Parlamentarios indígenas deben escuchar a sus iguales


Genaro Bautista / AIPIN

Guatemala, GT.- En la Tierra del Quetzal, y de acuerdo al Calendario Maya en el Día 2 de la Sabiduría, enmarcado en los 20 años de la Firma de Paz de Guatemala con la guerrilla de este país, la Organización de las Naciones Unidas (ONU), llamó a los parlamentarios indígenas de América a escuchar las demandas ancestrales de los pueblos indios.

Álvaro Pop, presidente del Foro Permanente para las Cuestiones Indígenas de la ONU, pidió a los legisladores escuchar a los pueblos originarios, “tienen la obligación de hacerlo”, afirmó.

El experto de Naciones Unidas reiteró, además, que el cuerpo constituyente debe efectuar enmiendas legislativas encaminadas a la construcción de políticas públicas y a asegurar un presupuesto digno para desarrollo y necesidades de los pueblos indígenas.

En su participación en la apertura de la XVI Asamblea del Parlamento Indígena de América (PIA), celebrado en esta capital, el 18 y 19 de agosto, el también indígena guatemalteco refirió el compromiso de los diputados y senadores, a fin de erradicar el racismo, la discriminación contra las sociedades originarias y abonar al respeto de los derechos territoriales, económicos y políticos.

El Maya-Quiché apuntó la responsabilidad de los congresistas en la creación de Mecanismos Regionales, que garanticen la aplicación del Convenio 169 de la OIT en especial sobre la consulta, previa libre e informada, así como la referente a la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, que este 13 de septiembre cumplirá nueve años de haber sido aprobada por la Asamblea General de la ONU, y los resultados de la Conferencia Mundial sobre Pueblos Indígenas de 2014.

En entrevista, Alvaro Pop, señaló que el Foro Permanente está trabajando una Guía de Consulta que incorpore elementos básicos que deben acatarse según lo estipulado en el Convenio 169 de la OIT. En la preparación de este instrumento participan la Relatora Especial de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, Victoria Tauli-Corpuz, así como el Mecanismo de Expertos sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas de la ONU.

El mundo se ha planteado un nuevo reto, expresó Alvaro, en referencia al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), de la denominada Agenda 2030, metas sumamente ambiciosas que se podrán cumplir con la articulación de todos los sectores en el mundo.

Y aquí, expuso, es imprescindible la participación activa y permanente de los pueblos indígenas, para la implementación, gestión y seguimiento de las políticas, servicios y programas que afectan el bienestar de sus comunidades, donde tienen un papel preponderante las mujeres y los jóvenes.

Pero, para ello, los gobiernos tienen que fortalecer el diálogo, incluir en estos trabajos a los pueblos indígenas, porque en esos territorios se han preservado sistemas de vida y alimentación para la lucha por la sobrevivencia ante el cambio climático, enfatizó.

De ahí, sostiene, la importancia que, en el actual proceso de los mecanismos de participación de las sociedades originarias en las Naciones Unidas, se continúe con la hoja de ruta para el reconocimiento de los pueblos indígenas como Observadores Permanentes en la Asamblea General de la ONU, como lo tiene Palestina o El Vaticano.

Esta misma categoría, asienta, debe poseer en la Organización de Estados Americanos (OEA). El presidente de Foro Permanente, mencionó que existe una agenda pendiente en cada país para el cumplimiento de la consulta previa libre e informada que necesita consumarse para beneficiar a los pueblos indígenas, su desarrollo y futuro.

Los planes de acción nacionales a construir deben imponer una nueva ética en los mecanismos humanos de acumulación de riqueza, misma que ayudará a agilizar los Objetivos de Desarrollo Sostenible en la Agenda 2030.

Pidió rediseñar los equilibrios entre los Estados, el mercado y la sociedad incorporando a los pueblos indígenas para construir pactos, acuerdos políticos de largo alcance.

Los pactos deben servir para fortalecer la aplicación de los estándares en materia de derechos humanos, un nuevo modelo de gobernanza en el cambio climático, que reconozca a los pueblos indígenas y frene las acciones depredadoras contra los recursos naturales del suelo y subsuelo, para un desarrollo sostenible.

Subrayó que los conocimientos ancestrales, las innovaciones, las prácticas tradicionales de los pueblos indígenas para la conservación y la diversidad biológica, son una oportunidad para la construcción de un nuevo paradigma del desarrollo.

La participación de los pueblos indígenas y de las mujeres, el reconocimiento de los sistemas propios de alimentación, de administración de justicia y toma de decisiones consolidará el camino a un desarrollo sostenible, aseveró.

“Esto es a todo o nada”: Macri.

