Davos, Rusia y China

Pese a la fisura de costilla que padece, el presidente Mauricio Macri logró definir una abultada agenda que desarrollará a partir de mañana en la ciudad suiza de Davos, en el marco del Foro Económico y que, entre otros, incluye reuniones con el primer ministro inglés David Cameron, el vicepresidente de Estados Unidos, Joseph Biden, la reina Máxima de Holanda, además de banqueros y gerentes de Facebook, Shell y Coca Cola. Tanto Rusia como China son otros de los interrogantes que se le plantean al Gobierno nacional ¿Cómo serán las nuevas relaciones exteriores argentinas? Porque China explota las relaciones “bilaterales” y con ellas juegan a dividir y reinar.
Macri viajará con destino al país europeo y, de acuerdo se informó de manera oficial, el grueso de la actividad se programó para el jueves: por la mañana, mantendrá una reunión con el primer ministro de Irlanda, Enda Kenny; mientras que por la tarde, mantendrá encuentros con Biden, con Cameron, con la Reina Máxima de Holanda y el primer ministro, Mark Rutte; el primer ministro de Francia, Manuel Valls; el presidente de la Confederación Suiza, Johann Schneider-Ammann; y el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu. Ese mismo día, el mandatario se reunirá con gerentes de empresas multinacionales: Andrew Liveris (The Dow Chemical Company), Ben Van Beurden (Grupo Shell), Sheryl Sandberg (Facebook), Muhtar Kent (Coca-Cola), Patrick Pouyanné (Total), Klaus Schwab (World Economic Forum), y Eric Schmidt (Google). Un día antes, el miércoles, están previstos encuentros con Tadashi Maeda, director ejecutivo del Banco de Japón para la Cooperación Internacional (JBIC), y con Sunny Varkey, presidente de GEMS Education. Por último, para el día jueves tiene previsto reunirse con el mexicano Peña Nieto, con Satya Nadella (Microsoft) y ofrecer, por la tarde, una conferencia de prensa.

Tras los encuentros bilaterales y grupales, Macri mantendrá una conferencia de prensa con periodistas integrantes del International Media Council-IMC, de la que participarán representantes de Time Magazine, El País, USA Today, The Economist, BBC News, Financial Times, Huffington Post, Le Monde, China Business News, New York Times, CNN, Nature, CBS News, Deutsche Welle, Foreign Policy, Washington Post, Fortune, Bloomberg, O Estado de Sao Paulo, Die Zeit, NHK, Folha de Sao Paulo, Thomson Reuters, New Delhi TV, Le Figaro, Swiss TV, RAI, Nikkei, Associated Press, Der Spiegel, Al Jazeera, y otros medios. Macri partió esta tarde rumbo a Suiza en un vuelo de línea Air France junto al jefe de Gabinete Marcos Peña y el secretario de Asuntos Estratégicos de la Presidencia, Fulvio Pompeo, además de Massa, aunque una primera comitiva ya arribó a Davos, integrada por la canciller Susana Malcorra, el ministro de Hacienda, Alfonso Prat-Gay; y el titular del BCRA, Federico Sturzenegger. En el caso de la primera comitiva, la Argentina hará “un planteo” y presentará su “perspectiva” sobre la deuda con los holdouts. Malcorra señaló que en el foro de Davos, la Argentina hará “un comentario político y expresaremos nuestra preocupación” sobre el reclamo de los holdouts. Un acuerdo con los holdouts le permitiría al país regresar a los mercados de créditos voluntarios, sin el riesgo de medidas judiciales que traben la operatoria, lo cual redunda en una reducción de las tasas de interés.

Pero más allá de los buenos, regulares o malos acuerdos que se alcancen en esta ciudad Suiza, la política exterior de Macri sigue pendiente de definición estratégica, pues creer que con ir a Davos, o intentar integrarse a la OCDE alcanza es errarle fiero al diagnóstico, pues queda pendiente de definición las relaciones con Rusia, China y la CEE. En los años ’90, la Argentina comenzó a ambicionar ingresar a la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Por entonces, la Argentina era un aliado extra-OTAN y había ingresado al G-20. Luego llegó la noche negra del cristikirchnerismo, avalado por una cantidad apreciable de argentinos, y ganó la idea ombligocéntrica. Ahora, buscando alternativas, la Argentina redescubre la OCDE justo cuando también Colombia y Perú ambicionan ingresar a un organismo al que ya pertenecen México y Chile. Probablemente, para la Argentina el camino más breve hacia la anhelada Alianza del Pacífico sea el que pasa por la OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico). Sucede que México y Chile ya integran ese organismo multilateral, Colombia y Perú se encuentran en proceso de ingreso.

