Desde Argentina: Manual de nuevas zonceras K y algo más


Por Jose Marcelino Garcia Rozado

El Ministerio de Desarrollo Social que conduce Alicia Kirchner, reparte en las plazas de la ciudad de Buenos Aires un cuadernillo de juegos para niños mayores de 4 años editados por el Área de Comunicación Institucional de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia con imágenes de Eva Perón y de la presidente Cristina Fernández. Hay en el país más de 300 reinas de fiestas nacionales, regionales y provinciales que, si prospera el proyecto de ley que impulsa la diputada cristikirchnerista Gloria Bidegain, podrían perder su corona. Todas ellas se pusieron en pie de guerra para defender su reinado. Fue un lunes 07/09 bochornoso: por un lado, la caída durante 2 horas de la red Banelco, cuando todavía había gente intentando retirar sus salarios de los cajeros automáticos; luego, la paralización de la compra de dólar ahorro porque el servidor de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) decidió quedar fuera de servicio: la página web estuvo inaccesible hasta las 14:00 cuando es el sistema para que los bancos se conecten con el organismo y verifiquen el cupo posible a vender a algún interesado.

El Ministerio de Desarrollo Social de Alicia Kirchner está repartiendo un polémico cuadernillo de juegos infantiles para niños mayores de 4 años con imágenes de la presidente Cristina Fernández. El material se reparte gratuitamente en las plazas porteñas y pertenece al Área de Comunicación Institucional de la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia que depende de la cuñada de la presidenta. La idea del cuadernillo es que los niños mayores de 4 años aprendan sus derechos jugando. Según el documento al que tuvo acceso el diario “La Nación”, se resalta el cumplimiento de los 10 años de la sanción de la ley N° 26.061, de Protección Integral de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes y en una de sus últimas páginas invita a armar un rompecabezas donde figura una dibujo de Cristina Fernández, vistiendo la banda presidencial y la Casa Rosada de fondo. En el rompecabezas, se apunta a que los chicos identifiquen a los que “están trabajando juntos para que se cumplan tus derechos”. Están mencionados la familia, la comunidad y el Estado. Allí, Cristina -frente a la Casa Rosada- representa al Estado, indicó el matutino.
La publicación tiene claras reminiscencias a publicaciones que eran de lectura obligatoria -en algunos casos, no siempre y fue un error bochornoso- durante los dos primeros gobiernos de Juan D. Perón, como Mundo Infantil, de editorial Haynés, perteneciente al ALEA dirigido por Carlos Aloé, que incluían en los textos la exaltación de las figuras de Perón y Eva Duarte. Los responsables de la edición del cuadernillo en cuestión justificaron las imágenes de Eva Perón en la tapa de la publicación porque “forma parte de la estética definida por el Ministerio, hasta está en la fachada del edificio”. Como ya habíamos expresado en un artículo anterior a fines de agosto pasado, se conoció el proyecto presentado en Comisión de Cultura de la diputada nacional Gloria Bidegain, del FPV, para “acabar con el lenguaje monárquico” que designa como “reinas” –porque reina hay una sola y es Cristina- a quienes pasarían ahora a llamarse “representantes” de las distintas fiestas nacionales, regionales y provinciales. “No tiene idea de todo el trabajo y preparación que se necesita para ser reina. No es sólo el sueño de ser elegida la más linda. Hay que estudiar, comprometerse con la historia de una región, aprender sus valores y ser una representante que lleve un poquito de todo eso al resto del país”, reclama Melina Albrecht, que desde enero ostenta el título de reina de Reinas, al haber sido coronada entre todas las ganadoras de esos concursos de todo el país.
Ocurre que las soberanas de la belleza están movilizadas en contra de esta iniciativa. Se pusieron de acuerdo y lanzaron una convocatoria en la plataforma Change.org para juntar firmas e impedir que ese proyecto se convierta en ley. La iniciativa se presentó bajo el nombre de “Bellezas sin violencia” y ya tiene dictamen de la comisión de Cultura de la Cámara de Diputados, y debe ser tratada esta semana en la comisión de Familia. Desde ahí, bajaría al recinto para convertirse en ley. Según explicó la diputada, se trata de un intento de regular y legislar los concursos de belleza que se realizan en el contexto de las fiestas nacionales y regionales en todo el país. La propuesta es que sigan existiendo -no es cierto que se prohíban los concursos de belleza-, pero que cambien los “títulos monárquicos” por figuras de los sistemas democráticos. Así, las reinas y princesas pasarían a llamarse “representantes (?)” de determinada fiesta nacional o provincial. La diputada aseguró que tuvo como desencadenante la invitación a ella y a sus pares, Luis Basterra y Juliana Di Tullio, a una fiesta popular en una provincia. “Quedamos shockeados viendo que a las chicas se las trataba como en un remate de ganado. Ahí dijimos “tenemos que hacer algo” y comenzamos a trabajar en la propuesta”. “La violencia no empieza con el crimen que es la forma más extrema. Comienza con la cosificación y la violencia simbólica. La movilización #NiUnaMenos demostró que estamos en un momento terrible y esta es una de las formas para propiciar cambios culturales”, aseguró Bidegain.
Pues, no será lo mismo. No habrá corona, ni cetro, ni banda. Y, según protestan las reinas, se perderá mucho de ese folclore que forma parte de la historia de los pueblos y ciudades del interior. La legisladora que impulsa la iniciativa es hija de Oscar Bidegain, que fue gobernador de la provincia de Buenos Aires en 1973, elegido en las mismas elecciones que hicieron a Héctor Cámpora presidente de la Nación. ¿Renunció? un año después. Bidegain es originaria de Azul, donde todos los años se realiza la Fiesta Nacional de la Vaca. Este año, en marzo, esa ciudad coronó a Alexandra Almendros, de 21 años. Antes de convertirse en la reina de la vaca, Alexandra fue reina del Vivero. “Somos reinas y no de la monarquía. Somos reinas de una fiesta, de un lugar, de una historia que llevamos en el corazón y respetamos profundamente. Cómo me encantaría, señora diputada, que nos sentemos juntas y te pueda dar mis mil razones para que las reinas sigamos siendo reinas”, desafió Albrecht, según publica hoy el diario “La Nación”. En el país hay más de 200 fiestas nacionales y otras 300 fiestas regionales, ya sean provinciales o municipales, muchas de ellas constan en el registro oficial de la página web de Presidencia de la Nación.

