Argentina: Las cuentas no cierran, y Cristina no cede

cuentas

El ministro de Economía, Axel Kicillof, logró finalmente que los exportadores agrícolas se comprometieran a traer al país unos millones de dólares más de los que tenían previsto. Claro que no será gratuito para el Gobierno, y menos para el pueblo. Frente a ello, se planta la deuda que acumula el Gobierno con los importadores que ronda los US$ 5mil millones. “Es una decisión del Gobierno moverlo a reservas o a importaciones para apuntalar a una economía que cae”, opinan los expertos, quienes consideran que “lo que va a pasar en enero con los holdouts es un factor determinante”. Pues, no ocurre lo mismo para el Gobierno. Según dijo el propio Alejandro Vanoli este fin de semana: “Hay una decisión política tomada por Argentina, y es no aflojar”…Este jueves (23) el Ministerio de Economía realizará la emisión del bono “dollar linked” pagadero en pesos bautizado como Bonard16. Se conocerán también hoy las características de la emisión por hasta US$ 1mil millones, en uno a más tramos. Kicillof quiere asegurarse el éxito del nuevo título y ya hubo presiones a los bancos desde el Palacio de Hacienda para que participen de la subasta. Esta es la alternativa que encontró el ministro para lograr financiamiento en el mercado local y mejorar la situación de las declinantes reservas del Banco Central.

El coloquio anual de IDEA (Instituto para el Desarrollo Empresarial de la Argentina, que cumple 50 años), bajo el título “Integración. Compromiso de todos” y ante un salón repleto, Miguel Blanco, presidente de IDEA y director general de Swiss Medical Group (medicina prepaga cuyo accionista principal es Claudio Belocopitt, tan mencionado en el inicio del Caso Ciccone), cuestionó la lógica ‘amigo-enemigo’ que aplica el Gobierno; pidió incorporar a la cultura del trabajo “a amplios sectores de la sociedad sumidos en la pobreza y la indigencia” y hasta se animó a desafiar a quienes intentan desvirtuar el régimen de gobierno que instauró la Constitución Nacional. “Hoy estamos en un intento de reforma del modelo de país que estableció la Constitución de 1853 que no se hace a través de una reforma directa porque no dan los números necesarios de mayorías en el Congreso. Se está intentando llevarlo adelante, basado en una mayoría circunstancial en ambas cámaras, mediante la imposición de leyes que aumentan el hiperpresidencialismo, sin posibilidad de debate y sin poder modificar una coma de las mismas, ignorando el derecho de las minorías a dar su opinión”. Tras aclarar que no está en contra de que un Gobierno elegido por el pueblo plantee su visión de país, Blanco remarcó que lo que los empresarios rechazan es que las modificaciones “se basen en premisas o considerandos falaces, que desafían la realidad y el sentido común y que se intente hacerlo suprimiendo el diálogo y el disenso y etiquetando a los que no están de acuerdo como enemigos del país”. Le dedicó también un párrafo a las políticas internacionales encaradas por el Gobierno en tiempos de default. “Necesitamos volver a integrarnos al mundo, en el cual hemos perdido total relevancia a partir de nuestras actitudes erráticas, soberbias y a contramano con las normas de relación entre naciones soberanas”.

