Notas sobre las elecciones peruanas

Por Isaac Bigio

Enseñó en la London School of Economics, donde ante hubo grados y postgrados en historia y política económica.

Dedocracia

Por 3 votos contra 2 el JNE excluyó a Guzmán de las elecciones y luego también retuvo a Keiko en carrera.
Se supone que somos casi 30 millones de peruanos los que debemos elegir a nuestro mandatario en dos rondas, pero, en verdad, tenemos tres vueltas.
La primera ronda la tienen 5 jueces donde uno solo de ellos puede inclinar la balanza en uno u otro lado. Así se sacó a quien era favorito para ganar el balotaje (Guzmán) y luego se mantiene a su rival para este 10 de abril (Fujimori).
En las repúblicas americanas se elige directamente al presidente y en las monarquías constitucionales europeas la corona nombra como gobernante al líder que congrega más parlamentarios electos.
En Perú tenemos un híbrido entre ambos sistemas.
Si los monarcas europeos son muy conocidos por sus habitantes y no interfieren en el proceso electoral, en Perú hay 5 jueces cuyos nombres e historial casi ningún peruano sabe y que tienen la facultad de habernos impuesto una ‘primera vuelta’ donde ellos pueden fabricar quién va o no a ser nuestro futuro mandatario, algo impensable en las coronas del Mar del Norte.
Lo democrático debió haber sido que los comicios se den con todos los inscritos y que el pueblo sea el soberano. El JNE no tocó a Keiko pero echó a sus únicos dos rivales nuevos que llegaron a estar segundos en los sondeos: a Acuña que le quitaba votos en los sectores pobres y a Guzmán cuando se hizo favorito para vencer la ronda final.
Protestas contra esta dedocracia están haciendo que crezca el número de votos nulos/blancos, los cuáles según algunas encuestas han llegado a ocupar el segundo lugar, algo que no se ha visto en la mayoría de las elecciones que se han dado en el hemisferio occidental en lo que va de este milenio.

 

