CFK sigue chuceando al FMI, para salir del encierro político e ideológico en el que se encuentra

Como respuesta al “llamado de atención” del FMI, la Presidente en una actitud seudo epopéyica busca cualquier motivo para “chuzearlo”. Este gigantesco signo de debilidad presidencial está contenido por el encierro político e ideológico casi absoluto en que ha terminado por su permanente tozudez de no reconocer que la realidad Argentina está signada por la total “falta de credibilidad popular en su dirigencia en general y en el Gobierno nacional en particular”.

La comunidad judía está alarmada y opuesta al arreglo con Irán, el sindicalismo –opositor y oficialista- se han unido en el descontento con la política social y con el manejo del mínimo no imponible, las asignaciones familiares y el tope a las paritarias, la clase media y los sectores humildes, asoman impactados por la escalada inflacionaria, asimismo aquella clase media ve mermado su ingreso y su capacidad de ahorro por el cepo al dólar, los sectores industriales se enfrentan a la disyuntiva de aumentar la capacidad productiva y de productividad pues se les impide pasar, aunque más no sea un porciento lógico, de sus ganancias a una moneda semi dura que les permita garantizarse la perdurabilidad de aquel beneficio obtenido en el tiempo, generando aumento –a veces innecesario- de las importaciones, que a su vez desafectan mano de obra y terminan incidiendo en el aumento de la desocupación. O sea, la economía, en general, desnuda un aplastamiento en el pasado 2012 muy superior al imaginado, por lo que la “medida” de “congelar” las mercaderías de supermercados y electrodomésticos por 60 días suena a parche más que a una medida económica o política para frenar la inflación no reconocida.
Las dos patas del modelo cristikirchnerista –la construcción y la industria automotriz-, sufren una fuerte retracción, y los producidos por las retenciones agropecuarias de una cosecha que puede a llegar a ser record, si las condiciones climáticas la ayudan, están seriamente en duda por la reticencia del sector a liquidar la misma y no guardarla esperando mejores condiciones económicas (o sea que el dólar se acomode a la realidad, y deje el infantilismo de creer que vale $ 4,99), o sus derivados la sobrefacturación o la subcotización de la producción. Estamos llegando al récord de venta de “silos bolsa”, lo que implica que los productores están más que reacios a desprenderse rápidamente, como pretende el Gobierno, de la cosecha 2013. Las relaciones del régimen K con el peronismo se tornan cada vez más tempestuosas, alcanzando como reflejo y ejemplo las peleas incesantes con Scioli, Massa y De la Sota. Asimismo desatendiendo la peligrosidad de chucear a los organismos internacionales, la Presidente por razones meramente caseras y de política doméstica vive provocando al FMI, desde que éste en una situación inédita mundialmente, y nuca antes vista en toda su reciente historia, 60 años apenas desde su creación, nos “amonestare por los índices y las estadísticas” generadas por el INDEC.
Con este panorama CFK arranca el año electoral de mitad de ciclo de su segundo y último mandato constitucional, y donde tanto ella como su cohorte de adulones y hasta su “proyecto” se juegan definitivamente su suerte y destino. La suerte de “pato rengo” que implica terminar la mitad de ciclo se ve potenciada por las incongruencias de medidas inconexas, meros parches inservibles, tal como lo demuestra la historia nacional, la inmediata y la de más largo plazo; generar “congelamientos de precios” y la pretensión de “topes salariales, o sea congelamientos de los mismos” provocan en el contexto ciudadano y popular mayores desconfianzas en las cifras y los anuncios de reactivación económica propalados por el cristinismo. Esta dicotomía entre lo que siente el pueblo y lo que le propone el Gobierno respecto de la economía –“el consumo, según su ideario”- es una apuesta que pretende ir contra los vientos del sentir popular, “ellos” y “ella” apuestan a que pueda hacerla recuperar parte del capital político que malversó y se le escurrió en el primer año de éste su segundo mandato; pero es aquella apuesta la que carece aún, de una trama política que ayude a ser sostenida. Aclarando, y aceptando, que “La Política” significa para Cristina Fernández un ejercicio constante de “meras fragmentaciones” por lo que se le impide una visión totalizadora de la realidad.
Fernández de Kirchner vive refugiada en su “comarca o terruño”, se intoxica permanentemente de ideologismo y desprecia todo lo demás, es tal su encierro que está desatendiendo lo básico de la teoría política: “la voz y el sentir del pueblo”, y es por eso que aquel ideologismo brota permanentemente en sus palabras y en su “relato-discurso”, muchas veces de manera hasta verdaderamente sorprendente, antes de ayer nomás lanzó un plan educativo 2013-2016 que pretendía ser un anuncio y era un refrito de aquel otro lanzado y aún incumplido. En su cadena nacional de la última semana de enero exaltó la figura del británico secretario general de la OIT con una larguísima carrera, Guy Rider presente en dicho acto empalagándose al llamarlo “un signo de los nuevos tiempos” –justo Rider que pertenece a los viejos tiempos del Laborismo británico-, pero además en su incontinencia verbal y oratoria elogió la designación del presidente de Cuba, Raúl Castro, como nuevo titular de la CELAC (Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños) recurriendo asimismo a la misma muletilla de “los nuevos tiempos”. ¿Quién la asesora y le da letra? ¿Desde cuando el régimen cubano puede ser representante –con 50 años de gobierno ininterrumpido y con partido único- de una “hoja de ruta y ejemplo” para la región y el mundo del siglo XXI? ¿Atrasa el calendario de CFK, o existe algo en su historia y en su capacidad de percepción que no está marchando muy bien?