“Los títulos de las señoritas electas que representan a sus lugares de origen y a sus fiestas son mucho más que una banda, un cetro y una corona. Es todo un pueblo, una ciudad que muestra su historia y su atractivo al mundo”, se indigna Daniel Paladini, uno de los organizadores de la Fiesta Nacional del Oro Dulce, de Santa Fe, e impulsor de la colecta de firmas en Change.org. “Hay una historia nuestra y de los pueblos que se va a perder. Me gustaría que la diputada se sentara por lo menos a conversar con nosotras y conocer quiénes somos, por qué lo hacemos. No somos sólo chicas lindas que quieren ser modelo. Representamos a un pueblo y defendemos un lugar. Cosificarnos es ni siquiera preguntarnos qué es lo que queremos quienes participamos de estas fiestas”, dice Melina. En el PRO ya comenzó el pase de facturas por el escándalo que generó la denuncia contra Fernando Niembro, que según una ¿investigación? Del ultracristinista “Tiempo Argentino” le habría facturado más de 20 millones de pesos al gobierno porteño a través de la productora La Usina, sin contraprestaciones comprobables.
En el macrismo tardaron varios días en asimilar el golpe que salpica al primer candidato a diputado nacional por la provincia, y tras una primera reacción que se basó en vincular la denuncia con “operaciones” del cristikirchnerismo, reinó la preocupación por la repercusión que tuvo el tema en los medios de mayor audiencia del país y la contundencia de la documentación filtrada. En el macrismo algunos creen que los datos de las 170 contrataciones que obtuvo la empresa vinculada a Niembro fueron filtraron desde adentro del PRO, puesto que se trata de información que no salió publicada en el Boletín Oficial ni por medio de otro canal institucional. Es que el ministerio que ocupara el vicejefe de Gobierno electo fue el que inicialmente contrató a la empresa de Niembro en el 2012, durante su gestión, para realizar encuestas sobre el servicio de recolección de basura y hasta para que realizara servicios de auditoría. Sin embargo, Santilli fue el primero en defender públicamente a Niembro, en el programa de Maximiliano Montenegro, aunque se cuidó de aclarar que “no sabía que tenía su actividad privada con su empresa y que hacia trabajos de encuestas y de publicidad”.
El tema es que las contrataciones de Niembro las habría firmado el director General de Limpieza, Mauro Canoves. Según trascendió habría sido en todos los casos por montos ligeramente inferiores a los 300 mil pesos, lo que le permitía hacerlo de manera directa, sin la firma del ministro y sin necesidad de publicarlo en el Boletín Oficial. En ese sentido, algunos adversarios internos intencionadamente apuntaron al sector de Diego Santilli, el vicejefe electo que supo ser el ministro de Espacio Público hasta 2013. Otras fuentes del PRO, menos conspirativas, creen que la filtración de los contratos fue producto de una investigación que hizo la oposición en la Auditoría General de la Ciudad, “donde le siguieron el rastro a las facturas”. En particular apuntan al auditor kirchnerista Eduardo Epszteyn, que fue ministro de Espacio Público en la gestión de Aníbal Ibarra. Lo cierto es que más allá de los pases de factura internos, en el PRO crece la preocupación por este escándalo que amenaza por convertirse en una bomba racimo por la cantidad de dependencias que contrataron al popular periodista.
Además, en el macrismo hay especial preocupación porque les está complicando la campaña en la estratégica provincia de Buenos Aires. Niembro directamente se borró de las caminatas y timbreos, y desde que estalló el escándalo permanece recluido en su casa, en el más absoluto de los silencios. Varios dirigentes del macrismo le dijeron que tiene que salir y dar la cara públicamente, pero reconocen que el periodista está “muy deprimido” y “no tiene el cuero duro” para atravesar un escándalo de estas características. En el macrismo, algún alocado sugirió la posibilidad de correrlo del primer lugar de la lista de diputados, pero la orden de Mauricio Macri fue tajante: “Hay que apoyarlo”. Un fiscal allanó una