Mauricio Macri repitió esa consigna, casi de guerra, ante cada funcionario que se le acercó para sugerirle una salida política a fin de superar el conflicto por las tarifas. El Gobierno hace más de un mes y medio que convive con ese martirio que lo condena a un desgaste popular. Muy intenso debate acerca de lo que ocurrirá al ceder la inflación respecto a los niveles de meses anteriores. El macrismo sostiene que se recuperará el consumo, valor clave para las elecciones 2017. La oposición no cree en la recuperación de la actividad. Expresiones de ambos extremos, los economistas Martín Tetaz y Alfredo Zaiat. El gobierno obtuvo 4,6 sobre un máximo posible de 10 puntos. Es un sondeo realizado por IPSOS y la Universidad de San Andrés.
Una puntuación promedio de 4,6, fue el resultado de una encuesta de satisfacción sobre “cómo marchan las cosas en el país”, en una escala de 1 a 10 donde 1 es “muy insatisfecho” y 10 es todo lo contrario. El trabajo fue realizado por la consultora Ipsos, junto con la Universidad de San Andrés. Dentro de este nivel de satisfacción global, aquella vinculada al Poder Ejecutivo, cosechó 4,4 puntos; la satisfacción con el Poder Legislativo, 4,3 y con el Poder Judicial, 4,1. Se trata de la investigación “Indicadores de Satisfacción Político Institucional” (ISPI), que se realizó mediante1001 encuestas online, entre 2 y el 31 de mayo de 2016. La muestra del estudio estuvo compuesta de población argentina conectada a internet, de 16 a 55 años de edad.
De acuerdo con el sondeo, las áreas de política pública con menor satisfacción resultaron: Economía (4 puntos); Seguridad (3,8 puntos) y Empleo (3,7 puntos). Entre los principales problemas que manifestó la gente, se encontraron -según el orden de prioridades- la inflación, la delincuencia, la corrupción, el desempleo, la pobreza y la educación. La puntuación sobre la marcha de las cosas en el país resultó más baja entre los encuestados con mayor cantidad de años (3,2 puntos entre la franja de los 46 a 55 años) y registró un mayor puntaje entre los más jóvenes (5 puntos entre la franja etaria de 16y 17 años). Además, decreció entre la gente de estudios secundarios completos (4,5 puntos) y fue un poco más alta entre los que tienen estudios terciarios incompletos (4,7).
A nivel regional, la puntuación respecto de la satisfacción disminuyó entre los habitantes del Gran Buenos Aires y de la zona cuyana (4,3 puntos) y aumentó en el interior de Buenos Aires, la zona Centro y la Patagonia (4,8 puntos). Considerada la muestra, según niveles socioeconómicos, el mayor puntaje provino de los sectores altos y medios (4,7 puntos) y decreció entre los encuestados de menores recursos, quienes promediaron 4,4 puntos de satisfacción con la coyuntura.
Sería una rareza, casi una extravagancia, sino fuese porque tiene detrás un precedente rigurosamente personal, unos cuantos ajenos y todos incómodos. Federico Sturzenegger dedicó parte del fin de semana pasado a una tarea muy poco frecuente en un banquero central: viajó a La Rioja para tomar fotos de la taruca, también llamada venado andino, de modo de chequear que la imagen que reemplazará a la de Eva Perón en el billete de 100 pesos coincida con la del animal verdadero. El precedente que lo toca en directo y Sturzenegger no quiere repetir viene de cuando en el BCRA pusieron al revés la figura de la ballena franca austral, en un boceto del billete de 200. Tapa en algunos diarios y comentario en todos los noticieros, el desliz salpicó justo a un tipo puntilloso, acostumbrado a cuidar cada detalle. No parece grave cometer un fallido con la especie en extinción que habita el cordón montañoso argentino, salvo por un detalle que es mucho más que un detalle. El Gobierno ya acumula demasiados traspiés –errores no forzados les dicen en el tenis– y, entre ellos, uno que retumba hace un mes largo: las interminables idas y vueltas con el tarifazo al gas.
El Presidente es en estas semanas un hombre diferente al que muchos conocieron en los primeros meses de ejercicio del poder. Ante el problema del tarifazo elude las conciliaciones. En el resto sigue más o menos igual. A un funcionario que lo escuchó hablar sobre la “madre de todas las batallas” se le erizó la piel y congeló la sangre. Quizás porque esa combinación de palabras remitió a otro ex presidente, a otro pleito traumático y a una derivación que terminó marcando toda una época. Néstor Kirchner bautizó de ese modo la pelea con el campo detonada en 2008 por la resolución 125. Esa batalla la perdió finalmente en el Congreso pero le sirvió para inaugurar un ciclo de hostilidades permanentes que se acentuaron con su muerte repentina. Con Cristina Fernández en la soledad del mando. Esa historia no podría repetirse porque el pleito es de otra naturaleza. También las personalidades y la matriz política de Macri y de Kirchner, en demasiados sentidos, no encuentran ninguna equiparación. Sólo los emparentaría ahora el empecinamiento. El Presidente aguarda, antes que nada, un laudo favorable de la Corte Suprema. A partir de ese momento estaría dispuesto a abrir de nuevo sus brazos. El ex presidente empujó, en cambio, la dilucidación de la puja con el campo al Congreso. No vaciló ni cuando su propia tropa se fisuró. La derrota lo hizo aún más hosco.
Macri está convencido de que la política tarifaria es un atributo del Poder Ejecutivo. Es el reconocimiento que espera del máximo Tribunal. Allí las aguas todavía se dividen. Sin esa herramienta considera inviable la posibilidad de recuperar los servicios y concederle racionalidad al costo objetivo que ellos tienen. Sin esa herramienta se hipotecaría la meta de empezar a equilibrar el déficit fiscal. Las cifras blandidas desde el oficialismo asustan. Juan José Aranguren habló de un bache inmediato de $ 22 mil millones si no puede ejecutarse la refacturación con el tope del 400% que fijó el Gobierno, después de la mala praxis que disparó ese incremento por las nubes. Marcos Peña, el jefe de Gabinete, proyecta una valoración global más aterradora. Habla de $ 80 mil millones que significarían un golpe letal para el Gobierno y su idea de reanimar la economía por medio de la obra pública.
Juan José Aranguren, el ministro de Energía, pretendió ponerle punto final a su propio enredo: por resolución, ratificó el tope del 400% para el aumento de las tarifas domiciliarias y el de 500% para las comerciales. Así, metió definitivamente la marcha atrás con ajustes que en el extremo llegaban al 2.000%. Ponerle punto final es una manera de decir, porque el país se ha poblado de amparos judiciales contra el incremento y en un buen número de casos han conseguido frenarlo y hayan llegado a la CSJN. Es una paradoja y al mismo tiempo no lo es que entre quienes acompañan los planteos haya gobernadores, intendentes y dirigentes afines o más o menos afines al Gobierno. Se trata, finalmente, de despegarse y no quedar expuestos políticamente en sus propios territorios.
Energía acudió a una jueza porteña para unificar las demandas y, si fuese posible, esterilizarlas, pero existe una probabilidad grande de que el último tramo de la contienda sea protagonizado por la Corte Suprema. Alrededor baila un paquete de plata enorme. Ese supuesto augura un trámite y un proceso de hibernación prolongados. Si acepta, en los hechos el Tribunal terminaría pagando parte del costo del tarifazo; nada más y nada menos. Y por si ya no hubiese suficiente zafarrancho con el gas, también han empezado a brotar amparos contra el aumento de la electricidad. Proyecciones tomadas de una presentación de Aranguren ubican todo dentro del cuadro adónde va: calculan que entre el gas y la electricidad, el Estado se ahorraría este año alrededor de US$ 8.000 millones en subsidios respecto del gasto de 2015. Es solo una manera de entrarle al problema y si se quiere una manera exagerada de imaginar la pérdida.
Aun así, la preocupación existe. Y lo prueba que en medio de los amparos el propio jefe de Gabinete, Marcos Peña, les haya pedido a los usuarios que “paguen” porque si hay cambios “habrá notas de crédito con la diferencia”. O sea, primero lo primero: pagar las facturas. Cualquiera sabía que la herencia cristikirchnerista incluía un retraso tarifario enorme y subsidios que hacía rato revistaban en la categoría de insostenibles. Tan es así, que macristas y sciolistas tenían resuelto que por ahí pasaría la guadaña del primer ajuste fiscal. Pero era condición necesaria, imprescindible, no pifiarla demasiado con las decisiones; porque provocarían turbulencias políticas y ya de arranque marcarían al nuevo gobierno. Medido por sus efectos, luce evidente que el modelo del Ministerio de Energía ha pifiado demasiado. Si hasta podría afirmarse que el propio Aranguren lo reconoció días atrás, cuando anunció que “en las próximas semanas va a haber una revisión tarifaria integral como no se hizo en las últimas décadas, tanto para gas como para electricidad”. ¿Revisar será igual a retroceder en algún sentido? Quedan pocas dudas, entonces, de que esto que hubo fue un shock urgido por el desastroso estado de las cuentas fiscales y por la decisión de poner allí toda la carga del ajuste. También, que pese a que tuvieron tiempo de sobra los especialistas del PRO necesitan más tiempo para intentar una fórmula mejor.
El macrismo acopia antecedentes jurídicos para adjudicarse la razón. Remite en primer lugar a un fallo de la Corte Suprema votado por unanimidad a mediados de 2013, a raíz de amparos por cargos tarifarios en el gas que iban a ser destinados a la realización de obras de infraestructura. Eran tiempos de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación. Dos de los cinco jueces (Elena Highton y Raúl Zaffaroni, ahora fuera del Tribunal) subrayaron en sus fallos que “esta Corte ha reconocido que la potestad tarifaria reside en el poder administrador”. Opinaron, a propósito, que “ninguna tarifa tiene validez legal sin una ley o decreto que la autorice, pero una vez establecida ella es obligatoria para el público y para el concesionario”. En ese punto los jueces repararon en un dictamen del 2010 de la Procuración General, a cargo entonces de Esteban Righi. Fue eyectado en el 2012 por Cristina con motivo del escándalo Ciccone que hoy mantiene procesado a Amado Boudou. El otro caso también posee como referencia al Ministerio Público. La fiscal ante la Corte Suprema, Irma García Netto, en una causa del 2014 planteada por Camuzzi Gas Pampeana, estableció a fines de abril de este año que el aumento de tarifas constituye una atribución del Gobierno que la Justicia no estaría en aptitud de impedir. Esa apreciación contó con la venia de Alejandra Gils Carbó, quien incluso realizó una serie de consultas entre especialistas. García Netto actuó siempre ligada a ella. Su ascenso como fiscal ante la Corte respondió a dicho vínculo.
El Gobierno se encargó de enviar señales a los jueces de la Corte. Como para asegurarles que su fallo no caería en un vacío. Doce gobernadores respaldaron la reformulación tarifaria. Cinco son peronistas. También se sumó el socialista de Santa Fe, Miguel Lifschitz, valorado por Macri como el más opositor. El ministro de Energía aceptó reunirse con siete ex secretarios de su rubro que criticaron duramente la política energética del cristikirchnerismo. Pero que cuestionaron, además, la impericia macrista. Mensaje también destinado a distender el clima interno. El radicalismo objetó el comportamiento del Ejecutivo. Sin los ruidos que caracterizaron las críticas de Elisa Carrió. La llamada “madre de todas las batallas” tuvo ciertos efectos colaterales para Macri. El oficialismo padeció en la Cámara de Diputados. Allí, por primera vez en siete meses, las oposiciones diversas se juntaron para conseguir quórum y amenazar con un proyecto de rechazo al aumento de las tarifas.
“Más allá de la resolución final del conflicto por el aumento de tarifas, la inflación es el tema recurrente. Si bien la suba de precios se desaceleró y cayó al 2% en julio, como el grueso de las inversiones aún no ha llegado, el ingreso de dólares del exterior no alcanza para hacer consistente el efecto derrame –la gente no lo ve– y percibe en cambio que, además de la inflación, le aumentamos los servicios”. Esta es la preocupación expresada por un diputado nacional del PRO que conoce los movimientos del día a día en materia económica. Un economista de consulta del Gobierno coincide con este diagnóstico: “La inflación núcleo golpea en la modificación de precios relativos (la relación, incidencia y comparación de los valores de algunos productos en relación con otros como, por ejemplo, el valor del pollo en relación con el de la carne, el costo de las bebidas en relación con los alimentos, etc.)”. Esto lleva a que el consumidor se replantee muchos de sus hábitos y se pregunte cuáles son sus verdaderos bienes de primera necesidad. Hoy no está claro cuál es el valor real de las cosas. Hay casos en los que se verifica una diferencia de hasta un 25% en el precio de los productos de consumo, incluso en una misma zona. (…)”. Explica Nelson Castro, en el Bisemanario Perfil.
Optimista sobre la Argentina que viene, escribió Martín Tetaz en el diario El Día, de La Plata: “(…) la única razón por la que el consumo se enfrió y la economía está parada es el shock inflacionario del primer semestre que erosionó fuerte la capacidad adquisitiva de los salarios, hasta que entraron las paritarias. La caída del consumo es la consecuencia de la alta inflación, por lo tanto, no tienen sentido decir que los precios frenan su escalada porque cae el consumo, cuando en realidad la caída del consumo está causada por las fuertes subas. El argumento se torna circular, porque si la inflación cayera por el freno en el consumo, entonces ahora con la recuperación del consumo volverían por lo tanto a subir los precios. En este contexto aparecen dos datos que pueden hacer que la inflación sea sorpresivamente incluso más baja de lo que todos esperan en los próximos meses. El primero tiene que ver con la economía brasileña donde aparentemente lo peor de la crisis ya pasó y el dólar que en enero salía 4,10 Reales, se apreció cerrando esta semana a 3,19 billetes locales por cada uno norteamericano, que a los efectos comparativos y para que se entienda mejor, es como si en Argentina hubiera estado a $16 en diciembre y ahora estuviera a $12. Un dólar más barato en Brasil quiere decir que nuestras exportaciones al principal socio del Mercosur son más competitivas y que las importaciones que vienen de ese destino llegan más caras, dándole más margen a los productores nacionales que compiten contra los productos brasileños.”
“Por esta razón, el dólar en nuestro país no necesita estar tan caro y la competitividad cambiaria se banca una caída en el precio de las divisas. Pensemos que el Banco Central en el primer semestre del año compró 8.000 millones de dólares y que si no hubiera sido por esa intervención hoy el billete verde sería mucho más barato. Pero con el Real brasileño poniéndose más caro y la inflación en baja en nuestro mercado interno, el Banco Central ya no necesita seguir comprando tanta moneda extranjera para sostener el precio y lo puede dejar bajar. Lo interesante es que cada vez que el BCRA compra dólares debe emitir pesos para pagarlos, lo cual o bien genera más inflación, o bien hace subir las tasas de interés, si luego el Central quiere aspirar esos pesos colocando las famosas LEBACS. Entonces si la autoridad monetaria puede dejar que el dólar baje, habrá menos inflación y tasas de interés más bajas en la economía por el canal monetario. A su turno, el dólar más bajo opera como ancla por el canal comercial evitando que suban los precios de los bienes potencialmente importables o exportables, lo cual refuerza la baja de la inflación. El segundo dato relevante es que el freno de la inflación (y la posibilidad de bajar las tasas) depende también de la demanda de dinero, que son los pesos que la gente necesita para hacer transacciones. Por razones obvias, cuando la actividad económica se contrae cae la demanda de dinero, porque no se hacen tantas operaciones y no se necesitan tantos medios de pago” sigue explicando Tetyaz.
“La novedad es que en el primer semestre el gasto público solo subió un 26%, lo cual, en un contexto de una inflación mucho más alta, quiere decir que en términos reales las erogaciones del estado se contrajeron. En el segundo semestre se espera una expansión del gasto por la reactivación de la obra pública, el pago a los jubilados y el impacto de las paritarias, de modo que es plausible pensar que la demanda de dinero crezca, empujando aún más la inflación a la baja y dándole margen al Banco Central para bajar más las tasas. Si el escenario que estamos conjeturando ocurre, la inflación del último trimestre será mucho más baja de lo que todos esperan y conjuntamente con un dólar más barato y tasas más bajas, el consumo podría rebotar fuerte, empujando la demanda agregada,” termina aclarando.
Crítico acerca de la Argentina que viene, el economista Alfredo Zaiat escribió en el diario ultra K Página/12: “Los hogares no pudieron sostener su nivel de consumo, la frecuencia (de compras) siguió cayendo y el volumen se contrajo debido a que los hogares no tuvieron la capacidad de incrementar el tamaño de sus compras por primera vez desde fines del 2014”, explica Federico Filipponi, director comercial de Kantar Worldpanel. Kantar Worldpanel avanza en la evaluación realizando una segmentación de los consumidores por nivel de ingresos. Es un dato que permite una comprensión más amplia de la situación para evaluar cómo han impactado las medidas económicas. El saldo de esa investigación no ayuda a Macri para alejar el convencimiento mayoritario de que está liderando un gobierno para ricos. Kantar Worldpanel indica que “el único nivel socioeconómico que pudo sostener su consumo fue el alto+medio –que comprende al 22 por ciento de la población–, el resto realizó ajustes, los cuales fueron mayores a medida que se desciende en la pirámide de ingresos, siendo los hogares de menores recursos los más afectados”.
La desagregación de la evolución del consumo masivo por nivel socioeconómico en el primer semestre del año realizado por Kantar Worldpanel es el siguiente: Alto+medio: 1%. Medio bajo: -4%. Bajo superior: -6%. Bajo inferior: -9%. Otros informes señalan una caída del consumo más pronunciada de la indicada por esa consultora internacional, advirtiendo que esa tendencia se mantuvo al comienzo del segundo semestre. El Instituto de Trabajo y Economía de la Fundación Germán Abdala presentó su Indicador Mensual de Consumo con una disminución del 5,0 por ciento en julio respecto al mismo mes del año anterior, lo que implica la séptima caída consecutiva. El índice se elabora a partir de un conjunto de variables con elevada correlación con el consumo privado: crédito real al sector privado, ventas de autos nacionales, componentes de la recaudación tributaria, ventas minoristas, entre otros. El acumulado desde diciembre ofrece un dato impactante: caída del 8 por ciento. Siguiendo la estratificación social de consumidores de Kantar Worldpanel, los sectores medios y bajos han registrado una poda aún mayor (del 12 al 16 por ciento) en sus niveles de consumo con el índice del ITE de la Fundación Germán Abdala.
En esa misma línea analítica, el informe de Cifra-CTA explica que los distintos indicadores de consumo no sólo presentan una tendencia negativa desde fines del año pasado, sino que además se ha profundizado a lo largo de los meses. El motivo principal señalado por los investigadores de ese centro de estudios es la contracción de los salarios reales que afectaron sensiblemente los niveles de consumo de la población. El Gobierno de las expectativas no está logrando el objetivo de mejorarlas ni en el ánimo de consumidores ni en la confianza de comerciantes e industriales. Los indicadores de consumo continúan en sendero negativo, la información de caída de facturación y cierre de locales es cada vez más intensa y los índices de producción industrial en el semestre registra retrocesos en casi todos los rubros. Con una economía que ha ingresado en un círculo vicioso de deterioro y alcanzada por todas las trampas que entrega un ajuste ortodoxo, la principal herramienta de política económica del gobierno es intervenir en la formación de expectativas con declaraciones insólitas. El presidente Mauricio Macri afirma que la economía está arrancando. El ministro de Finanzas y Deshacienda, Alfonso Prat Gay, informa que la tasa de inflación se está desacelerando. El ministro de Producción, Francisco Cabrera, anuncia nuevas inversiones. El Jefe de Gabinete de ministros, Marcos Peña, asegura que lo peor ya pasó.
Estos deseos del oficialismo están colisionando con las cifras de indicadores económicos y sociales que se han empecinado en castigar la fe macrista. El gobierno apunta igualmente a generar expectativas positivas para que los agentes económicos que hoy están padeciendo el ajuste se convenzan de que las perspectivas son favorables, aunque no haya ninguna señal en ese sentido. El manejo de las expectativas de una sociedad constituye un factor relevante para la aceptación de determinada política económica. El macrismo pone mucho énfasis en intervenir en la orientación de las expectativas hacia un estado de ánimo positivo y en sostener la credibilidad de la política económica. La debilidad de ese enfoque es que minimiza la dinámica social de las relaciones de poder desigual que existen en una sociedad. Presenta como receta mágica que un simple anuncio de que se reducirá la expansión monetaria o el gasto público se traducirá en el descenso de la inflación. La legión de economistas que ha desembarcado en diferentes áreas del gobierno es apasionada de lo que se conoce a nivel académico como “expectativas racionales”. Argumentan que cuando los agentes económicos comprueban que se cumplen esas y otras promesas del dogma ortodoxo reaccionarán positivamente. (…)”. Termina explicando el artículo de Página/12.
Pero era condición necesaria, imprescindible, no pifiarla demasiado con las decisiones; porque provocarían turbulencias políticas y ya de arranque marcarían al nuevo gobierno. Medido por sus efectos, luce evidente que el modelo del Ministerio de Energía ha pifiado demasiado. Si hasta podría afirmarse que el propio Aranguren lo reconoció días atrás, cuando anunció que “en las próximas semanas va a haber una revisión tarifaria integral como no se hizo en las últimas décadas, tanto para gas como para electricidad”. ¿Revisar será igual a retroceder en algún sentido? Quedan pocas dudas, entonces, de que esto que hubo fue un shock urgido por el desastroso estado de las cuentas fiscales y por la decisión de poner allí toda la carga del ajuste. También, que pese a que tuvieron tiempo de sobra los especialistas del PRO necesitan más tiempo para intentar una fórmula mejor. Hoy Aranguren concurrió al Congreso y nada cambió. Todo depende ahora de la CSJN por el “¡Esto es a todo o nada!”, explicitado por el señor presidente. ¿Y ahora como sigue la película?