Es tan grave la separación entre realidad e ideologismo en “La Gran Jefa” que hasta el debut de menor de los Castro la pudo ayudar, pues Raúl hizo ingentes esfuerzos en el ámbito de la CELAC para justificar, a inicios del siglo XXI, lo incomprensible de la aplicación en “la Isla” de la “pena de muerte” en el sistema legal cubano, una aberración criticada regionalmente respecto de los estadounidenses, y mundialmente en los regímenes totalitarios o fundamentalistas; la “triste y mohosa fascinación” de CFK por Cuba puede llegar a justificar y ha comprender otras arbitrarias y ahistóricas decisiones de la Presidente, entre ellas, la “voluntad antipopular y que conlleva absoluta pérdida de soberanía” por distender las relaciones argentoiraníes, hurgando una salida “negociada” para el atentado en la AMIA de 1984 cuyo costo fue de 85 víctimas fatales, y que con serios tropiezos y muchas dudas, viene “¿investigando?” la Justicia nacional. Es cierto que tanto La Habana, como Quito y Caracas vienen siendo puentes para el desembarco de Teherán en la América latina, logrando así generar una manera de romper con el aislamiento al que lo someten la alianza y el eje Washington-Tel Aviv; enfrentado este eje o alianza se ha ido consumando regionalmente otro entre Cuba, Venezuela, Ecuador y Bolivia, al que podría sumarse, según se desprende de los últimos movimientos argentinos, nuestro país.
Este cuadro, sumado al permanente chicaneo al FMI y al gobierno estadounidense, propiamente dicho, abriría un interrogante de no menor y poca significación respecto de los pasos que viene dando Cristina Fernández desde la muerte misma del ex presidente Kirchner: ¿existe en el Gobierno auténtica convicción de que pactar con Irán posibilitará aclarar algo sobre la tragedia, a 18 años de ocurrida? o, ¿esa maniobra, de muy incierto desarrollo en el tiempo y en las consecuencias, permitirá disolver , aunque más no sea, en parte el grandísimo escollo existente para profundizar la relación bilateral?, y de suceder esto último ¿qué reales beneficios le acarreará a nuestro país, respecto de las pérdidas a nivel internacional y en el concierto de las naciones hoy socias y de convenientes relaciones comerciales y políticas? ¿De que sirven las bravuconadas cristinistas respecto del FMI y las ácidas críticas respecto de la política interna y externa –particularmente las que nos atañen y las denuncias cruzadas ante la OMC- estadounidense llevada adelante por Barak Obama?, y además, ¿justo a días de que la Cámara del segundo circuito de Nueva York, deba dictar sentencia respecto de la condena del Juez Thomas Griesa, esta postura populista berretizada de neto corte de consumo interno, nos puede beneficiar o perjudicar gravemente?
No parece una casualidad que el cristikirchnerismo y sus aplaudidores o sus seudo intelectuales –Carta Abierta, León Gieco, Fito Páez, etc.- celebren el ascenso de Castro en la CELAC, o el “entendimiento argento iraní” por lo de la AMIA como, también lo hicieren con el regreso de la Fragata Libertad o la intervención de la Cámara del segundo circuito neoyorquino como extraordinarios logros de la política exterior argentina, pues en base a estos muy módicos seudo triunfos (muy discutibles por cierto) entienden en su miope visión cortoplacista que se desmienten los argumentos del aislamiento internacional de nuestro país y de nuestro gobierno nacional. Son tan infantiles y miopes que alegremente afirman, que estos movimientos y hechos, son simplemente ejemplos de que se “vienen cambiando los viejos socios que respaldan al neoliberalismo –EEUU y Europa- por nuevos socios, gobiernos populares y progresistas”. Habrá que recordar una sola cosa para derrumbar tanto encomio cristikirchnerista: el régimen de Teherán es hoy un paria global, y que la declaración de “censura del FMI” es muy, pero muy seria y puede cerrarle a la Argentina la posibilidad de financiamiento y hasta depararle nuevos juicios de bonistas, es más hasta de aquellos que ya entraron al canje de 2005 y 2010.