Según explica Ezequiel Burgo: “En diciembre pasado ya, el ministro de Hacienda y Finanzas, Alfonso Prat-Gay, había manifestado públicamente el interés del gobierno al respecto. Pero esta vez, la novedad radica en que la delegación argentina, aquí en Davos, se encontrará en persona con el mexicano Angel Gurría, secretario general de la OCDE. Y será por partida doble. Por un lado, el Presidente Mauricio Macri expondrá el jueves por la tarde en una de las sesiones oficiales del evento: “Trabajando el futuro de América Latina”. Uno de los panelistas que disertará junto a él será precisamente Gurría. También lo acompañarán Luis Alberto Moreno (titular del BID), Leo Reif (presidente del MIT) y Chuck Robbins (CEO de Cisco). Por otro lado, será precisamente Prat-Gay quién se reúna a solas con Gurría en uno de los pasillos del predio donde se llevarán a cabo más de 250 seminarios. (…)”. Hoy día integran la OCDE 34 países: Alemania, Australia, Austria, Bélgica, Canadá, Chile, Corea, Dinamarca, España, USA, Eslovenia, Estonia, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Islandia, Israel, Italia, Japón, Luxemburgo, México, Noruega, Nueva Zelanda, Holanda, Polonia, Portugal, Reino Unido, República Checa, Suecia, Suiza, Turquía.

Según informa la OCDE, hay 4 países en proceso de adhesión: Rusia, Colombia, Perú y Letonia. Pero, además, hay conversaciones de adhesión con Costa Rica y Lituania. Y hay un proceso de colaboración con 5 países: Brasil, China, India, Indonesia, Sudáfrica. Para la Argentina, ingresar a la OCDE supone varios desafíos importantes, totalmente contrarios al ideario de los K. Por ejemplo, en su trabajo sobre gobernanza pública, la OCDE se concentra en los siguientes elementos: A.- Rendición de cuentas: el gobierno está en posibilidades y tiene la intención de mostrar hasta qué punto las medidas que aplica y las decisiones que toma son congruentes con objetivos claramente definidos y acordados. B.- Transparencia: las medidas que toma el gobierno, así como sus decisiones y los procesos que llevan a las mismas, están abiertos en un nivel de escrutinio adecuado para ser objeto de revisión en otros sectores del gobierno o por la sociedad civil y, en algunos casos, instituciones externas. C.-Integridad: se refiere al uso adecuado de fondos, recursos, activos y atribuciones en el sector público, para los objetivos oficiales para los que se destinaron. D.- Eficiencia y eficacia: el gobierno se esfuerza por generar productos públicos de calidad, incluyendo los servicios que se prestan a los ciudadanos, al mejor costo, y garantiza que lo ofrecido cumpla con las intenciones originales de los encargados del diseño de políticas públicas, y E.- Estado de derecho: el gobierno ejecuta las leyes, las regulaciones y los códigos de manera igual y transparente. Etc., etc. etc.

Perú adhirió al Centro de Desarrollo de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), un espacio de análisis e intercambio de experiencias sobre las políticas económicas y sociales entre países desarrollados y en vías de desarrollo, informó hoy (martes 19/01) el Ministerio de Relaciones Exteriores de ese país. La incorporación del Perú a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) contribuirá a mejorar la calificación crediticia del Perú, pues promoverá el fortalecimiento de la institucionalidad en el país, señaló el titular del Ministerio de Economía y Finanzas, Alonso Segura. Las agencias calificadoras, que tanto cuestionaron Cristina Fernández y Axel Kicillof, resaltan la necesidad de consolidar a las instituciones, y el ingreso a la OCDE ayuda a alcanzar ese objetivo: mejorar la calificación crediticia pasa necesariamente por el fortalecimiento de la institucionalidad. “Ser admitidos en este bloque implicará el cumplimiento de una serie de estándares exigidos por esta organización, conformada por países que tienen las mejores calificaciones crediticias del mundo”, declaró Segura a la Agencia Andina.