Buenos Aires, 16 de agosto de 2016.
Arq. José M. García Rozado. Ex Subsecretario de Estado
MPJIRucci – LIGA FEDERAL – Peronismo Verdadero

Argentina: Inflación, dólar, tasas y la economía estancada.


PARTE 1ª

Los jefes de Gabinete tienen como misión justificar lo que hacen los Presidentes, a rajatablas: ocurrió con Eduardo Bauzá, Jorge Rodríguez, Rodolfo Terragno, Christian Colombo, Alfredo Atanasof, Alberto Fernández, Aníbal Fernández, Jorge Capitanich, Sergio Massa. Ahora es el turno de Marcos Peña, quien advirtió: “Tarde o temprano tendrán que pagar el gas”. Sobre los datos de ANSeS: “Lo que hicimos es absolutamente transparente y legal, y que es costumbre. Por ahí estos diputados no saben que la Anses durante el gobierno anterior hizo más de 40 convenios de cesión de datos de contacto a gobiernos provinciales y empresas privadas como Banelco, por ejemplo”. Sobre el Macri-Tinelli: “Marcelo es un referente de nuestra comunidad. El encuentro no tiene más dramatismo que el de un encuentro de 2 personas que se encontrara a charlar de muchos temas”. El expresidente del Banco Central, cercano a Cambiemos, estimó que el valor del dólar actual es inconveniente para las exportaciones argentinas, en especial para las pymes. Dijo que el Gobierno no “ha acertado” aún en despejar la “incertidumbre” que frena las inversiones. El jefe de Gobierno, Horacio Rodríguez Larreta, evalúa adelantar las elecciones porteñas. La caída en la imagen de Mauricio Macri y la preocupación por la posible participación de Martín Lousteau son los principales motivos.

Descripción: Descripción: Antes se hablaba de “segundo semestre”: ahora, de 2017 (DyN)Descripción: Descripción: http://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2016/06/01/gonzalez-fraga.jpg

El Gobierno reconoce que la reactivación aún no llegó. Así sucede en los distintos niveles de la conducción económica: En la Jefatura de Gabinete admiten que el año está jugado y el crecimiento se percibirá en 2017 más allá de cierta recuperación en el último trimestre. El Presidente Mauricio Macri lo dijo públicamente días atrás: “En el final del segundo semestre vamos a ver signos de futuro crecimiento. El año que viene vamos a crecer 3 o 3,5%”. En los distintos ministerios que llevan la agenda económica ven algo similar o, incluso, una foto más cruda que la de la Casa Rosada: ni siquiera al final del segundo semestre habrá brotes verdes y la apuesta pasó para 2017. En el Banco Central descartan una recuperación para el corto plazo aunque sí para el año próximo de la mano de las exportaciones y un incremento de la inversión. ¿Qué explica la demora de la reactivación? Básicamente el desplome del consumo. La turbina número uno de la actividad económica en la Argentina es el consumo privado, que representa el 67% del PBI según un cálculo de la consultora LCG (ver infografía). Esto quiere decir que si el consumo crece 1% el producto lo hará 0,67%. El consumo viene cayendo y de hecho en junio lo hizo 5,9%. ¿El motivo? La pérdida del poder adquisitivo por el salto inflacionario.
El otro componente de relevancia es el consumo público (gasto público). Allí hubo rubros que crecieron por debajo de la inflación en el primer semestre, como los salarios y los subsidios, mientras que las jubilaciones crecieron al ritmo de la inflación. Otro rubro que aporta a la generación de valor agregado en la economía argentina es el sector externo. Pero este es casi nulo porque las exportaciones son casi compensadas por las importaciones. Un ejemplo sucede en la industria automotriz. “Pero además, las exportaciones van a estar condicionadas por un mundo en bajo crecimiento, con el principal socio comercial sumido en una crisis económica y política de una magnitud difícil de cuantificar y el tipo de cambio estará más caro que competitivo”, explica Agustín Bruno, economista de la consultora LCG. Finalmente, restan los canales del crédito y de la obra pública. Las políticas del Gobierno no alentaron su aporte al crecimiento hasta el momento. El Banco Central parece sentirse cómodo con las tasas por arriba del 30% y la inversión en infraestructura ha sido uno de los componentes menos dinámicos del gasto público en el primer semestre. La obra pública aporta 3,6% al PBI.
El economista y expresidente del Banco Central Javier González Fraga estimó este jueves que el tipo de cambio actual es inconveniente para las exportaciones argentinas, en especial para las pymes. Según el economista cercano a Cambiemos, el valor del dólar “no termina de convencer” y que “mucha gente hubiera esperado un dólar más cerca de 20”. Actualmente, el dólar se ubica alrededor de los $15, precio que -dijo, en relación al dólar paralelo que era el único de acceso libre- “está por debajo de lo que estaba un año atrás, a pesar del 40% de inflación de los últimos 12 meses”. “El empresario busca competitividad, defenderse de las importaciones, y tener acceso a los mercados externos”, sostuvo. Por otro lado, González Fraga manifestó su confianza en que “este gobierno no tenga una política de importaciones ingenua como en los ’90”, y resaltó que espera que “haya una importante protección a la actividad industrial nacional”. El economista dijo en declaraciones a la prensa que “la inversión pública requería del acuerdo con los holdouts para destrabar los préstamos de los organismos internacionales. Esa plata está llegando. Hay un boom de obra pública que es parte de la inversión”. “En lo que hace a la inversión privada, se nota mucho interés en la cantidad de empresarios que están yendo a Buenos Aires y a otras partes del país. Desde petróleo, minería, hasta consumo; y hay un interés sobre todo las empresas de servicios públicos que se pasaron diez años sin invertir: autopistas privatizadas, electricidad, gas”, añadió. No obstante, explicó que ”hay muchísimos factores que hoy están frenando la inversión y hay incertidumbre, también política, que creo que se va a ir despejando muy lentamente. Creo que el juego de la inversión es complicado, donde el Gobierno no ha acertado todavía”.
En la Casa Rosada aseguran tener datos firmes sobre la baja de la inflación en julio. Y en el Banco Central aseguran que con la cantidad de dinero creciendo al 17,5%, como lo viene haciendo, el camino descendente de la inflación está asegurado. Los datos cobran relevancia pero más aún la idea oficial de que el esquema antiflacionario enfrentará una prueba difícil en los próximos meses. Dentro y fuera del Gobierno existe la convicción de que el titular del Banco Central, Federico Sturzenegger, es el que lleva la batuta en materia de lucha contra la inflación con su política de reducir la cantidad de dinero y mantener relativamente altas las tasas de interés. De hecho, anteayer y cuando las expectativas sobre los aumentos de precios aparecen moderadas, el Central decidió mantener en 30,25% anual las tasas de las letras que sirven cómo indicador del costo del dinero en el mercado. Esa política, que merece reparos de algunos ministros, es avalada con claridad por el presidente Mauricio Macri y por su mano derecha, el jefe de Gabinete, Marcos Peña. Las críticas a la política de contracción monetaria y tasas altas provienen de economistas y funcionarios que piden una baja más rápida de las tasas de interés, en el intento de abaratar el costo de los créditos y favorecer una reactivación de la actividad económica que aún aparece lejana. La mayoría de los datos de actividad del primer semestre dan para abajo y no se notan los “brotes verdes” que permitan prever alguna mejora, al menos, hasta los tres últimos meses del año.
Los pronósticos inflacionarios de julio varían bastante entre los privados y los oficiales. Las estimaciones preliminares de las consultoras Elypsis y Bein marcan un aumento del costo de vida entre 1,7 y 1,9 por ciento, con una baja sensible del ritmo de suba respecto del mes anterior, mientras que el índice de la Ciudad crecería en torno de 2,3%. El del INDEC se mantiene sin filtraciones. En el Central están convencidos de que, a poco de consolidarse una supuesta baja de la inflación, aparecerán reclamos empresarios por una suba del dólar para favorecer las exportaciones, licuar el poder de compra de los salarios o frenar importaciones. Pero, creen que no tendrán éxito. Dicen en el Gobierno que la economía está frente a “un verdadero cambio de régimen” que es la persistencia del esquema de contracción monetaria (en la creencia de que reducir la cantidad de dinero hará bajar la inflación) y tipo de cambio flotante. Aseguran que Macri está convencido de ese esquema y que, aunque las presiones serán grandes, no cambiará porque el Presidente está mirando el largo plazo. ¡Fuera del Gobierno, las dudas se agigantan!
Por un lado, porque si la inflación no baja rápido, el atraso del tipo de cambio se profundizaría y comenzarían las dudas sobre la viabilidad en el mediano plazo del esquema. Y por el otro, porque existe la impresión de que Macri ya tiene en la cabeza las elecciones legislativas del año próximo e intentará que una mejora de la economía lo ayude. La discusión sobre la posibilidad de que el dólar se vuelva a atrasar va en ascenso, pero en el corto plazo parecería inevitable. Es fuerte el ingreso de dólares por especulación, inversión y salida al mercado de las provincias. Y se espera que el blanqueo tenga éxito. En otras palabras, el país tendría asegurado el abastecimiento de dólares en el corto plazo y la posibilidad de un dólar girando en torno a los $ 15 un tiempo más no parece descabellada. Incluso desde afuera del Gobierno va cobrando forma la crítica que dice que las tasas altas y el dólar relativamente atrasado son casi los únicos dos instrumentos en la lucha antiinflacionaria de corto plazo. El resto lo hizo la caída del poder de compra de los salarios después de la devaluación y el aumento de tarifas. Pero en ese punto surgen los interrogantes sobre los pasos económicos de Macri con la mirada puesta en 2017.

Descripción: Descripción: http://cdn.urgente24.com/sites/default/files/notas/2016/07/28/sinceramiento.jpgDescripción: Descripción: Exportaciones

