Malvinas, comercio y seguridad… sin Soberanía.

Lo acordaron el pasado 13/9 la canciller Susana Malcorra y el ministro británico de Asuntos Exteriores, Alan Duncan. Tras una reunión que mantuvieron en el marco del Foro de Inversiones y Negocios. Se resolvió “el establecimiento de dos escalas adicionales mensuales en territorio continental argentino, una en cada dirección”. Actualmente hay un solo vuelo por mes de Río Gallegos a Malvinas. Ambos gobiernos acordaron trabajar en conjunto políticas comerciales y la eliminación de trabas para la industria del gas y el petróleo. Así lo informaron a través de un comunicado conjunto, donde destacan restablecer los vuelos a las Islas e identificar a los soldados enterrados en el cementerio de Darwin, pero sin hablar de la Soberanía exigida por nuestro país. La Asamblea Legislativa de las Malvinas celebró el pacto. Cómo impactará en el desarrollo económico de las islas. Reino Unido y Argentina han acordado cooperar en áreas de interés común, pero sin que esto afecte la soberanía británica de las islas Malvinas, subrayó hoy el Ministerio de Asuntos Exteriores en Londres.
En un comunicado divulgado por el Foreign Office, el secretario de Estado británico para América, Alan Duncan, que visitó Buenos Aires, señaló que los dos países acordaron un primer paso positivo sobre asuntos que afectan al Atlántico Sur. Duncan, quien se entrevistó con el presidente argentino, Mauricio Macri, resaltó que el acuerdo no tiene impacto en la soberanía de las Malvinas y que el Gobierno está comprometido a respetar los derechos de los habitantes de las islas. Según el secretario de Estado, “el Reino Unido y Argentina están construyendo una relación positiva basada en áreas en las que claramente estamos de acuerdo”. “En los últimos dos días, he mantenido reuniones que han ayudado a alcanzar estos acuerdos. El Reino Unido y Argentina tienen una amplia relación que va más allá de sus diferencias”, agregó. “Para mí, está claro que Argentina está abierta a los negocios”, puntualizó el político conservador y recalcó que los dos países pueden conseguir progresos a través del diálogo.
Argentina y el Reino Unido acordaron ayer en Buenos Aires establecer un “diálogo” para “mejorar la cooperación” en todos los asuntos “de interés recíproco” del Atlántico Sur, donde están las Malvinas, bajo dominio británico, pero cuya soberanía reclama el país suramericano. La Cancillería argentina divulgó un extenso comunicado conjunto elaborado tras la visita a Buenos Aires de Alan Duncan. “En un espíritu positivo, ambas partes acordaron establecer un diálogo para mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco”, destacó la nota, que hizo referencia a la necesidad de trabajar conjuntamente en áreas como la pesca, la navegación y los hidrocarburos. El Reino Unido y Argentina se enfrentaron en un conflicto armado en 1982 por la posesión de las islas del Atlántico sur, que terminó el 14 de junio de ese año con la victoria de las fuerzas británicas.
Las relaciones entre los dos países se deterioraron durante el mandato de Cristina Fernández, pero el actual Gobierno de Macri busca impulsar los vínculos bilaterales. Como hace muchos años que no ocurría, la Asamblea Legislativa de las Malvinas dio la bienvenida al acuerdo alcanzado en las últimas horas por los gobiernos de la Argentina y el Reino Unido. En especial quedaron satisfechos con que “se remuevan todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo” de las islas. Se refieren a hidrocarburos, pesca, navegación y turismo. En el comunicado, publicado por la agencia Mercopress, la consejera Phyl Rendell agradeció incluso el trabajo de Alan Duncan, ministro de Estado para Europa y las Américas del Foreign Office, quien tras su paso por Buenos Aires -adonde participó del Foro de Inversiones y Negocios- se encargó de firmar el acuerdo. Duncan se entrevistó el martes con la canciller Susana Malcorra y el vicecanciller Carlos Foradori. Y esta mañana las cancillerías de los países publicaron la letra del acuerdo que deja en claro por qué los isleños están contentos: les concede casi todo -menos la soberanía- y Argentina se lleva poco y nada. Más aún, se retrocede la situación al Acuerdo que en 1999 firmaron Tony Blair y Carlos Menem. De esta manera, si bien la política de endurecimiento en materia de comunicaciones, petróleo y pesca más la continua agresividad hacia los isleños del gobierno de los Kirchner, no había sido más que contraproducente para el país, el acuerdo firmado por el gobierno de Mauricio Macri para avanzar en numerosas áreas, se muestra tibio en la cuestión del Conflicto del Atlántico Sur.
Y abre un interrogante sobre cuál va a ser el espacio -y cómo- para el reclamo de soberanía. Malcorra ya lo dijo al Financial Times. Las islas no son prioridad. El acuerdo firmado ayer señala sobre esta cuestión que las partes acordaron establecer un diálogo para “mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco”, y que será bajo la fórmula de soberanía del párrafo 2 de la Declaración Conjunta del 19 de octubre de 1989, es decir la que estableció el paraguas de soberanía. Por fuera todo, por dentro nada. “En este contexto se acordó adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos. Ambas Partes enfatizaron los beneficios de la cooperación y de un compromiso positivo de todos los involucrados” señaló el comunicado de los gobiernos de Mauricio Macri y Theresa May, quienes posiblemente se reúnan este mes en Nueva York, en el marco de las reuniones de la Asamblea de Naciones Unidas. Lo más inquietante es que, si bien el Gobierno venía diciendo que quiere un vuelo directo del continente al archipiélago, el acuerdo señalan que las “partes acordaron que serían establecidas conexiones aéreas adicionales entre las Islas Malvinas y terceros países. En este contexto acordaron el establecimiento de dos escalas adicionales mensuales en territorio continental argentino, una en cada dirección. Los detalles específicos serán definidos”. Punto. Nada más.