La nueva monarquía peruana

Como analista internacional he cubierto durante décadas decenas de elecciones en distintas partes del mundo pero debo decir que las del Perú 2016 son muy singulares.
Hay reinos como el británico, holandés, belga, español, sueco, noruego o danés donde el monarca puede invitar a formar gobierno al líder que más parlamentarios electos aglutine. Otras repúblicas eligen directamente a su presidente.
El Perú, sin embargo, tiene un hibrido entre esos dos sistemas.
Se supone que tenemos una república que elige a su gobernante por mandato popular en dos vueltas. Empero, por otro lado, hay 5 jueces que conforman el JNE que dirimen quién puede o no participar o ser descalificado a pocas semanas de la primera vuelta. Éste funciona como una suerte de monarquía.
A diferencia de los reyes constitucionales europeos conocidos por toda su población y quienes aceptan el veredicto de las urnas, en nuestra patria tenemos 5 personas que no han sido electas por la población, no tienen tronos vitalicios y hereditarios, sus nombres son desconocidas por el 99.9% de los habitantes y, encima, se dan la potestad de alterar los resultados antes de que éstos pudiesen darse.
El Perú como Argentina tiene un sistema de tres vueltas. No obstante, en Argentina éste se basa en tres elecciones generales consecutivas, siendo la primera la que llaman las Primarias Abiertas Simultáneas Obligatorias (PASO) en las cuales se le permiten a todos los partidos inscribirse libremente. Allí se conmina a toda la ciudadanía a votar para que escoja entre varias fórmulas presidenciales del partido de su preferencia y aquellos partidos que no lleguen al 1.5% de los votos quedan desclasificados para entrar a la primera ronda.
El Perú primero se exigen muy excesivas condiciones y número de firmas y comités para que un partido pueda ser inscrito y, luego de que ha conseguido ello y que su plancha presidencial ya ha sido aprobada, se pasa a una primera vuelta donde los 5 reyes del JNE deciden a qué lista sacar o mantener.
Los criterios para excluir a una candidatura no son válidos para todos. Keiko abiertamente exigió al JNE que ‘se cumpla la ley’ implicando que debería sacarse de carrera a dos rivales suyos que compartían su mismo modelo económico pero que ponían en peligro su elección en el turno final. Uno era César Acuña que le disputaba el clientelismo en las zonas más pobres y el otro era Julio Guzmán, quien es popular dentro de la juventud y, según muchas encuestas, tenía ganaría el balotaje.
Ambos eran los únicos candidatos nuevos que podían entrar a una segunda vuelta: Acuña iba segundo en los sondeos de enero y Guzmán en los de febrero e inicios de marzo. Los dos fueron removidos finalmente apenas un mes antes de los comicios del 10 de abril.
Las violaciones a las normas electorales en cuánto a la entrega de dádivas por parte de la candidata de la ‘K’ es tan o igual que la del excluido candidato de la ‘A’, pero el jurado de Lima desestimó tocar a la Fujimori mientras el JNE pueda que decida que es muy tardío y peligroso aceptar la apelación en curso.
Si se permite que ella pudiese competir debería restablecerse la candidatura de todos los removidos para que sea el propio pueblo, y no un quinteto, quien decida quién puede o no ser su presidente.
Guzmán y Acuña no se han atrevido a organizar protestas masivas contra su exclusión las cuales (y no las maniobras ante el JNE) son la única forma de evitar que gane el fujimorismo.
La ‘primera vuelta’ peruana no se juega en las urnas sino en los pasillos del JNE. Gran parte del debate tan plagado de bajezas y que hay a pocos días de los comicios generales del 10 de abril gira en torno a qué candidatos puedan o no ser removidos, estando en proceso las de los dos que encabezan las encuestas.
Otra característica de la supuesta ‘primera vuelta’ sui géneris peruana es que casi la mitad de los 18 candidatos presidenciales iniciales inscritos ya no competirán ya sea porque fueron echados contra su voluntad, renunciaron aduciendo fraude o desistieron porque creen que sacarán menos votos que el 5% que requieren como mínimo para no perder su tan costosamente conseguida inscripción.
Mientras todo ello ocurre lo que más interesa en las encuestadoras y los que analizan éstas es saber quién podría quedar segundo para disputar el balotaje con Keiko, aunque pocos mencionen el hecho que en muchos de esos sondeos el segundo puesto lo consiguen los votos nulos/blancos que en el 10 de abril podrían ser muy altos como una forma de protesta.
Y, mientras tanto, las exclusiones han hecho que sea quién sea el mandatario nominado su elección podrá ser cuestionada, tal como aseveró el último dominical del prestigioso diario británico The Times, debido a la forma en la cual alguien que pudo ser electo fue removido.

La lección de Austria para Perú

Las presidenciales del Perú tienen muchos paralelos con las de Austria, algo que es necesario que se difunda mucho.

Austria tuvo su primera vuelta dos semanas después que el Perú y su vuelta final dos semanas que la nuestra.

Los resultados de la jornada inicial fueron parecidos. En la primera vuelta de Austria y Perú en ganaron ampliamente una candidatura cuarentona de ultraderecha y el segundo puesto fue para un economista setentón.

En Perú Keiko Fujimori, la ex primera dama de la dictadura, obtuvo 32.7% de los votos emitidos aventajando por 15 puntos de más a su rival PPK. En Austria Norbert Hofer, el líder de un partido fundado 60 años atrás por ex nazis, obtuvo alrededor del 35% de los votos emitidos, 14 puntos más que su adversario Alexander van der Bellen.

La victoria de la ultraderecha en la primera vuelta de Austria fue más fuerte que en Perú. Allí obtuvo más de dos puntos y también ganó en todas las regiones del país (salvo la metrópolis capitalina), en cambio Keiko obtuvo menos de 2 puntos que Norbert y perdió en el Sur y en Cajamarca.

Hofer, a su vez, tenía dos ventajas más sobre Keiko. Su partido se llama liberal (FPO) y había ido renovando su imagen hasta desmarcarse del nazismo y haber ingresado a varios gobiernos nacionales. Ya no es percibido como una fuerza que restaure una dictadura.