“Para que la integración sea sostenible en el tiempo necesitamos integrarnos como sociedad, superando enfrentamientos y la lógica amigos enemigos”, lanzó ante un salón repleto de empresarios que seguían sus palabras y asentían con la cabeza. Abajo desde la mesa central lo escuchaba el gobernador de Buenos Aires, Daniel Scioli, el de Salta, Juan Manuel Urtubey, y otros importantes hombres de negocios. Blanco, en una crítica al oficialismo, explicó que vivimos un intento de reforma del modelo de país que estableció la Constitución de 1853, pero “este intento no se hace a través de una reforma directa de la Constitución porque no dan los números necesarios de mayoría en el Congreso Nacional”, deslizó. Y envalentonado denunció que se “está intentando llevar adelante, basado en la mayoría circunstancial en ambas Cámaras y mediante la imposición de leyes que aumentan el hiperpresidencialismo, sin posibilidad de debate y sin poder modificar una coma de las mismas, ignorando el derecho de la minorías a dar su opinión”. Tras esa frase es escucharon aplausos de casi todas las mesas del salón principal de convenciones del Sheraton marplatense. Bajando el tono explicó que “no estamos en contra de un gobierno elegido por el pueblo plantee visión del país y que quiera llevarlo adelante a través de modificaciones a la legislación vigente. Esa son las reglas del juego y debemos respetarlas”. “Sí estamos en contra de que dichas modificaciones se basen en premisas o consideraciones falaces que desafían la realidad y el sentido común”, esgrimió y volvió a reclamar dialogo y “posibilidad de disenso etiquetando a los que no están de acuerdo como enemigos del país y de sus conciudadanos”. Pero a su vez fue un día clave para Axel Kicillof y Alejandro Vanoli, titular del Banco Central. Este jueves (23 de octubre) se realizará la emisión del Bonard16, el bono vinculado a la evolución del tipo de cambio (“dollar linked”) por hasta US$1 mil millones, en uno a más tramos, con el que el Gobierno buscará financiarse en el mercado local. Pero para eso necesita la participación de los bancos, por eso ya hubo presiones desde el Palacio de Hacienda, mediante llamados telefónicos, para que los banqueros suscriban el nuevo título que representará un alivio para las reservar de la entidad monetaria.

El monto mínimo de la emisión del Bonard16 es de US$ 500 millones, el cual puede ser ampliado, dependiendo de la recepción de ofertas. Este título es a dos años, por lo que tiene como fecha de vencimiento el 28 de octubre de 2016 (o sea el próximo presidente) y devengará un interés del 1,75% anual, pagaderos semestralmente los días 28 de abril y 28 de octubre de cada año hasta la finalización del compromiso, indicó el portal “IProfesional”. Según revela “Ámbito Financiero”, en las últimas horas tanto desde el Ministerio de Economía como desde el Banco Central, los principales bancos privados recibieron llamados para inducirlos a participar. Lo mismo ocurrió con algunas aseguradoras. Pero las expectativas no son alentadoras para el Gobierno: fuentes del mercado afirman que no se espera que se reúnan más de US$ 500 millones, contando incluso con la participación de organismos descentralizados como la ANSES y de la banca pública. Las ofertas serán recibidas hasta hoy (23) a las 15 y la fecha de liquidación fue prevista para el 28 de octubre de 2014. En lo que respecta a los aspectos técnicos de la colocación, el sistema de adjudicación será bajo modalidad “Holandés de Precio Único”. Las ofertas podrán canalizarse en dos tramos: competitivo y no competitivo. Economía destacó que “se aceptarán en su totalidad las ofertas que tengan un precio mayor al que se fije como precio de corte”, mientras que las ofertas al precio de corte serán aceptadas hasta cubrir el monto a adjudicar, pudiéndose proceder a efectuar prorrateos en forma proporcional a los montos solicitados a dicho precio. La oferta mínima será por un valor nominal de US$ 50.000 y deberán ser realizadas en firme, únicamente por intermedio del sistema de comunicaciones del Mercado Abierto Electrónico S.A. (el “SIOPEL”). La Moneda de Denominación es “Dólares Estadounidenses”, y la de suscripción “Pesos, al Tipo de Cambio Inicial”, indicó la agencia estatal Télam.


Coloquio de IDEA: El cristikirchnerismo subestima año tras año esta convocatoria empresarial.