Según Mercopress, Duncan dijo que estaba satisfecho con que las islas estén “libres para buscar conexiones aéreas con otros países en la región. Un escala en Argentina se va a buscar en acuerdos futuros similar al que ya existe”. Esto es claramente una referencia al vuelo que cada sábado hace la empresa Lan desde Santiago de Chile, Punta Arenas a Mount Pleasant y que solo una vez por mes hace escala en Río Gallegos. El comunicado emitido por la asamblea isleña también resaltó que cualquier acuerdo para un vuelo más desde Argentina que se arregle será bajo los principios de 1999, en los que Aerolíneas Argentinas no pudo participar. Luego, lo que sí parece fluir es el otro punto del acuerdo: “Ambas Partes expresaron su pleno apoyo al proceso de identificación de ADN con relación a los soldados argentinos no identificados sepultados en el cementerio de Darwin. Las conversaciones sobre esta delicada cuestión humanitaria serán llevadas adelante en Ginebra sobre la base de una evaluación del Comité Internacional de la Cruz Roja, complementada por las conversaciones bilaterales que sean necesarias. Ambas Partes acordaron que los deseos de las familias involucradas son de la mayor importancia”, expresó el comunicado, cuando existen inmensa cantidad de presentaciones de familiares que se niegan a dicha identificación y a exhumar los cuerpos del Cementerio de Darwin.
El gobierno de Argentina ha optado por el enfrentamiento interno en su acercamiento a la nueva administración conservadora de Reino Unido, según declaró a Sputnik Francesc Badia i Dalmases, director de Democracia Abierta. “No parece que la moderación y el pactismo esté en la agenda del presidente (Mauricio) Macri por el momento”, interpretó el experto en Latinoamérica de la reconocida plataforma informativa digital. El acuerdo anglo-argentino, que incluye la cooperación de ambos países en el desarrollo de la industria de hidrocarburos en las islas Malvinas, confirma, según Badia, “el giro de 180 grados” en la política Exterior del presidente Macri. “Las Malvinas fueron el caballo de batalla en la acción exterior del Gobierno anterior, cuya épica pasaba por un discurso duro y muy reivindicativo de las islas y un esfuerzo para renacionalizar el petróleo en clave soberanista”, explicó el analista político. Badia advierte de que este último paso del presidente Macri implica “concesiones” más allá de gestos previos para “congraciarse con el Banco Mundial, el FMI o Estados Unidos” “Parece que la administración Macri se siente suficientemente fuerte para aguantar el aluvión de críticas severas que este giro le esté ya conllevando”, argumentó. El experto anticipa “un ataque feroz” en Argentina a este acuerdo que contempla la retirada de restricciones a la extracción de petróleo en el entorno de las Malvinas.
La canciller Susana Malcorra y el vice canciller británico, Alan Duncan, acordaron una serie de medidas entre ambos países, entre las que se destaca el establecimiento de un nuevo vuelo mensual a las Malvinas. Así se informó a través de un comunicado con 10 puntos de acuerdo, luego de la reunión mantenida en el marco del Foro de Inversiones y Negocios que se realiza en el Centro Cultural Kirchner. El escrito destaca en su ítem “Atlántico Sur”, el “fortalecimiento de la relación bilateral y la búsqueda de soluciones de los problemas globales dentro de los marcos multilaterales que correspondan” y un apartado final señala lo relacionado a las Malvinas, cuya soberanía la Argentina reclama hace décadas. En ese contexto, se resolvió “el establecimiento de dos escalas adicionales mensuales en territorio continental argentino, una en cada dirección”, cuyos detalles serán definidos próximamente. A comienzos de agosto, Clarín publicó en exclusiva el facsímil de la carta que la Canciller británica, Theresa May, envió al gobierno argentino en la que invitaba a la Argentina a iniciar negociaciones que incluyeran el tema de los vuelos y el levantamiento de restricciones a la exploración y explotación petrolera en los mares de Malvinas.
A principios de este mes, Malcorra había dicho al diario británico The Guardian que nuestro país estaba evaluando retomar los vuelos desde Argentina y hacia las Islas y también “un Joint ventures argentino británico de exploración de petróleo alrededor de las islas Malvinas”. El anuncio en aquella oportunidad de la visita de Duncan a nuestro país, para participar del Foro, desde Londres fue calificado como una “mejora en las relaciones (?)”, que se habían deteriorado durante la gestión kirchnerista. Además, ambos funcionarios acordaron “adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos. Ambas partes enfatizaron los beneficios de la cooperación y de un compromiso positivo de todos los involucrados”. “En un espíritu positivo, ambas partes acordaron establecer un diálogo para mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco”, señala el comunicado.