Algo que le favorecía mucho es la situación de los inmigrantes. Debido al éxodo de gente que escapa de las guerras de Siria, Libia, Afganistán y otros países y que fluyen en masa a Europa, Austria se ha convertido en un lugar de tránsito desde el oriente y sur hacia Alemania. Norbert cabalgaba sobre el temor que hay en muchos austriacos en que tantos inmigrantes dispuestos a trabajar con bajos salarios y condiciones de vida les quitasen los empleos o presionen para que sus sueldos disminuyan, así como que se pierda la identidad cultural nacional. Su prédica contra la inmigración y contra el Islam, al que presentaba como un credo totalitario y anti-mujer, le dio mucha popularidad.

En Austria, a diferencia del Perú, hay un gran Partido Popular socialcristiano y de derecha, el cual varias veces ha cogobernado con el FPO de Norbert y que no gustaba de Alexander quien es un verde.

Las encuestas de las dos semanas antes de los comicios finales austriacas daban al ultraderechista Hofer una ventaja de 5 a 6 puntos. Al día siguiente que se dieron estas elecciones y cuando se habían contabilizados un 90% de las actas, Hofer iba ganando con 4 puntos de diferencia, pero al final la extrema derecha perdió por 0.7%.

En Perú también la extrema derecha viene aventajando en los sondeos por 4 a 5 puntos.

No obstante hay 4 diferencias:

1) Para una gran parte de los peruanos el fujimorismo sigue representando el autoritarismo.

2) En Perú no hay un chivo expiatorio como sí lo son los migrantes de otro credo que llegan en masa.

3) Mientras al fujimorismo no le apoya ningún partido, a su rival lo apoya gran parte del resto del espectro político.

4) Quien compitió (y ganó) la segunda vuelta en Austria era un centroizquierdista mientras que en Perú lo es un tecnócrata derechista.

Esto último es clave. La ventaja que tendría PPK es que puede aglutinar tras sí incluso a la mayor parte de la derecha política, económica y social, siendo, además la fuerza más votada en los barrios más ricos.

Empero, su desventaja es que su programa es similar al del fujimorismo, por lo que no despierta mayor entusiasmo en la población. Mientras en Austria Alexander nunca transó con la ultraderecha y podía alertar sobre los riesgos que ésta representa, en Perú PPK acudió al mitin de cierre de campaña de Keiko en el 2011 para alabar a ella como honesta y a su padre como el hombre que acabó con el terrorismo y la hiperinflación.

Otra diferencia con Austria es que Alexander nunca gobernará con la ultraderecha mientras que PPK dijo en las pasadas presidenciales que él iba a colaborar con un gobierno de Keiko ante masas que coreaban que él iba a ser su ministro; y, lo más probable, es que él cogobierne con el fujimorismo (sea que gane o pierda el 5 de junio).

Aún hay un sector clave en Perú que no ha definido su voto y no sería una sorpresa si éste a última hora este mimo revierta las encuestas, como pasó en Austria, y cierre el paso a la extrema derecha.

PERÚ: EL SISTEMA MENOS DEMOCRÁTICO DE OCCIDENTE.

De todas las democracias occidentales del mundo del siglo XXI, posiblemente la peruana sea la que presenta los mayores cuestionamientos.

1) Tiene el único balotaje en la historia universal en el en que en la primera vuelta el segundo puesto lo ocuparon los votos nulos/blancos y quien entra a tallar en la vuelta final sacó menos del 17.5% de los votos emitidos.

2) Tiene las únicas elecciones legislativas donde el voto nulo/blanco gana ampliamente el primer puesto. En vez de que ese proceso sea anulado y nuevos comicios sean convocados, se va a instaurar un Congreso en el cual un partido que obtuvo menos del 24% de los votos emitidos acumule más del 56% de sus curules.

3) Es el único balotaje donde antes de las dos vueltas se da una primera ronda en el cual una corte electoral, y no el pueblo, descalifica a candidatos.

4) La mayor votación en la historia peruana no ha sido por ningún candidato presidencial sino los 8,666,462 nulos/blancos para el Parlamento Andino, cifra mayor que la que sacaron en una primera votación inicial cualquiera de los actuales presidentes sud y centro americanos (la electa de Brasil acaba de ser removida y Macri en Argentina solo superó esa cifra en la tercera vuelta).