Según Claudio Loser –economista argentino y ex Director del Departamento del Hemisferio Occidental del FMI- “una declaración de censura puede sonar casi inocua, pero es la primera vez que sucede algo así. Es algo muy inusual. Hasta que el Fondo decide hacer un voto de censura demora bastante, como en este caso. Y se lo toma muy en serio porque con eso comienza el proceso de “castigo” a un país que puede llevar –en 2 a 3 años- a la expulsión. Sin embargo, aunque muy seria, la sanción no es sorprendente, y no es una embestida particular del FMI contra el país por haber pagado anticipadamente –como pretende hacernos creer CFK-, pues Brasil, México y Chile también lo hicieron. Es una respuesta política. De no haber respuesta que implique arreglar las estadísticas el Fondo suspenderá al país la posibilidad de pedir créditos al organismo, y en la práctica va a pegar en otros ámbitos –BM y OMC-. A los 6 meses, le suspenderán el poder de voto y, al año, podría echárselo del organismo, lo que automáticamente implica retirarse del Banco Mundial (que hoy nos otorga préstamos a tasas muy ventajosas) y hasta afectará la relación con la OMC y otros organismos”. Los juicios que podrían devenir por parte de los ahorristas que tienen títulos atados a la inflación y hasta los que ajustan por PBI, serían otro de los perjuicios.
Las chiquilinadas de Cristina Fernández, pueden terminar por costarle al país la friolera de US$ 43 mil millones, cifra que surge de la propia presentación del Gobierno Argentino ante la Cámara del segundo circuito de Nueva York, reconociendo asimismo, que “no tiene suficientes reservas para hacerlo”, ¿por qué sostiene ahora que el fallo de Griesa compromete el patrimonio del BCRA? Simplemente porque por hablar de más, ella y su Ministro de Economía, Lorenzino, lograron que el juez entendiera que Argentina no pensaba pagar las deudas, y ni siquiera pensaba honrar lo que aquel tribunal dictaminara. Saben los abogados, que la mejor defensa, es no autoincriminarse, y es eso mismo lo que hizo Cristina Fernández en reiteradas oportunidades cuando negó la posibilidad de que el país estuviere dispuesto a cumplir con las deudas reclamadas por los fondos que no se habían presentado a los canjes, los mal llamados buitres y hasta sectores de jubilados italianos. Se debe aclarar que si a las deudas con los bonistas se les suman las del CIADI y la del Club de París, lo adeudado y posible de ser exigido superan los US$ 50 mil millones. Argentina y su política de utilización de las reservas para pagar deudas propias, les da pie a los holdouts a explicitar que el BCRA ”no es independiente” ya que utilizó cerca de US$ 40 mil millones de las reservas para pagos.
La controversia está abierta, ¿y a causa de qué? “de la necesidad del cristikirchnerismo de un discurso-relato de consumo interno y doméstico para engañar al pueblo argentino”, lo grave es que con su verborragia desatada, y para intentar imponer en la ciudadanía el concepto de independencia y soberanía –desmentido en los hechos cotidianos (buques que se hunden o se inutilizan, aviones que no despegan, ejército sin capacidad operativa, fronteras convertidas en un colador para el narcotráfico, etc.)- CFK, la Presidente además de escarchar opositores y agredir a quienes no piensan como ella, generando el enfrentamiento civil entre argentinos que ahora descubren que también les puede pasar a ellos, pone en serio riesgos la “independencia económica y la soberanía política” pues, agrediendo al gobierno estadounidense, como lo viene haciendo casi cotidianamente, al igual que con el FMI, solamente está logrando que ambos “nos suelten la mano”, y de suceder el futuro de Argentina es absolutamente nebuloso, pues desatamos vientos y generamos tempestades. Argentina se incorpora por un período anual, 2013, como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la ONU, y los casos de Irán, Siria, y las primaveras árabes son las que generan mayores tensiones en dicho organismo; respecto del tema nuclear, Argentina incluso durante el gobierno de Néstor, ha sido defensora de la no proliferación de las armas en la OIEA –Organismo Internacional de Energía Atómica- respaldando la postura de EEUU y Europa, ahora ambos sectores ponen la lupa sobre la futura conducta de nuestro país.
Teherán hasta ayer logró que la causa no avance, ahora puede lograr que se levante el “alerta rojo de Interpol” sobre 5 ciudadanos iraníes que les impide el libre movimiento, la Argentina de CFK retrotrae la política de Néstor Kirchner y acerca a Luis D’Elía, echado por aquel otro tras su visita inconsulta de la embajada iraní, ahora se lo ve nuevamente en Casa Rosada y en asientos privilegiados, junto a Hebe de Bonafini, los enfriamientos con la colectividad judía, el gobierno estadounidense, el sindicalismo, las clases medias y humildes, el empresariado terminan en la próxima batalla que está a la vuelta de la esquina: las paritarias, y esto es una cuestión que no podrá disfrazar de epopeya emancipadora o de soberanía y libertad económica y/o política, la inflación y el dólar paralelo a casi $ 8 son parte de la realidad que niega el cristikirchnerismo, y no se lo combate con discursos ni con medidas inconexas o inventando un mecanismo nuevo de medición como propone Lorenzino. La Presidente no quiere sombras, pero estas aparecen por una economía que flaquea y un liderazgo político propio de una secta, pero no de un país y menos de una Nación.

Buenos Aires, 7 de Febrero de 2013.
Arq. José M. García Rozado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL –
__________________________________________

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s