Tras dos semanas de presiones para imprimir velocidad a la liquidación de divisas del sector agroexportador, y así inyectar dólares a una economía necesitada, lograron que las empresas exportadoras se comprometieran a liquidar US$ 5.700 millones en lo que resta del año, muy por encima de los pocos US$ 4.200 millones que daban sus cálculos previos. Así, el Gobierno desesperado busca descomprimir la demanda de dólares, mientras las reservas en el Banco Central (BCRA) totalizaron ayer los US$ 27.345 millones. A cambio de traer más dólares, las cerealeras lograron que el Gobierno libere exportaciones por 400.000 toneladas de trigo, 500.000 toneladas de maíz y 100.000 toneladas de harina de trigo. En total, a valores FOB oficiales de ayer, esas liberaciones representan US$ 654 millones, el 43% del “extra” de US$ 1.500 millones que reclamó el Gobierno a las empresas. Adicionalmente, la próxima semana se abrirían los cupos para exportaciones de la nueva cosecha, tanto de trigo como de maíz, por un total de entre 1 millón y 2 millones de toneladas de granos. En medio de las negociaciones, se puso sobre la mesa la posibilidad de que el Gobierno lanzara un nuevo bono atado al dólar por US$ 1500 millones, similar al que sale hoy, con plazo a dos años, pero con una tasa en torno a 2%. Según el diario “El Cronista”, Gustavo Perilli, socio de AMF Economía, advirtió que a los cerealeros les conviene sentarse a negociar “porque ya no estamos en los niveles de precios internacionales de 2007 y 2008. La pulseada será intensa porque ambos lados tienen bastante para perder. El Gobierno, por la inestabilidad cambiaria, y los cerealeros porque deben colocar sus dólares a precios convenientes en un contexto en el que el escenario favorable claramente se ha revertido. Y el futuro no es demasiado auspicioso porque China creció poco más de 7% en el tercer trimestre y preocupa”. “Nosotros estimábamos que entre octubre y diciembre ingresarían entre US$4.000 millones y US$4.500 millones, con lo cual –nos falta hacer cifras– creo que a grandes rasgos vamos a subir unos US$1.000 millones las estimaciones de reservas para fin de año”, dijo Pedro Rabasa de Empiria Consultores.

“Asumo que parte de esa plata va a ir a más importaciones, para apuntalar un poco la actividad económica, pero la asfixia ya es tal que aún sin esta inyección de dinero descontábamos que se permitirían más compras”, agregó Rabasa. La falta de divisas que sufre la economía argentina lleva a que la deuda que acumula el Gobierno con los importadores ronde los US$ 5.000 millones… El Economista Fausto Sportorno, de OJF, sostuvo que: “el volumen vendido o adelantado de ventas futuras va a tener que ser muy importante para alcanzar esa cifra. Pero asumamos que se alcanza: es una decisión del Gobierno moverlo a reservas o a importaciones para apuntalar a una economía que cae”. Con todo, sus estimaciones de reservas para fin de año se verían afectadas a la suba, aunque no está en condiciones de calcularlo. “Estas divisas compran un poco más de tiempo para mantener el tipo de cambio este que tenés hoy y llegar a enero con algo más de calma”, dijo. “Es un shock de confianza importante conseguir US$ 5.000 millones para este año”, coincidió Belisario Álvarez de Toledo, de J&B Analytics. “Pero no te libera de la incógnita de lo que va a pasar en enero con los holdouts, que es el factor determinante”, concluyó. Era la expectativa que mantenían también los importadores. Ayer, de manera categórica, en el coloquio de IDEA, que comenzó esta semana, el presidente de la Cámara de Importadores de la República Argentina (CIRA), Diego Pérez Santisteban, sostuvo que “el modelo está agotado” y consideró que la solución para que la Argentina salga del ahogo financiero que vive hoy es “solucionar el tema con los holdouts en enero”. Siendo este “arreglo” una nueva marcha atrás, o una nueva “traición al relato” de Cristina Fernández. “Siempre que los importadores vimos que el tipo de cambio oficial y no oficial se separan demasiado nos entra el temor”, señaló en diálogo con “Radio América”. Sin embargo aclaró: “Obviamente no proponemos nunca una devaluación porque es la variable con la cual surfeamos”. “Ante esta ratificación (de los funcionarios cristikirchneristas de no realizar una nueva devaluación como la de enero pasado) no tenemos otra alternativa que seguir en lo que el Gobierno va marcando”, admitió.