5) Presenta la más desproporcionada representación ante un parlamento continental en el mundo. Para el Parlamento Andino, Fuerza Popular consigue 3 de los 5 representantes peruanos cuando apenas tuvo un quinto de los votos, habiendo quedado tercera detrás de los votos nulos y de los blancos.

Distorsiones.

En ninguna democracia del mundo se da una representación tan distorsionada como en el Perú. Basta compararla con el centenario sistema uninominal británico que está diseñado para que solo dos partidos se alternen en el poder.

En el Reino Unido hay 650 parlamentarios, cada uno de los cuales representa a su respectivo distrito electoral. De esta manera quien gana, aunque levemente, en más distritos, es quien más parlamentarios saca. Se ha dado el caso que un partido que haya sacado un cuarto de los votos haya solo conseguido un veinteavo de las bancas y es normal que un partido con menos del 40% de los votos logre mayoría absoluta.

Poco antes de escribir esta nota estuve en un programa de TV con el conocido presentador y ex parlamentario británico George Galloway hablando ante cámaras acerca de cuál es el sistema parlamentario menos democrático. Él me hacía ver que era el de su país y yo que era el del mío. Le demostré que en Reino Unido los conservadores dominan el 51% del parlamento tras haber sacado un 37% de los votos, pero que en el Perú un partido tiene un mayor porcentaje de curules tras haber obtenido un mucho menor porcentaje en las urnas. Mientras la diferencia entre el porcentaje conseguido en las ánforas y el logrado en el parlamento es de un 50% mayor en Reino Unido, en Perú es de un 130%.

La web de la ONPE informa que Fuerza Popular obtuvo 4,431,077 votos para el congreso sobre un total de 18,751,264 sufragios depositados. No nos indica el porcentaje (que nosotros hemos calculado en menos del 24%) y tampoco nos da un total de los votos blancos o nulos. Según nuestros cálculos, éstos superan los 6,500,000 votos, más que los 6,100,000 que Keiko sacó en la primera vuelta y un 50% más que lo que su partido para el congreso. Los votos blancos/nulos ganan en los Peruanos del Exterior y en todos los 26 distritos electorales del Perú, salvo en dos pequeños fronterizos donde pierde por escaso margen.

Si se pudiese dar una representación a los votos nulos/blancos, éstos deberían ser muy superiores a ese 56% que Fuerza Popular ha conseguido en el Congreso. Como eso no es posible, la otra opción sería pedir una nueva elección por que la primera mayoría ha sido aquella que no se identifica con ninguna de las listas en contienda.

Más desproporciones

Hay otro aspecto en el cual el sistema peruano es aún más antidemocrático que el británico. En Reino Unido se posibilita que partidos que se basan en ciertas regiones puedan entrar al parlamento para representar a sus electores. Así, en éste hay diputados de los partidos locales de Irlanda del Norte, Gales y Escocia.

Veamos el caso del departamento peruano sin costa más poblado (Cajamarca). Allí el partido que ganó ampliamente fue Democracia Directa, el cual obtuvo 208,935 votos, lo que significa un 40% de los 530,123 votos válidos y más del 25% de los 779,859 votos emitidos en dicha región. Sin embargo, DD no tendrá ningún escaño en la región donde es la primera mayoría y, más bien, puede que pierda su legalidad como partido.

En cambio, FP que solo sacó 153,384 votos consigue la mitad de los 6 congresistas por Cajamarca. En dicha región el fujimorismo quedó por debajo de los 249,736 votos blancos/nulos y de DD, y con menos del 20% de los votos de Cajamarca amasa el 50% de sus congresistas.

Cajamarca, que ya ha sido escenario de varios conflictos sociales, ahora incubará más: con su ex gobernador anti-mineras en la cárcel, sin que la fuerza que arrasó allí pueda detentar 3 ó 4 de sus congresistas y con la mitad de su representación parlamentaria en favor de un partido que pide dar rienda suelta a mineros informales que perjudican al medio ambiente.