La evolución del PBI en los últimos años demuestra que la política económica reciente transita ciclos bianuales, cayendo en los años pares, en los que no hay elecciones, para recuperarse en los impares, de comicios legislativos o presidenciales. Esa regla no escrita demostraría que los gobiernos intentan devaluar y hacer caer el poder de compra de los sueldos en los años pares para impulsar el resultado opuesto en los impares. Así, por esa regla de los opuestos, si este año el dólar y la inflación le ganan al aumento de los salarios, para 2017 habría que prever el resultado contrario. O sea, que los sueldos aumenten por encima del dólar y de la inflación. Desde ya, los funcionarios negarán que ese razonamiento tenga algo que ver con lo que piensan la Casa Rosada o el Banco Central. Las señales que emite el Central apuntan a reiterar que no les preocupa el precio del dólar y tal vez lo hacen por tener la certeza de que cuentan con el financiamiento suficiente para sostener el dólar en el valor que quieran. Pero, aseguran, están buscando imponer la idea de que se trata de un nuevo esquema, que no se cambiará y al que habrá que adaptarse. Mientras tanto, cerca del jefe de Gabinete se sigue con atención cuántos gremios y por cuánto firmaron las paritarias con aumentos que caen en la segunda parte del año. Los empleados de la administración pública, por ejemplo, acordaron que la paritaria se completa con un 12% en agosto, los trabajadores rurales con un 16% en septiembre, la alimentación con 11,9% en noviembre y comercio con 16% en septiembre. Son algunos de los gremios que completan los aumentos salariales anuales a partir de julio y su mejora en el poder de compra, frente a una inflación declinante, se constituye en un argumento de peso para esperar alguna mejora en el consumo en la última parte del año.
¿Qué se esperan los economistas para el año? Fausto Spotorno estima que el PBI caiga 2,4% en el tercer trimestre y se estabilice en el cuarto. Para todo el año ve una contracción de 1,3%. Bruno estima que el producto caerá 2%. ¿Y en el Gobierno? Que las exportaciones recuperen terreno porque el daño sufrido en los últimos años fue más producto del cepo que del atraso del dólar. De hecho, Mario Quintana, secretario de la Jefatura de Gabinete, admitió esta semana que la Argentina tendrá un tipo de cambio apreciado para rato. El Banco Central comparte esa visión sobre las exportaciones y dólar. Gobierno y privados esperan un repunte de la inversión. Aunque su contribución al crecimiento será baja: si la inversión crece 1%, el PBI lo haría sólo 0,17%. En mayo, se redujo en 40.114 personas el número trabajadores ocupados en el sector privado formal, de acuerdo a los datos del Ministerio Trabajo. De 6.175.368 empleados en relación de dependencia en abril, bajó a 6.135.254 en mayo. A su vez, en junio, también volvió a caer el empleo privado en blanco: la baja fue del 0,1% con relación a mayo y del 0,3% la disminución interanual, según lo relevado por la Encuesta de Indicadores Laborales (EIL) del Ministerio de Trabajo, Empleo y Seguridad Social. En mayo, las ramas de actividad que presentaron mayor contracción del nivel de trabajo registrado fueron: Servicios Empresariales, Inmobiliarios y de Alquiler ( más de 11 mil trabajadores); Industria manufacturera (10 mil); Agricultura y Ganadería (6 mil); y los sectores de Comercio y Hoteles y Restaurantes (cerca de 5 mil cada uno). La construcción volvió a resignar unos 2.000 empleos.
“En la comparación interanual, se advierte una contracción de cerca de 59.840 asalariados formales con respecto al mismo mes del año anterior, lo cual implica una reducción anual del 1% del total de los trabajadores bajo relación de dependencia”, dice el informe oficial de la cartera que conduce Jorge Triaca. En tanto, en la comparación interanual, la rama de la construcción es la responsable de la mayor parte de los puestos de trabajo. Con relación a enero que registró 6.194.084 trabajadores privados en blanco, la caída suma 58.830 ocupados menos. Trabajo realiza la Encuesta en aproximadamente 3000 empresas y anticipa la cifra nacional que luego declara la totalidad de los empleadores ante la AFIP/Seguridad Social. La mayor caída del empleo afecta a la rama de la construcción. El informe de Trabajo dice que “del conjunto de los aglomerados relevados se explica, en parte, por la variación negativa que se presenta en el Gran Buenos Aires (-0,6%), cuyo peso en la participación del empleo relevado por la EIL alcanza el 71%. En los aglomerados del interior se relevaron variaciones anuales negativas en: En el análisis por rama, registraron variaciones positivas respecto de mayo de 2015 en Transporte, Almacenaje y Comunicaciones (+3,0%); Servicios Comunales, Sociales y Personales (+2,9%) y Servicios Financieros y a las Empresas (+1,4%). En tanto hubo variaciones negativas en Construcción (-11,3%); Comercio, Restaurantes y Hoteles (-0,4%) e Industria Manufacturera (-2,4%).”
En cuanto a las expectativas de las empresas sobre la evolución de sus dotaciones, el 85% de las firmas no esperan variaciones en sus plantillas para los próximos tres meses, dice Trabajo. Los empleados de la administración pública, por ejemplo, acordaron que la paritaria se completa con un 12% en agosto, los trabajadores rurales con un 16% en septiembre, la alimentación con 11,9% en noviembre y comercio con 16% en septiembre. Son algunos de los gremios que completan los aumentos salariales anuales a partir de julio y su mejora en el poder de compra, frente a una inflación declinante, se constituye en un argumento de peso para esperar alguna mejora en el consumo en la última parte del año. En materia económica, después de la celeridad en la salida del cepo cambiario y en el cierre del acuerdo con los fondos buitre, los resultados van ahora mucho más lento, tanto para bajar la inflación cómo para visualizar una mejora de la actividad. Pero en el mientras tanto; “hasta que no se resuelva el fallo no hay que pagar el gas”, decía le jefe de Gabinete, Marcos Peña, hace unos días. Pero ahora él se rectificó: “Tarde o temprano se van a tener que pagar las facturas de gas. (…) Si uno quiere pagar ahora, para no acumular y pagar todo junto después”. Los Jefes de Gabinete de Ministros de la Nación, desde la creación del cargo por la Constitución Nacional 1994, se han limitado a esa función, sustitutos de voceros presidenciales, explicadores de comportamientos o polémicos o inexplicables de los Presidentes. En declaraciones a Radio Mitre, Peña reiteró que la Argentina atraviesa una difícil situación y que, por tal motivo, se declaró la emergencia energética: “Gran parte de la falta de gas tiene que ver con que se promovió la idea del: consumí toda la luz y el gas que quieras que no lo paga nadie; eso lo promovió la ex presidente”.
Peña cree que el Gobierno hizo un “avance importante” y que la sociedad debe entender que “esto no es gratis. Vamos rumbo a un proceso de mejora de los servicios públicos, que haga que el que consume mucho pague lo que vale y el que no pueda, tenga una tarifa social”. El jefe de Gabinete de Ministros insistió en la necesidad de “tomar conciencia de lo que se paga, por qué se paga y qué se subsidia. Sobre el gas cerca de un 30% se sigue subsidiando, con la luz casi un 60% y con el transporte (subte y colectivos) entre un 40% y 50 por ciento”. Respecto del tema ANSeS: A los diputados nacionales del Frente para la Victoria (FPV) que lo denunciaron en la justicia por incumplimiento de los deberes de funcionario público y abuso de autoridad, les respondió: “Lo que hicimos es absolutamente transparente y legal, y que es costumbre. Por ahí estos diputados no saben que la Anses durante el gobierno anterior hizo más de 40 convenios de cesión de datos de contacto a gobiernos provinciales y empresas privadas como Banelco, por ejemplo”. Él dijo también que le dan “tristeza” las críticas de la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, quien acusó al gobierno nacional de crear un “Estado policial”, y sostuvo que siente un “enorme alivio al saber que no nos gobierna más una persona con ese nivel de distorsión de la realidad”. “No sé qué objetivo persigue (la ex mandataria), por qué esas contradicciones y mentiras, pero es un problema de ella. Nosotros estamos concentrados en gobernar”, sostuvo Peña. Peña ratificó que entre la información de la ANSeS compartida “no hay datos sensibles o confidenciales sobre la seguridad social” y que “se busca mejorar la capacidad del Estado para mejorar la comunicación con los ciudadanos”. ¡La realidad muestra que existe indudablemente –y no por lo que dicen las denuncias de los diputados del FpV o CFK- notoria “pérdida de libertades así como intromisiones inconstitucionales” en la vida privada de los Argentinos!