El representante de los importadores destacó que el dólar futuro sufre en las últimas semana “un movimiento rápido” ya que allí se vuelca el sector y destacó el problema que representa que cada vez “los plazos de pago al exterior se acorten por la situación que los proveedores ven que se vive en la Argentina”. “Estamos con un esquema de financiamiento del Estado muy peculiar. No es lógico que si hacemos un camino o una represa o un puerto se paguen con los recursos corrientes, la lógica es buscar financiamiento a largo plazo. Este modelo ya está agotado”, analizó. Pérez Santiesteban planteó que mientras en el primer semestre del año “se habían arreglado más de US$ 20 mil millones con pagos al Club de París, CIADI y ahora por un incidente de 1300 lo politizamos en vez de negociarlo”. “A nadie le gusta perder un juicio menos si lo pierde con especuladores el juicio se perdió en lugar de politizarlo hay que negociarlo. En enero no va a haber otro remedio que negociar esto”, apuntó y consideró urgente también “volver al tema de los mercados internacionales”. Ocurre que todo el mercado apuesta a negociar con los holdouts. Sin embargo, este domingo, Alejandro Vanoli fue claro en el ultra cristinista “Página/12”, donde dijo todo lo contrario: ¿Cómo sigue el tema buitres? (…) le preguntaron, a lo que respondió: “Hubo una publicación absolutamente falsa, en la que se aseguraba que había transmitido un acuerdo seguro con los buitres, un cambio en la posición argentina y la decisión de pagarles a esos fondos. Se decía que fue en un encuentro con inversores que tuvimos en Washington, en ocasión de la Asamblea conjunta del FMI y el Banco Mundial, en una actividad organizada por el JP Morgan. Allí lo que transmití es que Argentina tiene una Ley de Pago Soberano, ya aprobada, que asume la decisión de pagarles a todos los acreedores en los mismos términos. Pero hay gente que quiere que el gobierno argentino “pise el palito” y diga que está negociando algo distinto, para que se active la cláusula RUFO en contra de la Argentina y la reestructuración de deuda lograda a través del canje. (…)” Más allá de este episodio, ¿cuáles son las perspectivas inmediatas para la causa que se tramita en Nueva York?, continuó preguntándole: “Respecto de la cláusula RUFO y su vigencia hasta el 31 de diciembre próximo, se instaló la idea de que el 2 de enero está todo arreglado. Y la respuesta es que el 2 de enero no va a pasar nada. Este año no podemos ni sentarnos a negociar. Si a futuro se flexibiliza el pedido de los buitres, alineado al resto de los acreedores en búsqueda de una solución integral, puede haber una respuesta. Hay una decisión política tomada por Argentina, y es no aflojar en esta estrategia que estamos siguiendo. No vamos a cometer el error de provocar una crisis cediendo en la posición que está sosteniendo el país en todos los foros internacionales.”

En el mercado, se intensifican los rumores sobre un posible pago a los holdouts, por parte del Gobierno de Cristina Fernández, para este enero, dando por tierra con el “relato-discurso epopéyico”. La explicación que dan es simple: “No hay otra salida”. Y algunos números parecen indicar que hacia allí se encaminan. Según datos de la consultora de Agustín Monteverde, el balance del Banco Central “al 7 de octubre muestra un salto de unos $29.000 MM en las tenencias de letras del Tesoro intransferibles a 10 años (que recibe a cambio de pagar deudas que corresponden al Tesoro). Parte de ese monto —unos $15.000 MM— se ve reflejado en un aumento de los depósitos del gobierno en el Central y otros $1.500 MM en un incremento de la cuenta Otros Pasivos”. En tanto, “los $12.500 MM restantes debieran impactar en una caída de las reservas que, sin embargo, no ocurrió”. Según la misma, “todo hace pensar en la posibilidad de que el Gobierno se estuviera reservando una masa de fondos suficiente para resolver el conflicto con los holdouts”. Tal como se mencionó, el titular del Banco Central, Alejandro Vanoli, negó en diálogo con el diario K “Página/12”, este fin de semana que este 2 de enero, haya un cambio: “se instaló la idea de que el 2 de enero está todo arreglado. Y la respuesta es que el 2 de enero no va a pasar nada”. “Este año no podemos ni sentarnos a negociar. Si a futuro se flexibiliza el pedido de los buitres, alineado al resto de los acreedores en búsqueda de una solución integral, puede haber una respuesta. Hay una decisión política tomada por Argentina, y es no aflojar en esta estrategia que estamos siguiendo. No vamos a cometer el error de provocar una crisis cediendo en la posición que está sosteniendo el país en todos los foros internacionales”, fueron sus palabras que, viniendo de bocas cristikirchneristas, se las puede llevar fácilmente el viento…