En Reino Unido se ha buscado ir saliendo del sistema de desequilibrios del parlamento británico y ya existe una representación proporcional en la elección del parlamento escocés y en la de las Asambleas de Londres, Gales e Irlanda del Norte.

En Perú ocurre lo inverso. Si la primera elección que se dio para inaugurar la actual etapa democrática (la constituyente de 1978) todos sus integrantes eran electos por representación proporcional, ahora se ha llegado a la representación más anti-proporcional que conoce cualquier democracia en occidente y posiblemente en todo el planeta.

La desproporción es aún mayor en el caso de la delegación peruana al Parlamento Andino. En los comicios para dicho organismo, más del 46% de los votos fueron blancos/nulos, razón suficiente como para tener que convocar a nuevas elecciones donde los peruanos pudiesen estar mejor informados de las características de tal entidad y de las distintas propuestas.

En tal elección FP apenas sacó 3,842,651 votos, poco más del 20% del total de sufragios, pero se lleva el 60% de la representación peruana al Parlandino.

Monarquía

En las democracias occidentales hay dos polos: el de las repúblicas presidenciales y otro el de las monarquías constitucionales. En las primeras, el jefe de Estado es elegido, mientras que en las segundas es vitalicio.

El Perú podrá vanagloriarse de que su población elige directamente a su Presidente mientras que en España, Reino Unido, Holanda, Bélgica, Suecia, Dinamarca, Noruega y Luxemburgo hay un rey o príncipe que hereda el cargo.

Sin embargo, el trono británico no interfiere en el proceso electoral y simplemente se limita a llamar al jefe del partido que logra mayoría parlamentaria absoluta a que haga gobierno.

El Perú, empero, adopta los peores rasgos de ambos polos.

Tiene una corte que decide qué candidatos pueden ser o no eliminados del proceso, aunque falten pocas semanas para las elecciones.

Si los reyes europeos son conocidos por toda la población, ninguno de los miembros de la corte peruana son conocidos para más del 99.99% de los peruanos.

Tampoco esta corte es hereditaria, pero si es designada. Nos referimos a la corte electoral, es decir a los 5 jueces de la instancia máxima del Jurado Nacional de Elecciones.

Ellos se dieron la atribución de tachar las candidaturas ya inscritas de dos aspirantes que iban en el segundo lugar y se iban a clasificar para el balotaje según todas las encuestas desde inicios de este año hasta un mes antes de la primera vuelta del 10 de Abril. César Acuña y Julio Guzmán fueron descalificados por razones administrativas, aunque, siguiendo los mismos criterios, había más razones para sacar de la carrera también a Fujimori.

Esa forma de excluir fue tan chocante incluso para un partidario de la monarquía británico, como es el semanario The Economist, que éste tildó al proceso peruano de fraudulento.

Tercera vuelta

Argentina con el kirchnerismo instauró un inédito y novedoso sistema de 3 elecciones nacionales consecutivas.

Para antes de que se pudieran dar las dos vueltas presidenciales, se oficializaron las llamadas elecciones nacionales Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO).

Según éstas, todos los ciudadanos estaban obligados a votar en unos comicios donde no se elige a ningún cargo público sino para que la población indique a qué partido apoya y dentro de éstos a qué lista secunda.

Todos aquellos partidos que no pasen la valla del 1.5% quedan impedidos de participar en las elecciones generales. Macri compitió con otras dos candidaturas en su propio frente político, convirtiéndose en el triunfador y por ende en su representante único para las presidenciales.

El Perú también ha instaurado una suerte de primera fase. Ésta no es una elección de ningún tipo y todas las primarias que se han dado han sufrido cuestionamientos de parte de varios perdedores quienes aducen fraude o solo han movilizado a poco más del 0.1% del registro de electores.

La primera fase la decide la referida corte electoral, cuyas atribuciones son más amplias que un monarca europeo.

Bastó que uno de los 5 miembros del JNE inclinase la balanza para que por 3 a 2 votos Guzmán fuese expectorado de la contienda. Y esa exclusión no fue cualquier cosa. Gracias a ello, PPK que iba en picada y estaba en cuarto puesto remonta y pasa al balotaje. Según el grueso de los sondeos, si Guzmán entraba a la segunda vuelta tendría las de ganar.

