Resultados Absolutos: May perdió su mayoría absoluta


Por Isaac bigio, Analista Internacional

Cuando la primera ministra Theresa May adelantó las elecciones generales su cálculo era que su popularidad era tan alta que ella iba a arrasar en éstas y lograr subir la bancada de su partido muy por encima del 51% que detentaba, en tanto que iba a hundir al laborismo cuyo líder Jeremy Corbyn era muy cuestionado en sus propias filas y ante el cual ella tenía un doble de intenciones de voto.
Sin embargo, se ha confirmado lo que indicamos desde el primer momento: que el tiro le podría salir por la culata y que Corbyn podría dar una sorpresa. Los conservadores han pasado del 51% al 49% de los miembros de la cámara de los comunes.

May y Corbyn
Ciertamente que May puede aducir que ella ha logrado que los conservadores saquen 42.4% de los votos a nivel nacional, porcentaje que no obtenían desde la época de May hace más de un cuarto de siglo, y que han logrado grandes victorias en Escocia (país donde en las elecciones generales de 1997 y 2001 se quedaron sin ninguna de sus 59 bancas), pero ella ha fallado en su objetivo central de buscar una coronación que le permita tener una autoridad indiscutida ante su partido, su país y la UE. Ella ha salido tan debilitada de este proceso que su contrincante Corbyn pide su renuncia y que varios parlamentarios tories piden que deje el cargo a otro miembro de su partido.
El laborismo ha logrado una muy buena votación. Corbyn, que al inicio de la campaña bordeaba el 25% en las encuestas ha terminado con el 40% de los votos, un porcentaje superior al 35% con el que Blair fue electo por tercera vez en 2005, el 29% que Brown obtuvo en el 2010 y el 30% que sacó Milliband en 2015. Él ha logrado conquistar 29 nuevos parlamentarios totalizando 261 bancas. Su liderazgo dentro de su partido se ha fortalecido e, incluso, él podría tratar de formar un nuevo gobierno.
Como lo dijimos inicialmente el país ha quedado polarizado nuevamente entre dos partidos, quienes han recabado más del 80% de los votos totales. El UKIP se ha esfumado. Tras haber ganado en el 2014 las elecciones al euro-parlamento con el 27% de los votos, en las elecciones generales del 2015 sacaron el 14% y ahora apenas han llegado al 2%. May pensaba que iba a capitalizar todo el electorado del UKIP pero falló en ello. La votación tory solo subió 5.5% y gran parte del electorado del UKIP retornó al laborismo.
El laborismo ha subido un 9.5% en la votación general, casi aumentando en un tercio su anterior porcentaje. Gran parte de ese nuevo contingente es la juventud y sectores anteriormente poco activos, pero también han sabido quitarles votos al UKIP, a los liberales (que bajaron un 0.5% hasta llegar al 7.4%) y a los verdes (que perdieron la mayor parte de su porcentaje, perdiendo 2.1% y reduciéndose al 1.6%).

Otros partidos
Los liberales han aumentado su número de parlamentarios de 8 a 12, pero a costa de que el líder que les llevó a cogobernar en 2010-15 perdió su banca (Nick Clegg) y que su ex presidente Simon Hughes volvió a perder en la zona de Elephant and Castle. Los liberales no lograron su objetivo de transformarse en la cabeza de una nueva oposición y siguen por debajo del 2% del parlamento, con lo cual han pagado caro su anterior coalición gubernamental con los tories.
Hay 4 datos regionales significativos.
Uno es Londres, donde el laborismo ha arrasado aduciendo políticas sociales.
Dos es que Corbyn ha logrado 29 nuevos parlamentarios para su partido, especialmente en Inglaterra y a costa de los conservadores, aunque también le han quitado puestos a los liberales y al SNP.
Tres es que en Escocia el eje del debate electoral fue diferente. Los conservadores han logrado su mayor éxito en más de dos décadas al haber ganado desbancar a Alex Salmon y Angus, quienes han sido los últimos dos líderes que ha tenido dicho partido en Westminster. Los tories allí han crecido sosteniendo que estas elecciones eran una suerte de plebiscito para oponerse a un nuevo referendo sobre la independencia escocesa, algo que, ahora, ha quedado muy debilitado. El SNP seguirá siendo el principal partido escocés y el tercero en Westminster pero ha bajado de 56 a 35 bancas, en tanto que las nuevas victorias conservadores en este país tradicionalmente hostil a ellos puede que salve a los tories para que sigan en el gobierno.
Cuarto son los comicios en Irlanda del Norte donde los nacionalistas y unionistas moderados han sido echados del parlamento mientras que los unionistas duros y pro-Brexit del DUP han subido de 8 a 10 bancas y el Sin Feinn (el partido ligado al IRA) ha logrado 7 parlamentarios, una cifra récord.
Debido a que el Sin Feinn por principio nunca hace que sus parlamentarios electos se posicionen en sus cargos debido a que ellos no reconocen la integración de Irlanda del Norte dentro del Reino Unido, los miembros activos del parlamento nunca llegan a ser los 650 oficiales, y, esta vez, se reducirán a 643.

Entrampe
Se supone que la mayoría absoluta es de 326 de los 650 parlamentarios, pero en los hechos esta baja a 322 de los 643 parlamentarios que estarán en Westminster.
Se supone que los tories han caído de 330 a 318 bancas, pero aún con este número si se alían a los 10 de la derecha unionistas nor-irlandesa (DUP) bien podrían lograr 328 parlamentarios, un número que les podría llegar a superar levemente el 50% de los parlamentarios.
Uno de los lemas de la campaña electoral de May era que Corbyn podría hacer una coalición del caos donde el SNP sería quien maneje las riendas, pero ahora vemos que los tories, si quieren gobernar, van a tener que hacer una coalición donde los unionistas duras de Irlanda del Norte sean quienes manejen las riendas. Ciertamente queda la posibilidad que los liberales se presten a ser el nuevo socio de los tories pero eso podría llevarles a una profunda crisis.
Corbyn bien puede estar tentado a querer ser el nuevo primer ministro, para lo cual podría hacer un gobierno de minoría basado en sus 261 parlamentarios pero apoyado por los 35 del SNP (quien perdió 21), a los 12 liberales, a los 3 del Partido de Gales y a la verde Lucas, pero eso sería insuficiente para alcanzar una posible entente conservador-DUP. Algo que podría cambiar el escenario es que Sin Feinn decida extraordinariamente cambiar su histórica política y entrar al parlamento para secundar a su amigo Corbyn, cosa que no se ve probable por el momento.
En un subsiguiente análisis examinaremos lo que puede pasar, aunque no puede descartarse el escenario que May sea presionada a dejar el liderazgo de su partido y del país y que ella sea substituida por otro primer ministro conservador.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s