Argentina y Gran Bretaña expresaron dentro del punto “Ciencia y Tecnología, Derechos Humanos y Cuestiones de Género”, “su pleno apoyo al proceso de identificación de ADN” de los soldados argentinos que murieron en la guerra de 1982, sepultados en el cementerio de Darwin, y que aún no fueron identificados. “Las conversaciones sobre esta delicada cuestión humanitaria serán llevadas adelante en Ginebra sobre la base de una evaluación del Comité Internacional de la Cruz Roja, complementada por las conversaciones bilaterales que sean necesarias. Ambas partes acordaron que los deseos de las familias involucradas (?) son de la mayor importancia”, señala la nota de prensa. En tanto, ambos funcionarios también avanzaron en otras áreas como “Consultas Políticas de Alto Nivel”. En ese sentido, “se resolvió reactivar las Consultas Políticas Bilaterales de Alto Nivel iniciadas en 2002, otorgándoles carácter temático integral y periodicidad anual”. “Las Consultas Políticas buscarán ampliar la relación bilateral en torno a una agenda positiva que aborde los desafíos globales en el mediano y largo plazo, en áreas como democracia, derechos humanos, cooperación en paz y seguridad internacionales, no-proliferación, medio ambiente y cambio climático, energías limpias, comercio e inversión, ciencia, tecnología e innovación, turismo y deporte”, detalla el comunicado.
La “Lucha contra la corrupción y el crimen organizado”, “Arte, cultura, educación y deportes”, “Seguridad Internacional y Defensa”, “G-20” y “OCDE”, en el que el Reino Unido se compromete en apoyar la relación de nuestro país con la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico. Además de un acuerdo en torno a la “Crisis de los Refugiados”, donde se elogia la decisión del Gobierno argentino de establecer un programa para recibir a 3.000 refugiados sirios, y que día a día se desinfla un poco más. Otro punto es el de “Comercio e inversiones”, donde se arribó a trabajar con el objetivo de “incrementar significativamente el comercio bilateral”. Finalmente, establecerán una fecha para una reunión “más amplia a la mayor brevedad posible”. Los gobiernos de Argentina e Inglaterra emitieron su primer comunicado conjunto sobre el tema de Islas Malvinas desde 1999: entre otros puntos, acordaron trabajar para eliminar medidas que restringen la industria del gas y petróleo, pesca y embarques en el área de las Islas –una prioridad de la Gran Bretaña y una claudicación de Argentina-, aunque las autoridades británicas aseguraron “que las discusiones no abordan la cuestión de la soberanía, ni de retirar el embargo militar sobre argentina”.
El texto consensuado se publicó en las últimas horas luego del encuentro entre la canciller Susana Malcorra y el ministro de Estado para Europa y las Américas de la Secretaría de Relaciones Exteriores y Commonwealth británica, Sir Alan Duncan.
“Desde ya que el diálogo no incluye la cuestión de la soberanía. El Reino Unido continúa con un fuerte apoyo al derecho de los isleños, y nuestra posición no ha cambiado. No puede haber diálogo sobre este tema a no ser que los isleños así lo deseen”, explicó Duncan. Sin embargo, y consultados por Infobae, desde Cancillería indicaron que la soberanía de las Islas Malvinas “es una cuestión que ambos gobiernos reconocen como pendiente (?)”. ¡Puntualmente, el acuerdo radica en el trabajo conjunto para eliminar medidas que restringen industria de gas y petróleo, pesca y embarques en área Malvinas! “Ambas partes acordaron establecer un diálogo para mejorar la cooperación en todos los asuntos del Atlántico Sur de interés recíproco”, asegura la declaración conjunta, y agrega: “Se acordó adoptar las medidas apropiadas para remover todos los obstáculos que limitan el crecimiento económico y el desarrollo sustentable de las Islas Malvinas, incluyendo comercio, pesca, navegación e hidrocarburos. Ambas partes enfatizaron los beneficios de la cooperación y de un compromiso positivo de todos los involucrados”.
Las redes sociales explotaron: “Todo lo que le conviene a ellos a cambio de nada, cedemos en todo, ellos se benefician y nosotros no conseguimos nada, ahora estamos peor que antes, si ellos pueden desarrollar el petróleo, la pesca, y el desarrollo sustentable de las islas como dice la nota, se fortalece la posición de ellos y nosotros no conseguimos nada, esto es como la política de seducción de los noventa, todo a favor de ellos y nada para nosotros”, critica Marcelo Lebrero. “Abaratarles la colonia a cambio de nada no tiene sentido. España hace décadas tiene una actitud complaciente respecto a Gibraltar y no consiguió nada”, expresa asimismo Nicolás Zar. “Esta postura no sirve de nada… solo beneficia a los ingleses… ¿realmente creen que los piratas van a ceder algo? jajaja… preferible denunciarlos y truncar aunque sea en lo más mínimo sus planes que regalarles todo, por nada”, expone Ezequiel Rodrigues. El pasado 24/06 Infobae exponía: “El gobierno kelper aseguró en un comunicado que la salida de la Unión Europea es un proceso que tomará tiempo y su resultado final no es claro, pero no habrá cambios sustanciales en lo inmediato para su posición. “Vamos a trabajar todo el gobierno, el sector privado y las ONG para seguir indagando todas las posibles implicancias directas e indirectas, en particular relacionadas con el comercio”, afirmaron y añadieron que su objetivo será “retener los beneficios que actualmente tienen, sobre todo en relación al comercio”. “La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea tras el referéndum de ayer puso a las islas Malvinas en una situación incómoda: el Brexit podría dejarlos desamparados a nivel diplomático y aislados en lo económico.”