PARTE 2ª

La reparación histórica a los jubilados fue el envase legislativo del blanqueo que lanzó el gobierno ofreciéndoles a los argentinos que ocultaron divisas “bien-habidas” en el exterior que las repatríen antes que los convenios internacionales de intercambio de información bancaria, entre los fiscos nacionales y las Unidades de Información Financiera (UIF) que investigan los delitos de lavado de activos, terminen de cercarlos. Lo presenta así como un costo de oportunidad para evitar supuestos males mayores, más que como un imán que atraiga capitales nacionales ocultos a fin de que participen y ganen con el desarrollo del país. Pero desde alguna consultora advirtieron al presidente Macri que, ante el cepo coyuntural en que se encuentra su gobierno con el tipo de cambio bajo y la presión fiscal muy alta, en un contexto inflacionario rebelde, algunos inversionistas manifestaron que preferirían adoptar una doble nacionalidad y blanquear en otros países, que le dieran más seguridad en el tiempo, y que inclusive los mismos paraísos fiscales están ofreciendo blanquear con ellos otorgándoles ciudadanías paralela. Hoy daría la impresión de que si hubiera alguna fórmula de rentabilidad a extraer de un mix entre la tasa de interés futura y eventuales beneficios en las liquidaciones de impuestos estaría al alcance de muy pocos expertos o selectos allegados al ámbito bursátil con llegada a Nicolás Caputo. Tampoco el denominado chiquitaje parece estar hoy en el foco de la atención oficial. Huelga una propuesta movilizadora para tentarlo a invertir las sumas exentas del cargo del 10%, de US$ 100 mil, por lo que le queda un mercado inmobiliario muy restringido, en el que los desarrolladores no disponen de reglas superadoras, lo mismo que las alternativas financieras de siempre, n o dejan mayores motivos para la euforia.
El Instituto para el Desarrollo Social Argentino (Idesa), advirtió en su último informe que los subsidios económicos explican el 85% del déficit fiscal, a pesar de los aumentos en los servicios públicos. En mayo, la consultora KPMG precisó que los subsidios al sector energético en Argentina ascendieron a los US$20 mil millones entre 2005 y 2015. Además, advirtió que en el último año (2015) representaron el 61% del total de subvenciones del Estado a la economía, algo que sumado a las tarifas congeladas, determinaron el deterioro de las empresas del sector y fueron uno de los principales factores del déficit público. Por su parte, Idesa indicó que “la persistencia de la inflación alerta sobre la importancia de reducir la emisión monetaria que se deriva del elevado déficit fiscal. En el corto plazo, esto se puede lograr acelerando la reducción de los subsidios económicos. De todas formas, el desafío más importante y complejo es transformar la organización del sector público eliminando los impuestos más inequitativos y distorsivos y profesionalizando al Estado para que brinde más y mejores servicios”.
El informe Idesa, continúa así: “En la primera mitad del año se tomaron decisiones económicas importantes tendientes a normalizar la economía. Entre las más destacadas aparecen la regularización del comercio exterior levantando trabas burocráticas y liberando el mercado cambiario, el restablecimiento de las relaciones con la comunidad financiera internacional, el inicio en la resolución de las deudas con los jubilados, la reducción de la presión impositiva en algunos impuestos y la reconstrucción del sistema estadístico nacional. Sin embargo, la persistencia de la inflación sigue produciendo daños sociales e incertidumbre. La inflación deriva de varios factores. El más importante es que los gastos del sector público nacional superan ampliamente a los ingresos. Esto obliga a contraer más préstamos y emitir sin respaldo. Bajo estas condiciones fiscales, el Banco Central no tiene posibilidades de reducir el aumento de precios a niveles más tolerables. De aquí la importancia de monitorear la evolución de las cuentas públicas. En esta dirección, según datos publicados por la Asociación Argentina de Presupuesto (ASAP) referidas al primer semestre del año 2016 se observa para el sector público nacional que: a. Los ingresos totales fueron $698 mil millones (28% mayor respecto al año anterior) y los egresos $830 mil millones (31% mayor respecto al año anterior). b. Así el déficit financiero fue de $132 mil millones o un 45% más alto que el registrado en el primer semestre del año 2015. c. Los subsidios económicos (a la luz, gas, agua, transporte y empresas públicas) ascienden a $113 mil millones.
Estos datos muestran que durante el primer semestre del año los ingresos crecieron por debajo de las erogaciones aumentando el desequilibrio en las cuentas públicas. En el corto plazo, es difícil lograr aumentos significativos de los ingresos y existen potentes inercias en varios componentes del gasto público, como las prestaciones de la seguridad social, salarios y transferencias a universidades que suman más de la mitad del gasto público nacional. Por eso, una reducción más veloz del déficit fiscal exige avanzar sobre los subsidios económicos. En este sentido, es muy relevante notar que los subsidios económicos equivalen al 85% del déficit total. Resalta la importancia estratégica de asumir con seriedad y racionalidad la revisión de los subsidios a la electricidad, el gas, el agua, los colectivos, los trenes y las empresas del Estado donde se destacan Aerolíneas Argentinas y la empresa de carbón Río Turbio. Los desentendimientos ocurridos con la tarifa de gas muestran que, por ahora, en los tres poderes del Estado prevalece en materia de subsidios la improvisación y el oportunismo en lugar de un accionar coordinado y sustentado en criterios técnicos. La reducción de los subsidios requiere del Poder Ejecutivo una regla trasparente y simple que lleve gradualmente las tarifas al nivel que permita cubrir el costo del servicio y un mecanismo ágil y equitativo para el acceso de las familias más vulnerables a la tarifa social. Del Poder Legislativo se requiere responsabilidad en lugar de iniciativas más impregnadas de oportunismo que de racionalidad. Del Poder Judicial se exige preservar al ciudadano de actos arbitrarios pero sin caer en la tentación demagógica de prohibir aumentos de precios sin respaldo de una mínima consideración por la sostenibilidad económica de la decisión.
De todas formas, el equilibrio fiscal es una condición necesaria pero no suficiente para el desarrollo social. El desafío trasciende los subsidios. Desde los tres niveles del Estado se impone una muy alta presión tributaria que se contrapone con la muy pobre calidad de servicios que reciben los ciudadanos. Por eso, es clave revisar el sistema tributario, como las cargas sociales que desalientan el empleo formal, el impuesto al cheque que desalienta las transacciones electrónicas y los impuestos a los ingresos brutos provinciales y tasas municipales que se superponen con el IVA gravando hasta tres veces una misma venta. En paralelo hay que dar racionalidad al uso del recurso público reformando el sistema previsional y evitando superposición de roles entre la nación y las provincias en temas estratégicos como educación, salud, seguridad, vivienda y otras inversiones sociales. Junio fue un mes adverso para el comercio exterior argentino, con un primer semestre que dejó un saldo positivo, pero menor al esperado, con un retroceso en las exportaciones industriales. El mes pasado, las exportaciones tuvieron un brusca caída del 13%, por menores cantidades vendidas y menores precios, y afectaron, según el INDEC, “a todos los grandes rubros: productos primarios, manufacturas de origen agropecuario, manufacturas de origen industrial y combustibles y energía”. Y también cayeron las importaciones – un 10,9%- pero por el descenso de los precios porque se importaron mayores volúmenes, en especial bienes de consumo y autos. Por estas razones, se achicó el superávit que descendió de U$S 286 millones alcanzados en junio de 2015 a U$S 126 millones el mes pasado.
Con estos números, el semestre cerró con menores exportaciones y menores importaciones pero con un superávit de U$S 479 millones, menor al esperado, cuando en enero-junio de 2015 había arrojado un déficit de U$S 483 millones. El balance semestral muestra un mejor desempeño de las exportaciones de productos primarios (+ 9,6%), como cereales, tabaco, hortalizas y legumbres y lanas. Una performance casi neutra en alimentos (+ 3,7%) por mayores ventas de grasas y aceites y caídas en lácteos, mientras registraron una fuerte caída los bienes industriales (-15,9%), en especial calzado, textiles, siderurgia, autos y autopartes y combustibles y energía (-30,8%) pero por baja de los precios porque se importaron mayores volúmenes y cantidades. Por la baja de los precios, la cuenta importadora de energía se redujo en unos U$S 1.000 millones. Por el lado de las importaciones sobresalieron el fuerte incremento de las compras de autos (+ 45,7% en cantidades) y bienes de consumo (+ 22,2%), combustibles y lubricantes (+14,7%) y bienes de capital (+7%). Por países, en enero-junio, se destaca la caída de las ventas a Brasil (-20,7%) y aumento del 2,2% en las compras desde ese país. Así el déficit con Brasil fue de U$S 2.418 millones, cuando un año antes había sido de U$S 1.167 millones. Las mayores caídas en las ventas a Brasil fueron en bienes industriales – calzado, químicos, textiles, y material de transporte– y en grasas y aceites lubricantes.
También con China se registró en el semestre un déficit de U$S 2.879 millones. Las exportaciones bajaron un 17,4%, y las importaciones crecieron un 4,2%, en especial por las compras de piezas y accesorios y bienes de consumo. Con la Unión Europea el déficit sumó U$S 529 millones, con el NAFTA el rojo fue de U$S 268 millones, mientras con la región asiática el superávit totalizó U$S 309 millones. Según el INDEC, si entre enero y junio de 2016 se hubieran mantenido los precios de iguales meses de 2015, el saldo positivo de U$S 479 millones hubiera sido deficitario en 483 millones. Así, la reversión del resultado comercial este año se debió a una mejora o ganancias en los términos de intercambio de U$S 1.369 millones. Además ya había sido adelantado: un jubilado pidió un amparo a la justicia federal de la seguridad social contra la ley 27260, para que se suspenda su aplicación y por último se declare su inconstitucionalidad. El jubilado es el abogado y ex director del Centro Interamericano de Estudios de Seguridad Social, Miguel Ángel Fernández Pastor, que esa mañana del (1/08) ofreció declaraciones radiales. En su intervención en AM 950 Belgrano, Fernández Pastor expresó: “Con el amparo que presenté se pagarían las sentencias sin usar el fondo de sustentabilidad, pero no tiene nada que ver con las sentencias.” En tanto, remarcó: “Este amparo es un grito desesperado para que no se lleven el fondo de garantías se sustentabilidad, que acumuló hasta el momento 770 mil millones de pesos.”
El amparo sostiene que esa ley destruirá el Fondo de Garantía de Sustentabilidad y que al mismo tiempo disminuirán los recursos impositivos, lo cual afectará la ley 26417 de movilidad previsional. Fernández Pastor cuestiona la Declaración de Emergencia en Materia de Litigios dad Previsional por tres años del artículo 2 de la ley, porque sostiene que permitirá al gobierno legislar en materia de religiosidad previsional sin intervención del Congreso, dado que el artículo 76 de la Constitución prohíbe la delegación legislativa en el Poder Ejecutivo “salvo en materias determinadas de administración o de emergencia pública con plazo fijado para su ejercicio”. “Esta ley, escondida atrás del pago de sentencias intenta quedarse con este fondo. Como esto es ley, el único camino que queda es que la justicia declare inconstitucional la emergencia, que tiene gran importancia en materia legal porque el Parlamento le transfiere al Poder Ejecutivo la capacidad de legislar”, enumeró el abogado. “En segundo lugar, debe declarar inconstitucional que con el fondo se paguen los retroactivos de la sentencia que le corresponden por ley de presupuesto al Poder Ejecutivo pagarlo con fondos propios; pagar el flujo de esa sentencia y que brinde la posibilidad de pagar cualquier tipo de gasto en materia de seguridad social o previsional a través del fondo de garantías de sustentabilidad”, agregó. “El Poder Ejecutivo no puede dejar de pagar estas cuestiones sin utilizar el fondo de garantías de sustentabilidad”, subrayó Fernández Pastor.
Además, adelantó: “En dos años no queda más fondo de garantías de sustentabilidad. Los jubilados no se benefician con esto porque la disminución de impuestos implica una baja de la ley de movilidad y todo ese esfuerzo que se hace no se ve recuperado en el haber, por lo que los jubilados perderán cada vez más poder adquisitivo”, sostuvo el abogado. “Nos haría sentir muy bien que el juez le de curso al amparo, sino estas cinco cuestiones van a quedar suspendidas en el tiempo mientras se discute el fondo de la cuestión. Si se termina confirmando se van a pagar las sentencias pero el dinero no saldrá del fondo de garantías de sustentabilidad sino del tesoro nacional”, concluyó. Con un sistema previsional que cubre a más del 97 por ciento de las personas en edad de jubilarse, no tiene déficit y un fondo de garantía de 770.000 millones de pesos que asegura que sea sustentable, no hay causas objetivas que motiven la declaración del estado de emergencia. En consecuencia, las verdaderas motivaciones hay que buscarlas en el resto de la ley. Fernández Pastor las encuentra en el artículo 28, sobre el uso del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), que contempla la venta de sus activos para pagar tanto el stock de sentencias homologadas judicialmente cuanto el flujo mensual de haberes, que dada la emergencia podría disponerse con una mera resolución.
Aún resta que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), el Banco Central (BCRA), la ANSeS y la Comisión Nacional de Valores (CNV) difundan sus normativas sobre el Régimen de Sinceramiento Fiscal. Aquí la normativa publicada en el Boletín Oficial y a continuación un repaso por el análisis de varios medios: “Infobae, hace hincapié en quienes tienen juicios por bienes o activos no declarados: Aún falta que la AFIP, el Banco Central, la ANSES y la Comisión Nacional de Valores den a conocer sus propias regulaciones sobre la norma, el Decreto 895 del Ministerio de Hacienda ya deja algunos indicios sobre cómo funcionará el sistema. La principal novedad es la posibilidad que se dará de acceder al blanqueo a aquellas personas que hoy estén en juicio por poseer bienes o activos no declarados. El decreto también amplía la fecha límite de preexistencia de los activos no declarados. La reglamentación ratifica además los principales puntos de los dos bonos pensados para aquellas personas que ingresen al blanqueo aprobado por el Congreso: un bono en dólares a tres años, intransferible y con 0% de interés (a adquirirse desde el 30 de septiembre) y otro bono en dólares a siete años, intransferible y no negociable durante sus primeros cuatro años con un 1% de interés (a adquirirse a partir del 31 de diciembre).” Por su parte “Diario BAE, destaca el valor del dólar: AFIP tomará como referencia el dólar a $14,70 para valuar las tenencias de moneda extranjera. Es el tipo de cambio del Banco Nación del día que se promulgó el blanqueo. El mercado financiero espera especialmente la resolución de la CNV porque evacuará varias dudas que se mantienen en la city: si los bonos a tres y siete años tendrán cupo, si se permitirá invertir en un fondo de renta fija en primer año antes de direccionar los fondos exteriorizados a la economía real y si se permitirá la suscripción de los bonos desde el exterior.
El periodista Ismael Bermúdez en Clarín: “En la AFIP destacan que aunque hay plazo hasta el 31 de marzo de 2017 para adherir al Régimen de Sinceramiento Fiscal, hay plazos más cortos. Por ejemplo, la regularización a través de la compra del bono a 3 años debe hacerse antes del 30 de septiembre, y en el caso del dinero en efectivo debe ser depositado en una cuenta bancaria especial antes del 31 de octubre. Para la suscripción del bono a 7 años hay plazo hasta el 31 de diciembre de 2016. La compra del bono a 3 años no devenga interés (cupón 0), es intransferible y no negociable y el contribuyente queda exento del pago del impuesto. El dinero en efectivo en moneda nacional o extranjera queda blanqueado si se deposita en una cuenta especial bancaria antes del 31 de octubre y deben quedar en dicha cuenta durante 6 meses, pudiendo liberar parte o todo ese dinero si el contribuyente compra un bien registrable, como una propiedad o auto. El blanqueo de dinero en efectivo paga un impuesto del 10% antes del 31 de diciembre o del 15% entre enero y marzo de 2017, salvo que el monto blanqueado total sea inferior a los $ 305.000 (equivalente a unos 20.000 dólares). En este caso no paga impuesto, mientras si el monto es inferior a $ 800.000,- (unos u$s 50.000) por el total blanqueado se paga la tasa del 5 % Se permite que el impuesto del 10% o del 15% pueda ser abonado con una parte depósito blanqueado. Por su parte, quienes blanqueen dinero depositado en alguna entidad financiera o títulos en el exterior no están obligados a ingresarlos al país, debiendo pagar la tasa del 10% (antes del 31 de diciembre) o 15% (entre enero y marzo 2017).”
