Salvador Martí: “Los padres tienen que saber qué tipo de educación sexual se está dando en los colegios”

Buenos días 

Hoy vamos a desayunar con un valiente. Hoy vamos a desayunar con un policía. Hoy vamos a desayunar con premio.

En este último Desayuno de julio recuerda que ya te comenté que en agosto no voy a desayunar contigo los sábados vamos a desayunar con premio, con un Premio HazteOir.org.La fiesta de entrega tendrá lugar en madrid elsábado, 19 de octubre.Por cierto, puedes comprar tu entrada para la cenaaquí:

Con esta percha informativa, el director de Actuall, Nicolás de Cárdenas, ha conversado conSalvador Martíiniciador del ‘Proyecto Alexia’ y de la asociación ‘Los niños son intocables’. Este policía local de Logroño ha sido perseguido por expresar su parecer contrario a la imposición de la ideología de género en los colegios. 

Salvador Martí: “Los padres tienen que saber qué tipo de educación sexual se está dando en los colegios”

La ideología de género está invadiendo todos los ámbitos en los que se desenvuelve el ser humano. Por ello, quienes la promueven buscan modificar los planes de educación, además del lenguaje, la vida social, las políticas de salud y tratan de difundir sus ideas sirviéndose de los medios de comunicación, las redes sociales, las universidades, el cine, la literatura, las artes plásticas, el teatro la música… (Giuliana Caccia y Klaus Berckholz en ‘La ideología de género y sus efectos’).

Para derivar dinero público a la difusión de esta ideología, se crean leyes que imponen comportamientos, instauran delitos de ‘género’ y castigan a los que discrepen con fuertes sanciones (Alicia Rubio en ‘Cuando nos prohibieron ser mujeres …y os persiguieron por ser hombres: Para entender cómo nos afecta la ideología de género’).

La ideología de género está, pues, amparada por leyes y subvencionada. El control y la presión política que nace de la propia subvención también se traslada a la educación de nuestros hijos en los colegios públicos y en los concertados y a través de la ‘pasta’ que se da también a las asociaciones tipo FERE, de escuelas católicas, que pliegan velas ante asignaturas como la ‘zapateriana’ Educación para la Ciudadanía que ahora sobrevuela nuevamente nuestras cabezas con Pedro Sánchez. La aprobación de muchas leyes  se debe a presiones de organismos internacionales o a ‘donaciones’ que reciben los congresistas o partidos políticos (Caccia y Berckholtz). Esto es intervencionismo estatal.

La ideología de género pretende formar la personalidad humana empezando por los menores de edad, a través de unas leyes que permiten la ideologización en las escuelas de una manera anticonstitucional fundamentada en posturas partidistas, desoyendo el artículo 27.2 de la Constitución Española (“La educación tendrá por objeto el pleno desarrollo de la personalidad humana en el respeto a los principios democráticos de convivencia y a los derechos y libertades fundamentales”) y en conflicto con quienes constitucionalmente tienen garantizado el derecho en el artículo 27.3 (“Los poderes públicos garantizan el derecho que asiste a los padres para que sus hijos reciban la formación religiosa y moral que esté de acuerdo con sus propias convicciones”).

“La llamada ‘ideología de género’ —que notoriamente infecta el contenido de esta asignatura llamada Educación para la Ciudadanía— pretende que entre hombres y mujeres sólo existe una banal diferencia fisiológica (subsanable, por lo demás, en el quirófano); y que, por lo tanto, cualquier peculiaridad afectiva masculina o femenina es un producto cultural que conviene erradicar” (Juan Manuel de Prada). Yo aplaudiría -dijo él y suscribo, y por eso participé activamente en la campaña del #HOBus, el vehículo naranja contra el adoctrinamiento de los ideólogos de género en las escuelas que a mis hijos les instruyesen en la efectiva igualdad entre hombres y mujeres; no admitiría, en cambio, que los adoctrinaran en la ‘ideología de género’”.

“También aplaudiría -dice Juan Manuel de Prada y no puedo más que quitarme el sombrero- que los formaran en el respeto a cada persona, con independencia de sus inclinaciones sexuales; en cambio, me sublevaría que les dijeran que tales inclinaciones constituyen una mera ‘opción’ que cada persona puede inventar, modelar, rectificar o intercambiar a su antojo. En primer lugar, porque tal afirmación es falsa; en segundo lugar, porque atenta contra mis convicciones morales, en las que exijo que mis hijos sean formados. Convicciones que, por lo demás, no entran en conflicto con esos principios que sostienen el ‘noble edificio de nuestra convivencia'”.

¡Y aplaudo a Salvador Martí por lo mismo e iré a homenajearle el 19 de octubre en el transcurso de la cena de entrega de #PremiosHO! ¡Enhorabuena!

Las políticas educativas han de ser pactos de Estado que consagren valores comunes universalmente aceptados pero no dogmas impuestos por una minoría.   ¡Basta ya de promulgar nuevas leyes educativas en función de la ideología política del partido en el Gobierno!

Feliz sábado

 


¿Te gusta el Brief de Actuall? Tus conocidos pueden suscribirse  a través de este enlace.

Y ayuda a mantener nuestro diario, que no incluye publicidad, pinchando aquí.

Síguenos también en Facebook y en Twitter.

Si quieres dejar de recibir correos de Actuall, date de baja aquí.

Actuall | Paseo de la Habana, 200 | Madrid – 28036 |