“Para los kelpers, la Unión Europea era un paraguas para bloquear el reclamo de soberanía de la Argentina, además de permitirles el acceso al mercado común a sus exportaciones. El Tratado de Lisboa, ratificado en 2009, reconocía al archipiélago del Atlántico Sur como territorio británico, lo que daba apoyo cierto a Gran Bretaña, algo que podría perder fuerza justo en momentos en que, tras el cambio de gobierno, Argentina bajó el tono a la disputa bilateral, aunque los kelpers sospechan que vendrá aparejado de un endurecimiento de la posición. William Hague, ex canciller de David Cameron, sostuvo días atrás que con el Brexit, el Reino Unido se arriesga “a perder la solidaridad garantizada de 28 naciones respecto de la soberanía británica de las islas Falkland, incluidas aquellas con fuertes lazos con América latina, como España e Italia”. En el mismo sentido, el secretario de Defensa Michael Fallon sostuvo que la salida implicaría un peligro diplomático pero prometió que la protección militar continuará. La posición británica también quedaría debilitada respecto del conflicto con España por el Peñón de Gibraltar, sin contar con el hecho de que las derrota empujó a David Cameron a la renuncia. Sin embargo, más allá del previsible cambio de gobierno, la incertidumbre es moderada: nada hace prever en lo inmediato un cambio radical en la política exterior británica, sin contar con el hecho de que Gran Bretaña seguiría siendo miembro con derecho a veto en el Consejo de Seguridad de la ONU.”
“La economía de la isla es la principal amenazada: el 60% del PBI malvinense se debe a sus exportaciones pesqueras, el 95% de las cuales son ventas a países europeos. Además, la UE subsidia a los kelpers para diversificar su economía todavía dependiente de la pesca de calamar, mientras que los incentivos al petróleo y el turismo aún no rinden sus frutos. Esta semana –expresaba el pasado 24/06 Infobae- , la canciller Susana Malcorra reafirmó ante Naciones Unidas los derechos “imprescriptibles” de la Argentina sobre las Islas Malvinas, y afirmó que el reclamo sobre el territorio es “irrenunciable y permanente” al participar de una sesión del Comité Especial de Descolonización (C24), en Nueva York.” Natasha Niebieskikwiat en Clarín expresaba: “El vicecanciller Carlos Foradori defendió anoche el acuerdo alcanzado en las últimas horas con el Reino Unido, y aseguró que este “permitirá acercarnos más al objetivo de Estado constituido en recuperar el ejercicio de la soberanía sobre Malvinas”. El funcionario señaló, además, que para el gobierno de Mauricio Macri esto es una meta que “no sólo permanece inalterable, sino que se reafirma con la apertura del diálogo” con Londres. La canciller Susana Malcorra -que viaja a Washington en las próximas horas- y Foradori recibieron el martes 13/09 al ministro del Foreign Office Alan Ducan con quien firmaron una amplia declaración conjunta, que incluye muy diversos temas de acercamiento, incluyendo la cuestión del conflicto de soberanía en el Atlántico Sur. De este se desprende que Argentina y Gran Bretaña negocian establecer un vuelo entre el continente y las Malvinas que se sume al que hace una vez por semana el de Latam y que sólo una vez por mes hace escala en Rio Gallegos.” Pero que no será realizado por Aerolíneas Argentinas sino por otra empresa.
Esta nueva ruta sería desde Buenos Aires, tocaría otro punto de Sudamérica como Brasil y podría ser más frecuente, aunque la declaración no lo especifica. Al mismo tiempo, se establecerá un amplio sistema de cooperación con Gran Bretaña y las Islas en materia hidrocarburífera, pesquera, de navegación y turística. Si bien busca destrabar la política agresiva de los Kirchner hacia las Islas, la declaración genera dudas (?) sobre lo que podría obtener Argentina en la cuestión de soberanía, mientras que a cambio se muestra más abierto que los británicos y los isleños en materia de cooperación por fuera del conflicto y bajo el llamado “paraguas de soberanía”. “No se puede reclamar que nuestros interlocutores conversen cuando al mismo tiempo nos cerramos a todo tipo de comunicación. Precisamente, este Comunicado Conjunto tiene como común denominador la instancia al diálogo bilateral. El numerador de esa ecuación reconoce innumerables temas a ser considerados entre las dos partes que constituyen objetivos comunes, como la lucha contra el narcotráfico, el terrorismo, el respeto por los derechos humanos y el comercio e inversiones entre muchos otros”, reafirmó a Foradori. La realidad después de tanto palabrerío es que Argentina se “ofrece mansamente a Gran Bretaña a cambio de nada”, pues el Imperio se saca las presiones en materia hidrocarburífera, no cede ni el control de la pesca que depreda nuestro mar y no el de ellos y tampoco levanta el vetusto e innecesario “embargo militar sobre armas” que pesa sobre nuestro país y que conlleva la casi imposibilidad (salvo con China, Rusia e Israel) de poder reequipar a nuestras indefensas FFAA y por lo tanto a la Patria. ¡Una verdadera vergüenza!

Buenos Aires, 17 de setiembre de 2016.
Arq. José M. García Rozado.
Ex Subsecretario de Estado

Anuncios

Desde Argentina: Invap y Megamineria, se repite la historia de destrucción.