Agencia Noticias Argentinas entrevistó al consultor económico Gabriel Rubinstein: “El director de la consultora Rubinstein y Asociados pronosticó que el blanqueo de capitales será “exitoso”, aunque advirtió que el gobierno “no podrá cumplir” las metas de inflación y déficit fiscal proyectadas para el fin de su mandato. Aclaró que “no se puede saber a cuánto llegará” el blanqueo de capitales, al sostener que se “debe conocer la reglamentación final, para saber si permanece la tesitura positiva de alentar la participación”. Estimó que el blanqueo “va a superar” los 60.000 millones de dólares, al considerar que “hay un contexto de factores internacionales favorables”. Pero hecha la ley, ¿dónde estará la trampa? Claves del blanqueo. Es por demás sugestivo que una auditora y consultora con sofisticado expertise internacional en impuestos, como BDO Argentina, enviara a sus primeras espadas, el socio director Sergio Crivelli, y al encargado del área Impuesto & Legales, Alberto Mastandrea, a pintar al blanqueo recién sancionado como un negocio de oportunidad para capitales ocultos, antes que como una alternativa de inversión para atraerlos. El estrecho contacto con sus clientes, bancos, entidades financieras y compañías de seguros, en el cumplimiento del marco regulatorio, como en el logro de sus objetivos de negocios, hizo que el experto en esos menesteres lanzara la advertencia: “En general, se percibe que los empresarios están convencidos que nos dirigimos a un mundo cada vez más transparente y, en ese sentido, resultará más difícil escapar de los regímenes automáticos de información que se lanzan a partir del 2017”.
Para afirmar aún más esa hipótesis según cual este blanqueo se presenta como “la última Coca-Cola del desierto”, su jefe sentenció: “El Régimen de Sinceramiento Fiscal significa mucho más que un simple blanqueo de capitales; tenemos una gran oportunidad para revisar nuestra situación patrimonial, regularizando los temas impositivos y protegiendo nuestros bienes de cara al futuro, teniendo en cuenta los riesgos internaciones, nacionales, de nuestra actividad comercial o profesional y la situación familiar”. Es evidente que la urgente apelación lanzada por los auditores globales está principalmente dirigida a multinacionales que liquidan los impuestos de toda la organización donde les dan más facilidades y les cobran menos, como Luxemburgo, La Haya, Delaware (próxima a Washington DC, donde más de 200 mil empresas liquidan impuestos). Y en segundo término, a grandes inversores individuales. Luego, el gran debate: ¿Es cierto que USA ingresará al convenio de intercambio informativo? Porque muchos afirman que no es cierto, y que el Reino Unido en los tiempos del Brexit, tampoco. Por si faltaran enigmas, también dicen que los bancos de USA y Europa, con las tasas negativas, prefieren sacarse de encima las cuentas de menos de US$ 2 millones, mayor a eso las retienen. En la movida pueden perder los nuevos paraísos fiscales (por ejemplo Panamá) y los saldos bancarios bajos en términos relativos, pero no los paraísos tradicionales ni los ‘peces gordos’.
Puesto en palabras de Crivelli: “No es casual que este Sinceramiento Fiscal se presente en un momento donde el conjunto de las economías globales esté encarando un proceso de mayor transparencia”. A lo que agrega: “Los fiscos de cada país están trabajando juntos para lograr una mayor equidad intentando evitar la evasión y la asignación de los impuestos a quienes les corresponden en función al lugar donde se han generado las ganancias. En este contexto están comenzando a operar los convenios de información en el sistema financiero, entre los fiscos nacionales y las Unidades de Información Financiera que investigan los delitos de lavado de activos”. Sólo desde ese lugar se entiende el optimismo de Mastandrea sobre el éxito de la medida: “Entendemos que superará el piso de los US$ 20.000 millones que sostiene el Gobierno”. Coincide con lo que estiman los grandes bancos globales, a partir de las consultas que recibieron de su clientela. ¡Pero blanqueo no equivale a repatriación! Hay gente consultando sobre la doble ciudadanía tributaria. Corralito exento del 10%. Uno de los más importantes operadores internacionales que actúa en el país cursó a su cartera una circular en la que advierte que “no es conveniente suscribir los bonos de la exteriorización, dada la liquidez y rentabilidad actual de los activos argentinos alternativos de mismo riesgo y duración promedio ponderada”. Se refiere al bono a 7 años que “recibe” e inmoviliza sin costo financiero alguno a los capitales que ingresen para blanquearse, con la finalidad de que no se conviertan en golondrinas y especulen contra un mercado financiero acotado como el nuestro.
La ganancia de entrar voluntariamente en esta suerte de “corralito” es no pagar el impuesto del 10% a la exteriorización de bienes sin obligación de hacer una inversión específica. Desde una óptica puramente financiera, lo desaconsejan frente a la alternativa de asumir aquel derecho de admisión pero pudiendo disponer del beneficio extra en términos de liquidez. En ese caso, aquella porción del capital que blanqueen personas físicas que tributó el 10% pasa a estar sujeta a impuestos cuando se la destina a activos argentinos (y de otras jurisdicciones) que se encuentran exentos de los impuestos relevantes. La consigna parece ser “apúrense en asegurarse un lugar en el refugio antes de marzo próximo, y ya el país le irá creando condiciones para que deriven recursos hacia los fondos comunes que se irán preparando para administrar este tipo de inversiones”. ¡Ocultamiento minorista! El llamado “chiquitaje” no encaja en este planteo. El cerca del millón de residentes argentinos que posee cuenta sobre todo en Uruguay, cuyo saldo no llega a los US$ 200.000, no cuenta por ahora con demasiadas opciones atractivas para invertir en el país el capital que exteriorice. Aunque sea 0 el costo de blanquear cuentas bancarias con dinero, bonos, acciones u otro tipo de valores que se declaren, o si opta por la suscripción de bonos nacionales a tasas mínimas, o nulas, o la inversión en determinados Fondos Comunes de Inversión, el contribuyente sabe que hacia delante deberá pagar impuestos sobre el patrimonio ampliado. Es decir, le empiezan a correr el Impuesto a las Ganancias sobre las rentas que generen dichos activos, si quedan alcanzadas por el tributo, y Bienes Personales, por el valor de los mismos al 31/12 de cada año, al menos hasta 2018.
Puede ser que si afloja un poco la inflación bajen las tasas de interés y suban en consecuencia los bonos en circulación o que el gobierno haga uso de la flexibilidad de que dispone para reglamentar que le permita mejorar las condiciones de emisión de los bonos de la exteriorización agregando otros beneficios para hacerlos más atractivos, pero es una especulación sólo aplicable del año que viene en adelante. De ahí que para medir los efectos en el mercado de la ley harían falta no menos de 2 años, y de manera indirecta capitalizando nuevos desarrollos o mediante inversiones en fondos o bonos que fondeen créditos y proyectos inmobiliarios y/o de infraestructura. Es la razón por la cual en la plaza financiera local no se cree que en una primera etapa el blanqueo pase de los US$ 4.000 millones. Tomando a los certificados de depósito para inversión de la gestión K, se habían colocado en total al 02/06, 44.931, por un monto de US$ 2.492 millones y ya fueron pagados 38.487 por US$ 2.222 millones. Nadie olvida, además, que quienes blanquearon durante la última parte del kirchnerismo a través de los Cedines todavía hoy son requisados por la AFIP con reclamos que se pensaba que habrían terminado con ese movimiento. Esa referencia es un punto de partida que toma la actividad inmobiliaria para hacer cuentas, aunque asumen que los fondos no van a migrar masivamente a reactivar la compraventa de inmuebles o a la constitución de fondos de inversión directa (FID) en nuevos proyectos, y probablemente sean necesarios plazos de 2 o 3 años para ver sus resultados, pues es el tiempo que se suele tomar para inversiones en nuevos proyectos, desarrollos, fondos o bonos para sustentar créditos y proyectos inmobiliarios o de infraestructura.
En este aspecto, el sistema para el desarrollo inmobiliario que habilite a sinceramientos a tasa 0 no es de inversión directa, sino que requiere de un vehículo como los fondos comunes de inversión, que tienen importantes requisitos formales y de gestión que no están al alcance de la mayoría de los desarrolladores. Y como los Cedines dejaron de enseñanza, la posibilidad de inversión directa en inmuebles existentes por parte de gente que blanquee, aunque en este caso pagando la tasa prevista, dependerá del grado de aceptación que tenga. Reporte Inmobiliario hace hincapié en que podrían reactivarse los desarrollos de menor escala, relacionados con primeras viviendas, oficinas medias o de impacto social, al permitirse regularizar montos menores sin penalidades. ¡Los Premium esperan para competir con Miami! La publicación especializada que dirige el arquitecto José Rozados –que nada tiene que ver con el autor de este artículo- define como determinante para el sector el ingreso de capitales de origen legal pero no declarado ya que “podría reactivar los proyectos de inversión dirigidos al segmento premium del mercado, hoy opacado frente a la competencia de ciudades como Miami”. Sin embargo, para una segunda etapa del proceso de exteriorización a punto de iniciarse aparecen unos 50.000 argentinos que tienen propiedades en Uruguay, unos 10.000 en Miami, más otros 5.000 con departamentos o casas en Nueva York, París o Chile. También se estima en unos 70.000 argentinos los que tienen propiedades en el país y nunca las declararon. A un promedio de US$ 200.000 por propiedad en el exterior y US$ 100.000 en Argentina, un sinceramiento total por todo concepto de las propiedades llegaría a unos US$ 20.000 millones, y como la tasa de blanquear inmuebles es del 5%, la recaudación potencial en este renglón sería de unos US$ 1.000 millones.
Pero hasta alcanzar esos números ideales, la realidad muestra que la renta que ofrecen los bonos argentinos ronda el 7% anual en dólares, mientras el promedio por alquiler que dan las propiedades se ubica en torno del 3,5% anual. La cuenta es sencilla: US$ 100 invertidos en 2011 representarían hoy US$ 104 si los destinó a inmuebles (US$ 83 dólares de capital y US$ 21 de alquileres cobrados, si efectivamente fue así) y US$ 150 si los colocó en bonos argentinos (US$100 de capital inicial más US$ 50 de intereses acumulados). Este año nada cambió, salvo la expectativa. En mayo se cobró 0,25% mensual de alquiler, contra un avance del 4,2% mensual, según los precios del INdEC, y del 5% según el índice elaborado por la Ciudad de Buenos Aires. Lo cierto es que la inversión en títulos públicos está exenta, y la inversión inmobiliaria está, y estará, castigada. La construcción de obra nueva permanece dormida. Según el índice Construya, la venta de materiales de la construcción creció 3,16% en mayo contra abril (un punto por debajo de la inflación) y mayo contra mayo acusa un derrumbe del 12,5% anual. Y si bien los créditos hipotecarios se vienen promocionando hasta el hartazgo, los préstamos efectivos que van apareciendo a cuentagotas y, a partir de ahora, con un INdEC que potenciará todavía más el costo del UVI (sistema de ajuste lanzado por el BCRA), la multiplicación crediticia quedará todavía más en veremos. En base al nivel de actividad, los constructores declararon tener 368.983 trabajadores registrados, 9,8% menos que hace un año.
Según el Colegio de Escribanos de la Ciudad de Buenos Aires, la escritura promedio se firmó por un máximo de US$ 110.000 en 2011, se desbarrancó hasta US$ 54.000 en 2013 (cuando el mercado suponía que íbamos rumbo a Venezuela), luego se inició una gran remontada por el recambio presidencial, logrando otra vez US$ 100.000 por escritura en momentos del balotaje, pero otra vez hacia abajo, en la zona de los US$ 91.700 en los últimos registros ofrecidos en mayo. Mientras en los 4 primeros meses de 2011 se firmaban 4.312 escrituras por mes, desde ahí se cayó a apenas 2.233 escrituras en 2014, 2.241 en 2015 y este año ha mejorado 14,9% hasta 2.576 escrituras mensuales. O sea, se sigue operando casi la mitad de lo que se operaba y los precios están abandonando los máximos. El Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, por su parte, informó que la escritura promedio se firmó por un máximo de US$ 60.000 en 2011, desde ahí se desbarrancó hasta US$ 24.000 en 2014, remontó fuerte con el recambio presidencial hasta US$ 46.000 en el momento del balotaje y hoy está nuevamente en baja, en la zona de los US$ 37.000. En cuanto a cantidad de operaciones, en 2011 -antes del cepo cambiario- se firmaban en la provincia 7.552 escrituras por mes, luego se cayó a 4.271 escrituras en 2014, mejoró a 5.551 escrituras en 2015 y a 5.991 escrituras en 2016, con una mejora de apenas 7,9% en los últimos 12 meses.
Repaso del sector inmobiliario: “Saber Invertir”, que dirige Luis Varela, hizo un relevamiento para ver dónde está realmente parado el mercado inmobiliario en vísperas de la vigencia de la nueva ley: “El primer semestre fue un poco lento pero se siguió adelante con las obras y la búsqueda de nuevos proyectos. La idea es que empiecen a llegar inversiones y la gente invierta más. Hay varios grupos que demostraron interés y hay tendencia a querer invertir más hacia fin de año o principios del que viene”, dice Ariel Wasserman, director de BW Group. El gerente Comercial de Ayres, Martín Fabiani, cuenta que durante la primera mitad del año “se movió de manera pareja: lotes, oficinas y condominios de vivienda”. En Pilar, la empresa construye Ayres Vila, lifestyle center que avanza con Vilahaus, cinco módulos de residencias. Los primeros tres se entregarían en diciembre mientras que los otros dos, en marzo del próximo año, mes en el que también tendrá finalizado Skyglass 3, edificio de 90 oficinas con un basamento comercial de 1.500 m2. Respecto a los sectores concretando operaciones, Wasserman sostiene que los argentinos están en “un momento de adecuación a una nueva economía. Lo que es para clase media baja está más frenado y ABC1 se mueve, pero lento. Proyectos bien ubicados y con buenas propuestas entusiasman a la gente”. BW Group lanzará a fin de año un nuevo emprendimiento en Palermo Hollywood: un edificio multifunción con 14.000 m2 de oficinas, parking para 216 autos, locales comerciales y ocho salas de cine. Wasserman explica su experiencia de venta en dos de las obras que tiene en marcha, en Vicente López (View) y Barrio Norte (The Edge), que desarrolla junto a KWZ. En la primera se entregaron departamentos durante el primer semestre, pero las ventas “estuvieron frenadas” ya que, como hay que tomar posesión, se necesita desembolsar todo el dinero. En tanto, “se movieron más” las operaciones en la otra obra, donde se puede financiar una parte en cuotas porque las unidades se finalizarán en octubre.”
Dentro del nicho de productos vacacionales, Enrique Shaw, vicepresidente de Pinamar SA, apunta que “hay pocas transacciones por parte de compradores finales de lotes unifamiliares, pero se mueve el mercado de inversores que toman posiciones para luego construir. Sucede mucho más que antes, sobre todo respecto de quienes construyen productos multifamiliares. Hay expectativa y consultas pero esperan a que se definan los nuevos escenarios”. La firma ofrece loteos de productos unifamiliares en el norte de esa ciudad costera, en los barrios Los Álamos, Isla del Golf y Tridente. En multifamiliar, tienen el loteo Náyades en el centro de Pinamar. El director Ejecutivo de Comasa, Bruno Martino, avanza con la construcción de las residencias Vilanova Haedo, el complejo Vilanova Office y tiene en carpeta lanzar Vilanova Ramos, Manzana II. Según su experiencia, “hubo una tasa de conversión baja” durante el 1er. semestre dado que “el nivel de transacciones fue moderado”, pero se mantuvo “muy elevado el nivel de consultas”. Diego Migliorisi, socio gerente de la inmobiliaria que lleva su apellido, puntualiza que las consultas en todos los segmentos aumentaron 40% interanual: “El mercado va recuperando la confianza. Pero la lucha contra la inflación es aún una asignatura pendiente”. Para Graciana Calcavecchia, gerente Comercial de la constructora CRIBA, “el impulso que pareció tener la actividad a finales de 2015 como consecuencia de la liberación del cepo no se vio reflejado en el primer semestre” No obstante, aclara, siguen en marcha los proyectos que ya estaban lanzados y “hay una buena perspectiva para los que se están por comenzar, aunque a un ritmo un poco más lento”.
Francisco Altgelt, VP de Altgelt Negocios Inmobiliarios, destaca que el cambio de Gobierno, el levantamiento del cepo y la estabilidad del dólar generaron un mayor movimiento, sobre todo en el mercado del usado: “Reaparecieron los compradores de los departamentos de hasta 150 m2 y volvió a utilizarse el boleto como instrumento de pago”. David Cipolla, director de la inmobiliaria homónima, detalla que “en lo que respecta a ventas, hubo mucho movimiento de unidades chicas compradas por inversores, de 1, 2 y 3 ambientes en Las Cañitas, Palermo, Belgrano y Núñez. También de 3 y 4 dormitorios, donde familias que venían retrasando el proceso de mudanza lo concretaron”. El presidente de GNV Group, Alejandro Ginevra, se muestra confiado: “El segmento de lujo tiene sus pequeños altibajos pero funciona. Este semestre se vendió como en los últimos años”. El grupo desarrolla el megacomplejo Madero Harbour, en 8 hectáreas del dique 1 de Puerto Madero, que comprende residencias (a US$ 7.000 el m2) y 4 torres corporativas bajo la marca World Trade Center -2 ya están inauguradas y el segundo par se entregará el mes que viene con todas sus unidades vendidas salvo 1oficina. El proyecto incluye áreas comerciales (en funcionamiento) y un shopping en etapa de presentación de planos ante el Gobierno porteño para tenerlo listo en 30 meses. El mes próximo inician las obras para construir Harbour Tower, edificio de 50 pisos con 150 viviendas y amenities de lujo y para 2017 se sumará el inicio de un hotel de 120 habitaciones con residencias operado por una cadena internacional. Los fondos de inversión en USA parecen estar bien predispuestos a traer capitales al país, aunque esperarán el momento oportuno que es cuando se clarifique la situación y pasen las discusiones por el aumento de las tarifas y el blanqueo.
¡Se entiende ahora: ¿dónde está la trampa de este “nuevo” blanqueo? Y además: ¿cuál es la política económica? Creo que el Gobierno carece de “Política”!