serie de dependencias del gobierno porteño y la consultora La Usina en el marco de la investigación por presunta corrupción mediante contratos de encuestas, en la que aparece involucrado Fernando Niembro, el primer candidato a diputado por Cambiemos en la provincia de Buenos Aires. La semana pasada, el abogado Antonio Liurgo presentó una denuncia para que se investigue sobre la adjudicación de contratos de encuestas y consultoría mediante el mecanismo de “concurso de precios” a la empresa vinculada con Niembro. En la causa, iniciada tras una nota del diario Tiempo Argentino, se investiga una supuesta defraudación en perjuicio de la ciudad del Buenos Aires del orden de los 20 millones de pesos mediante la adjudicación de los contratos.
Los procedimientos de hoy fueron cinco y fueron llevados a cabo por la fiscalía de instrucción número 43, a cargo del fiscal Carlos Velarde. Hoy, Liurgo ratificó y amplió la denuncia, y aportó nuevos elementos de prueba. Tras los primeros pasos procesales, el fiscal pidió como medida de prueba los allanamientos, que –según revelaron fuentes judiciales- no fueron traumáticos, ya que cuando personal de la fiscalía se presentó a pedir la documentación, les fue entregada sin necesidad de acudir a la fuerza pública. Esta mañana, el fiscal analizaba el material secuestrado, aunque según una primera lectura la documentación aparecía incompleta: “no encontraron nada”. “La Usina no tiene empleados registrados ni está inscripta como empleador, de acuerdo a la información que surge de la AFIP”, informó Diario Popular en un artículo que publica en su edición de hoy. Niembro fue socio gerente de La Usina Producciones desde su creación, el 4 de mayo de 2012, hasta hace más de un año. Según estos mismos datos, a los que tuvo acceso Diario Popular, el gobierno de la Ciudad y el Banco Ciudad serían los “únicos clientes” de la productora que brinda servicios de publicidad, con 170 contratos firmados y 22 millones de pesos facturados al gobierno porteño y un millón al banco de la Ciudad.
El contrato con el banco superó el millón de pesos y consistió en la colocación de publicidad en el canal Fox Sports (en el que se desempeñaba Niembro hasta que se definió su candidatura), como parte de una campaña en el Mundial Brasil 2014, dice la publicación. A pesar de haber facturado más de 22 millones de pesos, entre los contratos con el Banco Ciudad y el Ejecutivo porteño, Fernando Niembro se desprendió de su paquete accionario en la empresa por sólo 20.000 pesos. Niembro remarcó que se había desvinculado de esa empresa en 2014, cuando la dejó en manos de su socio, Alberto Meza. El mismo Meza integra la lista que encabeza Niembro por la provincia de Buenos Aires como suplente. “Yo sobre la vida actividad política y la actividad personal de Meza no tengo nada que ver, es un ex socio. En todo caso corresponde que él aclare su situación de candidato”, dijo Niembro. Respecto a la falta de empleados registrados por la firma, Niembro indicó que “no tenía empleados porque subcontratamos (las encuestas). En los otros casos era trabajo manual, era una tarea sencilla, conseguir la pauta y trasladarla, y lo hacía Alberto Mezza”, aseguró. “A mí no se me escapa que esta es una situación alentada por una guerra sucia alentada hacia nuestro espacio, por un sinfín de motivos”, afirmó.
Días atrás fueron difundidos documentos que prueban la facturación por un total de $ 21 millones por parte de La Usina Producciones al gobierno de la ciudad. De acuerdo a la denuncia, Niembro “se habría beneficiado en forma irregular mediante contratación directa –del gobierno porteño- a la empresa ‘La Usina Producciones S.R.L.’, por una suma que se aproxima a los $20.000.000”.
Tras los allanamientos a las oficinas de la productora y el pedido de información al gobierno de la Ciudad intervino la Procuraduría de Criminalidad Económica y Lavado de Activos (Procelac) que investiga a Niembro por supuesto lavado de dinero. ¡Como vemos todo muy similar al cristinismo!

Buenos Aires, 13 de setiembre de 2015.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s