Hija del Plan Nuclear de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en los ´70, como proveedora al igual que IMPSA, CONUAR, FAE, DIOXITEK y ENSI, para las obras que requería, evolucionó desde entonces diversificando el negocio nuclear en diferentes áreas de negocios: espacial y gobierno; industrial y energías alternativas; TICs y servicios tecnológicos, todo ello con recursos propios, sin recibir subsidios y compitiendo con las principales empresas de alta tecnología del planeta. Tras dar barquinazos en sucesivas crisis del país, Invap emergió fortalecida a lo largo de los 40 años de historia que cumple el jueves 2, cumpleaños al que llega con 1420 empleados, de los que 85% son profesionales y técnicos altamente especializados. Arrancó con un capital inicial, actualizado a hoy, de aproximadamente US$ 300 mil, y su patrimonio neto es de alrededor de US$ 55 millones. Factura por año el equivalente a US$ 200 millones. La demora en construir el satélite “Arsat 3” dispuesta desde el Ministerio de Comunicaciones de Oscar Aguad pone en riesgo el 40% de la planta de personal, afectada a la Gerencia Aeroespacial. El gobierno nacional le tiró algunos contratos de reactores y trabajos para TDA, el BCRA le adelantó créditos, pero “la tijera no deja de pasar por los costos desde comienzos de año”. Lo acusaban a Macri de querer mandarlos a lavar los platos, pero lo único que definió es que quería a la empresa “como proveedora de servicios tecnológicos” para la NASA, los franceses y empresas privadas como Dow o Grobocopatel, con las que ya comparte proyectos, “inaudito”. Además el gobierno Cambiemos en la “megaminería” no sólo ha roto con el modelo que el cristikirchnerismo había aceptado, sino que decidió profundizarlo y agravarlo.
Aunque suelen señalarse las rupturas políticas y económicas del actual gobierno respecto del anterior, en no pocos campos priman las continuidades y aún peor, se apuesta al reforzamiento. Uno de ellos, que está tomando mayor estado de gravedad, se refiere a la megaminería. La quita de retenciones a las mineras auguró mayores exenciones a una actividad ya de por sí favorecida por un generoso marco regulatorio. La apuesta por la profundización del modelo megaminero fue acompañada por la sorpresiva designación de Sergio Bergman como Ministro de Ambiente, cuya temprana confesión acerca de que “no tenía conocimiento técnico en el área ambiental”, parecía ser una mala broma, sostienen Maristella Svampa y Enrique Viale. A ocho meses de su designación, lo que podía ser leído como efecto de una política en línea con el histórico desprecio que por la problemática ambiental han venido mostrando los diferentes gobiernos, en realidad evidencia un hecho premeditado, una estrategia asentada en el rol de “dialogador” del ministro. Todo parece indicar que Bergman tiene a su cargo la tarea de hacer ingresar la megaminería, allí precisamente en las provincias donde hay resistencia social. En los hechos esto significa que el Ministro de Ambiente se convirtió en un virtual Ministro de Minería de la Nación. Así, promociona la actividad como “una política de Estado”, afirma “que hay que desplegar a la minería” y que “hay que debatir” sobre el tema. Estas declaraciones fueron realizadas en Chubut, donde está prohibida la actividad por una norma provincial desde hace trece años.
Todos los gobiernos sostienen con ligereza que no ha habido debates sobre megaminería en el país. Hoy le toca al macrismo recurrir a la estrategia de la negación de la historia. En realidad, los debates acerca del carácter insustentable de este tipo de minería se vienen dando al compás de las luchas, a partir de 2003, con la lucha pionera de Esquel, y luego en diferentes territorios provinciales: en los lugares de trabajo, en la calle, en las escuelas, en las universidades públicas. Sin tales debates, resultaría muy difícil explicar los procesos ciudadanos que desembocaron en la prohibición legal de este tipo de minería en siete provincias. Por otro lado, preocupa el desdichado derrotero de la Ley de Glaciares (que empezó con un veto presidencial a pedido de la minera Barrick en 2008). Dicha ley, aprobada en 2010, prohíbe expresamente la actividad minera en ambientes glaciares y periglaciares y define legalmente ambos ecosistemas. En la actualidad, el IANIGLIA, organismo oficial encargado de hacer el inventario de glaciares, pretende sustituir las taxativas definiciones legales de “glaciares” y “ambiente periglacial” por nuevas definiciones, creadas en un “reglamento” que reduce notablemente las superficies a proteger. Dicha redefinición favorece a la minera Barrick al dejar fuera de la protección, por ejemplo, un glaciar (Toro 1), donde se haría el tajo del megaproyecto Pascua Lama. También quedaría fuera todo el ambiente periglacial de la mina Veladero, donde se produjo el brutal derrame de cianuro de septiembre pasado. Además de no resistir el mínimo examen de constitucionalidad (un “reglamento” no puede contradecir a una ley), de continuar con esta actitud, tanto el Ministro de Ambiente como los funcionarios del IANIGLA podrían incurrir en los delitos penales de “falsificación de documento público” (el inventario lo es) y de “falsedad ideológica”, entre otros.