El partido de Acuña, a su vez, demostró tener ciertas raíces al haber quedado cuarto en las elecciones legislativas compitiendo sin un candidato presidencial, pero sacando más votos que cualquiera de los 4 partidos que hayan gobernado al Perú post-Fujimori.

Si Acuña le quitaba votos a Keiko en los sectores más pobres y en el norte, Guzmán amenazaba con impedirle el paso a la presidencia El JNE al remover a ambos de la contienda mostró un claro favoritismo por Fujimori haciendo que la primera vuelta (que son ellos) fuera decisiva.

Otra distorsión

Estas elecciones han vuelto a marginar a la ‘región’ peruana que es la que después de Lima metropolitana es la que tiene más ciudadanos y que genera más divisas.

Ellos son los más de 3 millones de Peruanos del Exterior, quienes nunca han tenido su propia representación en el congreso. Pese a ser la diáspora iberoamericana que más vota (y por lejos) los repatriados peruanos no tienen el mismo derecho que tienen los ecuatorianos, colombianos, dominicanos o portugueses del exterior que eligen a sus propios parlamentarios.

En Ecuador, 6 de los 137 miembros de la Asamblea Nacional del Ecuador son electos por los migrantes (2 por los que viven en Sudamérica, 2 por los de Norteamérica y 2 por los del resto del mundo).

En Perú ninguno de los 130 congresistas es un migrante ni les representa.

En un país ultra-centralista se ha creado un mega-distrito electoral en el cual se une a las dos mayores ‘regiones’ de peruanos: las de los PEX con los de la capital.

Esto crea una gran deformación, impide que se conozcan las inquietudes de los migrantes (cuyas remesas mantienen a muchas familias del Perú) y altera los resultados de Lima (pues muchos PEX deben votar por candidatos capitalinos aunque no frecuenten esta ciudad o nunca la hayan conocido).

Reformas

Las actuales normas y corte electoral han trabajado en los hechos en favor de un determinado partido. FP con menos del 24% de los votos emitidos obtiene más del 56% de los congresistas. FP con un quinto de los votos al Parlandino obtiene 3 de los 5 representantes peruanos a éste.

En este congreso estará ausente la voz de la mayor región fuera de la capital (los migrantes) y también estará ausente el partido que ganó con un 40% de los votos válidos en el más poblado de las 14 regiones sin litoral del país.

La corte electoral se ha dado atribuciones que ninguna monarquía europea se ha dado: la de vetar a candidaturas que bien pudieron haber entrado a la segunda vuelta o hasta ganar ésta.

Urge cambiar radicalmente el sistema electoral peruano para hacer que vuelva a ser más proporcional y que se den menos exigencias a los partidos para que se inscriban.

Se impone tomar en cuenta a los peruanos que votan por nadie porque no concuerdan con los partidos en cuestión para darles la oportunidad a que su voto cuente. En caso que los votos blancos/nulos superen a quien gane una elección nacional o regional o quede segundo en una primera vuelta, deberían darse nuevos comicios.

El Artículo 365 de la Ley Orgánica de Elecciones (Ley Nº 26859) estipula que “El Jurado Nacional de Elecciones declara la nulidad total de las elecciones en los siguientes casos: Cuando los votos nulos o en blanco, sumados o separadamente, superan los dos tercios del número de votos válidos”.

Esto ha pasado en los comicios al Parlamento Andino y en los de muchas regiones en las elecciones congresales. No obstante, ninguno de esos procesos son cuestionados. El JNE solo cuestiona candidaturas según lo desean ciertas fuerzas.

Nos encaminamos a una democracia donde un partido con pocos militantes pero gran pasado autocrático tenderá a controlar plenamente al poder legislativo y a la delegación al Parlandino, y probablemente también detentar la presidencia.

Se supone que las democracias representativas buscan aliviar conflictos sociales, pero lo que se viene dando en Perú es una no representativa que incentivará explosiones sociales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s