Desde Argentina: Temor cristinista a las multitudes ajenas

Hoy luego de un vano intento de baño de multitudes propias, el Gobierno enfrentará la “marcha de los fiscales” o sea la “marcha del 18F”, no una marcha política sino simplemente una marcha de un pueblo que pretende que no se lo siga engañando, y que exige del Gobierno de turno respuestas ante la muerte (cada vez más notoriamente por falta de seguridad) ahora de una figura pública, y antes de miles de argentinos caídos por culpa de un Estado totalmente ausente. ¡Este es el motivo… y ninguno otro! Por lo cual se le pide a la Presidente que deje de victimizarse.

La marcha de hoy miércoles 18, se ha transformado en un auténtico plebiscito nacional, por culpa exclusiva de la Presidente Cristina Fernández; cuando en realidad había sido convocada como un desagravio y en memoria del fiscal Alberto Nisman, pero las actitudes y el destrato presidencial genero en el pueblo este sentimiento de que participando de la marcha del silencio, se está plebiscitando la gestión gubernamental de la Presidente que en términos de seguridad, trabajo y salud dejan muchísimo que desear, provocando un muy fuerte descenso de la imagen presidencial. El pueblo está totalmente cansado del destrato, el enfrentamiento y los discursos vacíos y para la tribuna de aplaudidores rentados, esperando de las autoridades y de los funcionarios una actitud diferente y de verdadera demostración democrática de consensos y división de poderes plena, donde la injerencia intrapoderes deje de existir. ¡Si Cristina Fernández no lo entiende el fin de su mandato estará regido por un solo recuerdo: “la misteriosa muerte del fiscal Alberto Nisman”!
Termine como termine la investigación del caso, cada vez más confuso y con mayor cantidad de desprolijidades y despropósitos, tales como un Secretario de Seguridad que accede al lugar del delito con la plana mayor de la PFA sin presencia de fiscal y juez actuantes, y al que aun increíblemente no se lo citó a prestar declaración; o una testigo que cuenta situaciones totalmente increíbles y que muestran una investigación, como mínimo, no seria y poco profesional. Tanto como que “no se haya preservado la escena del crimen/muerte totalmente”, o que no se haya precintado el perímetro de la torre impidiéndose el ingreso y egreso de personas sin antes haber prestado declaración y ser totalmente individualizados aquella misma noche, o que se haya tardado casi 12 horas en abrir el departamento del fiscal, cuando luego se supo que el mismo no estaba cerrado. ¿Todo muy poco serio y muy confuso? Tanto como que nuestras fuerzas de seguridad no cuenten con la “tecnología del luminol” una tecnología ya bastante vieja y casi superada por nuevas metodologías, que tampoco están incorporadas a nuestras investigaciones.
Todo muy a pedir de la necesidad de que “no se conozca la realidad de lo sucedido”, necesidad que solo sirve a la confusión que el oficialismo pretende, pues está más cerca de comprobarse un asesinato (o suicidio inducido) a otra cualquier variable, y por lo tanto todo “apunta al poder y a los denunciados por el fiscal Nisman”. Situación que iluminará una época y una etapa de intrigas palaciegas casi desconocidas o por lo menos muy poco habituales en nuestra historia nacional. Debemos retrotraernos a muchísimos años atrás y así y todo, nos cuesta encontrar un “crimen político nacional” de la envergadura y trascendencia del que sucedió el pasado 18 de enero de 2015 en la Torre Le Parc de Puerto Madero. Esta muerte desnudó completamente las falacias de un discurso-relato apócrifo y del discurso del escarnio ajeno que Cristina Fernández y sus acólitos suelen utilizar y que sólo sirve para dividir al pueblo argentino. Las declaraciones presidenciales cargadas de desprecio y deshumanizadas ante la tragedia y donde solo emergía un profundo rencor hacia aquel fiscal muerto que la denunciara por encubrimiento tras la firma del Memorándum con Teherán generó este clima de empatía popular que hoy se está viendo a pesar de la inclemencia del tiempo.