Las 40 velitas de la torta de cumpleaños de la empresa estatal rionegrina Invap Sociedad del Estado, nacida y criada en San Carlos de Bariloche, se soplan el jueves 02/09 y no hará falta apagar la luz, porque todo este año ha sido de tinieblas por haber tenido que someter a “ajuste el modelo de gestión de tecnología y competitividad que incubó desde el comienzo”, con la con la creación de equipamiento nuclear y la extensión de su prestigio internacional a la fabricación de satélites y la industria aeroespacial. La celebración sorprende a INVAP en pleno “intento de adecuar su estructura a la fuerte baja en los niveles de actividad”, ya que no logró cobrarle a la administración de Mauricio Macri una deuda de $ 1.000 millones que contrajo el gobierno de Cristina Kirchner, se encuentra frenado el desarrollo de Arsat-3, y no aparecen nuevos contratos con el Estado Nacional -su principal cliente-. La consecuencia son “fisuras en la cadena de pagos a proveedores”, que es el otro eslabón del entramado industrial y la sinergia, que promueve el desarrollo tecnológico de Invap, y que involucra a empresas de todo el país. Apenas si logró hace poco que la banca pública le concediera créditos hasta US$ 13,5 millones para el desarrollo de tecnología aplicada. En esa línea, días después, el Gobierno nacional contrató la construcción de radares, destinados a pronosticar lluvias capaces de provocar inundaciones. Poco antes de esos desembolsos devengados, las autoridades de Invap eligieron el silencio ante el congelamiento del emblemático proyecto satelital.
Previamente, para amortiguar posibles despidos en masa, reasignó personal de la Gerencia Aeroespacial que iba a trabajar en el Arsat-3 para otros proyectos. ¡No es poco, ya que se trata del 40% de los 1.300 empleados que tiene en total Invap! Fuentes íntimas revelaron a la página web CIC “que durante los últimos 3 meses el personal jerárquico cobró su salario de manera desdoblada y, en diferido (?)”. Y en el último mes, ese pago en tramos se efectuó fuera de término. Asimismo, esgrimieron como otro indicador de la compleja situación financiera que atraviesa la firma rionegrina la suspensión del habitual revalúo salarial de todo el personal, fijado cada 3 meses. Esta vez, esa actualización salarial simplemente se postergó hasta este mes. Ya el pasado abril “se despidió por lo menos 50 trabajadores en la sede Bariloche”. Las cesantías fueron simultáneas, y corresponden al área de servicios tecnológicos, lo que INVAP justificó aduciendo “motivos particulares”. Esas sigilosas desvinculaciones se habían concretado pocos días después del anuncio de la paralización de la construcción del satélite geoestacionario Arsat-3, por no poder “autofinanciarse” con la comercialización de Arsat- 1 y Arsat-2, según argumentaron las nuevas autoridades de la firma estatal Arsat. Los técnicos fueron desplazados de sus cargos, pese a que el gobernador Alberto Weretilneck aseverara -a través de un comunicado oficial- que no habría despidos en Invap. El personal, ante el panorama que se presenta por delante, no está para festejos, sobre todo en momentos en que se evalúan forzosos retiros voluntarios, advierte CIC. Antes bien enfrenta la histórica veda a la actividad sindical que rige en la empresa y comienza a organizarse y definir acciones. Estiman que, para fines de año, la problemática se profundizará y, según sus propios cálculos, “podrían perderse cientos de fuentes laborales” en Invap, confiaron a CIC.
El gobernador Weretilneck, sin embargo, no es tan pesimista. En el marco de una entrevista radial nacional, consultado sobre la situación financiera actual de Invap, respondió: “No, bien, bien. Obviamente con las cuestiones presupuestarias y de déficit fiscal que hay, que hacen que los pagos no sean lo que tienen que ser, pero en términos políticos, la empresa no está teniendo inconvenientes”, admitió, ambivalente el gobernador. Volviendo a la causa megaminería/Barrick (o sea a las similitudes CFK-MM) por último, vale la pena destacar la encerrona en la cual se encuentra la población de Jáchal, luego del derrame de cianuro. La vía judicial fue sellada luego de que la Corte Suprema de Justicia de la Nación desviara oportunamente la investigación penal hacia la complaciente justicia de San Juan, donde ahora duerme en un cajón del juzgado de Jáchal. Pese a ello, los jachalleros probaron otra vía institucional, la más democrática: impulsar una consulta popular para que el pueblo decida. Tampoco se lo permitieron: por presiones de sectores mineros y del propio gobernador sanjuanino, Sergio Uñac, la ordenanza fue sepultada en el Concejo Deliberante. Como aviso, el pasado 25 de mayo, al menos 20 vecinos que participaban de una manifestación, terminaron demorados en la comisaría local, acusados de diversas contravenciones. Garantizada la impunidad, no se puede votar ni protestar contra Barrick, la minera responsable del peor incidente ambiental que tenga registro la minería argentina.
En suma, “¡el nuevo oficialismo repite y empeora la historia!”, cerrando las vías de la institucionalidad a los reclamos socioambientales más urgentes de las poblaciones. En el Invap, asimismo, tampoco es que estén cruzados de brazos: en este momento Invap tiene contratos de provisión nuclear con organizaciones de Arabia Saudita, Argelia, Brasil, India y Venezuela. ¡Y cada vez más países incluyen la opción nuclear en su matriz energética! En los últimos años se registró un crecimiento significativo en los requerimientos del Estado Nacional a través de la CNEA, Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), Arsat S.A., Ministerio de Defensa, Ministerio de Seguridad, Subsecretaría de Recursos Hídricos, Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) y empresas de petróleo y gas. Entre los contratos en ejecución se destacan: a.) la ingeniería de los reactores nucleares multipropósitos RA-10 para la CNEA, y RMB para Brasil y centros de medicina nuclear también para CNEA; b.) los satélites de observación de la Tierra: SAOCOM, SARE y SABIA-Mar para CONAE. C.)Para Arsat, el 3er. satélite de comunicaciones –ARSAT 3- (delayed, como se diría en la pizarra de un aeropuerto) y d.) la implementación de la Plataforma Nacional de Televisión Digital Terrestre.