Buenos Aires, 2 de agosto de 2016.

El rol geopolítico de Cuba en el escenario post Obama

El presidente Obama saluda a la gente de La Habana Vieja, Cuba, el domingo, 20 de marzo de 2016. (Foto oficial de la Casa Blanca tomada por Pete Souza)

 

Las medidas cosméticas tomadas por la Administración Obama en su Primer Mandato Presidencial siguiendo la estela de la Administración Clinton (relajación de las comunicaciones y el aumento del envío de remesas a la isla así como el inicio de una ronda de conversaciones sobre temas de inmigración), dejaban intacto al bloqueo y no cambian sustancialmente la política de Washington, aunque reflejaban el consenso de amplios sectores del pueblo norteamericano a favor de un cambio de política hacia la Isla auspiciado por la decisión del régimen cubano de terminar con el paternalismo estatal y permitir la libre iniciativa y el trabajo por cuenta propia. Sin embargo, la renovación automática por parte de EEUU por un año más del embargo comercial a la isla atentarían contra el vigente sistema financiero y político internacional y podrían suponer para Cuba pérdidas estimadas en cerca de 50.000 millones de $, abocando al régimen de Raúl Castro a la asfixia económica, por lo que la Administración Obama habría empezado a moverse entre bambalinas para lograr instaurar las bases de una nueva doctrina “interpares” en las relaciones bilaterales EEUU-Cuba. Obama habría encontrado en el Papa Francisco un estrecho colaborador en su ardua tarea de sustituir la diplomacia de las armas por el diálogo y el consenso. y no ha ocultado el afecto que siente por el Papa y le ha llamado un “líder transformador” cuya influencia ha trascendido a la comunidad católica. Así, el Papa ha adoptado muchas de los temas que Obama ha tratado de avanzar, incluyendo el calentamiento global, la pobreza y el enfoque diplomático con Cuba, Sira e Irán.

En concreto, Bergoglio habría participado discretamente en la secreta negociación llevada a cabo entre Cuba y EEUU para romper el deshielo entre ambos países mediante el intercambio de Alan Gross y un oficial estadounidense por tres miembros de “Los 5”, seguido de la desaparición de Cuba de la lista estadounidense de Países Terroristas y de la posterior apertura de Embajadas aunque en la agenda Obama estaría apuntado como “perentorio”, el finiquito de un bloqueo que dura ya 53 años y que corre el riesgo de convertirse en endémico, con las perniciosos efectos colaterales que ello podría conllevar. El cese del bloqueo de Estados Unidos contra Cuba, exigido por vigésimo cuarto año consecutivo en la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas y aprobado de forma abrumadora por 191 votos a favor y 2 en contra (EEUU e Israel), reafirma la libertad de comercio y navegación ante un bloqueo anacrónico instaurado por Kennedy en 1.962 y que habría supuesto para la Isla unas pérdidas directas e indirectas estimadas en 110.000 millones $ según el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y más de un Billón $ según el Gobierno cubano). Así, según Prensa Latina, entre mayo de 2012 y abril de 2013, las perdidas causadas por el bloqueo a la salud pública cubana serían de 39 millones $ debido a la imperiosa necesidad de adquirir medicamentos e instrumental en mercados lejanos.

Venezuela y el Petrocaribe

En Venezuela asistimos a una imposible cohabitación política y a una división casi simétrica de la sociedad venezolana que será aprovechado por EEUU para implantar “el caos constructivo de Brzezinski” mediante una sistemática e intensa campaña desestabilizadora que incluirá el desabastecimiento selectivos de artículos de primera necesidad, la amplificación en los medios de la creciente inseguridad ciudadana, el intento de revocación del mandato presidencial de Maduro y la posterior petición al Ejército para que se erija en “salvador de la Patria”, plan diseñado por la CIA y que contando con la inestimable ayuda logística de Colombia (convertida en el portaaviones continental de EEUU), podría llegar a finiquitar el régimen post-chavista. Así, el acuerdo chino-venezolano por el que la empresa petro-química estatal china Sinopec invertirá 14.000 millones de dólares para lograr una producción diaria de petróleo en 200.000 barriles diarios de crudo en la Faja Petrolífera del Orinoco, (considerado el yacimiento petrolero más abundante del mundo), sería un misil en la línea de flotación de la geopolítica global de EEUU cuyo objetivo inequívoco sería secar las fuentes energéticas de China, por lo que en el 2017 podríamos asistir a un intento de golpe de mano de la CIA contra Maduro para finiquitar el legado chavista, logrando de paso EEUU la desaparición del cordón umbilical energético que mantenía la llama bolivariana en los países de América Central y Caribe.

Petrocaribe fue creado en 2005 por iniciativa de Venezuela con el objetivo de suministrar combustibles a los países miembros en condiciones ventajosas de pago, como créditos blandos y bajas tasas de interés y estaría integrado por 18 países (incluidos Honduras, Guatemala, Cuba, Nicaragua, República Dominicana, Haití, Belice y una decena de islas del Caribe) y según las autoridades venezolanas, el país exportaba 100.000 barriles diarios a los países del bloque que generaban una factura de 4.000 millones de dólares, de la cual una parte se paga en “efectivo” y el resto estaría subsidiado. Sin embargo, la nueva estrategia de EEUU sería estrechar lazos comerciales y militares con los países de Petrocaribe ante el peligro de contagio mimético de los ideales revolucionarios chavistas al depender en exclusiva de la venezolana Petrocaribe para su abastecimiento energético, empezando por el presidente dominicano Danilo Medina. Así, según la agencia EFE, el secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, en una conferencia sobre energía y cambio climático en el centro de estudios Atlantic Council de Washington afirmó que “si Petrocaribe llegara a caer debido a los acontecimientos en Venezuela, podríamos acabar con una grave crisis humanitaria en nuestra región” y el pasado enero, el Gobierno estadounidense celebró una Cumbre de Seguridad Energética en el Caribe en la que instó a los países de la región a diversificar sus fuentes de energía, confiar más en las inversiones privadas y reducir así su dependencia de Petrocaribe. Todo ello serían esbozos del nuevo boceto que que se estaría ya perfilando para América Latina en el nuevo escenario post-Obama y en el que EEUU procederá a implementar la política del Big Stick o “Gran Garrote”, sistema que desde principios del siglo XX ha regido la política hegemónica de Estados Unidos sobre América Latina, siguiendo la Doctrina Monroe ,“América para los Americanos”. Estaríamos pues en vísperas de la irrupción en el escenario geopolítico de América Latina de una nueva ola desestabilizadora cuyos primeros bocetos ya están perfilados y que terminará de dibujarse en esta década) y que tendrán a Honduras, Paraguay y Brasil como paradigmas de los llamados “golpes virtuales o postmodernos “que protagonizará EEUU en esta década en el nuevo escenario panamericano y que podrían tener su continuidad con la inhabilitación de Maduro en el 2017.

Nueva estrategia de Putin en el Caribe

Moscú es actualmente el noveno socio comercial de la Habana con intercambios valorados en 224 millones de dólares en 2011 y y como prólogo a su visita, la Duma rusa habría ratificado la condonación de la deuda de Cuba con la URSS estimada en 35.200 millones $ y el resto (3.520 millones $ será abonado por Cuba en diez años y reinvertido por Rusia en la economía cubana. Putin se reunió con Raúl y Fidel Castro para abordar temas concernientes a la cooperación técnico-militar entre Moscú y La Habana y tratar asimismo temas como la cooperación energética, transporte, aviación, espacio y salud además de firmar varios acuerdos. Según rt.com, Rusia estaría negociando instalar sus bases militares con Cuba, Venezuela y Nicaragua con el objetivo inequívoco de ampliar el radio militar ruso, pues según el analista Lajos Szaszdi ”la apertura de la bases en el exterior es necesaria para la disuasión estratégica de Rusia, la inteligencia, así como para verificar los acuerdos del desarme y también determinar qué planes hay de parte del Pentágono en caso de operaciones o intervenciones en el extranjero” y tras el retorno al endemismo recurrente de la Guerra Fría con EEUU, Putin ha empezado a mover las piezas para desestabilizar el llamado “patio trasero” de EEUU. Así, la renovación automática por parte de EEUU por un año más del embargo comercial a la isla atentarían contra el vigente sistema financiero y político internacional y podrían suponer para Cuba pérdidas estimadas en cerca de 50.000 millones de $, abocando al régimen de Raúl Castro a la asfixia económica por lo que podría surgir el desapego afectivo del régimen cubano respecto a Obama. Caso de producirse la desafección de Cuba respecto a EEUU, dicho vacío será aprovechado por Putin para firmar un nuevo tratado de colaboración militar ruso-cubana (rememorando el Pacto Secreto firmado en 1.960 en Moscú entre Raúl Castro y Jruschov)que incluiría la instalación de una base de Radares en la abandonada base militar de Lourdes para escuchar cómodamente los susurros de Washington y la instalación de bases dotadas con misiles Iskander, pudiendo revivirse la Crisis de los Misiles Kennedy-Jruschev (octubre, 1.962) y la posterior firma con Jrushchov del Acuerdo de Suspensión de Pruebas Nucleares (1962), con lo que la Isla se verá obligada a refugiarse de nuevo en una hermética y autocrática insularidad que le volvería a aislar de la escena internacional hasta la muerte de Fidel y Raúl Castro.

