LAS CONVERSACIONES DE PAZ

Las conversaciones con los terroristas de las FARC llevan casi tres años y aún no se ha llegado a ningún acuerdo.

Dejar los crímenes de lesa humanidad constituye una aberrante injusticia y dejar sin castigo a asesinos que han dejado una terrible estela de sangre y dolor a lo largo de un país, no es otra cosa que impunidad.

¿Cómo puede un gobierno conversar la paz con terroristas que ponen las condiciones sin ofrecer nada a cambio? Ellos, los asesinos, son los que exigen y el gobierno otorga sin tener en cuenta lo que piensa el pueblo.

¿Cuánto dinero de los contribuyentes ha gastado el Gobierno Colombiano en las conversaciones con estos mentirosos que no cumplirán ningún pacto de paz?

El gobierno de Álvaro Uribe Vélez tenía a la guerrilla de las FARC agónica y Juan Manuel Santos la revivió y ahora estrecha manos ensangrentadas causantes de múltiples secuestros, violaciones, destrucción y asesinatos masivos que sonríen y se burlan de un gobierno débil y sin carácter.

Señor Santos, esa no es la paz que deseamos los colombianos y menos aún de quienes han sido víctimas de estos bellacos.

Lo justo, o al menos lo más cercano a la justicia sería que ellos pagaran de la misma forma que sometieron a sus secuestrados. Encadenándolos a árboles, encerrados con alambres de púas, humillados y amenazados constantemente durante el resto de sus miserables vidas, jamás premiándolos pos sus horrendos crímenes.

Las conversaciones de paz de La Habana son una burla para el pueblo colombiano.

José M. Burgos S.
burgos01@bellsouth.net

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s