E.) Para el Ministerio de Defensa los radares primarios y secundarios de vigilancia del espacio aéreo. D.) Para la Subsecretaría de Recursos Hídricos, los radares meteorológicos, entre los más importantes. Por otra parte, desarrolla y produce, desde hace varios años, diferentes equipos aerogeneradores y componentes asociados, así como también turbinas hidrocinéticas, sistemas médicos y otros. En la visita a la planta de Bariloche realizada en los primeros meses del año, el presidente Macri dejó un claro mensaje: que quería ver a la empresa como proveedora de servicios y desarrollo de tecnología que funcione en sociedad con empresas privadas como Grobocopatel, la NASA o Francia. ¿Qué sucederá con todos los proyectos que desarrolló Invap en estos años, como radares, satélites y reactores nucleares, por encargo del Estado Nacional? ¿Qué será de los 1.400 empleados actuales? Previo a los ’90, durante la presidencia de Raúl Alfonsín –y por presión estadounidense (la misma que atacó el proyecto Cóndor de la FAA) resistida por el presidente-, atravesó una crisis que la obligó a reducir en un 75% la plantilla de personal, de 1.100 a 320 personas; los empleados cobraban en tramos, incluso, algunos llegaron a colaborar con recursos propios en la compra de insumos para no detener la producción.
No se quedaron en el achique sino que salieron a buscar contratos en el exterior para sobrevivir. No les fue mal entonces: Australia contrató la construcción de un reactor, que fue un espaldarazo internacional del que se siguen cosechando dividendos y prestigio en tecnología nuclear. “Los científicos australianos hablan maravillas de ese reactor en cuanto congreso mundial asisten, y esa es la mejor propaganda que habrá influido para que la empresa francesa Areva haya tenido la iniciativa de sumar su potencia a la capacidad específica que ha demostrado Argentina, a fin de ir a la licitación en Sudáfrica juntos con una oferta más competitiva. No es así en todas las licitaciones. Habíamos ganado una hace 6 años en Holanda, compitiendo contra los coreanos y los franceses, ese proyecto se reavivó y de nuevo estamos compitiendo con ellos”, dijo hace poco el gerente general Héctor Otheguy, quien está en el cargo desde 1992. Teniendo dos (2) gerentes en 40 años Antes que él ocupaba esa silla el fundador Conrado Varotto, quien en 1972 les dijo a un puñado de colegas, todos muy jóvenes y entusiastas, egresados del Instituto de Física Dr. José Balseiro (IB creado en la primera mitad delos 50 del siglo pasado), al regresar de un viaje de estudio a Estados Unidos: “Tenemos que hacer cosas que sirvan”, recordó Cacho Otheguy, y agregó: “Recién recibidos, hacíamos los primeros pasos en ciencia básica y no es que eso no servía, al contrario. Varotto nos mostró el camino por la ciencia enfocada hasta llegar al desarrollo tecnológico, aplicar los pasos anteriores a algo concreto e inmediato, que es lo que terminamos haciendo”.
Así, los jóvenes científicos montaron una oficina en una de las pequeñas habitaciones que compartían de a dos (2) los estudiantes del Balseiro, en el Centro Atómico Bariloche (CAB), y la empresa nació el 01/09/1976 en el complejo de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) en el kilómetro 9 de la avenida que une el centro de la ciudad de Bariloche con el Hotel Llao Llao. Se llamó Investigaciones Aplicadas -de ahí su nombre actual- y era esa oficina, los laboratorios prestados por el CAB y el equipamiento que financiado por la provincia de Río Negro, desde entonces propietaria del 100 % de su patrimonio. “Nacimos como una empresa “incubada” por la CNEA, que nos dio un enorme apoyo y facilitaba sus instalaciones. La provincia, que siempre nos apoyó, aportó el primer capital para equipamiento y nos pusimos en marcha”, agregó Otheguy. Empezaron fabricando esponjas de circonio (elemento de uso en aplicaciones nucleares) y fueron creciendo con distintos desarrollos hasta que en 1982 fabricaron el primer reactor atómico de investigación, el RA-6, en el CAB, ambos productos para la CNEA. Después vinieron otros desarrollos nucleares entre los que se destacó la venta a Australia del reactor de investigación OPAL, y la vertiginosa carrera en la industria aeroespacial, con la fabricación de satélites de observación y de comunicaciones, y radares para el control aerocomercial y de seguridad de fronteras. El directivo estimó que INVAP nació con un capital de US$ 200.000 y hoy el patrimonio total es de US$ 50 millones de la misma moneda. Eran una decena de físicos y hoy son 1.420 empleados directos, entre científicos, técnicos, profesionales y otros roles.
Además crearon varias firmas subsidiarias y tercerizan trabajos a 150 empresas en Bariloche y el resto del país. En 2010 inauguraron la sede central, en donde concentraron casi todas las actividades, que con el crecimiento de la empresa estaban repartidas en 20 dependencias, la mayoría en Bariloche. Desde 2002 la empresa cuadruplicó su tamaño y capacidad. Pasó de una facturación anual de US$ 35 millones a US$ 200 millones de la misma moneda en el ejercicio 2015 y estiman que para el 2016 se repetirá dicha cifra. “Nunca tuvimos un presupuesto estatal, vivimos de lo que vendemos y reinvertimos todas las utilidades. Varotto la organizó así y sigue funcionando de esta manera”, sostuvo. Varotto comandó la empresa hasta 1999 cuando se trasladó a Buenos Aires convocado para crear y presidir -hasta ahora- la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (CONAE), multiplicó las capacidades de Argentina, se asoció en proyectos con la NASA y la Agencia Espacial Europea, y colocó al país en la vanguardia de las 8 naciones más desarrolladas en este ámbito. Para INVAP la ida de su hacedor y poderosa locomotora no significó un hecho traumático sino por el contrario el impulso definitivo: “Varotto pasó de ser nuestro jefe a nuestro principal cliente, y siempre con la misma filosofía, de hacer todo lo que hacemos por el desarrollo de la República Argentina”, concluyó Otheguy.