GERMÁN GORRAIZ LÓPEZ-Analista

Los que van a morir se saludan

Dr. Darsi Ferret
Miami, Florida. 23 de julio de 2016.
La Convención Republicana, que se realiza por estos días en Cleveland, me recuerda a esos lamentables varamientos de ballenas. Es como si en vez de una manada de cetáceos encallando en la arena, se tratara de un Partido asistiendo al suicidio colectivo bajo las luces, cámaras, micrófonos y el foco de la atención mundial.
Como era de esperar, el magno evento ha servido a los republicanos para coronar a Donald Trump y depositar en él las esperanzas de ganar la Casa Blanca y así llegar al codiciado premio gordo de conducir por cuatro años el destino de la gran nación. Tambien muestra las pugnas y divisiones rancias en el establishment, inferidas por las notables ausencias.
El homenajeado, Trump, durante toda la campaña ha exhibido y dado rienda suelta a su mayor cualidad, el excentricismo. Jamás ha ocupado cargo público y se proyecta no como político, sino como lo que es, todo un showman al mejor estilo Hollywoodense.
Su discurso está plagado de demagogia y de la barata, aunque vende en el mercado. Sus promesas se concretan a consignas manipuladoras que ni siquiera se molesta en inventarse una explicación de cómo haría para materializarlas. Construir un muro fronterizo y pasarle el cheque al otro lado, acabar con el terrorismo, retornar las empresas al país, desmontar los acuerdos económicos que no benefician a EEUU… son algunas de sus declaraciones estrellas.
Su slogan: “hacer grande a EEUU otra vez”… es todo un contrasentido. En qué momento la nación americana dejó de ser la más poderosa e influyente del mundo? Por citar solo un elemento, hasta hace poco, en 2008, EEUU producía unos 5 millones de barriles de petróleo diario y hoy pasa los 11 millones, por lo que ocupa la primera plaza como productor mundial, al desplazar a Rusia y Arabia Saudí a los segundo y tercer puestos en el ranking mundial. Todo indica que en esta materia en poco tiempo se volverá autosustentable, y ello gracias a algo tan anodino como el Fracking y las rocas de esquisto.
En plena era de la informática y el conocimiento, la potencia americana no tiene igual y bajo su patente desarrolla lo más novedoso salido de las tecnologías y la aplicación de estas en el desarrollo industrial, las investigaciones y descubrimientos de toda índole.
Es la única nación desarrollada que dejo atrás la turbulencia de la crisis mundial del 2008 y hoy crece con paso firme y estable. En cambio, Europa todavía ando dando tumbos y no acaba de encontrar el camino del crecimiento esperado.
Volviendo al tema, el Partido Republicano acaba de mostrar su hoja de ruta. Opta por la decisión de acelerar en reversa. Junto a Trump, sostiene la bandera de la política antiinmigrante, antiaborto y antigay. Le agregan a esa agenda habitual el alabar las políticas proteccionistas y de aislamiento internacional. Y, por supuesto, aderezan el potaje partidista regresando a la propagación de un discurso beligerante que resulta risible, no por ser retrógrado, sino por la imposibilidad de ejercer tal rol en el contexto actual.
La Globalización, el Internet, las redes sociales y demás modernas tecnologías han empujado a la Humanidad a una nueva era. Hoy, los paradigmas y esquemas que funcionaban antes se han despedazado y son otros los conceptos y dinámicas.
Ya no se hace estado de opinión sólo desde las formaciones políticas establecidas o desde los grandes medios informativos. Cualquiera con un simple celular puede generar una tormenta a nivel mundial, y los hechos se viven en tiempo real aunque sucedan en latitudes geográficas distantes.
Promoviendo la intolerancia, el racismo, el populismo descafeinado, difícilmente se consiga cultivar la pasión y el interés de las mayorías. Nunca como en estos tiempos ha sido tan determinante la voluntad y suma del voto de los inmigrantes, mujeres, negros, pobres, gay y jóvenes. Sectores que tanto Trump como su plataforma, el Partido Republicano, siguen empeñados en desconocer.
El único respiro que tienen los republicanos es que del otro lado del ring su oponente también es de papel. Son tiempos aciagos para la dirigencia política de los EEUU. Esperemos que los cambios y nuevos tiempos globalizados traigan mejores frutos.

¿Quién será el próximo presidente de los Estados Unidos?

Hasta el día de hoy, después de las convenciones republicanas y demócratas, si no hay cambios entre los dos candidatos oficiales, sabemos que esta contienda está entre Hillary Clinton y Donald Trump. El día de las elecciones, los votantes escogerán al próximo presidente de los Estados Unidos. ¿Pero, que dicen los astros?
La Astrología es una herramienta útil. Por medio de las cartas natales, posición de los planetas, casas, signos y aspectos astrológicos, nos sirve para conocer las posibilidades que tenemos para cualquier actividad en nuestras vidas. Sin embargo, las predicciones astrológicas no siempre son exactas, pero tienen un 80% de posibilidades.
En este caso, analicé 3 cartas natales: La de Hillary Clinton, nacida bajo el signo Escorpión, la de Donald Trump, bajo el signo Géminis y la carta natal del día de las elecciones, el 8 de noviembre, 2016. Este fue el resultado de mi análisis:
El día de las elecciones, el Sol hace una conjunción exacta con el Venus de la carta natal de Clinton y con Mercurio. También, Sol hace cuadratura con Marte, la Luna cuadratura Mercurio y cuadratura Júpiter. Sin embargo, Venus hace un trino con Neptuno en el Medio Cielo de su carta natal y una conjunción con el Medio Cielo del Congreso. Y, Marte, el planeta guerrero, de energía y fuerza, hace un sextil, buen aspecto, con el benefactor Júpiter natal y un trino con Saturno. Y, Júpiter sextil con el Ascendente del Congreso. La Luna que simboliza a una mujer, al pueblo y los acontecimientos futuros, hace un trino con su Sol, después, con el planeta Urano de Hillary y en su Ascendente, planeta de lo repentino, inesperado y sorpresivo, haciéndola ganadora. Todo indica que, a pesar de tener aspectos a su favor, Hillary Clinton podría tener obstáculos o problemas en el camino, pero el triunfo al final.

Elsa I. Pardo
Miami, FL

Desde Paraguay: La Hipocresía del Tiranosaurio de la calle Yegros

Aldo Zucolilo, alias “el Tiranosaurio de la Calle Yegros”, se delata a sí mismo disparando balas de salva que le dañan más a él que a sus enemigos

Luis Agüero Wagner

http://www.diariosigloxxi.com/firmas/luisaguerowagner

Dijo un gran pensador que la hipocresía es un homenaje que el vicio rinde a la virtud, por lo cual es frecuente que algunos reflejan sus propias culpas en los demás. Es el caso del Tiranosaurio de la calle Yegros, que a medida que pierde negocios, influencia y credibilidad, se va incriminando a sí mismo en cada vez mayor cantidad de chanchullos oscuros.

Su última obsesión es recuperar el control sobre la mafia del fútbol, que al parecer se le fue de las manos una vez más. Al respecto, Alejandro Domínguez ha señalado en una publicación reciente que Zucolillo, amigo íntimo desde la infancia y socio comercial de Nicolás Leoz, había guardado un sospechoso silencio durante tres décadas mientras se saqueaba al fútbol sudamericano. Sin embargo, en el último semestre ha publicado con enormes titulares decenas y decenas de artículos atacando a una nueva dirigencia que, obviamente, le arrebató algunas ganancias. Si hubiera sido otro motivo, no sería un interminable pescador en río revuelto como Zucolillo el instigador de dichas versiones.

Se sabe además, que Nicolás Leoz, ex titular de la Conmebol implicado en el escándalo FIFA, realizó millonarios depósitos en el banco del empresario Atlas, de Aldo Zuccolillo, propietario de Abc Color. Domínguez ya ha exhibido al respecto varios documentos de depósitos y extracción, de 150 millones, 220 millones, 230 millones y más, así como contratos entre Leoz y el Banco Atlas de Zucolillo, que datan del 2005. Señaló que entregarían los documentos hoy.

Nicolás Leoz, ex titular de la Confederación Sudamericana de Fútbol, es acusado por la Fiscalía de los EEUU por hechos de corrupción dentro de la FIFA, que incluye lavado de dinero, fraude y crimen organizado, al igual que varios otros dirigentes.

Zucolillo tiene muchas otras historias parecidas, como la que lo vincula con Luis Raúl Menocchio, con quien lo unía una de sus tantas empresas ocultas en la semipenumbra. En efecto, Aldo Zuccolillo y Juan Carlos Wasmosy fundaron una empresa de comunicación el 27 de diciembre de 1989, denominada Telsat S.A. ante la escribanía de Milciades Rafael Casabianca, pariente de Ramón Jiménez Gaona, primo y socio de Wasmosy en varias empresas de construcción, incluyendo Conempa. Otro socio inicial de Telsat fue Angel Arias Arias, un ex directivo de ABC Color con acciones minoritarias.

Según la escritura pública N° 127, inscripta en el Registro Público de Comercio bajo el N° 430, el 10 de mayo de 1990, todos estos empresarios integraron dicha sociedad con sus respectivas esposas. Zuccolillo con Graciella Pappalardo; Wasmosy con Teresa Carrasco, y Arias con María Elvira Dos Santos. El artículo 5° de esa sociedad señala que la misma “tendrá por objetivo principal la transmisión televisiva, en circuito cerrado, de programas preparados y/o propalados desde el país o desde el extranjero… Podrá realizar –sin limitación– toda operación lícita comercial, industrial, inmobiliaria, agropecuaria o de cualquier orden que se relacione o no al principal objeto social, pero que fuera considerado beneficiosa para los intereses societarios”. A mediados del 2002, el gobierno de Luis González Macchi tambaleaba por efectos de la corrupción. ABC Color publicaba a diario calamidades insospechadas de funcionarios de menor rango y del propio Presidente de la República. Ese fue el momento en que apareció la información documentada, y censurada en todos los medios de comunicación, que Aldo Zuccolillo era socio de Wasmosy y una de las empresas compartidas era Telsat S.A. y la misma era presidida por Luis Raúl Menoccio.

Algunas transnacionales demandaron judicialmente en Paraguay a Telsat por piratear señales televisivas que se emitían por cable. ¿Eran piratas Zuccolillo y Wasmosy?

Paradójicamente, Aldo Zuccolillo, en su carácter de dirigente de la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, dominada por los diarios norteamericanos, era por entonces uno de los principales promotores de la defensa de los derechos marcarios e intelectuales, en el marco del Consenso de Washington. El presidente de Telsat, Luis Raúl Menocchio, dirigía otras 20 empresas, satélites del primero, diseminadas por todo el país y cuando fue enjuiciada Telsat, sencillamente optó por esconderse y seguir con sus fiestas.

La justicia actuó con rapidez inusual por tratarse de la demanda de transnacionales norteamericanas. En ese ínterin ABC Color publicaba todo tipo de especulaciones en torno al “prófugo” Menocchio. Una de las publicaciones emblemáticas de la hipocresía tiranosáurica salió a luz el 24 de mayo del 2002, página 24, bajo el título a seis columnas: “El propio González Macchi habría, ‘coqueteado’ con Menocchio”.

En ningún párrafo de la crónica se hacía referencia que los fundadores de Telsat S.A. eran Aldo Zuccolillo y Juan Carlos Wasmosy. Ni siquiera se mencionó a Fernando Villalba como vicepresidente de Telsat, quien en ese momento se desempeñaba como viceministro de Industria y como tal aliado estratégico de la poderosa tabacalera transnacional, la British American Tobacco, BAT, que pagaba los servicios de Villalba, “por trabajos de inteligencia”, siendo éste funcionario público.

Piratería, anexo narcotráfico Abandonado por sus socios, aunque impune, Menocchio profundizó su adicción a la cocaína y organizaba de tanto en tanto fiestas orgiásticas que compartía con ciertos periodistas y empresarios de Asunción. Poco tiempo después, en agosto del 2004, Menocchio asesinó a un socio, el empresario Eduardo Maciel (56) y su secretaria Graciela Méndez (22). El primero fue ejecutado con dos tiros en la cabeza y otros tres en el tórax y la mujer con dos certeros disparos en el pecho. Al estilo de la mafia, el asesino sepultó a sus víctimas en sendos tambores sellados con cemento, los cuales fueron arrojados en los arrabales de Fernando de la Mora. Los tambores con los cadáveres embutidos fueron hallados por humildes vecinos de la mencionada ciudad, vecina a Asunción. La Policía, al seguir con las investigaciones, allanó algunas viviendas, entre ellas la del abogado Humberto Arévalos, donde descubrieron una camioneta Ford Explorer, chapa AGB 149, propiedad de Aldo Zuccolillo, la cual era utilizada por Menocchio.

El vehículo había sufrido tremendos impactos frontales. El trasfondo era el tráfico de drogas. Al parecer, los finados fueron testigos de un alije importante y hablaron demasiado. Los investigadores presumían por entonces que Menocchio trasladó a sus dos víctimas en el citado vehículo, propiedad del director propietario del diario ABC Color. ¿Estaba envuelto Zuccolillo en el tráfico de drogas?

Entre tanto, otro empresario, Gustavo Pérez, se apoderó de la mansión que utilizaba su socio Menocchio en el barrio Villa Morra de Asunción, según las crónicas periodísticas.

Luego de unas triquiñuelas jurídicas habituales en Paraguay, a través del abogado Paciello (h), la Justicia y la Fiscalía le dieron escapatoria a Menocchio. Se refugió en la Argentina, donde, en Corrientes, años después, otra persona fue asesinada por el ex socio de Zucolillo y ex presidente de Telsat. Allí, se descubrió que el asesino serial había sufrido una metamorfosis facial como consecuencia de una estilizada cirugía plástica. La justicia argentina, menos corrupta que la paraguaya, metió en la cárcel al aventurero criminal. En determinados pasajes de su declaración ante los jueces del vecino país, Menocchio mencionó que en Paraguay tenía socios muy poderosos, a los cuales nunca identificó. La prostituida justicia paraguaya solicitó la extradición de Menocchio, seguramente para darle protección y una nueva escapatoria. O quizás para una “quema de archivo”.

El nexo entre Zuccolillo y Menocchio quedaba al descubierto, una vez más, a través de la camioneta, y los lazos iban más allá de Telsat. Pero Zuccolillo no fue investigado por este hecho por la Fiscalía, ni por la Policía. Tan impune como se sintió siempre, ni siquiera habló del tema aunque sea a través de su diario ABC, tan locuaz cuando se trata del crimen ajeno.

Es que los poderosos en Paraguay, invariablemente, quedan impunes y no necesitan dar mayores explicaciones.
LAW