¿Qué hubiere pasado si no llovía? ¿Cuántos argentinos más se hubieren incorporado a la marcha del silencio?
Cristina Fernández sufre de “pánico escénico” ante estos dos fenómenos ocurridos: uno, contemporáneo y casi totalmente cotidiano, repontenciado a diario por el avance de la tecnología y las redes sociales, mientras el otro es solo el “reflejo de la sociedad de masas”; y estos reflejos colectivos que no hacen otra cosa que “reflejar el pasado”, pero que cuando se activan, como lo hace hoy, adquieren una energía social capaz de influir absolutamente en el curso de los procesos políticos actuales, tratándose en el caso del primero de la “repercusión mediática” de los propios y desacertados actos de gobierno (el acto de Atucha del mediodía fue una absoluta equivocación presidencial), de allí la necesidad obsesiva de acumular pantallas, micrófonos y diarios cautivos de “su pensamiento”, una situación que los ha desbordado y que les impide cualquier tipo de intento distractivo, del que son tan afectos; y en el segundo, de las viejas “movilizaciones multitudinarias y populares” que otrora fueran producto de la legitimidad de otros líderes y que ahora no hacen más que dañar políticamente su propias iniciativa política.
¡Les teme porque la ha sufrido y las sigue sufriendo desde aquel 13N! Le duelen y mucho, y es su Gobierno, con las torpezas reiteradas y las provocaciones, injurias y agravios a quienes disienten con ella, el que termina por alimentar unos y otros: o sea a ambos fenómenos; nadie olvida aquella multitud histórica del pueblo junto al campo frente al Monumento a los Españoles, que llevaron por entonces al Gobierno de Cristina y Néstor a creer que libraban una batalla histórica contra “una supuesta e inexistente oligarquía vacuna” –perecida a mitad del segundo medio siglo pasado- y que en realidad era una equivocación de enfrentar a chacareros y pequeños propietarios que defendían su supervivencia, en épocas donde “el viento de cola” les permitía resarcirse de décadas de pérdidas o empates económicos. Fue Néstor por entonces el gran arquitecto de aquella tamaña derrota del gobierno ante el desborde popular.
Tres fueron las otras movilizaciones previas, y a todas ellas descalificó Cristina Fernández, cuando directamente no las mandó reprimir por sus “soldados” Moreno, D’Elía y otros, y como el presente fueron fogoneados simplemente por las redes sociales y la voluntad del pueblo de impedir un nuevo avasallamiento de las instituciones, varios fueron preludios de terribles y catastróficas derrotas electorales del oficialismo… ¿será la de esta tarde/noche lluviosa un nuevo antecedente? Cristina Fernández ha decidido insistir con aquella misma y gastada estrategia… y embistieron contra este 18F, sin suerte por lo que se está viendo. Lo triste es que al frente de esta estúpida embestida, a diferencia de épocas pasadas, ahora está ella. Pareciere que hay personas “que no aprenden nunca de la historia. Ni siquiera de la propia”.
¡Y así les va!

Buenos Aires, 18 de Febrero de 2015.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –

Anuncios

Un pensamiento en “Desde Argentina: Temor cristinista a las multitudes ajenas

  1. La denuncia del fiscal Alberto Nisman involucraba directa o indirectamente a la presidenta argentina, Cristina Fernandez Vda. de Kichner. Y que casualidad que la noche anterior de su presencia en los tribunales fallecio con disparo en la parte trasera de su cuello y en primera instancia declaran “suicidio” y mas tarde el oficialismo dice asesinato. Claro que fue un asesinato y bien premeditado. El pueblo argentino pide exclarecimiento y justicia. La opinion publica no debe de olvidarse de solicitar lo mismo y nunca olvidar estos sucesos donde las evidencias son claras y contundentes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s