¡Solos en la madrugada: Invap no reconoce competidores nacionales en las principales áreas de negocios que cubre! En el ámbito internacional compite con las grandes empresas que desarrollan tecnología nuclear con fines pacíficos, tales como Areva, AECL, Siemens (abandonó el negocio en 2011), Kepco, entre otras. Tanto en Egipto como en Australia INVAP ganó las licitaciones públicas e internacionales correspondientes al diseño, construcción de reactores nucleares de investigación y producción de radioisótopos. Haber ganado la licitación en Australia muestra el nivel competitivo de la tecnología nuclear nacional, porque es un proyecto llave en mano de un centro nuclear cuyo valor hoy es de us$ 300 millones. Es la mayor exportación de alta tecnología de una planta llave en mano, vendida al contado. Otheguy explica qué tiene en común el polirrubro tecnológico que abarca INVAP: nuclear, satelital, radares, equipamiento médico, televisión digital. “Se trata de la ejecución concreta de proyectos complejos y cuanto más lo son, menos competidores tenemos. En Argentina, ninguno. Y la tecnología de gestión de esos proyectos nos permite pasar de uno nuclear a uno satelital. Y esa tecnología nos permite poder firmar un contrato hoy, ponerle un precio fijo en base a una oferta, a un estudio, y decir que dentro de 6 años va a haber una instalación nuclear, como fue el caso de Australia o de Egipto, que va a cumplir ciertas características bien precisadas y ciertos parámetros de operación, la performance, es como si uno dice voy a hacer un avión que tiene que volar a tantos metros de altura, a tal velocidad, consumir tanto combustible por kilómetro, tiene que llevar tantos pasajeros. Para toda esa especificación se está en el día cero. Y se promete en seis años tenerlo en calidad, en tiempo y en el costo”.
“¿Qué es lo que tiene en común todo lo que hacemos: nuclear, satelital, radares, equipamiento médico, televisión digital? En general se trata de la ejecución concreta de proyectos complejos y cuanto más lo son, menos competidores tenemos. En Argentina, ninguno. Y la tecnología de gestión de esos proyectos nos permite pasar de uno nuclear a uno satelital. Y esa tecnología nos permite poder firmar un contrato hoy, ponerle un precio fijo en base a una oferta, a un estudio, y decir que dentro de seis años va a haber una instalación nuclear, como fue el caso de Australia o de Egipto, que va a cumplir ciertas características bien precisadas y ciertos parámetros de operación, la performance, es como si uno dice voy a hacer un avión que tiene que volar a tantos metros de altura, a tal velocidad, consumir tanto combustible por kilómetro, tiene que llevar tantos pasajeros. Para toda esa especificación se está en el día cero. Y se promete en seis años tenerlo en calidad, en tiempo y en el costo”, se explaya. “Todos los países tienen no una, varias empresas de este tipo, pero son muy pocas las que tienen la diversidad de áreas que tenemos nosotros. Las hay grandes en lo espacial pero que no son nucleares. Lo mismo al revés. Hay sinergia entre los proyectos y hay cierta posibilidad de especialistas (ingenieros, técnicos, armadores de equipos electrónicos) que lo hacen para la parte nuclear también lo hagan para la parte espacial”, completa.
Coyunturas al margen, Invap se desarrolló como una empresa estatal que funciona bajo la lógica de una privada, y el estandarte de la meritocracia disciplinante, que inculca con fervor a su cohesionado personal. Tener que apelar a emisión de obligaciones nacionales para financiar el crecimiento en un mercado de capitales en el que participan bancos privados, estatales, Anses, requiere como condición presentar en la Bolsa balances trimestrales, auditados, aprobados por la CNV y hechos públicos. Además de cumplir con las normas internacionales de información financiera desde los tres a cuatro años que empezaron. “Vistos como empresa, estaríamos entre las mejores del ámbito privado en cuanto al gerenciamiento y el manejo administrativo-financiero”, afirma Otheguy. Les cuestionan los grupos sindicalizados que los recién llegados a la firma estatal sean recibidos con contratos de confidencialidad: tienen vedado divulgar detalles sobre el salario, condiciones laborales y proyectos. Todo dato alusivo a la empresa y sus actividades, es información clasificada. Prohibición de sindicalización; excesivas jornadas de trabajo; salarios asimétricos y discrecionales; ausencia de paritarias; incentivo económico en horas extras. Meritocracia, el nuevo trending topic de vieja concepción liberal, que procura la equidad por mérito propio, y no la igualdad por acción del Estado como distribuidor del ingreso.
¿Cuales son en estos campos las diferencias entre Mauricio Macri y Cristina Fernandez? Yo al menos no veo ninguna, por el contrario veo profundización de los desarrollos tecnológicos y una entrega abusiva y degradante del suelo nacional y sus riquezas a manos extranjeras son “vuelto alguno” para la Patria. ¡Vamos mal!

Buenos Aires, 31 de agosto de 2016.