Descripción: Descripción: http://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2016/01/19/gurria-ocde.jpg

Ángel Gurría, secretario General de la OCDE, y Juan Manuel Santos, presidente de Colombia, cuando firmaron el inicio del proceso de admisión de este país explicaron que es una cadena de negociaciones con 23 comités de la OCDE que analizan la posición del país, sin fecha límite ni calendario preestablecido, todo depende de la capacidad del país interesado de incorporar las recomendaciones y los requisitos técnicos, pero representa una gran oportunidad para mejorar prácticas y estándares internacionales. Por supuesto que hay críticas al ingreso a la OCDE. Por ejemplo, según el economista Jan Kregel, investigador del Levy Economics Institute of Board College de USA y relator de la Comisión de la ONU sobre la reforma al sistema financiero internacional, es “un error”. “(…) ¿Es sano para Colombia ingresar a la OCDE? Es un gran error. México y Corea cometieron el mismo error y ambos sufrieron crisis financieras sustantivas como resultado de esto. Si nos remontamos a las viejas teorías de los economistas estructuralistas, se alegó que una de las condiciones básicas para ingresar a cualquier tipo de acuerdo de esta naturaleza es que hubiese un nivel similar de desarrollo, de productividad y de competitividad.”

“Colombia va a entrar a la OCDE sin preocuparnos por competir con Estados Unidos, y estamos hablando de competir con México. La pregunta es si Colombia va a ser capaz de competir en los mercados internacionales con otros países en desarrollo que ya están en la OCDE y no parece prometedor. ¿Por qué se quiere entrar a la OCDE? Es básicamente para darles confianza a los inversionistas extranjeros para que inviertan en Colombia, pero esto implica empoderar más la enfermedad holandesa.” (N. del autor.: las consecuencias dañinas provocadas por un aumento significativo en los ingresos en divisas de un país). ¡No es el caso argentino! Pero aun así, lo que Argentina y el Gobierno Macri deben preguntarse es cuál será su política exterior respecto de Rusia, China y la CEE, pues es bien sabido que la presunta bravuconada de echar atrás con las represas Nestor Kirchner, Jorge Cépernic y Chihuido no saldrán gratis… ¡para nada!; por el contrario las dos primeras contratadas con China vienen atadas a los Yuanes prestados a CFK y luego terminados de utilizar por la dupla MM-Prat Gay, así como Chihuido es un acuerdo celebrado con Putin y los acuerdos de Gobierno deben cumplirse o resarcirse por lo de la “seguridad jurídica y la continuidad de las políticas de Gobierno”.

La relación del gigante asiático con el mundo –y con Argentina especialmente- es “cada vez más asimétrica”, corriéndose el riesgo de que aquellos terminen “exportando” su modelo autoritario. Juan Pablo Cardenal es una de las personas que más ha estudiado a China pues ha vivido allí durante 11 años como corresponsal de los diarios españoles “El Mundo” y “El Economista”, especializándose en la “expansión internacional de China” y sus consecuencias para los países donde ella logra penetrar. Para entender la lógica de las inversiones y los préstamos chinos, este especialista recorrió 40 países en 4 continentes, realizando más de mil entrevistas que le dejaron tres libros sobre China: “La imparable conquista china” (2015) es su último trabajo editado y allí pone de manifiesto algo que vengo repitiendo desde hace más de tres años: “cambiar el Imperialismo yankee por el Chino no nos trae ningún beneficio”. ¡Todo lo contrario! Porque China es un país agotador que sabe de Argentina “muy poco”, conocen “mucho de Japón, a quienes ven como un referente… y a medida que te alejas, menos. No nos olvidemos que China antiguamente “Zhongguó”, significa país del centro” y ese es su concepto de nación, se sienten una civilización y no un país. Explica Cardenal, y allí radica el peligro de las relaciones asimétricas con este gigante imperialista.

¿Cuál será la política exterior de Macri, más allá de Davos, la OCDE, Rusia, la CEE y China? Aquí radica el gran interrogante del futuro inmediato de Argentina como Nación.

Buenos Aires, 19 de enero de 2016.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s