Tras las críticas del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, desde IDEA no se quedaron callados. Miguel Blanco dijo que la Argentina se vive un tiempo de “cambio” y recordó que al “primero que fuimos a ver fue al Gobierno y no recibimos ninguna respuesta”. Asimismo, consideró que para el conjunto de los empresarios “el problema social del país es muy grave y es consecuencia de lo económico”. Blanco salió así a contestar las críticas de “chirolita” Capitanich, quien en su habitual conferencia de prensa matutina acusó a la entidad de difundir cifras “falsas” y de pretender “socavar” al Gobierno. “Nosotros creemos que sí, que estamos en un tiempo de cambio. Creo que todos tenemos que cambiar”, enfatizó el presidente de IDEA. Blanco también dijo que los empresarios respaldan “las cosas que están bien, como la Asignación Universal por Hijo (AUH) y la promoción de la industria”. Pero recordó que cuando hace un año se lanzó el primer documento del Foro de Convergencia Empresaria (FCE), los empresarios trataron de llevarle su propuesta a Capitanich y no obtuvieron respuestas. “Al primero que buscamos fue al Gobierno y no tuvimos ninguna respuesta para llevarle el documento”, señaló Blanco, quien indicó que al volcar críticas a la gestión está “exponiendo la opinión de los empresarios”. En tal sentido, dijo que “tenemos que sentarnos a buscar coincidencias”, pero señaló que “no estamos de acuerdo con la Ley de Abastecimiento y con la reforma del Código Civil y Comercial hecha de un día para otro”. Esta mañana, Capitanich cargó contra los empresarios que hablaron de un “modelo agotado” en el inicio del Coloquio de IDEA, ayer, en Mar del Plata. “Todos los empleados que tiene IDEA como economistas emiten datos falsos. Emiten cifras falsas de inflación y de resultado fiscal”, fustigó. “Los que dicen que el modelo está agotado se equivocan y mucho. Es un modelo sustentable”, planteó. Y añadió que “pretenden socavar permanentemente al Gobierno. Todo el tiempo hay que salir a desmentir”. Por otra parte, y mientras se lleva a adelante el coloquio de IDEA, el cristikirchnerismo organizó su contra-coloquio con el slogan “Convocatoria por las ideas nacionales y populares. Confrontando ideas”, organizado por Convocatoria Económica y Social por la Argentina. Los participantes serán todos K: desde legisladores y funcionarios hasta sindicalistas e intelectuales. El objetivo es “construir una agenda de propuestas que puedan servir para fortalecer aquellas políticas que tiendan a beneficiar a las grandes mayorías partiendo de lo realizado y apuntando a lo que aún falta”, afirman los organizadores.

¡Habrá algún candidato con las … bien puestas que decida enfrentar a este núcleo de ladrones, explicándole al pueblo y a los “supuestos inversores” –banqueros, cerealeras, etc. apretados por este régimen- “que el pueblo argentino, con el cambio de Gobierno ¡No piensa pagar ni un solo dólar! De estos arrebatos y manotazos de ahogado”, para que se atengan a las consecuencias judiciales por venir! ¿Seguimos y siguen siendo corderos, mientras estos son lobos?

Buenos Aires, 23 de octubre de 2014.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –
____________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s