”, y destaca a países como la Argentina, Australia y China. Si bien el desarrollo de este tipo de recurso “podría modificar aún más los patrones de comercio mundial energético y no energético”, el informe asegura que la producción del shale gas “aumentará a un ritmo más lento” fuera de USA, donde se ha dado un “vertiginoso aumento”, porque en otros países “muchas de las condiciones que facilitaron el auge estadounidense de ese combustible no existen o bien no tienen la escala suficiente”. Dichas condiciones estarían vinculadas a la disponibilidad de inversión y de tecnología para la extracción del hidrocarburo.

Continúan las iniciativas de Cristina Fernández de Kirchner para intentar “copar” la agenda de opinión pública y que no se hable de la crisis económica que ni ella ni su equipo pueden resolver. Luego del polémico Código Civil y Comercial que tanto el Frente Renovador como el PRO y FAUNEN prometen o reformar o anular, llega el Código Penal, del que se hablará durante varias semanas. En verdad, ¡ese es el objetivo de Cristina!, más allá de que hará realidad el sueño de Eugenio Raúl Zaffaroni, el ministro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación tan cercano a las ideas K y que se jubilará próximamente. Si su sucesor lo deja en vigencia o no, resulta algo secundario. La cuestión es distraer a la opinión pública. “Este Gobierno ya no tiene la posibilidad de reactivar la economía”. Así de contundente fue la definición de Carlos Pérez, ex director y Gerente General del Banco Central, sobre la situación del país. El economista aseguró, además, que “el modelo de crecimiento que impulsaron los Kirchner está agotado”. En diálogo con “FM Identidad”, Pérez indicó que habría que “estabilizar la economía argentina e intentar que la recesión y la inflación se queden dónde están y no sigan creciendo, que es lo que viene pasando”. Y agregó: “Si se sigue en esa línea tenemos que esperar más recesión y más inflación”. Al ser consultado sobre el efecto que podrían tener las medidas adoptadas por Alejandro Vanoli, en menos de una semana de asumido como flamante titular de la entidad monetaria, el ex director del Central -durante las gestiones de Martín Redrado y Mercedes Marcó del Pont- señaló que “cuando las variables económicas están con una evolución totalmente dispar, cualquier corrección, por más que sea en el sentido indicado, nos deja igual frente a un desequilibrio muy grande”. “Bienvenido que se quiera retribuir mejor al ahorrista”, dijo Pérez en relación a la suba a 23% del piso de las tasas de interés que se paga por plazo fijo, aunque a su entender no sirve de mucho porque “la disparidad es muy grande”. Al ser consultado sobre si era positivo o no que Vanoli descartara la posibilidad de una devaluación, el economista dijo que en realidad eso se trata “más de una expresión de deseo que de una realidad”. “Ningún Gobierno por decisión propia devalúa. En realidad son las condiciones de mercado las que llevan a eso”, dijo.

Durante una rueda de prensa en Washington, Augusto de la Torre, jefe para América Latina y el Caribe del Banco Mundial, se refirió al caso argentino y estimó que sus elevados índices de inflación son la mayor amenaza para su economía. “No hay nada más dañino que una alta inflación”, dijo. Los pronósticos más optimistas señalan que, con todo y recesión, 2014 terminará el año con al menos un 35/38% de inflación. En tanto, el Gobierno sólo la estima en un 21% para todo el año. Al finalizar este martes la presentación de un informe sobre desigualdad en América Latina de la Torre, fue consultado sobre si era posible una nueva devaluación en nuestro país. “En la medida en que la depreciación no se vaya del todo a la inflación, la Argentina a lo mejor tiene espacio para sostener la demanda agregada con uso de la moneda, pero todo va a depender de la conexión estrecha de la depreciación y la inflación”, señaló. Y agregó: “Si cada vez que depreciás tu moneda todo se va a los precios, no ganás nada”. Por otro lado, de la Torre consideró que “todo sería más fácil para Argentina si tuviera acceso al financiamiento”, por lo que un arreglo del Gobierno con los holdouts podría solucionar este bloqueo y de este modo sería más sencillo enfrentar a los problemas del país. “Un golpe de timón que reestablezca y normalice el financiamiento es un paso clave para abrir espacios de maniobra”, dijo. “Hay una tentación que hay que tratar de mitigar, y es que el banco central puede solucionar todo”, cuestionó. Para actuar, la autoridad monetaria debe asegurarse un espacio de maniobra, es decir, que los precios se mantengan estables y bajos porque, enfatizó, “no hay nada más dañino que una alta inflación”. A fin de mantener los precios con fluctuaciones limitadas el banco central debe subir las tasas de interés, pero siempre privilegiando el objetivo para el que nació, que es mantener los precios estables. Así lo entendió el economista del Banco Mundial, quien agregó que “en la medida en que la inflación no está en riesgo, puede estimular la economía si hay un gasto fiscal moderado que le dé rango de maniobra”.

¡Vemos ahora y con claridad donde están “los verdaderos enemigos de Cristina”, que no joda más ella ni sus alcahuetes aplaudidores!

Buenos Aires, 08 de octubre de 2014.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s